Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Patocracia: los psicópatas, dueños del poder


Nota

La batalla interna en el PSOE, a cuchilladas, y la defensa numantina de Pedro Sánchez son la más clara y evidente prueba de que España está en manos de psicópatas. El espectáculo de la lucha por el poder en el seno del PSOE es indigno y reflejo de que la clase política española ha perdido la decencia, la ética y cualquier relación con la democracia, la cordura y los valores. Ante el panorama desolador, la única reacción lógica del ciudadano debe ser borrarlos del mapa y sustituir a los dementes e indecentes por gente honrada y situada en otra dimensión, en el servicio, en el respeto a la ley, en la Justicia, en la defensa de la ciudadanía, en el honor y en el amor a la patria.

España se sorprende ante la ambición desmedida de Pedro Sánchez y la lucha cainita desatada dentro del PSOE, como también se espanta ante el demencial nivel de corrupción y abuso que existe en toda la política. Los españoles tampoco entienden o asimilan las altas dosis de egoísmo, torpeza, arrogancia, abuso y maldad que despliegan los políticos. Sin embargo, todo eso es lógico si se tiene presente que el poder está plagado de psicopatas y que en la vida política esos enfermos son muy numerosos.

Hay millones de enfermos mentales esparcidos por el mundo y muchos de ellos, ocultos detrás de una "máscara de cordura", dominan el mundo ocupando altos cargos en la política, la empresa y profesiones de alta influencia. La patocracia se ha apoderado de muchos estados y está dominando el mundo. Casi todas las injusticias y brutalidades de este mundo, incomprensibles para muchos ciudadanos, se explican fácilmente cuando se asume que unos locos han tomado el poder. Los psicópatas existen en todas partes y la mayoría de las luchas por un mundo mejor y por una sociedad más justa y auténtica no son otra cosa que la lucha entre seres normales y psicópatas que quieren destruir a los "normales" e imponerles su dominio patológico.

Las acciones de la patocracia afectan a la sociedad entera. Comienzan su conquista del poder controlando líderes e infiltrando cada pueblo, negocio e institución. La estructura social patológica cubre el país entero, gradualmente, creando una “nueva clase” dentro de aquella nación. Esta clase privilegiada se siente permanentemente amenazada por los “otros”, es decir, por la mayoría de las personas normales. Hay miles de enfermos mentales, casi todos inteligentes y buenos oradores, que están dominando la política mundial y las grandes finanzas. Son tipos sin piedad con su cerebro alterado, capaces de fascinar y de embaucar, pero claramente alineados con el mal. La Historia demuestra de lo que son capaces: guerras, millones de muertes, exterminios, campos de concentración, opresión, injusticia y un largo etcétera de maldades.

La meta de los patócratas es la absoluta dominación del gobierno de un país y, posteriormente, del mundo entero. Su estrategia es sutil e inteligente. El dominio no sería visible ni permanente, puesto que grandes sectores de la sociedad se volverían desafectos por tal gobierno, y encontraría un camino para derribarlo. Su dominio se ejerce de otro modo, ocupando carteras ministeriales esenciales, colocando al frente del gobierno a un psicópata difícil de detectar y reclutanto a esclavos con capacidad intelectual y habilidades suficientes, permeables a ser influidos y mandados por los locos.

Bajo tales condiciones, ningún área de la vida social puede desarrollarse normalmente, ya sea en economía, cultura, ciencia, tecnología, administración, etc.

La Patocracia, progresivamente, lo paraliza todo.
---



Patocracia: los psicópatas, dueños del poder
En el libro "Ponerología Políitica", de Andreu M. Lobaczewsky, se sostiene la tesis de que al menos el 6 por ciento de la población mundial es psicópata y hay también un 12 por ciento de personas sometidas y colonizadas, al servicio de los locos. Por último, hay otro grupo que se adapta y que soporta los comportamientos y la tiranía patológica a cambio de sobrevivir y prosperar. La gran mayoría de la población, en todo caso más del 70 por ciento, forma la sociedad de personas normales, donde se producen los procesos de resistencia y oposición a la tiranía de los dementes.

Los psicópatas parecen seres superiores, inteligentes y suelen ser bastante interesantes, incluso excitantes. Algunos desprenden una energía cautivadora que mantiene a sus oyentes al borde de sus asientos. Muchos psicópatas “se ganan la vida” usando sus encantos, engaños y manipulaciones para ganar la confianza de sus víctimas. La mayoría están en profesiones de cuellos blancos, donde la gente espera que sus miembros sean personas en quienes confiar por sus credenciales sociales o profesionales. Abogados, doctores, maestros, políticos, psiquiatras y psicólogos generalmente no tienen que ganarse nuestra confianza, que se les otorga espontáneamente por el cargo que ocupan.

Les encantan las altas esferas y son muy buenos impostores. Ellos no vacilan en falsificar curricula y credenciales para atraer prestigio y poder. Escogen profesiones en las cuales las capacidades requeridas son fáciles de falsificar, le jerga es fácil de aprender y que los credenciales sean poco probables de ser examinados a fondo. Los psicópatas encuentran fácil hacerse pasar por líderes políticos, consultores, expertos financieros, directores espirituales, consejeros, profesores y psicólogos.

Se ganan la vida y prosperan logrando que la gente haga cosas para ellos; que obtengan dinero para ellos, prestigio y poder. Su capacidad de fascinar y embaucar es enorme y la utilizan para formar células que van creciendo y que interconectan con otras también dominadas por psicópatas, creando así una red eficaz de influencia y poder. Siempre son conscientes de ser diferentes y dividen el mundo entre "nosotros" y "ellos".

Su nulo “sentido de honor” los hace engañar y destruir al mundo que es diferente. Para lograrlo, utilizan su encanto y su falta de escrúpulos, que les permite prometer sin cumplir, desprestigiar al contrario y engañar. Incluso utilizan el miedo y el terror para alcanzar sus metas. La dicotomía entre su mundo y el de los otros es permanente y creciente y no desaparece jamás, ni siquiera cuando han alcanzado altos puestos de poder y dominio sobre la sociedad entera.

Su sueño es configurar el mundo a su medida, un mundo en el cual su simple y radical manera de comportarse (mentir, engañar, destruir, usar a otros, etc.) no comporte castigo y en el que ellos tendrían asegurada su poder, prosperidad y seguridad. Para lograr su meta son capaces de todo, hasta de matar, aunque buscarían siempre la forma de hacerlo sin tener que sufrir las consecuencias del crimen.

Las grandes locuras, matanzas e injusticias son obra de los locos en el poder y de su maquiavélica capacidad para manipular y engañar sin escrúpulos para ensanchar su poder. Las matanzas de Stalin, los desastres provocados por Hítler, las brutalidades del comunismo, la guerra de Irak y la gran falsedad de las armas de destrucción masiva, algunos acontecimientos de rebeldía dirigida como la Primavera Árabe y numerosos atentados masivos, como el de las torres gemelas de Nueva York, el de los trenes de Atocha, en Madrid, los recientes de Francia y otros muchos tienen el inconfundible sello de los locos en el poder.

El gran sueño de los psicópatas con poder es crear un gobierno mundial único, controlado por ellos, que imponga el orden con mano de hierro y elimine la democracia, a la que odian. La odian tanto que la han degradado y desvirtuado en casi todos los países, eliminando controles al poder, suavizando las leyes, expulsando al ciudadano de las decisiones y logrando que los partidos políticos que ellos controlan se apoderen del Estado y desde allí ejerzan una dictadura camuflada, tan inmoral como eficaz.

Aunque odian que les presionen y exijan hacer lo que no quieren hacer, son expertos en maquillaje y en disimular el mal que les invade y en convencerse a sí mismos y a otros que no son la gente despiadada que realmente son. Pueden comportarse con civismo aparente y hasta parecer piadosos, pero cuando creen que son inmunes a ser detectados, harán cualquier cosa que deseen. En una sociedad donde el mal no es estudiado ni entendido, ellos suben fácilmente “a la cima”.

La Patocracia sobrevive y se fortalece porque se siente permanentemente amenazada por la sociedad de personas normales, aunque lo real es lo contrario: son ellos los que amenazan y agreden el mundo normal. La reacción a la "amenaza" de los seres normales es la que lleva a muchos gobernantes a considerar al "pueblo" como su verdadero enemigo. Por eso arman más a la policía que al ejercito y por esa razón someten a los medios de comunicación para que les ayuden a "controlar" y debilitar a los "normales". Para los psicópatas gobernantes, mantenerse en la cima es cuestión de supervivencia y el único gran reto de sus vidas.

Francisco Rubiales

- -
Jueves, 29 de Septiembre 2016
Artículo leído 1443 veces




Comentarios:

1.Publicado por Nicolás Valero el 29/09/2016 08:56
Brillante artículo Maestro. La pena es q en el PSOE han dejado q esto llegarà donde ha llegado y ojo q el psicópata de Sánchez / más rasgos aún q Pablito/ tiene su estrategia con la carta de la militancia y està decidido a dividir el partido.

2.Publicado por SALVADOR el 29/09/2016 09:12
Este último año ha puesto de relieve lo que algunos siempre supimos por experiencia y simple observación:

- que la "política" de la mal llamada "democracia" española no es más que un decorado en el que, entre una comparsa y un coro de figurantes de tercera categoría, tan sólo un puñado de individuos de la peor calaña era quien participaba en el proceso de toma de decisiones al margen de cualquier legalidad o legitimidad de origen, exactamente igual que sucedía con el Jefe del Estado;
- que las "elecciones" no eran más que "plebiscitos" sobre unos partidos sin ideología ni programa, o con el único programa de apropiarse la mayor cantidad de rentas por todas las vías posibles e imposibles para unas decenas de miles de menesterosos individuos advenedizos y mentalmente corrompidos mucho antes de dedicarse a la profesión más vieja del mundo (el poder como medio de extorsión);
- que los dirigentes de todos los partidos eran unos vulgares canallas y más desvergonzados eran los que los toleraban y alzaban, a sabiendas de quiénes eran y lo que en verdad pensaban hacer, dándoles la "legitimidad y la legalidad" con el voto.

Las declaraciones de González, en el contexto en que se encuentra Sánchez, lo dicen todo de este hombre, lo que fue y lo que es: la pura canallada de aquí te pillo y aquí te mato, chapucero hasta cuando pretende ser el santo patrón de referencia de un partido que nunca ha sido otra cosa que una empresa o sociedad anónima creada por él mismo como pantalla para encubrir el delito generalizado de sus miembros.

Así se apuñalen con las más afiladas navajas de Albacete hasta que no quede ni uno solo en pie.

En un régimen donde virtualmente ya no hay reglas objetivas de funcionamiento, es decir, las reglas secretas del viejo consenso del reparto "familiar", cuando todas las salidas formales están obturadas, cuando ya no queda rastro de ideología ni fuerzas sociales que la sostengan, cuando la representación real del elector y sus intereses se camufla bajo la bastarda delegación en profesionales burocráticos, sólo queda la técnica habitual en este tipo de regímenes corruptos en sus momentos climáticos de autoexposición pública ante una opinión que los oligarcas saben inerme e incapaz de reflexión: conspiraciones, golpes de Estado, revoluciones de palacio, en fin, todo eso a lo que asistimos como presunta "normalidad democrática" desde que se produjo la "weimarización" del sistema de partidos, no sólo con los resultados de las dos circenses elecciones de diciembre y junio, sino ya desde antes, al menos desde ese aborto constitucional que fue la claudicante y oprobiosa abdicación del anterior Jefe del Estado: la primera rata asustada que abandonó el barco con conocimiento de causa.

Al menos, todo este proceso, que algún día se estudiará como ejemplo ilustrativo de la impotencia y del fraude de los sistemas pseudo-parlamentarios autoconstituidos sobre la base de partidos que funcionan como instituciones criminales dentro del propio Estado, nos abre los ojos sobre la naturaleza del tipo de poder degenerado que soportamos en España desde hace cuarenta años: el de una vulgar camarilla de personajes infamantes que ni en los más bajos fondos del mundo del hampa tendrían el menor crédito ni la menor posibilidad de ser admitidos.

El pueblo que los vota y los sigue hasta el final se ha ganado el merecimiento del peor destino imaginable. No será porque no nos han ofrecido oportunidades para decir "basta".

" QUIEN MAL ANDA MAL ACABA ".

3.Publicado por vanlop el 29/09/2016 10:28

Dicen los teólogos que la mejor táctica del diablo es hacer creer que no existe, de esta forma consigue sus fines con más facilidad.

Lo mismo le pasa a los psicópatas, niegan que haya psicópatas en la política o en cualquiera de las posiciones más o menos importantes del país.

La Historia nos enseña perfectamente, pero hay que saber leerla y no seguir ciegamente a los historiadores, que son los primeros, antes que los periodistas en ponerse al servicio de esta casta diabólica.

En todos los países se produce la misma situación, hay una serie de guerras, invasiones, hundimientos o cualquier otra cosa que cambie la sociedad y surge una sociedad laboriosa y trabajadora que en más o menos tiempo se recupera y llega aún más lejos. Es una sociedad dirigida por aquellos que la salvaron y que luchan por levantarla. Pero vemos que poco a poco se va deteriorando hasta convertirse en un desastre, presta para una revolución o una invasión.

Los historiadores nos cuentan que la gente, al vivir bien, se dedica a disfrutar de la vida y a dejar la cosa pública en manos de incompetentes que arruinan la sociedad. Pero ¿y si a esos incompetentes no los ha puesto la sociedad? ¿Y si esos incompetentes han estado maniobrando para colocarse en el poder?

Hay dos cosas, entre otras, como que son encantadores, son el hijo que me gustaría tener, el amigo que me gustaría tener...

Como digo, hay dos cosas que caracterizan a un psicópata: su inteligencia media y su capacidad para detectar a otros psicópatas y utilizarlos en sus fines. Como es natural , estos se dejan llevar con la esperanza de escalar puestos, cosa que sucede e incluso algunos llegan al poder por accidente. Por eso son tan leales unos con otros y además porque saben que el castigo es implacable.

Los nuevos regímenes, cuando no son revoluciones mas o menos espontáneas, los instauran la gente normal, que saben crear la ilusión en el pueblo y el país se levanta. Pero, aunque no sea más que por mero azar, en el gobierno o cerca de él quedan psicópatas y estos van colocando a los suyos, de forma que en unos años, el gobierno está dominado por ellos.

Pero como son mediocres, el gobierno no lo hace bien y la sociedad protesta. Para disimular las protestas recurren a la demagogia, que envilece a la sociedad, con lo que más psicópatas llegan al poder. La cosa sigue hasta que la sociedad colapsa y es invadida por un pueblo fuerte o va dando tumbos, de tirano en tirano, como les pasaba a los griegos y luego a los romanos, hasta que todo se hunde y se crea una sociedad nueva por los invasores. ¿Serán los islamistas los invasores de esta cloaca?

Las revoluciones, por lo menos, en los últimos siglos sirven para colocar en el poder a los psicópatas. Veamos la Historia desde este punto de vista y comprobemos como los gobiernos resultantes de las revoluciones son de psicópatas.

Y no se libra ni lo que ellos autodenominan, la revolución americana, que tras unos años de gobiernos decentes, los psicópatas se apoderaron del poder y con altibajos ahí siguen. Llegando al cenit con elementos tan característicos como Bush, Obama y ya el ejemplar definitivo, la Sra Clinton, que seguramente ganará porque es lo que toca. Y como se les escapa la situación de las manos, porque ni tienen capacidad de gobierno ni son humildes para reconocer la situación, lo que están haciendo es llevando a la sociedad al estado policial, que por otra parte es lo que les gusta.

Por tanto, al final, todo se reduce a ver como conseguimos librarnos de ellos. Por eso la solución no puede venir de la casta, ha de venir de fuera. ¿Pero cómo?

4.Publicado por pasmao el 29/09/2016 11:42
buenos días

Lamentablemente no creo que en las "patocracias" los errores y la mediocridad vengan por casualidad.

Es mucho mas sencillo tener al personal cogido por los "esos" si se está en una situación de escasez que si se están haciendo las cosas bien.

El problema principal con los "patócratas"/psicópatas es que son despiadados. Y para acabar con ellos sólo es posible hacerlo con otros seres despiadados.

A eso se suma que ahora hay muchos mas idiotas que han olvidado, o que nunca han conocido (porque no han querido conocerlo) hasta donde es capaz de llegar la maldad humana.

A los jóvenes les recomendaría ver algunas películas viejas del oeste, como la del "hombre que mató a Liberty Valance" (debería decir "disparó", por que ahí es donde está una de las dudas éticas de la película, pero aquí ya se sabe lo que pasa al traducir ..).

O si no otras mas modernas cómo "Gran Torino", para que se hagan una idea de lo que hablo y a que me refiero en mis párrafos anteriores.

Algo muy incómodo en ese mundo de buenos salvajes en que se vive ahora.

Tampoco vendría mal recordar a Arendt y su teoría de la banalidad del mal.

Goya, también. Su cuadro sobre los monstruos que engendran los sueños de la razón nos ilustran lo arriesgado que es sólo confiar en lo "razonable" y en base a ello construir estas sociedades donde los psicópatas han encontrado tanto acomodo. Y que es lo que pasa cuando olvidamos nuestra parte espiritual.

Un cordial saludo

un cordial

5.Publicado por El Consejo el 29/09/2016 23:00
Algunos preguntan que si Dios existe como puede ser que permita que haya tantos malvados y que hasta controlen el mundo ¿porque Dios no actua ya?

La respuesta es porque Dios tiene paciencia, El no quiere destruir a nadie si no que quiere que todo malvado proceda al arrepentimiento.

Pero no se arrepienten de sus maldades y hechicerias y continuan yendo tras aquelloas serpientes a las cuales siguen rindiendo tributo y sacrificando.

Continuan sacrificando y bebiendo sangre humana, continuan rindiendo tributo a sus dioses inmundos y actuando de forma pervertida y anti-natural.

Esta dicho que "el perro vuelve a su vomito", asi vuelven los malos a sus torcidos camino.

Los dirigentes del mundo llevan en su interior todo tipo de cosas inmundas, son serpientes con mascaras humanas, pseudo-dioses para los cuales esta reservada la mas densa de las tinieblas, pues ellos escogieron la oscuridad en lugar de la luz y su linterna se apago para siempre y no habra nadie que la pueda volver a encender.

No habra quien pueda salvarlos de su aciago destino, pues los malos deben saber que es lo que acontecera para con Todopoderoso.

Aquel cuya cara veran aquellos que partan no perdonara, no perdono antes y no perdonara despues.

Sus caminos caeran sobre ellos y no habra quien pueda librarlos.

Sus cuerpos seran pasto de las fieras y sus almas caeran junto a las serpientes de fuego, todos caeran a una y no habra quien libre ni quien salve, no habra salvador igual que no habra brazo que baje el brazo de Aquel.

La sabduria de Dios se impondra y la necedad de los necios sera castigada con seguridad.

Los malvados seran sacudidos del Monte Santo como si fueran nada mas que simples sucios insectos.

La pervertida Elite que controla el mundo con seguridad sera destruida de tal manera que no habra quien los entierre ni quien recoja sus despojos.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros