Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

PARTITOCRACIA


Nota

Reproducimos hoy el artículo "Partitocracia", recientemente publicado en ABC por José María Carrascal, que defiende tesis similares a las de Voto en Blanco. Nos complace ver a periodistas con tanta experiencia como José María Carrascal, que empiezan a criticar la partitocracia y la dictadura de partidos que padecemos. Con ese fin nació Voto en Blanco, en 2004 y desde entonces hemos publicado más de 2.000 artículos denunciando el asesinato de la democracia española y su sustitución por una oligocracia de partidos, una "partitocracia" como la que denuncia Carrascal.
---



PARTITOCRACIA
QUIENES han tenido poca democracia en su historia, como nosotros, suelen reducirla a un modelo único, cuando hay muy diversos tipos de ella, incluidos algunos que ni siquiera son democracias. A las autodenominadas «democracias populares» me remito, pertenecientes al extinguido bloque soviético, dictaduras del más viejo cuño, o a la «democracia orgánica» que tuvimos en España, regida por las «familias» del régimen, bajo la férrea batuta de Franco, cuya aversión a la «democracia inorgánica», como llamaba a las tradicionales, advertía ya de lo alejado que estaba de ellas.

Pero estas últimas, es decir, las que cumplen su condición fundamental de haber surgido de unas elecciones libres y estar regidas por un gobierno más o menos representativo, se dividen en dos grandes grupos, según donde resida el núcleo de poder: las parlamentarias y las presidencialistas, razón de que la norteamericana haya sido llamada «dictadura por cuatro años», tiempo que dura el mandato presidencial, definición no muy exacta, pues el poder del presidente norteamericano se ve controlado de cerca por el Congreso y la Justicia, aunque no vamos a meternos ahora en ello, para no perdernos.

¿A cuál de esos dos tipos pertenece nuestra democracia? A ninguno. El poder en España pertenece a los partidos hasta el punto de que ni siquiera los más grandes lo ejercen, excepto en el caso poco frecuente de obtener la mayoría absoluta. De no ser así, quienes realmente «mandan» son los partidos pequeños, nacionalistas generalmente, favorecidos por una ley electoral que les da ventaja sobre los partidos «nacionales». Algo que parece contradecir el principio mismo de la democracia, «gobierno de la mayoría con respeto a las minorías», pero sin dar a estas últimas la palabra decisiva en los asuntos de Estado, como ocurre en España. ¿Cómo se llegó a tal aberración? Lo atribuyo a nuestra tendencia a ir de un extremo a otro. Franco envió los partidos al infierno, por considerarlos los culpables de todos los males de España, y quienes le siguieron los colocaron en el paraíso, error casi tan grande, pues la democracia no es un paraíso para nadie, todos tienen que apechugar, por lo que puede considerarse más bien un purgatorio. Aunque ésta sí que es realmente otra cuestión.

En cualquier caso, los padres de la Constitución de 1978 dieron todo el poder a los partidos, que ejercen en España una dictadura de facto, tanto hacia fuera como hacia dentro de ellos mismos. Controlan el Ejecutivo, controlan el Legislativo y controlan la justicia, al decidir la composición de sus órganos rectores: el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional y la Fiscalía General del Estado, que depende directamente del Ministerio de Justicia. Añádanle el control de la Radio y Televisión estatales, y ya me dirán si lo que tenemos no es una «partitocracia», una dictadura de los partidos.

Y lo peor no es su dominio de todos los resortes y recursos del Estado. Lo peor es que tampoco su funcionamiento interno puede decirse que sea democrático. Los partidos políticos españoles son organizaciones piramidales, controlados por una elite que decide el rumbo de los mismos sin tener para nada en cuenta a sus bases. Existen, sí, unos «barones», generalmente territoriales, con amplísimos poderes en su territorio. Pero las necesidades económicas les obligan a depender de su central, lo que reduce sensiblemente su autonomía. Aunque lo que más la reduce es el sistema de «listas cerradas» establecido para todo tipo de elecciones. Una lista que confecciona la dirección del partido, que premia a los leales -es decir, a los que siguen sus directrices sin rechistar- y excluye a los independientes, es decir, a los que se atreven a pensar por sí mismos. Lo que convierte a los partidos políticos españoles en bloques monolíticos, con la inmensa mayoría de sus cuadros limitándose a decir y hacer lo que manda el jefe o a calentar el asiento para el que ha sido asignado. Sólo cuando el partido se halla en la oposición, se atisban movimientos de rebeldía, pero, en ese caso, la rebeldía es casi siempre contra el propio jefe de filas, con ánimo de desbancarle y ponerse él o ella en su lugar. Lo que explica la escasísima fuerza que suele tener la oposición en España. A la falta de poder auténtico, acaparado por el Gobierno, se une el navajeo interno. Un grave falló de nuestro sistema político, pues la oposición tiene un papel relevante en toda democracia vigorosa y operativa.

La mayor tara, sin embargo, de las «listas cerradas» es que vacía a la democracia de su último fundamento: la representatividad ciudadana. Lo que es tanto como dejarla sin contenido. Ya sé que hago una acusación muy grave, pero desgraciadamente, cierta, aunque los españoles, en nuestra ignorancia política, no parecemos o queremos darnos cuenta. Los españoles no sabemos quién nos representa en el Congreso y no digamos ya, en el Senado. Ignoramos a quién poder dirigirnos en caso de que se haya cometido una arbitrariedad administrativa contra nosotros o, simplemente, para exponer una iniciativa que creemos beneficiosa para la comunidad. Se dirá que para lo primero están los tribunales y para lo segundo, los medios de comunicación. Pero llevar una causa a los tribunales españoles es como echar un mensaje al mar en una botella, y los medios de comunicación bastante tienen con hacer oír sus propias voces. Con lo que el ciudadano de la calle se queda sin portavoz en la vida pública. Votó una lista, es decir, un partido, sin saber cuál de aquellos nombres le representa, y hasta la próxima convocatoria. Una de las mayores envidias que siento en Estados Unidos es ver a mis conocidos dirigirse por carta al congresista de su distrito con cualquier tipo de queja, y comprobar que no sólo le responde de inmediato, sino también la queja se atiende, y si es de justicia, se corrige. Esa es la verdadera democracia, ese es el auténtico congresista, atento a los ciudadanos que le votan, a sus problemas e inquietudes. Pero el congresista español sólo tiene que preocuparse de estar a bien con quienes confeccionan las listas de su partido, para que le incluyan, a ser posible, en uno de los primeros lugares, para tener garantizada la elección. Y una vez elegido, hacer lo que le mandan, sin preocuparse lo más mínimo del electorado, de su conciencia o del bien del país

Es como los partidos políticos españoles se han convertido en maquinarias para alcanzar el poder, y una vez alcanzado, retenerlo a toda costa. Con los resortes que manejan de forma directa -desde el presupuesto a los medios de comunicación estatales- a los que controlan indirectamente -como el aparato policial y judicial- es muy difícil desalojarles, impidiendo eso tan saludable en democracia como es la alternancia en el poder. Sólo por descomposición interna del partido gubernamental, provocada por la corrupción, o por una catástrofe, como la del 11-M, se produce el cambio. Observen que ni en uno ni en otro caso el papel de la oposición es grande, por no hablar ya del de la ciudadanía, que se limita a sancionar con su voto un pastel previamente cocinado.

Pero esto no es muy democrático. El mayor valor de la democracia, me atrevería a decir, lo que la hace superior, o menos mala, a los demás sistemas de gobierno, es precisamente que permite la renovación pacífica y periódica de poderes. Entre nosotros, este tipo de renovación todavía no se da. Tiene que llegar siempre tarde y dramáticamente. Lo que le quita buena parte de su eficacia. Y así continuará mientras, en vez de democracia, tengamos partitocracia, dictadura de partidos.

JOSÉ MARÍA CARRASCAL
Jueves, 03-09-09

Artículo en ABC

- -
Sábado, 5 de Septiembre 2009
Artículo leído 1750 veces




Comentarios:

1.Publicado por Daoiz el 05/09/2009 11:04
Enhorabuena señor Carrascal, acaba usted de darse cuenta de algo que muchos españolitos de a pie ya conocíamos hace años.

Ahora sólo falta que nos ilumine con su sapiencia y nos diga como nos quitamos a estos sacamantecas de encima. ¿Unos azotes en el culo? ¿Una palmadita en la espalda? Para cambiar un régimen tan corrupto y putrefacto harán falta más que buenas palabras...

2.Publicado por AFRISPANO el 05/09/2009 17:17
Direis que soy pesado, aunque aqui no lo hagais por escrito, pues lo he repetido menos de media docena de veces, aun a sabiendas de que la mayoria de los que aqui escriben piensan lo mismo que yo pienso y que no se por que tipo de alergia no se atreven a expresarlo: Sr. Daoiz, mi querido amigo, la solucion a toda la problematica expuesta solo es una, no existe otra, aunque me contradigais: UNA SUSTITUCION CONSTITUCIONAL A L MODO QUE TAN LIMPIA Y EJEMPLARMENTE SE HA PRODUCIDO EN HONDURAS. Fijese que no digo "un golpe de estado", aunque tampoco vendria mal que se diera uno que a modo de tsunami aireara el pestilente ambiente que nos rodea por doquier. Quienes se niegan a admitir que ello no es viable, ni deseable, tienen una vision de c orto alcance y una miopia propia de casa de huéspedes. No toda la culpa hay que echarsela a zETAp, pues aquel sinverguenza y cobarde de su antercesor que afirmaba "enterarse" por los periodicos de las maniobras del Gal, fue el cancer que empezamos a padecer en ESPAÑA y cuya metástasis se ha encargado de exterderla el iluminati y actual ocupante de la Moncloa cuya demencia nadie se atreve a tratar con la eficacia que ella requiere.
Insisto: NO HAY OTRA solucion.

3.Publicado por AFRISPANO el 05/09/2009 17:19
Direis que soy pesado, aunque aqui no lo hagais por escrito, pues lo he repetido menos de media docena de veces, aun a sabiendas de que la mayoria de los que aqui escriben piensan lo mismo que yo pienso y que no se por que tipo de alergia no se atreven a expresarlo: Sr. Daoiz, mi querido amigo, la solucion a toda la problematica expuesta solo es una, no existe otra, aunque me contradigais: UNA SUSTITUCION CONSTITUCIONAL A L MODO QUE TAN LIMPIA Y EJEMPLARMENTE SE HA PRODUCIDO EN HONDURAS. Fijese que no digo "un golpe de estado", aunque tampoco vendria mal que se diera uno que a modo de tsunami aireara el pestilente ambiente que nos rodea por doquier. Quienes se niegan a admitir que ello no es viable, ni deseable, tienen una vision de c orto alcance y una miopia propia de casa de huéspedes. No toda la culpa hay que echarsela a zETAp, pues aquel sinverguenza y cobarde de su antercesor que afirmaba "enterarse" por los periodicos de las maniobras del Gal, fue el cancer que empezamos a padecer en ESPAÑA y cuya metástasis se ha encargado de exterderla el iluminati y actual ocupante de la Moncloa cuya demencia nadie se atreve a tratar con la eficacia que ella requiere.
Insisto: NO HAY OTRA solucion.

4.Publicado por Albatros el 05/09/2009 19:24

Bien está que sumemos, y más cuando se trata de personajes que, como el Sr. Carrascal, tienen cierta relevancia pública, y por qué no admitirlo, también cierta capacidad para difundir las ideas que, como bien indica el Sr. Rubiales, motivaron, en sus palabras, el nacimiento de "voto en blanco".

Da igual que se enteren primero o después, Daoiz... lo importante es que se sumen cada día más a la denuncia de una partitocracia que impide desarrollar la democracia permitiendo la normal renovación de los estamentos sociales y poderes del Estado.

No puedo estar de acuerdo con AFRISPANO. Siempre hay otras soluciones, incluida la suya. Pero, como decía Bertolt Brecht, “el realismo no consiste en establecer cómo son las cosas reales, sino cómo son las cosas en realidad”.

Lo de que "tampoco vendria mal (un golpe de estado) que se diera uno que a modo de tsunami aireara el pestilente ambiente que nos rodea por doquier", me resulta inaceptable. Me niego a admitir tal eventualidad como única alternativa, y por tanto, engroso la lista de los cortos de alcance en mi visión, y de miopía monumental, si ésta guarda proporcionalidad con el grado de "comunión" con sus ideas.

Antes del actual Presidente, hubo una segunda legislatura de Aznar penosa... y antes muchas legislaturas de González deleznables. Pero la actualidad es responsabilidad plena del actual gobierno... y de los partidos de la oposición, y los votantes en general, que apoyamos (o no combatimos), en general, esta monumental farsa.

Es posible que no toda la culpa haya que echársela a Zapatero, ¡cierto!, pero en mi opinión esto es así porque otra buena parte habría que echársela a Rajoy como principal partido de la oposición y otra a otros partidos que no por minoritarios o representantes de Comunidades Autónomas exclusivamente, dejan de tener un importante peso en las decisiones sobre política nacional, atentando además, gravemente, contra la misma política que les permite, mediante el sistema electoral, alcanzar las desproporcionadas cuotas de poder que tienen, con relación a su representatividad real en el conjunto de España.

Pero tampoco quiero olvidarme de lo que digo siempre... de esos millones y millones de españolitos que preferimos no saber. ¡Y otra de gambas!...

No importa el tiempo que tardemos. Mi opción preferida pasa por combatir en minoría, y participar con personas y grupos que comparten su preocupación por el actual deterioro. "Voto en blanco" es una opción... una de las mejores opciones existentes, que demuestran que siempre hay otras soluciones posibles, aún cuando a veces nos tiente pensar que el hedor se hace irrespirable en el ambiente.

Sigamos combatiendo, querido Francisco Rubiales y compañía, que como dice el refrán "no por mucho madrugar amanece más temprano".

5.Publicado por F. Rubiales el 05/09/2009 19:35
Albatros:

Es un privilegio contar con lectores y colaboradores como usted y como algunos otros de similar brillantez que veo por el blog. Le agradezco a usted y a ellos los comentarios sabios y responsables que hacen, enriquecedores y valiosos.

Un cordial y cariñoso saludo.

F. Rubiales

6.Publicado por Daoiz el 05/09/2009 19:54
Sr Albatros, lleva usted razón en que toda la culpa no la tiene ZP, faltaría más. ZP ha actuado de catalizador, es parte en la sucesión lógica de hechos que llevan sucediendo desde 1975. Gobiernos anteriores, oposiciones anteriores, toda la patulea de caciques y dictadorzuelos de tres al cuarto que sufrimos por doquier, tanto en Gobierno, como CCAA, como Diputaciones, como Ayuntamientos.

El proyecto de democracia, o pseudodemocracia de 1978 fue un aborto. Y fue aborto puesto que tiene muchos atributos de democracia, pero no es una democracia como bien señala el Sr. Carrascal.

El problema no es que seamos una minoría, el problema es que esa minoría no tiene mecanismos para combatir a esa gran masa que constituyen los partidos, dueños del sistema, los medios de desinformación, sindicatos y toda la maraña que ostenta el poder en nuestra querida Nación. Si seguimos esperando a que el régimen se suicide en pos de una verdadera democracia, vamos listos, puesto que el único suicidio que cabe esperar de los poderes actuales es en el sentido de la Ley Habilitante de 1933 (que dio paso al III Reich). Y razones para pensar en esa Ley Habilitante no me faltan cuando ya desde el gobierno se están empezando a lanzar mensajes en este sentido a causa del estatuto catalán.

Vamos, que se están meando encima de un órgano que debería ser la base para garantizar el sistema pseudodemocrático y ese órgano está diciendo que llueve.

Así pues estamos ante una disyuntiva clara, seguir por la senda por la que continuamos, agachando la cabeza, protestando y pataleando por todas las atrocidades que cometen contra el pueblo español ó nos organizamos y empezamos a quitar sacamantecas y bocachanclas de enmedio hasta que no quede ni uno. Y a partir de ahí montamos la verdadera democracia con listas abiertas, separación real de poderes y toda la lista de requerimientos que tenemos como minoría democrática que somos en este país.

Y repito, se está llegando a la situación de que son o los políticos o el pueblo. Y si tengo que elegir, vaya mi Nación por delante. Este edificio se está derrumbando y con un poquito de silicona y tapajuntas no vale, hay que DERRIBARLO y construir, sobre suelo firme, LA DEMOCRACIA.

7.Publicado por tu vecino el 05/09/2009 20:23
Bueno, me ha encantado ver a José María Carrascal aclarando qué es la democracia. Cierto que se pueden poner muchos adjetivos que desvirtúan a la auténtica democracia, ¿Cuál es el adjetivo que corresponde a la española? ¿Acaso democracia partidista? Desde luego no es la del gobierno del pueblo pues no busca el bien común sino afincar en el poder al partido correspondiente a costa de los que sea. Una democracia al estilo mejicano del PRI.
Dice el señor Carrascal que el poder de los pequeños partidos viene del pendulazo del paso de una dictadura a una democracia. No lo creo así, más bien viene de la experiencia de la última democracia fallida en España., me refiero a la Segunda República Española donde las alianzas de pequeños partidos y nacionalismo, sumado al descaro con el que se ejercía le poder, mandó al traste una democracia que pudo ser y no fue, aunque hoy los que la mataron alardeen con la bandera tricolor. Y quieren volver a los mismos caminos.
Agosto nos ha dado un ejemplo de democracia representativa del pueblo. La muerte del senador Edward Kennedy ha dejado a su estado sin senador, a dejado sin representación a los ciudadanos. Esos que acudían a pedirles cuentas ya exigirle cuanto estimaban adecuado. Hay que esperar una nueva elección de senador para cubrir su vacante. ¿Se imagina eso en España? Si un senador deja de serlo, se pone el siguiente de la lista y el partido sigue allí representado aunque los ciudadanos no sepan quien es su representante en el senado. Claro ese es el problema aquello es la Cámara de Representantes de los ciudadanos, este es el Senado que representa los partidos.


8.Publicado por Albatros el 05/09/2009 21:14

Gracias, estimado Francisco.

Nada comparable (mi aportación) a la suya, pero agradezco la deferencia, que aprovecho para hacerle llegar un saludo, más que cordial, afectuoso, admirativo hacia usted, hacia su trabajo y dedicación, hacia su entrega como portavoz y altavoz de todos nosotros.

El privilegio es mío, se lo aseguro, como lo ha sido leerle en sus certeros libros (todo un descubrimiento), o como lo es compartir este espacio con usted y tan buenos opinantes que nos redituamos, al amparo y al calor de su valentía y arrojo.

Daoiz,

Mi comentario sólo pretendía resaltar el gesto de Carrascal, haciendo pública su opinión, no discrepar de la suya. Ya sé que muchos venimos clamando en el desierto con la misma cantinela que él publica ahora, pero reitero que no importa tanto si antes o después, sino el valor del paso al frente que ha dado. Ojalá le imiten muchos otros, cuya trayectoria intelectual hace difícil pensar que puedan estar "comulgando con ruedas de molino" en la actual situación del país.

Como minoría que somos, los mecanismos son escasos, sí, pero no inexistentes. "Voto en blanco" es uno de nuestros mecanismos de combate y defensa más efectivos.

Comparto que los resortes del sistema están en manos de los partidos, que el Sistema no tiene un funcionamiento democrático sino que está secuestrado por quienes detentan el poder, que los medios de comunicación, en general, desinforman (leer "Periodistas sometidos" es especialmente revelador de la trapacería en este gremio), que los sindicatos son correa de transmisión de un poder corrupto, que... hay síntomas preocupantes en la situación actual.

Como mencionas, el asunto del Estatuto catalán bien podría reproducir la situación de inconstitucionalidad que decretó el Tribunal de Garantías Constitucionales en 1934, ante la promulgación de la Ley de Contratos de Cultivo por la Generalitat catalana. Como sabemos, en un claro desafío al Estado, Lluís Companys proclamó en octubre el Estado Catalán de la República Federal Española.

Comparto en definitiva que necesitamos organizarnos... y por eso valoro especialmente la aportación de "voto en blanco".

Si algo hay claro, es que los pueblos sobreviven a sus dirigentes, y que hay una extraña sapiencia colectiva de los pueblos; y que la Historia se escribe indefectiblemente, pese a quienes quisieran borrar intervalos de la misma a su gusto, o que se escribiesen conforme a su dictado.


9.Publicado por Español...y a mucha honra. el 21/09/2009 10:24
Ademàs de estar de acuerdo con lo que dice el Sr. Carrascal, queremos añadir
que un Estado de Derecho, lo es, cuando las Leyes son JUSTAS y se CUMPLEN
¡¡caiga quien caiga ¡¡.
El Presidente del CGPJ es capaz de afirmar en escrito ,que "no se aprecia
indicio de anomalia en las actuaciones judiciales" siguientes:
A) Que un Juez no cite a Juicio a la ciudadana denunciante-perjudicada.
B) Que el mismo Juez celebre Juicio de Faltas,sin la asistencia de la ciudadan
y abogados, por no haber sido citados a Juicio.
C) Dicho Juez dicte un AUTO y oculte su existencia DURANTE SEIS MESES
sin notificar dicho AUTO a la parte denunciante,dictado a raiz del Juicio de Fal-
tas presuntamente delictivo,celebrado sin citar siquiera a la parte denunciante
y sin su asistencia y la de los abogados.
D) Nadie diga, donde estaba la Fiscalia, cuando se celebrò este Juicio de
Faltas presuntamente delictivo.
Recordemos que tanto al Presidente del CGPJ, como al Fiscal General
los "sugiere" el Presidente del Gobierno de España.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros