Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

SÓLO HAY UNA SALIDA


Nota



Sí, escribo esto motivado por los Atentados (en Bélgica, en Francia, en Túnez, qué más da…). Pero me voy a ahorrar la indignación demagógica. No voy a sustituir el juicio crítico por el sentimentalismo teñido de hipocresía, que hoy en día parece haber suplantado a la honradez del pensamiento individual. En estas horas fúnebres para toda nación civilizada, la solidaridad (¡esta vez sí!) con un pueblo hermano impera sobre todo lo demás. Pero no por corrección política, no por postureo diplomático, no por borreguismo en las redes sociales. Sino por Miedo. Aceptémoslo y podremos empezar a superarlo.

Miedo a que un día podamos ser nosotros o una persona querida la que salte en pedazos. Miedo a salir a la calle, a ir al trabajo, a tomarse una cerveza o a bailar en una discoteca. Miedo ser paralizados como seres humanos y tener que darles la razón a estos salvajes que piensan que con el Terror se consigue todo. ¡Miedo, sí, diablos! Miedo porque la metralla nos ha alcanzado a todos los pueblos de Europa. Miedo porque no ha sido en un país lejano y fácilmente deshumanizable. Miedo porque sabemos que los siguientes seremos nosotros.

Y aunque sea jodido de aceptar, ese miedo natural debe obligarnos a mantener la serenidad y a saber cómo responder. Por nosotros. Por la Humanidad. Por el hecho de poder existir libremente y como queramos. Espabilemos. No habrá conferencias de paz. No habrá negociaciones. Entablar conversaciones con estos animales nos rebaja a ser algo mucho peor que la calaña que ha tenido el valor de venir a nuestra casa a matar gente inocente cuyo único delito era tratar de pasárselo bien tras una semana agotadora. Quién sabe si nuestra próxima copa será la última. El papanatismo elevado el nivel de religión política enmaraña conciencias con la idea de que la solución es el diálogo.
Que se lo digan a las víctimas. Como en el caso de ETA. Que se lo digan a todos los que han sentido el dolor de las víctimas como propio.

Y no, no se trata de jugar con las emociones. Se trata de asumir los hechos. Puros, duros, espantosos. Ante quienes sólo entienden el Terror más despiadado como lenguaje. Ante quienes piensan que pueden venir aquí a aterrorizarnos, a mutilarnos, a vejarnos. Ante quienes piensan que nuestros valores nos atarán en un debate moral que impedirá finalmente que castiguemos a los responsables. A todos ellos les dirigimos este mensaje: Guerra.

Guerra por tierra, mar y aire. Guerra en el Cine y en el Teatro. Guerra en la Prensa y en las Redes sociales. Guerra Justa a la Guerra Santa. Guerra en nombre la Dignidad Humana. Guerra en mi nombre y en el tuyo. Guerra no por el petróleo o por controlar una región estratégica. Guerra por una concepción del Mundo. Guerra por la libertad y el respeto al otro de su derecho a existir. Guerra por la fuerza de nuestras convicciones. Guerra por la Vida.

Ojo. No se piense que vamos a utilizar esta noble justificación para violar derechos civiles de minorías o para discriminar según la religión o la procedencia. Esa lección la aprendimos hace mucho. Estos momentos oscuros deben servirnos para ampliar derechos, no para recortarlos. Nuestra arma más potente es la calidad democrática. Empleémosla. Sacrifiquemos Libertad por Seguridad y habremos perdido antes de realizar el primer disparo. Así que tengamos cuidado. Cuidado de que quienes quieren destruir el Estado de Derecho no encuentren en nuestro pesar su mejor aliado.

Sólo hay una salida. Ya sabéis cuál es.

Pablo A. Gea Congosto.
Martes, 22 de Marzo 2016
Artículo leído 906 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 23/03/2016 09:41

Con los matices que se quieran, lo dicho en el artículo es lo que se debe hacer, tenemos un gran problema y la solución es más o menos esa.

Pero primero debemos identificar al enemigo. Que es ese que nos muestran, pero no es el principal. Ese que nos muestran es un enemigo, pero cuando se llegue al verdadero, ese desaparecerá, como una planta al la que se cortan las raíces.

A cada atentado, aparte del rasgado de vestiduras, no se hace nada para ir a la raíz del problema y sin embargo, en aras de nuestra seguridad, se toman medidas que van cortando nuestra libertad y no se consigue, no ya evitar los atentados, sino siquiera minimizarlos o detener a los autores de forma inmediata.

Pero cuando se toman medidas, aparentemente acordes con la magnitud del hecho, el desastre está asegurado y cuanto mayores medidas, mayor es el desastre.

Recordemos los atentados del 11 S. Las medidas fueron la invasión de Irak, que no tenía nada que ver y más tarde de Afganistán, que a saber lo que tenía que ver. Después de los años y millones de muertos, todo Oriente Medio es un desastre y cada vez hay más terrorismo.

Algo se está haciendo mal, pero se insiste en ello y cada vez se hace peor. Si analizamos los resultados de los últimos atentados, vemos que la seguridad es la misma, ya que se siguen produciendo atentados, a pesar que nos digan que se detienen terroristas y las libertades ciudadanas cada vez son menores.

Por otra parte vemos una doble política, en concreto, se acusa al estado islámico de ser los autores de este último y de otros, pero se le suministran armas y apoyos en contra de Asad, que es el malo, según nos dicen, pero que nunca ha mandado atentar contra Europa ni en ningún sitio. Se provoca una invasión de refugiados, nos crean el sentimiento de culpa y sin resolver nada se les tiene en condiciones inmundas y se disimulan las presiones que ejercen sobre la población. Hace unos días leí que se había filtrado que eran más de doscientos mil incidentes como robos, ataques a mujeres y demás.

Luego resulta que los presuntos son conocidos por la policía ya que tienen amplios historiales, sin embargo la expulsión inmediata para todos los extranjeros que cometan un delito, no se contempla en Europa.

Según se lee, por ciertos sitios, este sería un atentado más de bandera falsa y se dan diversas suposiciones sobre los objetivos que se pretenden. Por supuesto una disminución en las libertades ciudadanas, eso ya es lo tradicional y además se especula con que esto sea la justificación para mandar tropas a Siria.

Pero como siempre, los atentados están dirigidos contra los ciudadanos corrientes. Ciudadanos que viajan en metro, no en limusinas. Se atenta en la estación de metro, pero no un poco más allá en la superficie contra los organismos europeos.

En fin, como siempre, más preguntas que respuestas.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros