Voto en Blanco
Voto en Blanco
Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

¿Qué es la democracia?


Nota

La única manera de ser demócrata es siendo crítico con el poder porque el poder siempre necesita ser vigilado y controlado por los ciudadanos. Si no hay control, crítica y vigilancia, la democracia se desliza hacia el totalitarismo y el sistema se convierte en una tiranía camuflada, que es lo que está ocurriendo en nuestro mundo.

A veces, especialmente cuando pronuncio conferencias, suelen pedirme que defina la democracia. Yo les recito siempre las dos definiciones que creo más certeras, pero les advierto que lo importante no es definir la democracia sino entenderla en lo que es su esencia.

Las dos mejores definiciones son la de Lincoln "El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo" y la coloquial británica: "La capacidad de convivir en el desacuerdo". Pero la clave para entender la democracia es asumir que es un sistema basado en la "desconfianza" hacia el poder.
---



¿Qué es la democracia?
La democracia es un conjunto de leyes, normas, frenos, cautelas y contrapesos ideados para controlar al poder, del que se desconfía plenamente porque se conocen sus tendencias a crecer desmesuradamente, evadir los controles, abusar y perpetuarse. Podría decirse que la verdadera democracia es un combate continuo entre el ciudadano y el gobierno, en el que el ciudadano debe prevalecer siempre.

Cuando la democracia brilla realmente y exhibe todo su valor es cuando los ciudadanos se alzan contra una injusticia y logran que el gobierno cambie su rumbo. Es lo que está ocurriendo ahora en Andalucía, una región que llevaba casi cuatro décadas alejada de la auténtica democracia y dominada por un gobierno implacable e insensible. Los andaluces se han abierto a la democracia al rebelarse ahora contra el injusto impuesto de Sucesiones, están acorralando al gobierno y obligándole a eliminar ese brutal e injusto tributo.

Es la "desconfianza" la que inspira las normas y medidas claves de la democracia: separación de los poderes básicos del Estado, una ley igual para todos, libertad de expresión y de información, libre competencia de los partidos, participación destacada e influencia de los ciudadanos en el sistema, una sociedad civil fuerte e independiente, que sirva de contrapeso al poder, libertad de prensa y el deber de los medios de fiscalizar a los grandes poderes con la verdad, transparencia en las gestión pública, etc.

La mejor manera de saber si un político es demócrata o no es estudiar como reacciona ante la crítica. Si la acepta como una garantía para el sistema y para él mismo, entonces es demócrata, pero si la rechaza y se enfurece, es porque es un tirano.

Tengo un amigo que fue socio mio en los años 90 y que ahora es parte de la cúspide del PP. Cuando empecé a ser crítico con el sistema político español y con su partido, dejó de saludarme y cada vez que se cruza conmigo pone cara de "ajo frito" amargado, lo que revela que es tan demócrata como uno de los tanques rusos que entraron nen Budapest para aplasta la revolución popular de 1956.

El deber de todo ciudadano en democracia es vigilar el poder y ser intensamente "critico" con los que mandan, sobre todo con los que gobiernan. Ese espíritu crítico debería ser recibido por los políticos con gratitud, pero para eso tendrían que ser demócratas y eso, por desgracia, es casi imposible.

Si la democracia no tuviera como base la "desconfianza" en el poder no tendría por que exigir la separación de los poderes básicos del Estado, la limitación de los mandatos, la actitud vigilante y crítica de los ciudadanos, la libertad de prensa y otras medidas, todas ellas ideadas para "controlar" a un poder que, por su naturaleza, tiende a convertirse siempre en tirano.

Muchos políticos me dicen "Eres demasiado crítico con nosotros". Yo siempre les explico que la crítica debería ser recibida por ellos como una garantía y una ayuda, pero no lo entienden. Por desgracia, más del 99 por ciento de nuestros políticos son más tiranos que demócratas.

Si por lo menos se limitaran a rechazar tu sentido crítico, pero llegan más lejos y te marginan, desacreditan, te borran de las listas de protocolo y te desprecian, sólo por cumplir con tu deber de ciudadano demócrata. En lugar de agradecer tu sentido crítico, esencial en democracia, se comportan como tiranos resentidos, un comportamiento deleznable y realmente bajo.

Una última aclaración: la crítica, en democracia, debe ejercerse con todos los partidos, sin distinción alguna, y más con el que gobierna porque su responsabilidad y poder son mayores. Criticar sólo al adversario no es practicar la "democracia", sino la "militancia", que es distinto.

Así que sean ustedes críticos implacables, al mismo tiempo que ejemplares y cumplidores. Es, sin duda, la mejor manera de ser demócratas y la más responsable. Si los políticos no fueran tan inseguros, mediocres y aprendices de tiranos, agradecerían nuestra crítica, hecha siempre en bien de la comunidad y del bien común.

Os sonará raro y para los mediocres resultará incomprensible, pero os aseguro que esto que os digo es la pura y severa verdad democrática.


Francisco Rubiales

- -
Miércoles, 26 de Julio 2017
Artículo leído 1205 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 26/07/2017 08:44

Hacía falta un artículo como este porque nos movemos en el plano teórico sin saber exactamente de lo que hablamos. Creo que el artículo nos pone los pies en el suelo y nos obliga a reflexionar nuestro concepto de democracia.

Y tras la reflexión, encuentro que el sistema tiene un fallo inicial, que es considerar al ser humano como corrupto por naturaleza, lo cual es cierto, pero muy triste.

Considero, siguiendo a Platón, que el mejor es el gobierno aristocrático, aunque no sea más que por la comodidad que resulta para el ciudadano que haya otros que solucionen los problemas. En estos tiempos, sería un gobierno del pueblo, de los mejores del pueblo, dado que el concepto de aristocracia, en nuestra sociedad, no tiene más remedio que referirse a los mejores, a los más preparados y a los de virtudes morales más altas.

Y es el sistema que ha funcionado durante más tiempo, al menos en la Historia más conocida. En otros tiempos, los ciudadanos más preparados, eran los nobles y por eso se piensa que la aristocracia es el gobierno de los nobles de sangre, cuando en realidad es el gobierno de los nobles de intelecto.

Pero como bien decía Platón, todo se corrompe y la aristocracia da lugar a otras formas, que al ser corruptas, conducen necesariamente a la democracia, por lo que se dice en el artículo. Dado que no es posible encontrar personas inteligentes y virtuosas, tendremos que recurrir a los mejores disponibles y crear un sistema de controles y contrapesos que hagan funcionar al sistema.

El problema está en el mismo nombre. Poder del pueblo. Pero el poder lleva una servidumbre y unos deberes, que el pueblo es incapaz de asumir. Ese es el gran problema. El pueblo, aún en los pueblos más responsables, tiende a elgir a sus gobernantes y dejarlos que hagan lo quieran y en el mejor de los casos, cambiarlos en las siguientes elecciones.

Tampoco está mal, siempre y cuando existiera verdadera posibilidad de cambio. Pero vemos, aún en los países más comprometidos, que el cambio posible se va reduciendo y al final se acaba eligiendo entre elementos de la casta. Que también ha ocurrido siempre y se llega al concepto de demagogia. Y como también la demagogia se corrompe, se acaba llegando a la coprocracia, situación en la que la sociedad lo único que espera es que alguien ponga un poco de orden aunque sea a costa de la libertad.

Desgraciadamente nos acercamos peligrosamente a ese punto, en el cual el lanar, ya no es posible hablar de ciudadanos, aceptará cualquier gobierno, con tal que le garantice unas condiciones de vida mínimas. Y en eso estamos, con unos gobierno que se limitan a asegurar unas condiciones de vida mínimas a cambio del precio más alto, que es la libertad.

Sigue sirviendo de ejemplo el impuesto de los muertos. En lugar de quitarlo, por varios motivos objetivos, se centran en el motivo más anecdótico, que es la desigualdad entre regiones y ya piensan utilizar el método francés, que consiste en igualar a la gente cortando cabezas. O sea poner el impuesto en todas las regiones como en Andalucía. No se puede esperar otra cosa de la casta.

D. Francisco

Lo de la cena, almuerzo mejor, para mis gustos, dado que las cenas acaban demasiado tarde y uno tiene, además, que esperar a bajarla para dormir, ya lo tenía pensado desde hace varios años, pero hace falta que pueda ir a Sevilla.

Supongo que algún año podré hacerlo.

2.Publicado por Anro Libertché el 26/07/2017 13:46
SER DEMOCRÁTA, FORMA PARTE DE LA EDUCACION RECIBIDA.

La democracia como sistema político, sin duda es el menos malo de los sistemas. Ser demócrata es tener voluntad para entender y respetar al otro, aunque no se asuman, ni se compartan ideas y posicionamientos. La democracia es el medio instrumento y herramienta, para buscar de forma acordada, por consenso y aproximación entre las partes que discrepan.

Ser democrático es ser un individuo que respeta las posturas, el estilo de vida, la pluralidad de ideas y pensamientos de cada una de las personas que habitan en nuestro contexto. También es ser abierto, deliberativo, reflexivo frente a las ideas de cada persona con el fin de llegar a un consenso, y tomar las decisiones más acordes para la convivencia familiar, ciudadana, laboral, y política etc. En democracia, vencer no significa convencer. Los valores y fundamentos en democracia, se llama libertad ley, respeto, y consenso. Toda imposición por la fuerza, supone quebrantar los principios más elementales de la democracia. Por lo tanto democracia es también, control y vigilancia, a todos los poderes políticos económicos y sociales, incluida la oposición. Las sociedades más avanzadas y democráticas, nacen, se constituyen y desarrollan desde la familia, la infancia y la educación.

Antes que ser de izquierda, derecha o centro, es imprescindible primero ser demócrata. Las ideas o ideologías políticas, ningunas son exactas, ni verdades absolutas, son meras prioridades y relativos principios, que deben evolucionar conforme a reflexiones, contextos, tiempos, lugar y circunstancias. Toda crítica política, debe fundamentarse en la búsqueda de la verdad, para construir y nunca destruir, partiendo con el ejemplo personal, de personas serias responsables y cumplidoras, haciendo el bien sin mirar a quien. Esencialmente democracia significa también, tener actitud voluntaria participativa con respeto, expresión, implicación y justa ecuanimidad.

El más noble deber de cualquier ciudadano, es saber criticar con verdad y objetividad implacable, y desde la libertad de expresión, cualquier atisbo de abusos, prepotencias, corrupciones, tiranías, y maldad de los poderes establecidos en particular de los que gobiernan. En democracia los abusos de autoridad, pedantería, chulerías, y falta de respeto a los ciudadanos, es perseguido por ley, con independencia de corporativismos, y posibles complicidades entre las mismas autoridades.

Y lo siento mi estimado blogger, si ese amigo y socio suyo en los años 90, que ahora forma parte en la cúspide del poder del Pp, ha dejado de ser su amigo, de saludarle, o de tratarle con indiferencia, por la simpleza de que Ud. critique al poder y a su partido, ni ha sido nunca su verdadero amigo, ni es demócrata, y mucho menos merece atención por su parte. Salvo seguir con la crítica política que merezca, su gestión y la de su partido.

Un saludo cordial a todos




3.Publicado por pasmao el 26/07/2017 14:54
Buenos días Don Francisco

Necesario recordatorio el que nos hace.

La pregunta del millón, muy fácil de contestar en mi opinión, es si desde que que hay ¿democracia? en España hemos ido a mas o menos en cuanto a lo que usted nos comenta.

La respuesta es obvia, y con Rajoy declarando hoy, aún mas; es que claramente hemos ido a menos.

Advierto a Pperos, que Rajoy declarase hoy y que sea una pena que ya sepamos el resultado de ese juicio (donde va cómo testigo y no cómo acusado), una pena porque debería ir cómo acusado, no empaña que otros ya deberían de estar en la carcel hace tiempo. Y me refiero a Zapatero, MAFO, Solbes.. y Pujol, entre otros. Y si no están en la cárcel es porque a Rajoy que dsipone de pruebas holgadas para ello no le ha dado la gana. Así que mejor que no se sulfuren.

Hemos ido a menos en esta democracia que no ha sido una democracia de verdad ni de lejos.

Comparar los aires de libertad de 1976-77-78 con los de ahora ..

VANLOP hace una buena puntualización. "Considero, siguiendo a Platón, que el mejor es el gobierno aristocrático, aunque no sea más que por la comodidad que resulta para el ciudadano que haya otros que solucionen los problemas" y es que la libertad sólo existe si se acepta el reverso de la responsabilidad.

Y es que muchos no quieren ser en absoluto responsables de nada.

Recuerdo la frase de Arnold J. Toynbee "El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan."

un cordial saludo

4.Publicado por vanlop el 26/07/2017 21:17

Acabo de leer dos noticias,que no sé si tendrán importancia, pero al menos son ilustrativas.

La primera se refiere a que le gobierno ha prohibido a Telefónica la venta de su 12 % de Prisa. Eso supone que D. Juan Luís, está muy agradecido al Sr Rajpy o a Dª Soraya, que vaya usted a saber quién manda, y El País seguirá siendo el faro de la progresía, pero de presunta derecha. Todo seguirá igual.

La siguiente noticia es que Endesa ha vendido todo lo vendible y se ha convertido en un apéndice de Enel y añado yo con pocas expectativas de futuro dado el vaciamiento y la imposibilidad de acometer proyectos nuevos.

Al frente de Endesa, para dirigir el desguace, naturalmente un español, D. Borja Prado. Podían haber puesto a un italiano, pero no hace falta, cuando se trata de ir contra los españoles, siempre hay españoles de sobra.

Pasmao

En realidad más que no querer creo que se trata de no poder. Por supuesto en España es imposible que el pueblo como tal puede hacer nada, pero en una situación ideal, la gente deberá quitar horas al descanso para dedicarse a la vigilancia política y eso es muy duro y no todo el mundo puede hacerlo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros