Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

"Una nueva forma de ser y estar en política"


Nota

La gente no solo percibe que hay nuevos partidos políticos que suben y amenazan al bipartidismo, sino que descubren también que esos partidos traen consigo una nueva forma de ser y estar en política. Los nuevos partidos en alza representan un modelo que pretende adaptarse a las exigencias del siglo XXI, mientras que los viejos arrastran un modelo caducado que proviene del siglo XIX.

Partidos como Podemos, Ciudadanos y VOX, entre otros, son conscientes de que su gran reto no es únicamente ganar las elecciones y sustituir el corrupto e ineficaz bipartidismo, sino imponer unas nuevas maneras de hacer política que les reconcilien con los ciudadanos, con la democracia y con la decencia.
---



Los ciudadanos quieren que esa nueva forma de ser y estar en política se afiance y se imponga, abriendo así una ruta hacia la regeneración de España. El éxito o fracaso de los nuevos partidos depende, directamente, de que logren demostrar a los españoles que son distintos y mejores. El simple hecho de que sean nuevos no les garantiza nada y si la gente descubre que son los mismos perros con distinto collar, no les votará.

Los nuevos partidos están vivos y viven en agitación constante. Para ellos, el gran reto es conectar con el ciudadano, mientras que los viejos partidos luchan porque el ciudadano conecte con ellos. Saben que la única manera de derrotar al bipartidismo es siendo mejores y demostrando a los decepcionados ciudadanos españoles que hay otra forma de hacer política, mucho mas digna, eficaz y decente.

Esa agitación y el cambio que traen consigo las nuevas formaciones políticas han convertido las citas electorales de 2015 no solo en una confrontación para ver quien gobierna, sino también qué modelo de política se impone en un país donde los políticos y sus partidos son cada día mas rechazados.

Nacer como partidos nuevos y esperanzadores es relativamente fácil, pero mantener la frescura y demostrar a los ciudadanos que son mejores que los viejos partidos caducados es mas difícil. Los nuevos tienen que demostrar rasgos claves, como abandonar la arrogancia de los viejos partidos y despreciar el viejo criterio de que los ciudadanos deben adaptarse a ellos, para ser ellos los que se adapten a los ciudadanos. Así, en sus programas iniciales esbozaron muchos de los deseos populares: supresión de las autonomías, castigo para los corruptos, fin de la financiación pública de los partidos, participación ciudadana, limitación de los mandatos y un largo etcétera de medidas y criterios que les acercan a la democracia y les alejan de la sucia oligocracia vigente.

Algunos de esos nuevos partidos aparecen ya en algunas encuestas como las primeras fuerzas del país, por encima del PP y del PSOE, y tiene posibilidades de controlar grandes ciudades y muchas parcelas de poder, pero ese poder recien conquistado será un préstamo efímero, que sólo se consolidará si el partido logra demostrar que sus postulados y propuestas son auténticas y que es diferente y mejor que los viejos partidos en decadencia.

Algunos de esos nuevos partidos viven en un intenso parto, en una lucha constante entre ciertas tendencias autoritarias y las exigencias de libertad y cambio profundo que emanan de las bases, intentando sintonizar con la democracia, luchando por convertir lo que fue solo un sentimiento popular en una organización política de nuevo cuño, debatiéndose entre ser un partido de masas o un partido de vanguardia, intentando conciliar la democracia participativa que se desarrolla en sus Círculos con la autoridad de una élite dirigente, diseñando nuevos modelos de liderazgo, introduciendo principios tan revolucionarios como la revocabilidad permanente de los cargos y otorgando poder real a sus bases,

Otros intentan demostrar que son una apuesta real por un mundo mejor y no solo un atajo para conquistar el poder con un rostro mas moderno. Tienen que convencer de que son ajenos a la corrupción, que conciben la política como un servicio y que nunca antepondrán sus propios intereses al bien común. Si no lo hacen, solo serán un engaño, un simple rostro nuevo de lo viejo.

Su éxito dependerá únicamente de que consigan imponer una nueva forma de ser y de estar en la política, que no se parezca en nada a las anacrónicas y rechazadas que siguen vigentes en los viejos partidos españoles, desde el PP al PSOE, IU y sus cómplices nacionalistas, y que han conducido a España casi hasta la ruina, el desprestigio, la corrupción, el abuso de poder y a construir una sociedad injusta y plagada de desiguialdad, desempleo y una pobreza que no para de avanzar.

Los nuevos partidos son una caldera hirviente donde lo nuevo se enfrenta a lo viejo casi a diario. Sus dirigentes y militantes suelen ser demasiado jóvenes y sin experiencia que se enfrentan a retos nuevos y que, necesariamente, cometen errores. Pero saben que aprenderán rápido y son conscientes de que en el otro lado de la balanza pueden ofrecer a la sociedad española ilusión y nuevas formas cargadas de esperanza.

El mayor reto de los nuevos es conseguir una verdadera democracia interna, algo que han despreciado el PP, el PSOE, IU y sus cómplices nacionalistas, verdaderos partidos verticales y autoritarios donde todos se someten al lider y suprimen la verdad, el debate libre y hasta el pensamiento creativo. Sin democracia, esos partidos se han transformado en cocederos de mediocres y personas con escaso sentido de la democracia y de la ética, defectos de gran calado que abren de par en par las puertas al abuso de poder y a la corrupción, dos vicios que han destruído la política española en las últimas tres décadas.

Los nuevos partidos también saben que el viejo modelo está herido de muerte y tiene que cambiarse con urgencia. Los partidos arrogantes y verticales no tienen futuro y los ciudadanos demandan partidos que se sometan permanentemente al consenso ciudadano, sin el cual pierden la legitimidad. No se trata de gobernar como si se hubiera recibido del ciudadano un cheque en blanco para hacer todo lo que quieran los dirigentes y cargos electos durante cuatro años, sino de ganarse a diario la confianza de los ciudadanos, que tienen derecho a cambiarlos cuando gobiernan mal o caen en vicios intolerables o delitos graves.

Los nuevos partidos se han dado cuenta de que el viento del siglo XXI está soplando claramente del lado del ciudadano, no de unos partidos viejos y autoritarios que imponían siempre sus intereses al bien común. La nueva política y la verdadera democracia exigen devolver al ciudadano su condición de "soberano" del sistema, lo que lo convierte en el protagonista de la política y desautoriza a viejos carcamales como Rajoy y Pedro Sánchez, que siguen creyendo que pueden seguir gestionando un Estado en régimen de monopolio, del que han expulsado a los ciudadanos y a los valores.

Las vanguardias de los nuevos partidos tienen que ganarse cada día el favor de sus bases y del mismo pueblo al que sirven y no pueden ser como las vanguardias de los viejos partidos, que asumían el poder designadas por el dedo del "amo", sino que tienen que ganarse el sitio gracias al apoyo de las bases, por su capacidad real de liderazgo. Desde Lenín, los grandes líderes han elegido a las vanguardias con su dedo, sin que esas vanguardias tuvieran que demostrar su capacidad real de liderazgo. Los amos de los partidos eligen a sus colaboradores y a sus ministros y altos cargos, gente que para alcanzar la cúspide solo tiene que ganarse la confianza del gran líder. Aznar designó a su sucesor y el PSOE, con mayor o menor disimulo, siempre hace lo mismo. Las élites, con mayor o menos descaro, siempre controlan los procesos de promoción y toma del poder en el interior de los partidos. Cuando no son solo las élites sino también las bases y los ciudadanos los que deciden, se habrá creado un nuevo modelo, mucho mas democrático y decente, una diferencia fundamental que representa un giro de 180 grados en la organización y estilo de los partidos políticos.


- -
Lunes, 18 de Mayo 2015
Artículo leído 894 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 18/05/2015 17:54

Está claro que es usted un optimista desenfrenado. Ni que decir tiene que me gustaría que las cosas fueran como dice, pero...

En mi pueblo las cosas están claras, el alcalde socialista se va llevar los votos. Lleva toda la campaña gastando el dinero del ayuntamiento en fiestas con cualquier excusa y eso le gusta a la gente. Por otra parte, el candidato pepero promete austeirdad y ya sabemos lo que significa para el pp austeridad.

Pero ninguno propone cambiar el sistema de votación ni ninguno pide aclarar lo de los votos en Andalucía.

La única ventaja de todo esto, que la gente al dejar de votar a los de siempre, verán que no ocurre nada, que no se hunde el mundo y a las próximas, tal vez, se piensen a quien votar y voten de acuerdo a lo que desean.

Mientras, el mundo sigue girando. En Dinamarca van a suprimir el dinero físico y ya lo proponen los franceses y los británicos. Y el primer ministro nos perdona la vida, pero no por mucho tiempo, tal como dijo y que enlacé el otro día.

Los usa, en plan matón de barrio, mandaron a un equipo a que asesinara a un jefe yihadista y eso es un asesinato, por muy criminal que fuera el tipo.

También se descubre que a Ben Laden lo asesinaron en una casa donde estaba en arresto domiciliario o sea, que ni guardaespaldas ni nada, el hombre esta solo y desarmado.

en fin que el mundo gira, pero sin sentido y nosotros discutiendo si son galgos o podencos.


2.Publicado por Blogger el 18/05/2015 18:24
Sr. Vanlop:

Me califica usted de optimista una y otra vez. No me disgusta el calificativo, sino todo lo contrario. Le puntualizo:

Si no fuera optimista, no escribiría porque para transmitir dramas sin esperanza no estoy yo.

Creo que lo importante no es cambiar el mundo, sino intentarlo. Soy de los que creen que se hace camino al andar. Supongo que el pesimista tendrá mil veces mas razón que yo, pero soy de los que creen que la utopía es la que hace avanzar la Historia humana.

Un saludo cordial y gracias por enriquecer este blog con sus criterios y opiniones lúcidas y muy interesantes.

F. Rubiales

3.Publicado por JCP el 18/05/2015 20:18
No se pueden decir más tonterias en tan poco tiempo. ¿por qué no dice que esto es una oligarquía de partidos y que en una oligarquía no puede haber jamás democracias? ¿ por qué no dice que lo mejor que puede hacer la gente es huir de tanto falsario ladrón y así nos dejamos de tonterías?

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros