Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

No todo está perdido para la causa de la vida


Nota

Aceptamos el aborto, pero muy restringido, sólo para casos excepcionales, y reclamamos del gobierno una política que apueste claramente por la vida, que exalte el valor de la maternidad y que apoye a las madres españolas para que traigan vida al mundo. La cultura de la muerte, cuando es esparcida desde el poder político, es inhumana, macabra, dañina y convierte al mundo en un triste matadero.
---



No todo está perdido para la causa de la vida
Los que se resisten a la muerte siguen luchando y la causa de la vida está ganando algunas batallas, aunque en países gobernados desde la impiedad, como España, donde el gobierno acaba de facilitar más el aborto con una ley permisiva, retroceda.

El estado mexicano de Veracruz es el 17º de ese país, el más poblado del mundo hispano, que ha decidido proteger la vida humana mediante su Constitución. En la República Dominicana, la reciente reforma constitucional afirma que la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte. Son reacciones dignas en defensa de la vida que sintonizan con las tradiciones culturales y religiosas de esos pueblos, curiosamente transmitidas por esa España que ahora, bajo el mandato de Zapatero, apuesta por la muerte.

El Parlamento de Timor Oriental rechazó el pasado mes de junio liberalizar la ley del aborto, mientras que en Honduras, país que se acaba de librar del yugo neocomunista exportado por Hugo Chávez y los hermanos Castro Ruz, dictadores de Cuba, la legislación prohibirá la píldora del día después por considerarla abortiva. En Perú no se distribuirá en los centros públicos de salud por el mismo motivo. En Rusia, el gobierno, preocupado por la caída de la natalidad y el descenso de la población, prohibe los anuncios de clínicas abortistas en los medios de comunicación y transportes públicos.

Rusia, y Japón se han declarado enérgicamente a favor de la vida en la Comisión de Población y Desarrollo de la ONU. También son recientes las leyes contrarias al aborto en Nicaragua y El Salvador. En EEUU, la Corte Suprema ratificó la prohibición del aborto por nacimiento parcial, mientras que en Polonia crece la postura de rechazo a la liberalización del aborto.

No todo está perdido en el mundo. Por fortuna, no todos los dirigentes son como Zapatero.


- -
Viernes, 18 de Diciembre 2009
Artículo leído 2730 veces




Comentarios:

1.Publicado por Miriam el 18/12/2009 13:51
Gracias a Dios no todo está tan perdido como en España, ¿por qué en las clase que se dan sexualidad, no se dan tambien el respeto por la vida y el respeto que se debe la mujer sin dejarse manipùlar por los gobernantes? Explicarles realmente como es un aborto y que en ese ser no mandamos nadie, tiene sus derechos y la madre es la vía para que nazca.

2.Publicado por Albatros el 18/12/2009 14:10

Pocos temas me motivan como éste.

Apostar por la vida, combatiendo la cultura de la muerte, en todos los ámbitos de actuación y en cualquier orden de la vida, es, y así debe ser siempre, un objetivo fundamental.

Nada tan básico y elemental como aprender que defender la vida es bueno, y abogar por la muerte, malo. Y da igual si hablamos de guerras, de creencias, de salud pública o de envejecimiento poblacional. Y es igual en política o religión, para ciencias o letras. Vida, buena. Muerte, mala. Nada más simple. Nada más claro. Nada más coherente con nuestra propia existencia. Nada más consustancial al ser humano verdadero.

Lo mejor es el respeto escrupuloso a los millones de personas que no sólo se han manifestado en contra, sino que se han movilizado para comprobar lo que ya sabían: que sus dirigentes no les representan en absoluto.

En el caso del PNV es hasta delictivo. Un engaño de esa naturaleza debería de ser tan punible como el timo del tocomocho.

¡Asco de casta descastada!


3.Publicado por Águeda el 18/12/2009 16:00
Es un gran alivio saber que hay quienes aún, sirven de EJEMPLO para que perduren LOS VALORES MÁS IMPORTANTES.

Y que mejor valor puede representar a la humanidad , que LA VIDA.

Es como un abrazo que se recibe en el mismo corazón,..

Un saludo.

4.Publicado por Nemo el 18/12/2009 17:37
El partido en el poder, sabiendo que de la clase media no va a obtener más que votos en contra a la larga, quiere acabar con ella promoviendo el aborto y la baja natalidad, mientras que colectivos proclives a votar PSOE y no seguidores del aborto, como pueden ser los inmigrantes de determinados orígenes, aumentan su población respecto a las demás. A largo plazo dará como consecuencia una población uniforme y quedando relegadas a una minoría las clases medias gracias a estas cosas. Es un resumen a trazos gruesos de lo que he podido leer en otros sitios. ¿Podría ser posible? Es que lo veo tan retorcido y creíble a la vez que... los pelos de punta, oiga

5.Publicado por Otro el 18/12/2009 17:44
Decir que el actual Gobierno de España "apuesta por la muerte" es pura demagogia. El actual gobierno no promueve el aborto ni anima a abortar, al contrario que infames casos de otros gobiernos no democráticos del s.XX.

El tema del aborto se presta a mucha demagogia, y lamentablemente parece que Voto en Blanco no se salva de esto. Tal vez por las firmes creencias católicas del editor, cualquier iniciativa anti-abortista es buena y lo contrario es malo. Y en esta discusión, a los ideales democráticos ni aparecen ni se les espera. Me explico...

Un aborto es siempre una tragedia, pero eso no significa que evitarlo no sea una tragedia mayor en algunos casos. No es tan sencillo como "vida es buena, muerte es mala", porque eso no lo discute nadie. Ninguna mujer aborta si tiene una opción mejor.

La constitución de la República Dominicana (un país donde la Iglesia Católica conserva muchísimo poder), que prohíbe el aborto incluso en casos de violación, lleva a muchas mujeres a realizar abortos clandestinos, con resultados terribles que en muchos casos acaban en muerte. Es esto apostar por la vida? Que venga Dios y lo vea.

Uno de los países más decididamente antiabortistas de la historia fue la Rumanía comunista de Ceaucescu. Debemos considerar a este sangriento dictador como un defensor de la vida? Stalin también prohibió el aborto en la URSS por las mismas razones que Rusia prohibe ahora la publicidad de clínicas abortistas. Si la actual iniciativa rusa es digna de ser alabada en Voto en Blanco, no debería alabarse también (y con más fuerza) la defensa de la vida de Stalin? Cuando los ideales democráticos se dejan a un lado para defender las posiciones de la Iglesia Católica sobre el aborto pueden ocurrir estas cosas.

Ya que sale el tema de Rusia, recomiendo la lectura de este artículo del NY Times para profundizar un poco más en la supuesta "defensa de la vida" en el país más grande del mundo.

http://www.nytimes.com/2003/09/02/opinion/birth-control-in-russia.html

Aunque los lectores católicos de Voto en Blanco pueden discrepar, desde un punto de vista demócrata el aborto no es ni bueno ni malo. Todo depende de las condiciones y los supuestos. Toda democracia defiende el derecho a la vida humana, pero el problema del aborto radica en discutir qué es vida humana y qué es otro tipo de vida (por ejemplo, vida animal o vida celular). En qué momento un embrión se puede considerar un ser diferente a su madre? La misma Iglesia Católica ha modificado su posición oficial al respecto a lo largo del tiempo, en función de la posición de los teólogos del momento respecto a la entrada del alma en el feto.

Pero vamos a dejarnos de generalidades y vamos a los hechos concretos. Aparte de los casos de Stalin y Ceaucescu ya comentados, podemos encontrar que la legislación abortista de Venezuela y Cuba (dos dictaduras filo-comunistas ampliamente criticadas en Voto en Blanco) es más restrictiva que la española en cuanto al aborto. Por el contrario la legislación y la jurisprudencia de una democracia garantista tan admirada (con buenos motivos) por el Sr. Rubiales como los USA es más permisiva que la española. Otras democracias sólidas con reglamentaciones del aborto más permisivas que la española incluyen Suecia o Reino Unido, por mencionar sólo algunos ejemplos.

Es la democracia enemiga de la vida?

Me gusta leer Voto en Blanco (cuando me lo permiten mis obligaciones) por su defensa firme de la democracia. Sin embargo, cuando la defensa de la democracia pasa a un segundo plano frente a la defensa de las posturas morales de una entidad tan poco democrática como la Iglesia Católica española, mi ilusión se queda empañada como esa nieve sucia que se acumula en los márgenes de las carreteras españolas.

6.Publicado por Águeda el 18/12/2009 18:41


El aborto, no pertenece a ideología ninguna, ni religión, ni costumbres democratas,..
Completamente moral y por tanto se opina desde la misma...

Que quieran hacer de algo como la muerte, política , ya es bastante patético. Claro está, que defender derechos humanos, no puede ir NUNCA, con limitaciónes de la VIDA.

Pero allá cada cual con sus posturas ajenas,..

7.Publicado por F. Rubiales el 18/12/2009 19:16
Sr. Nemo:

A mi la Iglesia Católica me importa un bledo y, aunque soy religioso, no creo en ella y menos en su pretendida labor salvadora. Aqui se la defiende sólo cuando sus posturas coinciden con la defensa de la democracia y cuando constitutye un valladar frente al intervencionismo desenfrenado del Estado.

En cuanto al aborto, aunque al leerle parezca que discrepamos, no es cierto, al menos en profundidad. A mi el aborto no me gusta, pero en el mismo artículo digo que lo admito en condiciones especiales, justo como usted. Lo que critico es la cultura de la muerte porque prefiero la de la vida, como usted.

Creo que el aborto es un drama y un fracaso, salvo cuando soluciona otros dramas de envergadura mayor. Lo que predico es que siempre hay que defender la vida del ser que nace y que la postura del poder político debería ser apoyar más a las mujeres embarazadas que ayudarlas a desprenderse de "la carga", como hace este gobierno, empujado quizás por la lamentable tribu feminista-gay-radical.

La democracia es una cultura, no un sitema de votos, y creo que la defensa de la vida, como la de los derechos fundamentales del hombre, es consustancial a la democracia verdadera. Por muchos partidos y elecciones que existan, si no hay valores, si el poder apuesta por la vulgaridad y el desarme moral, no hay democracia, ni dignidad, ni respeto, ni merece la pena estar en el mismo barco.

Un cordial saludo y celebro contar con usted como lector, aunque sea de manera esporádica.

F. Rubiales

8.Publicado por DR. FRICXS el 18/12/2009 21:28
Ni por mi condicion profesional y por mi condicion de católico estoy a favor del aborto. En casos, muy excepciones o extremos si estaria de acuerdo en que se llevara a cabo, como por ejemplo, y cito al Doctor Rubiales: "SALVO CUANDO SOLUCIONA OTROS DRAMAS DE ENVERGADURA MAYOR", (Sic).
Y habrá un caso de envergadura mayor que la situacion a la que ha llevado a España una vibora, solapona y letal, que articula verborrea sin saber lo que dice como cuando afirma: "que la tierra pertenece al viento"?.
No estaria justificado en embarazos como el de este ofidio, una interrupcion cuando aun estaba en el vientre de su madre?.

9.Publicado por LIGUR el 18/12/2009 21:53
5.Publicado por Otro el 18/12/2009 17:44

Señor Otro:

En la mayoría de sus razonamientos estoy de acuerdo y pensamos igual. La sociedad ha evolucionado, las necesidades son diferentes y el asunto aborto, interrumpir el desarrollo de una vida, se trata con la nariz más o menos tapada porque el humano, sobre todo el occidental es práctico y hábil en elegir tiempo y lugar para los golpes de pecho y entonar el mea culpa en do mayor, voz castrati o con sordina. Pocos de los que tratan el aborto conocen que la Ley Mosaica condenaba hasta la masturbación ya que “la vida” se desperdiciaba y para el pueblo judío el mantenimiento y supervivencia como pueblo no se podía permitir esas pérdidas. Dicho esto, quiero dejar sentado que el aborto, desde la concepción y el óvulo en su fase de mórula (primeras divisiones) es un un ser con vida.

Por necesidades socio económicas, circunstancias particulares hemos legislado con asesoramiento médico, sicólogos y demás, hasta qué semana se puede interrumpir la vida de un ser, que como no se le ve la cara, ni se conoce sus llantos, sus risas, sus gestos, no le tenemos afecto.

Piense que en España, una mujer condenada a muerte no podía ser ajusticiada si estaba embarazada de más de X meses. Había que esperar, muy diferente de ser absuelta.

Que una mujer tenga que abortar es un trauma para la mujer así como un signo de que la sociedad falla. La sociedad es intolerante y sigue mirando mal a una niña (Sí, digo niña por que se ha quedado preñada a los 15 años) y para paliar o suavizar la situación, se le da el derecho a abortar si ha cumplido 16 sin permiso de padres o tutores. Opino que esto es confirmar el fallo de la sociedad.

1.- El colaborador del entuerto, el mozalbete, que sabe que todo el monte es orégano se preocupará muy poco de asumir la responsabilidad del embarazo, aumentará la promiscuidad y sus riesgos sanitarios innecesario de especificar. El síndrome de mujer objeto, de usar y tirar se ha actualizado con esta Ley

2.- Sobre la niña cae aún más responsabilidad. Con 16 años debe tomar una decisión tremendamente traumática y la indican que no necesita consultar con sus seres queridos. La soledad de ese ser, niña aún, debe ser agobiante. Terrible situación. ¿Es esto un regalo de los movimientos feministas y grupos progre a niñas de 15 y 16 años?

Hemos tenido una Ley sobre la interrupción del embarazo que hacía su función. Anestesiaba nuestra conciencia y justificaba claros asesinatos teniendo en cuenta hasta cuántas semanas de edad los abortos se podían llevabar a cabo. A pesar que la Ley determinaba penalizaciones de cárcel, no hay una sola mujer en las cárceles por esta ley. Sí, están en prisión algunos irresponsable sin escrúpulos que ejecutaban fetos de 6 meses en clínicas privadas.

Señor Otro, su intervención es rica en puntos a discutir. Le ruego acepte que solo toque este tema. Por desgracia, el segundo embarazo de mi mujer resultó en un triste aborto, cinco meses. El choc fue tan brutal que el feto no fue enterrado sino que pasó a los laboratorios del hospital. Hoy, 40 años más tarde, a veces me despierto en la noche porque sueño con lo que ha podido ser del feto, si aún quedan órganos, si partes están en portaobjetos para microscopios, si aún quedan pedazos y un estudiante los está cortando con el microtomo. ¿Habrán incinerado algunas partes? Señor Otro, mi otra hija me pregunta a veces qué habrá sido de aquel hermanito. Y es duro, muy duro e intento cambiar el tema rápidamente. Y le hablo de un aborto accidental de un embarazo extrauterino, espontáneo, en plena calle. Todo esto ocurrió hace 40 años en Estocolmo.

La Ley era innesaria y ha sido una maniobra burda de una sociedad que no tiene decisión para ayudar a niñas y jóvenes a parir y cuidar sus hijos. Dar un barniz de progresía es miserable. Y como saben en el blog no soy practicante de ningua religión ni miembro de partido político alguno y tal vez puede que esto me da base para hablar claro.

Saludos cordiales,

Ligur

10.Publicado por Calador de melones el 18/12/2009 22:41
Oye Leopoldo Álvarez u "Otro", a ti lo que te gusta y no puedes vivir sin ello, es polemizar, de lo sea. Eres un discutidor nato, de esos que si uno defiende una hipótesis, ellos inmediatamente y sólo con tal de forma jaleo y discusión se decantan por lo contrario.

Álvarez, se te ve a distancia, a leguas, tu idiosincrasia discutidora. Debes andar bien solo en la vida, sin el calor de una buena hembra, para estar todo el día pendiente de lo que sale aquí y lanzarte a discutirlo. ¡Salte a la vida, que es bien ancha y variada más allá de tu pantalla de Internet!

11.Publicado por TARA el 18/12/2009 23:09

OTRA MILONGA DE LAS NIÑAS DE ZP

Esta Ley no era necesaria, nadie la pedía, la sociedad solventaba sus problemas. El fallo no era la facilidad de abortar sino que la sociedad no proporcionaba recursos económicos para que esa niña estuviese protegida tanto económica como socialmente y pudiese llevar a buen fin su embarazo y parir. Con la nueva Ley, salida de cerebros que no pasarían una sencilla ITV en sentido común, da via libre y sin responsabilidad al mozalbete colaborador del entuerto y la niña , que se pretende redimir de su preñez se encuentra adsemás con un problema psicológico que la seguirá o la acompañará toda la vida. Eso sí, al Gobierno le sale más barato el quitar muñecos de la tripa de una niña que ayudar a traer al mundo un ser, cuidar a madre e hijo y pedir responsabilidades a quien colocó el bollo en el horno, como decimos en mi tierra . Estimado Ligur, hablemos claro, esto es cuestión de “pasta” no de progresía.

ES MÁS BARATO UN ABORTO QUE LOS GASTOS DE UNA CHAVALINA CON SU TRIPA ENGORDANDO Y PARIENDO UN RRORRO Y HACERSE CARGO DE ELLOS DURANTE MUCHOS AÑOS.

¿Progresía?, tururú, el maldito parné

12.Publicado por tu vecino el 19/12/2009 11:41
Cuando se debate sobre la ley del aborto siento una gran tristeza por el sufrimiento de tantas personas que han pasado por ese trance que deber ser, según las experienciasd contadas, muy traumático. No quiero entrar en debates de si es conveniente en este mes o en el otro, si en este caso o en aquel. Creo que cada persona vive las situaciones desde sus sentimientos y su moral de forma diferente, y a todas hay que respetar.
Mi oposición a la ley actual del aborto es absoluta y frontal e, insisto que no por los plazos y las edades, sino porque un echo tan trágico para la mujer que lo sufre y tan irreversible como la muerte para el feto se considere un DERECHO cuando es una auténtica desgracia. El auténtico derecho es el DERECHO A LA VIDA del feto y el DERECHOA A LA VIDA digna de lamujer.

13.Publicado por Albatros el 19/12/2009 11:53

No sé cuánto de demagógico tiene la afirmación de que el actual gobierno “apuesta por la muerte”. Ampliar la ley del aborto no es una apuesta clara por la vida, y pretender una ley de eutanasia activa (¡no pasiva, no!) tampoco parece que sea una apuesta clara por la vida. Sin embargo no aprecio que nadie haya hecho tal generalización partiendo, como bien indica el propio Francisco Rubiales, de la admisión de circunstancias excepcionales que nos llevan a todos a reconsiderar un firme convencimiento como lo es, el de que el aborto es indeseable.

Decir que el actual gobierno no promueve el aborto ni anima a abortar sí me parece bastante demagógico. Podemos establecer la legalización de las drogas diciendo que no se promueven ni se anima a su consumo, la legalización de la prostitución diciendo que ni se promueve ni se anima a su ejercicio… y así sucesivamente.

Tanto el aborto, como otros muchos temas polémicos, comparto que se presta a la demagogia; pero decir que la ejerce “voto en blanco” cuando la primera frase del artículo es “Aceptamos el aborto”, no me parece un juicio justo. Es cierto que luego matiza que “muy restringido, sólo para casos excepcionales”, pero opino que partir reconociendo que aún contra un convencimiento firme hay excepciones, no es precisamente un ejercicio de demagogia. Sí creo que lo es abogar por ampliar el aborto, a la vez que se dice que con eso no se promueve que nadie lo haga, y que, por el contrario, es una apuesta por la vida.

Lo de las “firmes creencias católicas del editor” me produce cierto sonrojo. Ya lo ha contestado con absoluta nitidez D. Francisco Rubiales, pero quiero incidir porque en mi caso, y lo he dicho por activa y por pasiva en este blog, no soy creyente, sino agnóstico, y por lo tanto, carente de creencias no sólo católicas, sino religiosas. ¿Cómo se explica que esté en línea con el editor?, ¿es que cree “Otro” que todo aquel que opine distinto a él está influido por algo o alguien?, ¿no es posible que “Otro” tenga “otras” influencias?

Coincido que el aborto es siempre una tragedia. Claro que sí. Siempre. Ahora bien, la cosa sigue siendo tan simple como he dicho antes: “la vida es buena, la muerte es mala”. “Otro” mismo admite que “por supuesto que no se discute”… justamente porque es así de simple.

Es curioso que digas “Ninguna mujer aborta si tiene una opción mejor”. ¿Por qué no se ocupa el Gobierno de facilitar todas las opciones habidas y por haber antes de recurrir al aborto?, ¿por qué se legisla en sentido contrario, en lugar de fomentar que las asociaciones de ayuda a las mujeres se refuercen y ofrezcan soluciones antes de recurrir a un método tan drástico y dramático?, ¿por qué se excluye al padre biológico de una responsabilidad evidente?

A partir de aquí, la demagogia es total… y siento decirlo. Hablar de Ceaucescu, de Stalin… ¡”Otro”, por favor!, eso sí es demagógico.

Los ideales democráticos no pueden ser independientes de la defensa del derecho a la vida, porque este derecho inalienable, es un ideal democrático en su misma concepción. Tú mismo lo afirmas cuando dices que “toda democracia defiende el derecho a la vida humana…” Por supuesto que sí… o no es democracia.

Es contradictorio afirmar que el “aborto no es ni bueno ni malo” cuando líneas antes sostienes que quien lo practica vive una tragedia y es siempre la peor opción de las posibles. Por supuesto que no es bueno… lo bueno es la vida, y siempre que sea posible, y siempre que se pueda favorecer desde el Estado, éste debería procurar que la vida prevaleciese, y que las opciones “mejores” existan, para limitar a la mínima expresión la necesidad de recurrir a la última y peor de ellas, o sea, al aborto.

No estoy de acuerdo en que el problema del aborto radique en discutir qué es vida humana. En absoluto. Y tampoco sería admisible el argumento ni aún compartiendo ese concepto. ¿Acaso no se legisla para “humanizar” el trato a los animales?, ¿acaso no se penaliza el maltrato en cualquier acepción? Mira, “Otro”, entrar en un debate sobre en qué momento un embrión es diferente a su madre o no, sí me parece un ejercicio de demagogia. Es diferente por cuanto es un ser vivo con entidad propia, por más que para su supervivencia dependa de la madre. Llevado al extremo el razonamiento contrario, se podría decir que cualquier bebé, incapaz de sobrevivir sin que los padres le alimenten, podría ser “asesinado” o “dejado morir” sin que eso tuviese repercusiones legales… porque aún no era independiente para la vida. Es inadmisible un razonamiento tal. Se diferencia porque es un nuevo ser en desarrollo… y lo es desde su concepción hasta su muerte, independientemente del momento en el que puede enfrentarse a la vida por sí mismo.

Lo de la consideración teológica, por favor, déjalo… está claro que no es un tema en el que puedas entrar con una cierta fiabilidad de conocimientos. Tampoco yo… no lo digo con maldad alguna. Me intereso por esos temas y te aseguro que es mejor dejarlo estar. Eso sí que no es tan simple.

Nadie habla de que la “democracia sea enemiga de la vida”. En absoluto. Pero tampoco la mayoría es carta blanca para el sectarismo, la imposición o la acción indiscriminada. ¿Estaba legitimado Hitler por contar con mayoría democráticamente expresada en las urnas?

Es una alegría que puedas leer “Voto en Blanco”. A mí me pasa lo mismo; entro cuando mis obligaciones me lo permiten, y participo porque creo firmemente que es uno de los foros más activos en defensa de la democracia. No es cierto que la defensa de la Iglesia Católica sea una seña de identidad de este blog, salvo cuando escribe D. Camilo, que sí es evidente su defensa a ultranza del catolicismo. Pero eso no supone que otros muchos estemos en la línea, y ni tan siquiera el editor, que ya ha expresado claramente su sentir.

Si el tema fuese la Iglesia Católica, quién sabe si estaríamos defendiendo una postura común. Pero el tema es el aborto, y yo, que no soy creyente en absoluto, pienso que trasciende cualquier matiz ideológico, o de la fe, para convertirse en un tema de “moral humana”, si se me permite un término tan abstracto. Es el ser humano defendiendo a su estirpe descendiente, la propia supervivencia de su especie, de su raza, de sus valores, de su concepto de sociedad.

Creo que este tema es mucho más complejo de lo que nos podemos permitir aquí, pero pienso también que la clave de todo está en partir de lo más elemental, y es que defender el derecho a la vida debe ser, sino el primero, sí uno de los primeros objetivos de cualquier persona.


14.Publicado por F. Rubiales el 19/12/2009 12:10
Respetado y apreciado Albatros:

Su comentario es una lección lúcida.

Un saludo cordial.

F. Rubiales

15.Publicado por vanlop el 19/12/2009 14:54
Lo que no entiendo, tal vez porque mi inteligencia no es mucha, es que se pueda hacer una ley que convierta en derecho la destrucción de algo.

Siempre entendí que las leyes estaban para proteger la sociedad, por tanto todo lo que sea destruir va en contra de esa sociedad.

Y nada puede destruir más a la sociedad que la eleiminación de sus miembros.

Se puede discutir y hay versiones para todos los gustos, sobre las excepciones, pero convertir en derecho la destrucción de la sociedad, no lo entiendo.

16.Publicado por Miriam el 19/12/2009 19:45
Soy antiabortista como lo escribí antes, pero nadie sabe lo que es un aborto si no lo ha sufrido, yo tube la desgracia de caer en un hospital que para no complicarse la vida y tenerme ingresada, sin comunicarme nada lo sufrí y con el agravante que dos días despues todavía daba positivo y me hicieron una cesárea. ¿saben lo triste que es y como te quedas cuando no te dejan decidir y ver que eran dos niños los que se llevaron por delante por no tener ganas de complicarse como dije antes la vida, ya que estaban entonces con sus dichosas huelgas por cuestión monetaria? Que se explique bien en los colegios de que si no quieren bebs que se ponga medios, pero nunca quitartes la vida. Y dejando a un lado la Iglesia Católica digo un SI muy grande a la vida

17.Publicado por Otro el 21/12/2009 01:08
Sr. Rubiales:

(Entiendo que por "Sr. Nemo" se refiere a mí, aunque no sé si es una errata o un sofisticado juego de palabras). ;-)

Gracias por su respuesta. Debo reconocer que su postura declarada en #7 respecto a la Iglesia Católica me ha sorprendido mucho. A partir de sus posturas en asuntos como el de los crucifijos en los colegios o el aborto he pensado que era usted creyente en la Iglesia además de religioso. Veo que estaba equivocado, y como tal lo reconozco, y le agradezco su aclaración.

Todavía no he visto a la Iglesia defender la democracia excepto como mal menor (por ejemplo, apoyando la caída de las dictaduras ateas comunistas), creo que lo he comentado en varias ocasiones. También hemos discutido en otras ocasiones sobre liberalismo e intervencionismo, izquierdas y derechas, y si ambas opciones son demócratas, pero aquí posiblemente no es el lugar para reabrir el debate.

En el tema del aborto, que es de lo que estamos hablando ahora, su comentario me deja claro (mucho más que la entrada del blog) que estamos de acuerdo a grandes rasgos pero diferimos en los matices... pero en el caso del aborto los matices son importantes. Usted y yo estamos de acuerdo en que el aborto es una tragedia, y en que hay que defender la vida humana, pero diferimos en entender qué es vida humana. Dentro de un momento me extenderé más sobre esto.

Creo que hablar de cultura de la vida y de cultura de la muerte es demagógico, porque da a entender que hay algunos que defienden la vida cuando otros defienden la muerte, lo cual no parece ser cierto. No veo a nadie defendiendo la muerte, ni aquí ni en otros foros. Sólo veo diferencias en las concepciones de vida humana (por ejemplo, algunos opinan que un cigoto es vida humana y otros no) y en la evaluación de las circunstancias (por ejemplo, algunos opinan -por diferentes motivos cada uno- que el aborto es aceptable en casos de violación pero otros no). Esto defender una "cultura de la muerte"? Ni siquiera creo que sea correcto hablar de "cultura de la elección" aunque la ley da más libertad de elección a la embarazada.

Entiendo que los términos "vida" y "muerte" evocan sentimientos muy fuertes en la mayoría de nosotros, y es eso lo que critico. Los debates serios (y el del aborto es de los más) hay que llevarlos a cabo con serenidad y con la cabeza fría. Términos demagógicos como "cultura de la muerte", que exacerban los sentimientos elementales de los ciudadanos, consiguen lo contrario de un debate racional entre ciudadanos libres.

Un cordial saludo,

18.Publicado por Otro el 21/12/2009 01:17
Sr. Ligur

En primer lugar, créame cuando le digo que lamento el triste evento por el que pasaron su mujer y usted. Le aprecio en cuanto a lo que hemos debatido por Voto en Blanco, y me entristece lo que cuenta. :-(

...

Yo creo que la actual ley comete un error al permitir a menores de edad tomar una decisión tan importante como un aborto sin consulta paterna. Creo que los jóvenes (no son adultos, pero tampoco niños) no son tontos; por ello, siendo conscientes de tener siempre la posibilidad de abortar sin decir nada a nadie, serán menos responsables en sus relaciones sexuales. Los jóvenes no son tontos, pero sí suelen pecar de cortoplacismo. Hasta aquí creo que más o menos podemos estar de acuerdo (corríjame si me equivoco).

Discrepamos en varias cosas. Yo no creo que esta ley fomente el concepto de mujer de usar y tirar (la mujer es dueña de decidir cómo y con quién), ni tampoco la soledad de la embarazada (la embarazada sigue siendo libre de hablar con sus padres si así lo desea). Tampoco creo que sea correcto, por paternalista, llamar niños a quienes ya mantienen relaciones sexuales igual que creo que no es correcto llamar adulto a quien todavía vive de sus padres.

Por último, tengo que repetir que no puedo aceptar que usted dé como punto de partida del debate que un cigoto o un mórula son seres humanos ("en acto", usando los términos aristotélicos). Esto no está claro y, de hecho, es la base de toda la discusión. Si todos tuviéramos claro que un cigoto es un ser humano, el aborto no estaría permitido más que en defensa propia como cualquier homicidio. Dentro de un momento me extenderé más sobre esto.

Yo no creo que la actual ley sobre el aborto tenga como función adormecer la conciencia ni silenciar asesinatos. La conciencia se adormece cuando se piensa que se vive en un país aislado, y no quieren verse los vuelos a Londres a abortar. Ninguna ley puede adormecer ni despertar una conciencia, eso lo hacen las personas. Por eso foros de debate como Voto en Blanco son tan importantes.

Un cordial saludo,




Calador de Melones:

Me temo que no conozco a Leopoldo Álvarez, ni a usted tampoco. Supongo que si usted vuelve por aquí en el futuro o repasa otras intervenciones mías se convencerá de que el tal Leopoldo y yo somos personas diferentes.

19.Publicado por Otro el 21/12/2009 01:41
Albatros

Gracias por su comentario, lleno de contenido.

Hay una diferencia muy clara entre permitir un acto y promover su ejecución, aunque ambos hechos tengan efectos similares (en ambos casos, el acto se producirá más a menudo que antes). Sin embargo, la diferencia es tan crucial que me sorprende que usted no la vea.

Da igual que hablemos de beber alcohol, de fumar en lugares públicos, de injectarse cocaína, de contratar prostitutas, de convertirse a una nueva religión, de mantener relaciones homosexuales, o de someterse a un aborto. Estas seis actividades se han llevado a cabo de forma continuada a lo largo y ancho del mundo occidental independientemente de estar permitidas o no. En algunos casos estas actividades han sido legalizadas pero nunca han sido promovidas por los poderes públicos. Quien quiere, lo hace; y quien no quiere, no lo hace. Decir que la nueva ley promueve el aborto es compararla con los tiempos de la eugenesia hitleriana que abortaba por ley a los disminuidos mentales. No es eso demagogia?

No confundamos la promoción (animar a alguien a hacer algo que no tenía pensado hacer) con la despenalización. Son cosas claramente diferentes. Yo creo que para usar palabras tan fuertes como "cultura de la muerte, esparcida desde el poder político" hay que hablar de promoción y no de despenalización. Lo contrario nos llevaría equiparar cualquier conducta despenalizada con una "cultura esparcida desde el poder político". A bote pronto, en España se me ocurren beber alcohol, ejercer la prostitución, y volar, pero hay infinitas. Si no hablamos en España de una "cultura del prostituirse, esparcida desde el poder político" no podemos decir lo mismo de un concepto mucho más serio como es la "muerte".

...

Hay anti-abortistas creyentes (de diferentes confesiones), agnósticos (como usted), y ateos. También hay gente que defiende el aborto regulado entre creyentes y no creyentes. Ni una cosa implica la otra, ni al revés. Supongo que esto está claro para todos. Adicionalmente, la mayoría de los anti-abortistas son creyentes.

Como he explicado más arriba, imaginé que el Sr. Rubiales era católico, y lo hice basándome en su posicionamiento en varios temas y no sólo el aborto. El último ejemplo ha sido su oposición a un acto tan democrático como la retirada de los crucifijos de los colegios públicos. Sabía que podía estar equivocado al pensar que D. Franscico era católico y de hecho me equivoqué, aunque no iba tan desencaminado: el Sr. Rubiales se confiesa religioso pero no católico. Cuando uno trabajaba con información incompleta, se equivoca. Pero, en todo caso, lo que yo nunca he dicho (ni insinuado siquiera) es que todos los antiabortistas son católicos. Insinuar como hace usted que yo no tengo claro que si A implica B ("los católicos convencidos son antiabortistas"), B no necesariamente implica A ("soy (...) agnóstico (...) ¿Cómo se explica que esté en línea con el editor?") es, o bien no entender lógica básica, o bien pensar que yo no sé de lógica básica, o bien un desliz. Imagino que es lo último. ;-)

Pero volvamos al tema del aborto...

Usted me acusa de una contradicción poniendo en mis dedos palabras que no escribí (o no exactamente). Yo no dije que el aborto no es bueno ni malo así, sín más. (Otro desliz). ;-)

Yo dije que el aborto no es ni bueno ni malo "desde un punto de vista democráta". Y no lo dije porque sí: di argumentos y datos para demostrar que no hay una relación directa (hablo de correlación, no de causalidad) entre "más democracia" y "menor tolerancia al aborto". De hecho, puse ejemplos que parecen indicar lo contrario: menos democracia, menor tolerancia al aborto; más democracia, mayor tolerancia. No creo que sea una discusión baladí: en Voto en Blanco el tema principal es la democracia (corríjanme si me equivoco), y por tanto habrá que discutir las cosas desde un punto de vista que no deje a un lado los ideales democráticos. Yo lo que veo es que los países con democracias sólidas son, en general, permisivos con el aborto regulado (nunca con el aborto libre), mientras que los países más restrictivos con el aborto regulado son países con deficiencias severas o graves en materia de democracia.

A la vista de estos datos, y dada la demagógica dicotomía entre "cultura de la vida" y "cultura de la muerte"... dónde ponemos la democracia?

Si aceptamos, como usted y yo aceptamos, que "este derecho inalienable [a la vida], es un ideal democrático en su misma concepción", es decir, es algo básico en la democracia; entonces sólo hay dos opciones posibles: o bien países como USA o UK son menos democráticos (en esencia) que la Venezuela de Chavez o la Rumanía de Ceaucescu, o bien las premisas de partida son incorrectas. Yo tengo claro que opino lo segundo, que las premisas de partida son incorrectas, y creo que el error radica en equiparar aborto y homicidio siempre y en toda circunstancia o, lo que es lo mismo, equiparar cigoto con persona humana.

Usted dice que no está de acuerdo en que el problema del aborto radique en discutir qué es vida humana. Me temo que si lo fundamental no radica en esto, no soy capaz de explicar cómo son posibles posturas tan opuestas en gente independiente y racional a lo largo y ancho del mundo democrático. Más aún, todos los argumentos a favor y en contra del aborto se fundamentan en una determinada concepción de qué es un ser humano y qué no lo es, y más en concreto en qué momento un feto se convierte en ser humano. Recomiendo la lectura del artículo de Carl Sagan "¿Cómo se puede ser a la vez "pro-elección" y "pro-vida?", que trata los principales argumentos de ambas posturas llevándolas a sus consecuencias lógicas (hay muchas copias en internet), pero voy a limitarme a exponer aquí dos posturas: la de la Iglesia Católica y la de la sentencia Roe vs Wade, que sentó la jurisprudencia del aborto en USA (aunque aquellos jueces no usaron estas palabras):

- Un cigoto es un ser humano (Iglesia): en este caso, el aborto es equivalente a un homicidio desde el mismo momento de la concepción.
- El feto es un ser humano en el momento en que puede sobrevivir fuera del cuerpo de la madre (USA): esto permite el aborto antes de la semana 24-28, y lo prohíbe después. Repito que soy consciente de que los jueces usaron otras palabras, pero creo que lo importante no cambia.

Si aceptamos la primera premisa (opción tan válida y tan arbitraria como la otra), estamos obligados a rechazar muchas cosas: el aborto (salvo que corra peligro la vida de la madre), las píldoras del día después, el DIU, la reproducción asistida in vitro (con sus decenas de embriones excedentes), y la investigación con células madre. Todo esto son homicidios o, en el mejor de los casos, dejar seres humanos vivos en el congelador. Aquí no vale la callada por respuesta. Un cigoto es una persona o es otra cosa, pero si es una persona, lo es en todos los casos. No caben paños calientes ni medias tintas. No es posible criticar el aborto si no se critican las clínicas de planificación familiar, o las líneas de investigación contra el cáncer basadas en células madre, o el ubicuo DIU.

Yo estoy más cerca de la segunda premisa que de la primera. Yo no creo que la unión de un espermatzoide y un óvulo sea una persona humana. No sería capaz de vivir en un mundo donde todos los días miles de padres matan a sus propios hijos usando un instrumento de bronce llamado DIU. Sin embargo, estoy abierto a debatir si existen argumentos sólidos para justificar la igualdad cigoto = persona humana, que parecen compartir usted, el Sr. Ligur, y el Sr. Rubiales (y corríjanme si me equivoco). Si los hallamos, podremos empezar a debatir cómo es posible que las democracias del mundo permitan tal cantidad de homicidios diarios sin pestañear.

Me veo obligado a decir que un razonamiento circular como decir que un embrió es diferente a su madre "por cuanto es un ser vivo con entidad propia" no es aceptable. Cualquier célula del cuerpo de un albatros es un ser vivo y además tiene vida propia, pero no por eso es un albatros. Eso no demuestra nada. No me cansaré de decir que en el tema del aborto hay que andarse con cuidado, o rápidamente se cae en la demagogia (que no digo que sea el caso de usted, Albatros). En lo que sí cae usted es en un error lógico al identificar "no poder vivir sin la madre" con "no poder vivir sin ayuda". Un feto de cuatro semanas no puede vivir sin su madre, hagamos lo que hagamos (con la tecnología actual); según Roe vs. Wade, un aborto debe permitirse. Por el contrario, un niño puede perfectamente vivir sin sus padres (es lo que se llama un huérfano) y ni Roe vs Wade ni nadie defiende que su vida sea menos inviolable que la de sus cuidadores.

...

Otro desliz: yo no he dicho que abortar sea "siempre la peor opción de las posibles", más bien al contrario. He dicho que "ninguna mujer aborta si tiene una opción mejor". El tema de cómo garantizar mejores opciones es difícil, porque se mezcla con muchos otros, pero no hay solución buena (estoy abierto a sugerencias). No voy a meterme en ello que me estoy enrollando un poco.

En cuanto a que la mayoría no da carta blanca para el sectarismo, la imposición o la acción indiscriminada, creo que no hay discusión. Aquí en Voto en Blanco se ha criticado muchas veces como ZP abusa de una rebuscada "mayoría parlamentaria" para gobernar en contra del deseo de una porción muy importante de los españoles.

Por último, le agradecería que se abstuviera de ser paternalista conmigo. Estaré encantado de que me diga en qué me equivoco, o en qué discrepamos, pero por favor nada de falacias de autoridad como "está claro que no es un tema en el que puedas entrar con una cierta fiabilidad de conocimientos". Gracias. :-)

Ufff! Disculpas a todos por el largo post (espero que se entienda, más o menos), y feliz semana demócrata!

Un cordial saludo,

20.Publicado por F. Rubiales el 21/12/2009 06:42
Sr. Otro:

Como responsable del blog le agradezco sus comentarios de esta madrugada. Son densos, enriquecen el debate y, al mismo tiempo, reflejan un esfuerzo intelectual que nos honra a todos los que aquí participamos, con independencia de que se esté o no de acuerdo con las ideas expuestas.

Tenerle en este blog es un lujo.

Reciba un cordial saludo.

F. Rubiales

21.Publicado por Albatros el 21/12/2009 12:16

“Otro”,

Lejos de disgustarme la extensión de su comentario, le agradezco sinceramente su paciente análisis del mío (y del de los demás). Procuraré estar a la altura, aunque el listón está ciertamente alto, y el contenido de la respuesta va a ser, ineludiblemente extenso.

También me excuso, sobre todo porque en mi caso no es infrecuente. Procuraré ceñirme en cada post a las partes que plantea en su respuesta.

Aborto (I)

Lo primero, su comentario final: ni pretendía, ni pretendo paternalismo alguno. Yo mismo me incluí en el comentario, y lo hice ante sus consideraciones sobre la posición de los teólogos católicos. Creo que mi apunte cobra todo el sentido en este contexto.

Cuando se refiere a la evolución en el tiempo de la posición católica, como el caso de Santo Tomás de Aquino, cabe decir que aunque es un teólogo muy importante, sin duda, no es la enseñanza oficial católica, es decir, no es el Magisterio. Sus ideas valen en cuanto se correspondan a lo que es declarado como Verdad por quienes custodian y explican la Revelación (El Papa y los Obispos).

Quiero decir que algunas (pocas) enseñanzas de Santo Tomás no se corresponden con la doctrina de la Iglesia Católica por el hecho de que algunos puntos doctrinales fueron aclarados sólo varios siglos después de la muerte de Santo Tomás, mientras que en el siglo XIII aún eran objeto de discusión teológica.

La posición actual del “catolicismo oficial” se estableció en el Derecho Canónico desde 1.917, en la época del pontificado de León XIII, y se estableció después de una amplia discusión en el seno de la Iglesia. En todas las conferencias episcopales, y en todas las Encíclicas Papales, se ha ido confirmando la condenación del aborto. Y algo sabrán de Teología.

Me ratifico, por tanto, no sin excusar las molestias que pueda causarle mi afirmación, en que la consideración teológica no es un tema en el que podamos entrar con fiabilidad de conocimientos. Y como está dicho sin intencionalidad alguna, sigo pensando que es mejor dejarlo estar.


22.Publicado por Albatros el 21/12/2009 12:17

Aborto (II)

Y ahora, al tema en cuestión.

Lo que me sorprende, “Otro” es que considere que no soy capaz de diferenciar la permisión de un acto, y la promoción de su ejecución. Hasta ahí llego con cierta holgura. Pero una vez más mezcla conceptos para intentar una razón que no te asiste, en mi opinión.

Es cierto que las actividades que mencionas siempre han tenido lugar. Cierto. Y no sólo en Occidente. Pero algunas de ellas, están presentes desde la ilegalidad, y desde la conciencia colectiva de que la cuestión no es sólo no promoverlas, sino que deben combatirse tanto en su origen como en sus consecuencias. Es el caso de la drogadicción, de la prostitución… o del aborto, por poner sólo algunos ejemplos que usted menciona.

En el caso del aborto, quizás olvida que en España ya había legislación al respecto. Una ley consensuada, que venía aplicándose sin mayor problema, aún con la oposición de grupos minoritarios y, cómo no, de la Iglesia Católica. Es decir, la discusión no está en el aborto, sino en la nueva ley que perpetra este Gobierno para ampliar las posibilidades de que este se pueda realizar, incluso por menores de edad, a partir de los 16 años.

Cuando se facilita la solución abortiva, sin promover las soluciones que podrían impedir el aborto, se está abocando a muchas personas hacia una solución “mala” (aborto como salida rápida y definitiva), en detrimento de otra “mejor” (acogida de mujeres, soluciones para cuidar a su hijo, para encontrar trabajo, etc.). Insisto en que si esto no es promover, se le parece.

No me es admisible el “quien quiere, lo hace; y quien no quiere, no lo hace”. Los delitos se persiguen, y aún cuando se tenga cierta tolerancia, como en el caso de la drogadicción, es inadmisible pasar a considerar las drogas más laxamente, sólo porque ya están en la sociedad. Pero aquí, tampoco nos llamemos a engaño; en el aborto también había permisividad en el cuarto supuesto (motivos psicológicos).

Sin embargo, como decía en mi anterior post, no he visto que nadie haya hecho la generalización de que el actual gobierno “apuesta por la muerte”; pero insistes en ello como si así fuese. El concepto es que el poder esparce una determinada cultura, y en este sentido, creo que la promoción de algo no puede entenderse exclusivamente como quien anima a realizar algo contra su voluntad, sino en el sentido de tomar la iniciativa para que algo (el aborto) se considere como opción prioritaria.

El poder político ha dejado clara su preferencia, y no oculta cuál es la solución que prefiere. Quizás tenga que ver con el coste que otras opciones suponen, y la complejidad de llevarlas a término. Así que diré que mis dudas persisten, porque considero que ampliar la ley del aborto no me parece una apuesta clara por la vida, y pretender una ley de eutanasia activa, tampoco.

En cuanto a la lógica básica, si admite que hay quien defiende el aborto regulado entre creyentes, lo que me indujo a error fue que afirmase “Tal vez por las firmes creencias católicas del editor, cualquier iniciativa anti-abortista es buena y lo contrario es malo.” Por extensión, entendí que afirmaba que un católico, necesariamente es anti-abortista a ultranza. Bien puede considerarse desliz, aclarado el concepto en su texto reciente, admitiendo que uno no implica necesariamente lo otro.


23.Publicado por Albatros el 21/12/2009 12:18

Aborto (III)

En cuanto a establecer una correlación entre más democracia con mayor tolerancia al aborto, me parece un error conceptual por su parte, por cuanto en nuestro país el aborto ya estaba regulado y consensuado. La crítica se centra en la nueva ley de ampliación del aborto, no es el aborto en sí quien está en discusión.

Habría pues que centrarse en cuánta “permisividad” tienen los países más democráticos del mundo para ver si esa correlación es una ley, una simple teoría, o una mera especulación por su parte. No tengo elementos de juicio suficientes, pero no descarto hacer un ejercicio de investigación en ese sentido. Será interesante comprobar los resultados objetivos de tal análisis. Y será mucho más interesante ver si la opción del aborto es la solución final, traumática e indeseable, que se adopta cuando se han puesto todos los recursos disponibles y se han activado todos los resortes del Estado en defensa de la vida.

Ya que menciona el caso Roe vs. Wade, que permitió el aborto en los 50 estados de la Unión, no estará de más recordar que la interesada demandante, reconoció haber mentido cuando alegó haber sido violada por una pandilla, y que fueron las abogadas (en especial Sarah Weddington) quienes la convencieron que procurase un aborto en lugar de tramitar la adopción para su bebé.

Como el caso llegó al Tribunal Supremo Estadounidense, la bebé nació y fue dada en adopción. No fue hasta 1.987 que se conoció que no había sido violada.

En el segundo caso, el de Doe vs. Bolton, que permitió el aborto a petición durante los nueve meses de embarazo y permitió el establecimiento de más de 2.000 clínicas abortivas en todo el país, la afectada afirmó después que ella fue una participante ingenua del fraude más alto de Justicia en su país. Cuando pidió ayuda a los Servicios Sociales de EEUU (Legal Aid Services), el ofrecimiento de los abogados de N.O.W. (National Organization for Women) fue un trato que incluía abortar el bebé… cuando se dio cuenta que su caso sirvió para legalizar el aborto a petición, dijo: “… cómo podría imaginarme un plan tan grotesco que tuviera como fin dar a las personas de una sociedad civilizada permiso para matar a sus propios hijos?”.

Lo curioso es que el bebé también nació y fue dado en adopción. Pero estos dos casos permitieron, desde entonces, la muerte de millones de bebés en EEUU. Y el colmo del descaro, lo protagonizó la abogada Sarah Weddington, cuando en un discurso en mayo de 1.993 en Oklahoma, llegó a defender su actuación en el caso de la mesera de Texas “Jane Roe” hasta llegar al Tribunal Supremo diciendo que “mi conducta pudo no haber sido totalmente ética. Pero lo hice porque pensé que fueron buenas razones”.

Y más curioso aún quien financió estas acciones legales: la revista Playboy.

En cualquier caso, los términos exactos del Tribunal Supremo en el caso Roe vs. Wade fueron: "Para la etapa subsiguiente a la viabilidad, el Estado en función de promover su interés en la potencialidad de la vida humana, puede, si lo desea, regular e incluso prohibir el aborto, excepto cuando éste sea necesario, según un dictamen médico apropiado, para preservar la vida o la salud de la madre." Con el caso Doe vs. Bolton, se añadieron "… todos los factores -físicos, emocionales, psicológicos, familiares, y la edad de la mujer…”

Aunque ya en 1.967 el aborto irrumpía en el estado de Colorado para los casos de violación, incesto, amenazas graves a la vida o la salud de la madre, o si el niño podía nacer con una grave minusvalía física o mental. Y en estos términos continuó su aceptación en Carolina del Norte y en California.

Tampoco tan diferente de la ley que regía en España… hasta ahora.

Es cierto que después se continuó en más “permisividad”, pero también lo es que Dakota del Sur ha aprobado en su Cámara de Representantes (por 50 votos contra 18) una ley para restringir severamente el aborto, admitiéndose casi exclusivamente para el caso salvar la vida de la madre.

Como es lógico, la iniciativa legal de Dakota del Sur debe ser llevada al Tribunal Supremo, lo que obligará a analizar nuevamente la legalización de 1.973.

Mientras, otros 30 estados han iniciado la tramitación de leyes semejantes. El tiempo dirá cómo evolucionará esta cuestión en los EE.UU., pero en España inició el camino inverso, es decir, desde el poder se propone una ampliación a la ley que no se sometió a elección por cuanto no figuraba en el programa electoral para esta legislatura, que no tenía demanda social alguna, salvo algunos sectores amigos del Gobierno que ejercían abortos ilegales en clínicas ilegales, y que fue ampliamente contestado por la sociedad sin que los políticos tuviesen la decencia de escuchar el clamor popular en las calles, en las mayores manifestaciones que se recuerdan.

En el otro extremo, un país nada democrático como la antigua Unión Soviética o la actual Rusia, han tenido aborto libre desde siempre, y en la actualidad, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha promulgado por decreto una ley que prohíbe la publicidad del aborto en revistas dirigidas al público adolescente, programas de radio y televisión juveniles, el transporte público y centros docentes. La ley, aprobada por ambas cámaras del Parlamento ruso, limita los anuncios sobre el aborto, que a partir de ahora deberán además advertir sobre los posibles peligros del aborto para la salud de la mujer.

La relación con la democracia, francamente no se ve. Si acaso ahora convendríamos que en Rusia es un poco mayor a la época del comunismo puro y duro, sin embargo el aborto libre evoluciona hacia un aborto restringido, o digamos que divulgado con más racionalidad desde el Estado.

Por otra parte, países democráticos como Malta o Andorra, tienen prohibido el aborto en cualquier caso. En Irlanda del Norte se prohíbe el aborto salvo que exista un peligro grave para la madre. En Gales, Escocia e Inglaterra se puede abortar hasta la semana 24 de embarazo en caso de riesgo de salud para la madre o problemas socioeconómicos (si bien, en caso de grave riesgo o malformaciones del feto no hay límite temporal). Finlandia permite abortar dentro de las 12 primeras semanas en caso de riesgo de salud para la madre, razones económicas o sociales y violación; en las 20 primeras semanas en caso de menores de 17 años y riesgo para la salud física; y hasta las 24 semanas si hay malformación del feto o riesgo para la vida de la mujer. En Polonia se permite el aborto en las primeras 12 semanas en caso de incesto o violación y malformación del feto (en caso de riesgo para la madre no hay límite).

Como ve, hay casuística de todo tipo... y la relación democrática o no quizás tenga más que ver con la relatividad moral en la que nos movemos. No toda prohibición proviene de Hugo Chavez. Y no por ello es más o menos democrático el país.

Además, no hay que olvidar, de nuevo lo reitero, que en España ya estaba regulado el aborto en una ley consensuada que nadie, salvo sectores con intereses evidentes, demandaba ampliar. Ni el PSOE lo llevó como propuesta a sus electores en su programa para esta legislatura.


24.Publicado por Albatros el 21/12/2009 12:20

Aborto (IV)

Obviamente, la definición de vida es un punto irreconciliable entre ambos. Establecer la vida en cuanto puede vivir sin su madre es de una arbitrariedad que no puedo admitir como argumento. La existencia misma de incubadoras, o tecnología desarrollada, supone que alcancemos a salvar la vida de fetos en desarrollo, sin cuya existencia sería imposible imaginar.

Y puesto que está dispuesto a debatir con argumentos sólidos para justificar la igualdad cigoto=persona humana, podría aportar testimonios científicos, seguramente en la misma medida que usted los contrarios, por lo que intentaré transmitir mi razonamiento que espero que, al menos, presente para usted una cierta solidez argumental:

Para mí, la vida comienza al unirse los cromosomas del padre y de la madre, conformando una persona humana absolutamente única, que nunca se repetirá. Es en ese instante cuando toda formación futura de la persona se convierte en una cuestión de desarrollo, crecimiento y maduración.

Cada ser humano recibe 23 cromosomas de cada uno de sus progenitores. Una vez que tiene lugar la fecundación, tanto el óvulo como el espermatozoide DEJAN DE EXISTIR. Se ha creado un nuevo Ser (Humano por provenir de Humanos), que en esta etapa es un organismo viviente que, eso sí, pesa 15 diezmillonésimas de gramo.

Desde el momento de la concepción el nuevo ser humano ya posee toda la información genética que determina sus características físicas, tales como el color del pelo, el sexo, la estructura ósea, etc. Sólo necesitará tiempo, alimentación y un ambiente adecuado para su crecimiento y desarrollo.

Mientras crece dentro del seno materno, este ser se desarrolla separadamente de la madre, y tiene su propia sangre. Su corazón comienza a latir entre los 18 y los 25 días, la base del sistema nervioso se establece alrededor de los 20 días, a los 42 días el esqueleto está completo y hay reflejos, y a los 45 días se pueden registrar los impulsos eléctricos de su cerebro.

La vida del hijo es distinta de la de la madre. Una vida separada e individual.

Y por supuesto que en el aborto hay que andarse con cuidado… no hay más que ver la demagogia que destila la frase “Si los hallamos, podremos empezar a debatir cómo es posible que las democracias del mundo permitan tal cantidad de homicidios diarios sin pestañear.” Pero estoy dispuesto a entrar si es menester.

Obviamente, creo que es evidente la diferencia con medios anticonceptivos. Evitar no es abortar, como no unir no es igual a separar.

Ya finalizando, “Otro” comentar que si entiende más bien al contrario la frase de que abortar es siempre la peor opción de las posibles, ¿cómo afirma que es siempre una tragedia? Si es una tragedia, de bueno tendrá poco… y cualquier opción que permita el nacimiento y la solución de los problemas que agobian a la madre y la induce al aborto, a mí no me cabe duda de que es una solución mejor.

En cualquier caso, es un honor poder debatir con usted. Mi respeto personal y mi consideración de que engrandece este blog, como bien reconoce su propio autor.

Saludos cordiales... y mis mejores deseos, extensivos a todos.


25.Publicado por LIGUR el 21/12/2009 13:29


Señor Otro:

Mucho mejor de lo que yo podría hacer le ha contestado el Señor Álbatros, a quien felicito. Solo un punto deseo tocar.

La soledad de una niña ante la decisión de abortar. La soledad es algo horrible, angustiosa y que varias veces he sentido cuando me he visto obligado de tomar decisiones.

1.- Cerrar una compañía y dejar en la calle a gente, muchos con familia. Sentí soledad porque la decisión era mía y nadie quiso mojarse.

2.- En mi ámbito personal. Tuve que firmar si un ser querido podía ser operado con mínimas garantías de sobrevivir y si lo hacía estaría condenada a una vida vegetal.

Una niña, una adolescente si usted quiere, embarazada debe decidir si aborta o no. Opino, señor Otro que no es una decisión a la ligera, como si este fin de semana se pone un vestido u otro. No creo que una niña de 16 años, lo tiene fácil para decir a sus padres, estoy embarazada, sobre todo cuando puede abortar sin decirles nada.

El debate ha sido brillante siempre que no esté yo incluido.

Saludos y gracias.

Ligur


26.Publicado por F. Rubiales el 21/12/2009 13:51
Albatros:

Me descubro ante su intervención.

Le aprecio y valoro.

Estáis sobrepasando en calidad, en el debate, al autor del blog, de lo que me alegro.

Un cordial saludo.


Francisco Rubiales



27.Publicado por Otro el 22/12/2009 02:24
Sr. Albatros:

Muchas gracias por su respuesta, llena de contenido y precisión. Es un placer y un honor discutir con gente como usted. Intentaré responder sin dejarme nada importante en el tintero.

Respecto al tema de la Iglesia aporta usted datos valiosos. Yo simplemente quise indicar que la posición de la Iglesia respecto al aborto no ha sido la misma a lo largo de los siglos. En el s.XX la postura ha sido firme (incluso desde el s.XIX), pero no siempre ha sido así. No es el tema fundamental del debate, y ni siquiera hay discrepancias entre nosotros, así que no digo más.

Da usted varios ejemplos de democracias que son restrictivas con el aborto. No hay mucha discusión aquí, porque estamos de acuerdo. Reconozco que al nombrar sólo USA, UK, y Suecia he enfatizado las democracias "permisivas" frente a las democracias "restrictivas", dando tal vez la impresión de una correlación (inexistente) "más democracia" con "más permisividad al aborto". No ha sido tanto un error conceptual, como un descuido debido a no ser demasiado cuidadoso al escribir sobre tantos temas a la vez. En todo caso, el argumento principal es que el aborto no es ni bueno ni malo desde un punto de vista demócrata, que no hay correlación entre "nivel de democracia" y "nivel de tolerancia al aborto" (usando sus palabras: "La relación con la democracia, francamente no se ve"), y que el aborto -por tanto- debe ser discutido desde el punto de vista moral. Por eso creo que un sitio donde se discute de la importancia de la democracia como Voto en Blanco no es el lugar para hablar del aborto: no es que el aborto no sea importante (lo es mucho), es que hablar de cosas no relacionadas con la democracia diluye el mensaje. Ya he comentado que, dado el déficit democrático que hay en la sociedad española, creo firmemente que diluir el mensaje democrático tiene consecuencias negativas. Por eso está siempre mi propuesta constante de evitar temas independientes en Voto en Blanco.

Respecto al tema de permitir o promover, me queda más clara su postura ahora (creo); y veo que está clara para usted la diferencia entre una cosa y otra. No me quedaba claro por su comentario anterior, siendo yo mismo el primer extrañado, y me pareció conveniente aclarar el punto. Creo que no todo el mundo que participa del debate del aborto tiene clara esta diferencia, a la vista de lo que a veces se oye. Expresiones como "cultura de la muerte" no ayudan. En todo caso, esto también está aclarado.

...

Plantea usted un argumento nuevo pero interesante: el problema no es el aborto, que estaba muy aceptado en su forma actual; sino la nueva ley, con sus plazos y sus adolescentes de 16 y 17 abortando sin decíselo a sus padres. Ya he comentado que creo el segundo punto es más negativo que positivo, así que no hay discusión aquí. Respecto al tema de los plazos, creo que es mejor una ley de plazos (algo que el PSOE lleva en su programa electoral casi desde tiempos de González, aunque no haga campaña de ello ni lo haya priorizado en la primera legislatura de ZP) que una ley como la actual con su abuso flagrante de los "motivos psicológicos".

La ley actual es una ley de plazos de facto, porque los casos de violación y peligro para el feto o la madre no llegan entre todos ni al 10% de los abortos. Casi todos los abortos se acogen a los motivos psicológicos, donde se consigue una aprobación sin muchos problemas si se sabe a quien acudir (y desde que existe internet, esto ni siquiera es difícil). Para tener una ley de plazos de facto, yo prefiero tener una ley de plazos de iure. En este sentido, en el sentido de aceptar jurídicamente una costumbre habitual, la nueva ley no me parece mal (en otros, sí). Además, como ya he dicho alguna vez, el aborto sólo me parece aceptable moralmente si aceptamos que un embrión no es todavía un ser humano o corre peligro la vida de la madre.

Vamos al asunto de las alternativas, porque tiene algo de miga. En primer lugar, porque aunque la nueva ley hubiera venido con nuevas medidas de acogida de mujeres, dinero a espuertas para las embarazadas y sus hijos, etc, esto no afecta a la conveniencia de una ley de plazos dado el abuso de facto del cuarto supuesto. En segundo lugar, porque ningún conjunto razonable de medidas conseguirá ser la "mejor opción" para todas las mujeres, y algunas seguirán deseando abortar. En tercer lugar, porque cuanto mejores sean estas "alternativas estatales al aborto", más se presta el sistema a la corrupción.

Voy a ilustrar el caso con un ejemplo de mi experiencia reciente. En Irlanda, una de esas democracias donde las jóvenes tienen que viajar a Londres para abortar, conocí a una joven madre soltera (menos de 25, con un lindo vástago de unos 7-8). Ella me comentó que en la Isla Verde muchas jóvenes sin estudios se dedican a mantener relaciones sexuales sin protección hasta quedarse embarazadas. En ese momento, al ser madres solteras, consiguen una casa y un sueldo mileurista por parte del Estado (un sueldo por no hacer nada aparte de cuidar al hijo, ojo al dato). No tengo más datos concretos, pero supongo que el ejemplo vale para ilustrar el habitual problema de dar ayudas desde el Estado: o son escasas para unos y no resuelven nada, o son demasiado jugosas para otros y se convierten en fuente de corrupción.

...

No entiendo una frase suya: "Sin embargo, como decía en mi anterior post, no he visto que nadie haya hecho la generalización de que el actual gobierno “apuesta por la muerte”; pero insistes en ello como si así fuese.". En el texto del blog se pueden leer estas palabras escritas por D. Francisco: "...transmitidas por esa España que ahora, bajo el mandato de Zapatero, apuesta por la muerte". Blanco y en botella, o me estoy dejando algo? :-)

...

Y llegamos al núcleo del debate...

Sus argumentos a favor de la posición "la vida humana comienza con la fecundación" son coherentes, cosa que esperaba. Hay datos que usted maneja sobre el desarrollo embrionario (por ejemplo, en relación con el desarrollo cerebral) que no coinciden con los que yo he leído, pero ni es lo importante del debate ni yo soy experto en el tema (tal vez usted sí), así que no voy a entrar en

esos detalles. Brevemente (porque hay algo más importante aún), voy a limitarme a señalar algunos problemas de sus argumentos:

- El argumento cromosómico de "una persona humana absolutamente única, que nunca se repetirá" es débil porque no tiene en cuenta a los gemelos univitelinos, idénticos y repetidos genéticamente. Si los cromosomas irrepetibles implican humanidad, cómo se justifica la humanidad de gemelos y otros clones? Si los gemelos son dos personas humanas, el argumento de la unicidad cromosómica no vale.
- El argumento de la desaparición de óvulo y espermatozoide implica la aparición de un nuevo ser, pero no implica que dicho ser sea un ser humano. El nuevo ser es humano en el sentido de "relativo al ser humano", pero no es un *ser humano* (una persona) sólo por provenir de humanos. No todas las células humanas (con origen en un ser humano) son seres humanos.

Pero creo que hay algo aún más importante que discutir sobre si estos argumentos son válidos, y es ir a las consecuencias lógicas del razonamiento mismo: si un embrión humano es siempre un ser humano, acabar con su vida voluntariamente es un homicidio, y tal vez un asesinato:

- Tanto la(s) píldora(s) del día después como el DIU evitan la implantación de un embrión en el útero, condenándolo a la muerte. Si el embrión es un ser humano, esto es equivalente a matar de hambre a una persona, lo cual no es menos condenable que pegarle un tiro. (Los medios anticonceptivos no abortivos no entran en la discusión).

- La fecundación asistida también es moralmente inadmisible. Las clínicas de reproducción asistida producen muchos embriones dado que la probabilidad de implantación es baja. Cuando uno de los embriones prospera, el resto se dejan en el congelador. Si no se utilizan para un futuro embarazo, son destruidos, lo que supone varios homicidios simultáneos.

- La investigación con células madre, que está salvando muchas vidas y que salvará muchas más, es totalmente inadmisible porque involucra (hoy por hoy) miles de homicidios para llevarse a cabo.

- El aborto sólo es admisible en los mismos casos que otros homicidios, defensa propia, lo que creo que sería equivalente a "en caso de que peligre la vida de la madre". Cualquier otro supuesto (violación, motivos psicológicos, deformaciones) es un homicidio inadmisible, tan inadmisible como matar al violador o matar a una persona con deformaciones.

Me gustaría saber si está de acuerdo con todas estas consecuencias. Por ejemplo, da la impresión de que usted acepta la ley anterior, que permitía abortar en casos de violación y motivos psicológicos (cuánto se ha abusado del cuarto concepto!). Cómo es posible defender el aborto en caso de motivos psicológicos cuando se cree que el embrión es un ser humano? No es esto equivalente a aceptar un homicidio (tal vez un asesinato, pues el feto no puede defenderse) por motivos psicológicos? Dígame también, por favor, dónde está la demagogia en "Si los hallamos [motivos para igualar cigoto y persona humana], podremos empezar a debatir cómo es posible que las democracias del mundo permitan tal cantidad de homicidios diarios sin pestañear".

Nuevamente, reitero que es un placer debatir con usted.

Un cordial saludo,

28.Publicado por Otro el 22/12/2009 02:28
Sr. Ligur:

Estoy de acuerdo en que para la mayoría de las adolescentes no será fácil hablar con sus padres sobre su embarazo. Simplemente quise referirme al hecho de que la futura ley (si se aprueba) no condena a la embarazada a la soledad, sólo le da la opción de decidir en soledad.

Un cordial saludo,

29.Publicado por Albatros el 22/12/2009 14:33

Estimado “Otro”

Vamos cercando los temas, lo que me congratula. Los matices, efectivamente, empiezan a ser importantes, y las discrepancias observadas comienzan a ser casi más un ejercicio intelectual que una divergencia práctica.

En cualquier caso, como no se trata de ponerse de acuerdo, sino que argumentar las razones que nos posicionan en una u otra opción, respecto a un tema tan sensible como el aborto, pues con gusto respondo a su correo, intentando mayor brevedad para no convertir el tema en un debate intelectual de dos personas.

Veré cómo resumir, en lo posible, y condensar las respuestas en lo que, desde mi punto de vista, me sugiere de esencial la lectura de su post.

Aborto (1ª parte)

Primero aclarar que cuando decía que nadie generalizaba que el Gobierno apostase por la muerte, me refería a ningún interviniente; pero dado que el autor del artículo sí utilizaba esta terminología parece legitimado a debatirla, aunque nadie más haya abanderado esa posición inicial, ni apoyado ese aspecto concreto del artículo propuesto por el ilustre Sr. Rubiales. Quizás no me expresé debidamente.

En cuanto a la demagogia que encierra la frase "Si los hallamos [motivos para igualar cigoto y persona humana], podremos empezar a debatir cómo es posible que las democracias del mundo permitan tal cantidad de homicidios diarios sin pestañear", debe de ser una cuestión de sensibilidad. A mí me parece evidente. La misma demagogia que sería cuestionar cómo en caso de duda científica (se pueden aportar testimonios y estudios más que abundantes) se opta por el asesinato y no por evitarlos hasta tener la completa seguridad de no estar matando a un inocente.

Pero vayamos al tema central.

Su primer argumento me resulta inaceptable. Cualquier medida de protección social puede ser fuente de corrupción o fraude, pero no por ello nos planteamos crear leyes “ad hoc” que den mayor o mejor cobertura al “hecho delictivo” para evitar el “eventual fraude” que pudiese suponer el combatirlo. Es decir, que me resulta intolerable plantear una ley para que se pueda exterminar a los heroinómanos, con el argumento de evitar la especulación que supone la administración de metadona. O que haya que decretar la expulsión del pueblo gitano, para evitar el fraude que existe con el trasiego de “pisos sociales” para este colectivo. O la prohibición de ONG’s porque aprovechan su acción humanitaria para enriquecerse.

Corrupción la hay de drogadictos, de prostitutas, de excluidos sociales, etc.,… de políticos,… y de personas supuestamente “honradas” y/o con cierta consideración social ¿Supone eso que debemos suprimir la acción social y sustituirla por mayor permisividad legislativa? No lo creo.

Si los resortes de una sociedad funcionan, y el Estado de derecho está “engrasado”, el fraude será perseguido como delito, desde el escamoteo de cantidades irrelevantes en la declaración de Hacienda hasta quien aprovecha la “bondad” del Estado para hacer su particular agosto.

Mis argumentos, en respuesta a los suyos, los resumo así: 1) No era necesaria una nueva ley, pero sí lo eran medidas de protección (que no se han abordado) que evitasen el incremento continuo de abortos; 2) Hay muchas medidas que podrían ser mejor opción que el aborto, o que podrían contribuir a invertir la tendencia a considerar el aborto como opción prioritaria; y 3) Cuanto mejores sean las medidas de protección a la mujer y a la familia, menor será el número de abortos practicados.

En cuanto al argumento cromosómico, no puedo estar de acuerdo con Usted. En última instancia, sería muy fácil hacer demagogia diciendo que en los casos excepcionales que menciona, no le cuestiono el aborto. Pocos iban a practicarse. Pero no es así, y le explico.

Aunque los gemelos monocigóticos comparten inicialmente, de manera absoluta, el 100% de sus genes, sin embargo hay pequeñas variaciones genómicas y una imperceptible diferenciación mutua (siguen siendo únicos, aunque sea en rasgos apenas perceptibles). Para complicarlo más, aunque los gemelos monocigóticos deberían compartir el mismo sexo, hay casos (extraños, sí, excepcionales… como los que usted menciona) en que son de sexo opuesto.

Otro caso especial de gemelos monocigóticos, sería el de los hermanos siameses (tan improbable como los anteriores), en que la escisión del embrión es incompleta y los dos individuos quedan unidos definitivamente.

Pero la realidad es que me es indiferente cómo se haga la bipartición del embrión en la proliferación celular que implica la mitosis. Sigue siendo humano, y sigue obedeciendo al principio de Unicidad. Se geste en la forma que se geste.

En cuanto a que al desaparecer el óvulo y espermatozoide el nuevo ser no es humano, creo que no voy a detenerme a debatirlo. No es igual una célula del hígado o de la piel que las células responsables de la reproducción humana. Por supuesto que es humano, porque esa es la función del óvulo y espermatozoide, unirse para crear un ser humano que tiene diferentes fases de desarrollo.

La diferenciación que usted hace es meramente especulativa; es como si entendiéramos que el gusano que da lugar a la mariposa, no es mariposa hasta que sale de la crisálida. Podrá tener la forma que quiera, pero en cualquiera de las fases, aún en la larvaria, no hay cuestionamiento sobre si será ave o un ser humano… es un insecto, y más concretamente una mariposa, desde que inició su ciclo con la fecundación… y cumple con sus diferentes fases como corresponde a su especie. Igual que nosotros.


30.Publicado por Albatros el 22/12/2009 14:34

Aborto (2ª parte)

“Otro”… lo de “matar de hambre…” no entiendo nada. Es evidente que un dispositivo inhibidor (píldora, DIU, preservativo, anillo vaginal mensual, espermicidas,… o cualquier forma de anticoncepción hormonal, o incluso métodos irreversibles) no es igual que uno abortivo (succión, legrado, inyección salina, histerotomía, raspado, prostaglandina… o RU486). Como decía en mi anterior post, no unir, no es igual a separar. No creo necesario insistir en el concepto, salvo que usted, o alguien más, considere lo contrario.

En cuanto a mi posición con respecto a las consecuencias que menciona, a saber, “fecundación in Vitro”, “células madre”, o “causa diferente del peligro de la vida de la madre”, tengo que admitir que no soy experto en temas científicos, como tampoco lo soy en temas teológicos. Mi formación como Ingeniero no me da para tanto, así que opino como “aficionado con interés”. No es mucho para sentirse con autoridad, pero no me impide tener opinión propia y documentada desde las posibilidades que permiten mis capacidades intelectuales.

Empiezo por lo más sencillo, aunque no lo más fácil de explicar. Espero ser breve.

Convendremos que cualquier muerte, sea cual sea, es una tragedia. Y convendremos también que cualquier delito presenta aspectos agravantes o atenuantes, según las consideraciones de la sociedad que lo juzga o de las leyes que rigen respecto a ese supuesto delito.

Puede también que sea más coherente mantener una posición radical en temas esenciales, como lo es el derecho a la vida; pero no sé cuánto es más justo, y tampoco sería capaz de dirimir cuánto de “flexibilidad social” puede aplicarse en la conculcación de una ley o norma que, en principio, todos convenimos que debería ser de obligado cumplimiento.

Así, hay quien dice “No matarás”, y no hay excepciones. No dice nada más que “No matarás”. No hay excusa. Esa es una visión del mandamiento. Palabra de Dios… no hay excepción, porque el propio Dios no lo matizó.

Otra visión, que procura equilibrar la conculcación de un principio tan sólido y poco discutible, es la que proporciona la Ley. Se procuran contemplar los aspectos que rodean al hecho de matar, y se intenta hacer justicia, castigando de forma desigual a quien mata en una u otra circunstancia.

Este principio fácilmente comprensible en algo tan esencial como “no matar” es el mismo que aplicamos para defender algunos supuestos de aborto.

Cabe preguntarse si es la misma circunstancia la que rodea a un embarazo fruto del placer, del amor, de la diversión, o llámese como se quiera, o la que rodea a un embarazo fruto de una violación. Creo que no.

No sé si una sociedad civilizada puede arrogarse la potestad de, contra su voluntad, obligar a una mujer a soportar la presencia de un hijo no sólo no deseado, sino indeseable por cuanto tiene los genes de un indeseable que tomó por la fuerza lo que la mujer le resultaba repulsivo. No parece que la mujer haya de ser digna de un castigo que la condene de por vida a amamantar al niño, criarle y llamarle hijo, cuando la realidad es que cada día de su vida le trae el recuerdo de, posiblemente, uno de los peores momentos de su existencia.

Sólo la mujer puede tomar una decisión de esa magnitud, porque sólo ella puede ser capaz de evaluar si soportará o no la presencia de SU hijo.

El aborto no deja de tener la gravedad de lo que en sí mismo supone, es decir, la muerte del no nacido… pero la tolerancia social con el sufrimiento de quien se ha visto asaltada de forma vil, hace que se respete su decisión, aún cuando ésta suponga la gravedad de abortar a una criatura inocente.

Nos puede parecer mejor o peor… pero existe una comprensión basada en el respeto a quien sufre ya bastante con el trauma de lo que la violación le supone, para además exigirle el sacrificio de toda su vida en contra de su voluntad.

Idéntico razonamiento, aunque con matices muy importantes, podrían utilizarse para el caso de graves deformaciones. Nadie puede exigirle a nadie un grado de sacrificio tal, y mucho menos sin asegurarle un apoyo decidido para siempre, aún en la circunstancia de que esa madre no estuviese, y su hijo no pudiese nunca valerse por sí mismo.

Son decisiones en las que sólo aquella persona que va a realizar el sacrificio tiene “derecho” a pronunciarse. Y la sociedad, sin que tenga complacencia especial con el hecho de que aborte, tendrá que mostrar su magnificencia con la decisión, siempre difícil, que supone para una mujer renunciar a su propio hijo.

Creo que no hace falta mayor redundancia en la idea… y creo que se comprende lo que nos lleva a algunos a considerar que no todo es blanco o negro, porque olvidaríamos una infinidad de matices de gris.

31.Publicado por Albatros el 22/12/2009 14:35

Aborto (3ª parte – final)

Y ahora a los temas más polémicos… y de mayor carga emocional.

Los motivos psicológicos. Discutibles siempre, y más porque el aborto, aunque suele ocultarse, también tiene consecuencias desde el punto de vista psicológico para la mujer que lo practica, tales como “baja de la estima personal de la madre”, “pérdida de deseo sexual”, “frustración del instinto maternal”, “depresiones”, “aversión a su pareja”, etc. Y sin mencionar los aspectos que pueden afectar a los médicos que se ven forzados a practicarlo (angustia, culpabilidad, desmoralización o remordimientos de conciencia).

De hecho, el artículo 9 del Real Decreto de 21 de noviembre de 2409/86 obligaba a los profesionales sanitarios a informar a las solicitantes sobre las consecuencias médicas, psicológicas y sociales de la prosecución del embarazo o de la interrupción del mismo, de la existencia de medidas de asistencia social y de orientación familiar que puedan ayudarle. Además, los médicos podían decidir no practicar el aborto, si bien el R.D. establecía que “la no realización de la práctica del aborto habrá de ser comunicada a la interesada con carácter inmediato al objeto de que pueda con el tiempo suficiente acudir a otro Facultativo.”

Claro que soy consciente de que se podrá argumentar que el negarle la realización de un aborto a una mujer, cuando ella lo requiere por propia decisión, también le producirá consecuencias negativas en su salud mental y también que agravará la condición de aquéllas que ya padecen enfermedades mentales.

Es éste un tema con muchas aristas, de múltiples vertientes, todas controvertidas y difíciles de evaluar de una forma “justa y equitativa”, que penetra en un terreno con límites difusos entre lo que a la sociedad le es exigible por ella misma (por sus miembros), y lo que a su vez, ésta (como ente social) puede exigir a una madre que desea abortar.

La Ley Orgánica 9/1985 introdujo el artículo 417bis al código penal, despenalizando el aborto en ciertos supuestos. Y la ley orgánica 10/1995 del Código Penal dejó vigente el artículo 417bis, que dice textualmente:

No será punible el aborto practicado por un médico, o bajo su dirección, en centro o establecimiento sanitario, público o privado, acreditado y con consentimiento expreso de la mujer embarazada, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

1º) Que sea necesario para evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico de la especialidad correspondiente, distinto de aquél por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto. En caso de urgencia o riesgo vital para la gestante, podrá prescindirse del dictamen y del consentimiento expreso.

2º) Que el embarazo sea consecuencia de un hecho constitutivo de delito de violación del artículo 429, siempre que el aborto se practique dentro de las doce primeras semanas de gestación y que el mencionado hecho hubiese sido denunciado.

3º) Que se presuma que el feto habrá de nacer con graves taras físicas o psíquicas, siempre que el aborto se practique dentro de las veintidós primeras semanas de gestación y que el dictamen, expresado con anterioridad a la práctica del aborto, sea emitido por dos especialistas del centro o establecimiento sanitario, público o privado, acreditado al efecto, y distintos de aquél por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto.

Hasta aquí fue lo consensuado, y que mayoritariamente la Sociedad Española admitió.

Fue 10 años después, en 1.995, cuando el Gobierno del PSOE presentó un anteproyecto de ley para ampliar los supuestos del aborto (de acuerdo con el compromiso electoral de 1.993), estableciendo un cuarto supuesto que permitía la interrupción voluntaria del embarazo cuando le supusiese un conflicto personal, familiar o social a la mujer, siempre y cuando recibiese asesoramiento sobre ayudas sociales y económicas en caso de tener el hijo y cumpliese el requisito de que se practicase en las 12 primeras semanas de gestación.

A finales de 1.995, el Congreso aprobó por mayoría absoluta (la tenía el PSOE) el proyecto de ampliación del aborto que introducía el cuarto supuesto, aunque por convocatoria anticipada de elecciones generales y, por consiguiente, la disolución de las Cámaras, evitó su debate.

Después ganó el PP, contrario a las tesis del cuarto supuesto, por lo que se evitó la ampliación, y el Congreso debatió varias proposiciones no de ley en este sentido, a propuesta de los partidos de izquierda, que fueron todas rechazadas.

Cuando en 2004 volvió a gobernar el PSOE, el programa electoral contemplaba de nuevo esta opción. Sin embargo, la Cámara Baja rechazó, en septiembre de 2004, tres proposiciones de ley en ese sentido, defendidas por ERC, Izquierda Verde y BNG, y contra las que votaron, por distintos motivos, PP y PSOE. Curioso ¿no?

¡Qué quieres que te diga, “Otro”!... no soy amigo del cuarto supuesto, por más que la oposición también esté en no modificarlo si accede al poder. Creo que la ley inicial contemplaba las casuísticas dignas de la excepción, mediante despenalización, de tan importante precepto.

La nueva ley supone una ampliación aún mayor a la que suponía el cuarto supuesto, y para mí es absolutamente innecesaria. Pero, además, la inclusión de jóvenes menores de edad no augura nada bueno en su aplicación. Y por si fuera poco, la obligatoriedad del médico de practicar abortos contra su propia conciencia, no hace sino confirmarme que la posición contraria a la ley es una posición que dista por igual de quienes no admiten excepciones, y de quienes creen que pueden imponer su voluntad, porque todo es admisible. Y eso, sin entrar en la división social que introduce, o en las heridas que reabre cuando ya estaban cicatrizadas desde hace mucho tiempo.

Y lo cierto es que los que se creen tan modernos en sus argumentos (no es su caso), habría que decirles que hay pocas “novedades” con la nueva ley. Ya desde muy antiguo se “justificaba” el aborto, bien porque se consideraba que el feto no estaba animado, como en Grecia, o bien porque el embrión se consideraba “portium viscerum matris”, es decir como una víscera más de la madre, o parte de ella, como en Roma, donde la madre era la que disponía de su cuerpo según ese concepto.

Desde entonces ha llovido bastante, y nuestra civilización nunca fue amiga de abortos, considerándolos, cuando menos, una falta grave, al margen de dudas y debates sobre la infusión del alma espiritual o la distinción de la Edad Media con su graduación de la especie de pecado o la gravedad de las sanciones penales para quien abortaba.

En cuanto a la fecundación in Vitro, confieso mi incapacidad de tener una opinión al respecto. Pienso que si el cigoto no está en el útero de la paciente, no hay posibilidad de iniciar un embarazo, y por tanto no ha lugar a especular sobre la “forma viviente” de la no transferencia al útero. No tengo opinión formada, y por tanto, con permiso, me reservo, porque no sería más que una opinión indocumentada.

Similar me pasa con el tema de las células madre. La idea que tengo es que son células que se regeneran y que proceden de algún órgano concreto o de la masa celular de un embrión… sé que se utilizan para casos como los de médula ósea, y que son capaces de generar todos los tipos celulares de la sangre y del sistema inmune. No sé ni cómo se obtienen, ni cómo se tratan. No puedo tener opinión fundada al respecto.

Bueno… creo que volvió a salir largo, así que no quiero detenerme en la motivación de este Gobierno para tramitar esta ley, ni en el hecho de que no lo llevase en el último programa electoral (en 2003 sí, pero en 2008 no estaba) y lo ponga en marcha, ni en si tiene algo que ver la detención de médicos y la presión sobre clínicas abortistas de personajes próximos al PSOE… en el fondo, da igual la motivación, porque no es la esencia del debate.

Puedo garantizar que no ha sido pequeño el esfuerzo que he hecho para sintetizar la respuesta. No es fácil abordar tantos temas, y tan controvertidos, sin profundizar en algunos aspectos de la cuestión. Espero que quienes lo lean, y “Otro” en particular, sepan disculpar la extensión. Soy el primero en lamentarla porque sé cuánto entorpece su lectura para muchos.

Felices fiestas a todos… y ¡adelante! con la lucha por la libertad.


32.Publicado por Otro el 17/02/2010 20:27
Estimado Albatros:

Espero que lea estas breves líneas. Por motivos personales he estado desconectado de internet y, en particular, de Voto en Blanco desde antes de Navidades. No he olvidado este debate, pero me ha sido imposible continuarlo y me es imposible hacerlo ahora.

No sé cuánto tiempo pasará antes de que vuelva a pasar por aquí. Ha sido un placer debatir con usted y con los demás habituales, sobre el aborto, sobre la democracia, y sobre otros temas. Ojalá páginas como Voto en Blanco fueran la norma y no la excepción en internet (y ojalá los tertulianos fueran casi siempre como usted y no casi nunca).

Mucha suerte a todos los amantes de la democracia, y ánimo en la lucha.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros