Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

MONARQUÍA O REPÚBLICA


Nota



Monarquía o república no son sendas ideologías, sino simples maneras de gobierno. La tendencia republicana introduce una polémica oportunista, artificial y mendaz sobre la forma de Estado; una perentoria, interesada y partidista fogosidad republicana corroe las fibras de la población y del tejido institucional de la Nación. Sólo la ignorancia e insensatez o la ceguera política voluntaria o, tal vez, aviesas intenciones llevan a ciertas formaciones a reivindicar la sustitución del modo actual de Estado por el de la república, pero sin especificar el tipo que piden; pues hay muchas clases de república: cesarista, presidencialista, populista o asamblearia y, para no empeorar, quizás quieran una república parlamentaria.

Una monarquía parlamentaria es el régimen político representativo cuyo jefe de Estado –reino- es un rey. Y república parlamentaria es el régimen representativo que tiene un presidente de jefe de Estado -república-; en la monarquía parlamentaria la jefatura del Estado es hereditaria y en la república parlamentaria la jefatura es electiva, la diferencia estriba sólo en el modo de ocupar el sillón de la alta magistratura, en lo demás no hay otra diferencia. Pero, eso sí, un Presidente sólo representa a una parte del electorado (10 ó 12 millones); supone más gasto por la elección periódica, mantener al presidente es mucho más caro, recuérdese a Mitterrand y a todos los otros; y tiene una ideología determinada. Las repúblicas aquí han sido nefastas por el enfrentamiento que suscitaron entre los españoles. En la España del 78, la Monarquía Parlamentaria ha proporcionado el periodo de mayor estabilidad. A su vez, aquí se han vivido dos experimentos históricos republicanos, que, caótica en 1873 y trágicamente en 1931-36, fracasaron con toda rotundidad; pero hay quien no aprende y tercamente regresa de nuevo al mismo punto, aunque avive y se queme en las múltiples hogueras crepitantes que arden hoy en el escenario político, económico y social español. Ahora al socaire de un acto constitucional -abdicación- que debe ser normal y pacífico, como fue en Holanda, Bélgica, o en el Vaticano, en España de desboca la cuestión de Estado, para revolver el combinado indigesto; desde esferas políticas e incluso personales, el espíritu español se regodea en ser iconoclasta, contrario a los ideales y modelos de la sociedad y en destruir lo que favorece la convivencia.

Las muchas insensateces y falsedades que se oyen hoy, las hemos agrupado en estas cinco partes, para ir a su rechazo.

1º. “La república se justifica, porque el rey fue puesto por Franco”. Esta afirmación oculta maliciosamente que el pueblo español refrendó libremente por abrumadora mayoría (88,54%) la Constitución de la Concordia -1978- que instaura la monarquía parlamentaria y propone a J. Carlos I como jefe del Estado (1.3 y 56.1 CE).

2º. “La actual generación no ha votado la Constitución”. No es argumento serio ni atendible; tampoco han votado ni han sido consultados nuestros contemporáneos de E. Unidos 1787, Alemania 1949, Francia 1958, Portugal 1974, o Reino Unido donde la Constitución no escrita procede del siglo XVIII. Las Constituciones, como leyes que son, sólo se derogan por otra posterior.

3º. “La monarquía ha fracasado”. Falso. Jamás en la historia de España se contará un período de cuatro décadas con tanta paz, estabilidad y progreso. En 1976, había 12,7 millones de ocupados; hoy, 17 millones de ocupados y creciendo; la expectativa media de vida en 1975 era 73,32 años; 82,2 en 2012. El PIB per cápita en 1977: 1.081 euros; en 2012: 24.938. Número de universitarios en 1975: 463.456; en 2011: 1.633.183. Pensionistas en 1975: 4 millones; en 2013: 9 millones. La monarquía nos ha introducido en todos los organismos internacionales, especialmente en la OTAN y UE.

4º. “En una república hay más libertad y democracia”. Falso. La república no añade ningún plus sobre la monarquía parlamentaria. Lo importante es: a) Que exista democracia (1,1 CE); b) Que el pueblo sea soberano (1,2 CE); y c) Que los derechos y libertades estén reconocidos y protegidos (Tit. I CE).

5º. “La república trae más progreso y transparencia”. Falso. Depende de los líderes, de los partidos políticos y del afán reivindicativo popular. No hay milagros ni fórmulas mágicas; es la política la que hace avanzar a un país, no la forma de Estado. Suecia es una social democracia coronada y Grecia y Venezuela son ejemplos de dos repúblicas en quiebra. La república por sí no reparte ningún maná (José Torné–Dombidau y Jiménez para la Concordia Civil).

En consecuencia, ¿de qué hablan aquellos que quieren convencernos con cantos de sirena? No les asiste ninguna razón. Por lo menos, ninguna de las que están esgrimiendo; tienen que saber que la monarquía parlamentaria sólo es rechazada por el 0,02% de los españoles. No obstante, con paciencia, agitación y propaganda hasta las duras caen. ¡Ánimo y a romper lo que vale!

C. Mudarra

- -
Viernes, 11 de Julio 2014
Artículo leído 614 veces




Comentarios:

1.Publicado por Carlos RH el 11/07/2014 10:02
El debate "Monarquía o República" es bastante mas profundo y reducirlo a un debate coyuntural nacido de una circunstancia de crisis institucional es distorsionarlo. Ni monarquía ni república han de tratarse como dos elementos enfrentados en una competición sobre cual es la mejor forma de Estado pues en ambas se producen variantes que introducen un giro de 180 grados en nuestra percepción de lo que entendemos por cada una de estas formas de Estado. Por tanto, es importante el apellido que lleven tanto monarquías como repùblicas, pues dichas así sin mas casi podemos decir que no dicen nada. No es lo mismo una monarquía absoluta como las que se dan en los países árabes como una monarquía parlamentaria como las que se dan en Europa, tampoco es lo mismo una república como las que se dan en los propios países árabes o en extremo oriente (China, Corea del Norte etc) como las repúblicas occidentales de corte democrático. El apellido es lo que realmente nos dará aquello que estamos buscando como cualidad de la forma de Estado.

En este sentido, deberíamos diferencias si tanto monarquía como república son simbólicas o la república va a tener un carácter presidencialista y por tanto ejecutivo ya que a la monarquía obligatoriamente le damos el carácter de simbólica en los países de nuestro entorno. Y es ahí donde radica la diferencia, puesto que en lo simbólico son iguales y producen el mismo efecto, solo que los países deberían tener en cuenta el arraigo y la tradición de la institución porque lo simbólico trata de eso precisamente y en España a nadie se le escapa que nuestra construcción como nación tiene origen monárquico, fuela monarquía quien dio origen a la nación española con la unidad de los reinos peninsulares, fue la monarquía quien expulsó al Islam tras 800 años de invasión, fue la monarquía quien extendió sus dominios y nuestra cultura a medio mundo. No hay ninguna duda que nuestro origen como nación tiene a la monarquía como principal impulsor, por tanto es un simbolo inequivoco que debería permanecer en nuestra raiz identitaria. En este caso, la república simbólica quedaría a la zaga.

Otra cosa es la república como elemento o forma de Estado con poder ejecutivo como ocurre en EEUU, esto sería otra cosa y si adoptáramos esta forma tendría mucho mas sentido que la monarquía, puesto que a un monarca no se le elige para gobernar, a un presidente de la república con poder ejecutivo, si.Sería una elección directo del pueblo y tendría toda la legitimidad que da la elección de sus ciudadanos, aquí cabe decir que no hay color respecto de la monarquía. Por eso me parece que no tiene sentido esta especie de competición para ver cual es mejor, lo mejor está en quien gobierna no en quien simboliza. Los simbolos nos recuerdan nuestro pasado, borrar un simbolo que representa lo que hemos sido históricamente como pueblo es como borrar nuestra historia y aborrecer de ella, la monarquía ha dado nobles y grandes beneficios a España, también malos pero la balanza es favorable, somos lo que somos gracias a esa institución, de lo contrario no seríamos ni la misma cultura ni la misma religión. En cambio, en ese contexto histórico la república no ha tenido el mismo tempo histórico, se puede decir que han sido dos accidentes que duraron muy corto espacio de tiempo y que no reflejaron lo suficiente para encontrar en ellas elementos importantes como para rescatarlas y traerlas al presente.

¿Monarquía o República? Que mas da, lo importante es que cace ratones.

2.Publicado por Un Culé el 11/07/2014 11:44


No nos equivoquemos, Sr. Rubiales, Ud. ha intentado explicar de forma correcta y educada que tan buena o mejor puede ser una monarquía parlamentaria que una república.

Pues yo le voy a decir que no estoy de acuerdo, una monarquía parlamentaria puede no ser la mejor manera de gobierno, pero le aseguro una cosa que, tal y como se comportan los políticos en nuestro país, la república sería mucho peor porque la presidiría un cacique partidista.

3.Publicado por vanlop el 11/07/2014 11:49
Creo que Carlos RH deja las cosas muy claras y casi agotado el tema.

Sólo recordar que la segunda república, que al parecer es el espejo en que se miran los que claman por ella, tenía entre sus muchos defectos que el presidente era elegido por la cámara, por tanto no existía separación de poderes y mal vamos si montamos un sistema sin el mínimo exisgible.

Aquí no se plantea la cosa como se debe. No se trata de monarquía o república, porque esta disyuntiva nace viciada. Todos tenemos claro el tipo de monarquía pero nadie sabe el tipo de república y por supuesto una similar a la segunda sería lo peor que podríamos poner. Para plantear el debate y puesto que sabemos el tipo de monarquía, habría que definir el tipo de república y ya una vez puestos, definir las características de los distintos poderes del Estado y dejar muy clara la separación absolouta de esos poderes. O sea, un proyecto de constitución.

Todo lo demás son brindis al sol.

Y al final llegaríamos a lo que dice Un culé, un chiringuito de unos cuantos, como ahora, pero sin trabas de ningún tipo o como la segunda república.

4.Publicado por M. Álvarez el 11/07/2014 14:02
Señor, C. Mudarra:

1.- Cuando los españoles votamos la Constitución, no sabíamos lo que votábamos, empezando por la inviolabilidad del Rey. Por cierto, lo único, quizás, que se ha respetado, el resto se lo han pasado los políticos por el forro del arco del triunfo. Además, era eso o de nuevo el infierno.

2.- El los primeros años de la democracia, España fue ejemplar y modelo para otros países, se consiguieron algunas buenas cosas, como por ejemplo, Justicia gratuita, sanidad gratuita y educación gratuita, por poner solo estos tres ejemplos. En la actualidad hemos perdido ya esos tres pilares y para muchos expertos, España se ha convertido en el País mas corrupto del mundo.

3.- Cuando al susodicho lo nombraron Rey, fue por designación del Dictador Franco y no se le conocía fortuna alguna, solo trampas. Ahora y según uno de los diario mas prestigiosos del planeta, tiene un fortuna que puede superar los dos mil millones de euros, la mayor parte de ellos escondidos por algún sitio.

4.- y por último, si lee como me imagino que lo hace al señor rubiales habrá podido comprobar que, de democracia en España, poca, y si alguien se manifiesta, lo muelen a palos y después le ponen una sanción impagable para que recuerde quien manda en este País.

Y digo yo, ¿algo habrá tenido que ver en todo este declive la dichosa monarquía?, y eso es un hecho, “Real”.

Un cordial saludo.

5.Publicado por español28m el 11/07/2014 15:50 (desde móvil)
La Constitucion de 1978 ha cumplido su mision, ya esta obsoleta. No responde a Cataluña, no responde a Europa, no responde a la gente. Si queremos que España siga siendo España hay qu cambiarla. El pueblo debe decidir.

6.Publicado por FELIX RODRIGO MORA. el 11/07/2014 17:31
PODEMOS Y EL CAPITALISMO DEL FUTURO (III)


Se trata, muy probablemente, de imponernos el modelo chino de economía, precisamente para poder competir con el gran capitalismo de China, así como con el del resto de los países emergentes. Eso significará instaurar un proceso de reindustrialización, en buena medida asentado en la mano de obra femenina.

La meta es ir superando la sociedad de consumo para volver a una sociedad de la producción, donde la vida de las personas consista en extenuarse en sus puestos de trabajo meramente para lograr una magra subsistencia. Esto exige reconciliar, por las buenas o por las malas, a las clases trabajadoras con su nuevo destino, de escasez, pobreza y trabajo incesante. Tal es la meta estratégica, que la clase dominante desea cumplir, según todos los indicios, en 5 ó 10 años, con Podemos en el gobierno.

Esta organización ha de ser el instrumento para construir una sociedad que en el consumo sea como es hoy la venezolana y en la producción como la china. De ahí que Podemos sea la fuerza política que anuncia el capitalismo del futuro, o mega-capitalismo. En eso consiste su “anticapitalismo”, en liquidar el capitalismo ahora existente para construir otro incomparablemente más robusto, poderoso y, por tanto, temible, con los jefes de la izquierda como nueva burguesía.

Las elites políticas, económicas, militares y policiales vislumbran resistencias obreras y populares fuertes y persistentes. Por eso el programa de Podemos “olvida” las libertades, más allá de algunas frases abstractas y vacías. Nada dice sobre erradicación de la tortura o reforma del código penal para excluir lo atentatorio a la libertad de expresión. Ni siquiera plantea eliminar el carácter militar de la guardia civil, esa aberración, por no hablar de su disolución, ni reducir los cuerpos policiales al 50% de sus efectivos y presupuesto, ni cancelar las unidades antidisturbios de la policía municipal, ni disminuir la crecida población carcelaria. No se refiere a la reducción del gasto militar ni a desmantelar la industria armamentística ni a poner fin a la exportación de armas y a enviar tropas al exterior. Mantiene, incluso con afán de empeorarla esa norma de excepción según el modelo franquista que es la Ley de Violencia de Género, esencial para constituir el Estado ultra-policial.

No hace nada de eso por dos razones, una porque se propone imponer su programa real, u oculto, (que, por supuesto, no es el que Iglesias recita a sus ingenuos votantes) acudiendo a formas severas e incluso muy severas de represión, por lo que su estrategia incluye reforzar todavía más el Estado, por tanto, los aparatos policiales. El segundo motivo reside en su chavismo, pues Chávez era teniente coronel y su régimen es una forma velada de dictadura militar. Iglesias está siendo construido mediáticamente como Jefe o Caudillo porque hay intención de crear una dictadura unipersonal totalitaria e hiper-represiva.

La implantación del modelo chino de capitalismo exigirá grandes dosis de violencia anti-popular. Quien se oponga a Podemos, más allá del banal juego parlamentarista, será triturado, con campañas de demonización, linchamiento mediático, represión policial, sanciones penales y violencia de bandas. Aquéllos que respaldan la operación en curso están creando, quizá con buena fe aunque con muy escasa inteligencia, un monstruo político y policiaco. Porque el proyecto Podemos durará y durará, hasta crear una sociedad tercermundista. La colosal inversión que están haciendo en él y el fascistoide caudillismo con que están invistiendo a Iglesias son indicios alarmantes. Todo caudillo es un tirano, y todo tirano un represor despiadado.

Antes se dijo que la primera revolución industrial, 1750-1850, se hizo en buena medida con la mano de obra femenina, mujeres y niñas. Algo similar sucederá con la nueva revolución industrial y productivista en ciernes. Dentro del grupo dirigente de Podemos está una feminicida notoria, Beatriz Gimeno, caracterizada por su odio a lo femenino y las féminas, que despliega en conexión con el ministerio de Igualdad y otros organismos hoy financiados por el PP, por la derecha. Sus aberrantes formulaciones, casi universalmente repudiadas por las mujeres más comprometidas, exponen el proyecto estratégico de la gran patronal española sobre las féminas trabajadoras, a las que quieren convertir en sumisos robots entregados en cuerpo y alma a las y los patronos, deserotizadas, desfeminizadas y deshumanizadas.

Otro sector que padecerá la acción de Podemos será el de las y los jubilados. Al ser improductivos carecen de lugar en el proyecto de macro-reorganización del sistema económico español con criterios intensamente productivistas. Considerando que el gobierno del PP ya está acudiendo a la caja de reserva de la Seguridad Social para pagar las pensiones, algo que no había sucedido antes y que mide la pre-quiebra estructural del Estado de bienestar español, se puede conjeturar que Iglesias tomará medidas radicales contra el gasto “improductivo” que realizan los mayores, desde recortes de las asignaciones hasta la implementación de formas “enérgicas” de eutanasia pasando por diversas operaciones de ingeniería social. La meta es reducir a los pensionistas aquí a una situación similar a la que ahora tienen en Venezuela.

El Estado necesita numerario para ayudar a los bancos y pagar a la casta partitocrática vieja y nueva, no para “derrocharlo” con la tercera edad.

Otro grupo social bastante perjudicado será la infancia. Teniendo en cuenta que el proyecto de Podemos parece consistir en rebajar autoritariamente la natalidad hasta menos de un hijo por mujer, a fin de ahorrar en los gastos de reproducción y crianza de la mano de obra, abasteciéndose con la población inmigrante expoliada a los países más pobres, se puede concluir que una vez en el gobierno aquél dará un tratamiento muy restrictivo a la infancia en lo económico y rechazará todo sistema de promoción de la maternidad, además de fomentar el neo-racismo y persistir en la persecución del erotismo heterosexual. Con Podemos la pobreza infantil, ya tan extendida, se expandirá mucho más.

Otro punto del verdadero programa de dicha formación es el incremento de los ingresos del Estado, para fortalecerlo aún más, desarrollar el estatocapitalismo (que es el que proporciona más riqueza personal y poder global a las y los jefes de la izquierda) y subsidiar a la gran empresa privada. En 2009-2013 el Estado entregó a la banca, según los datos oficiales, 61.400 millones de euros (de los que ésta, dicen, ha devuelto el 5%), y en el futuro inmediato las, de facto, donaciones han de ser mucho mayores. Para ello se necesita un régimen fiscal todavía más voraz, que Podemos, al parecer, constituirá. Su monomaniaca retórica a favor de “lo público”, de lo estatal, es bastante expresiva al respecto.

Una observación añadida es que toda la izquierda, Podemos también, ignora la cuestión del trabajo asalariado, de poner fin por completo a su existencia, al ser uno de los grandes males y causa de males de nuestra sociedad. Con ello se manifiesta como partidaria y secuaz del sistema capitalista. Por el contrario, el programa de revolución integral aduce que una sociedad libre no puede tener trabajo asalariado, y se propone extinguirlo.

7.Publicado por YA ERA HORA el 11/07/2014 17:32
Una monarquía o una república, sin ninguna función por parte de quién la ejerce, es un gasto absolutamente superfluo.
Si me hablan de una Monarquía tipo inglesa, me quedo con la Monarquía.
Si me hablan de una República tipo norteamericana, me quedo con la República.
Pero, lo que aquí tenemos o lo que entiende la gente por república (a la española) es un lujo que este país ni puede ni debe soportar.
Para floreros ya tenemos un sinfín de instituciones......inservibles.

8.Publicado por FELIX RODRIGO MORA. el 11/07/2014 17:36
¿Se consolidará el partido de Pablo Iglesias? La respuesta es claramente afirmativa, por lo expuesto. Empero, hay que señalar sus puntos débiles. Ha sido lanzado de una forma precipitada y burda lo que hace desconfiar a las personas más perspicaces. Su caudillismo repele e inquieta. Depende tanto del chavismo que la descomposición de éste será un fuerte golpe para él. Sus afiliados son sobre todo sujetos codiciosos, lo que desatará luchas internas por el poder, los cargos y el dinero. No tiene cuadros ni gente preparada, al ser sobre todo un montaje televisivo. Emerge en un tiempo en que el izquierdismo es, a nivel mundial, cosa del pasado. Su parecido con el caso de Felipe González es de dominio público, sin olvidar el lanzamiento publicitario de Obama, realizado con similares procedimientos. Cuando aparezca unido a los tiburones de la vieja izquierda, que son parte decisiva de “la casta”, se desprestigiará todavía más. Su jefe es un sujeto insustancial movido desde arriba, una marioneta de los poderes fácticos. Por todo ello está siendo ya objeto de análisis críticos desde posiciones revolucionarias, algunos sagaces, pero sean cuales sean sus debilidades y el número de sus contradictores Iglesias será mantenido contra viento y marea por el poder constituido.

Lo que sí parece cierto que igual que el chavismo es la última expresión gubernamental remarcable de izquierdismo anti-revolucionario a escala planetaria, Podemos será, muy probablemente, el último partido de la izquierda española al servicio del capitalismo, pues con su obrar desacreditará para siempre a ésta, ya débil en los contenidos, lo programático y lo analítico. El chavista “socialismo del siglo XXI” y Podemos cierran un periodo histórico.

Una reflexión necesaria es que la resistencia a la formación política que dirige Pablo Iglesias -lo mismo que a las del resto de las fuerzas parlamentaristas- tiene que hacerse desde una gran idea alternativa de cambio social total más que desde disidencias puntuales. Ha de realizarse con propuestas y no sólo con críticas, debe ser positiva y no meramente negativa. La línea de Podemos, debido a que no es revolucionaria y ni siquiera reformadora sino carca y socialdemócrata, totalitaria y amedrentadora, crea condiciones bastante buenas para, en lucha con ella, desarrollar el proyecto de revolución integral, que está todavía muy poco desarrollado.

Podemos es sólo una herramienta o instrumento de la reacción, y como todas ellas se terminará gastando, desacreditando y autodestruyendo, mientras que la noción, reflexión, pasión, volición y emoción de la revolución permanecerá. Por eso la estrategia apropiada se ha de centrar en ésta, en desarrollarla y difundirla, no en simplemente criticar una u otra alternativa del capital. Ser constructivos más que críticos, y hacer la crítica con la intención última de construir, es propio de quienes desean realizar y ser actores de un gran acontecimiento positivo, generativo y creador, la revolución. Dentro de un decenio Podemos sobrevivirá, si es que lo hace, como un fósil institucional igual a otros muchos, muy probablemente en situación similar a la del PSOE hoy, mientras que el impulso hacia la revolución total, civilizatoria y rehumanizante será siempre parte constitutiva de lo mejor del ser humano.

En los tiempos por venir el proyecto socialdemócrata anti-revolucionario de Podemos y la estrategia de revolución integral estarán frente a frente, de manera que las diferencias entre ellos serán bien visibles e inteligibles.

Algunos argüirán que mientras “llega (sic) o no llega la revolución” hay que vivir, hay que pelear por las imprescindibles reformas para que el sistema no nos devore. Cierto, pero ¿cómo hacerlo? La experiencia muestra que las clases explotadoras se avienen a otorgar reformas justamente cuando temen la revolución, o temen el ascenso de la idea de revolución, de manera que es ante el adelanto de ésta cuando las minorías plutocráticas se tornan más “generosas”. Dicho de otro modo, en las actuales circunstancias la acción revolucionaria también proporciona reformas mientras que el reformismo no logra apenas nada, ni siquiera reformas. Considerando las condiciones presentes, de crisis múltiple en desarrollo de las sociedades europeas, muy poco o nada puede conseguirse ahora con políticas reformistas.

En segundo lugar, es verdad que el proyecto de revolución integral ha de dotarse, como elemento secundario, de un programa de reformas posibles y realistas, aquí y ahora. Está por hacer y se hará, aunque siempre quedará como parte subordinada en el conjunto del proyecto. Tal programa no será el de Iglesias, chapuza discursiva que se compone de tres partes: propuestas reaccionarias, formulaciones demagógicas e insignificancias o cominerías que para nada práctico valen. Estas últimas son las mayoritarias, sirviendo de relleno a un programa fabricado con verborrea populista.

Pero, con todo, la meta no debe ser vivir “mejor” bajo el actual sistema sino revolucionarizarlo en su totalidad, modificarlo cualitativamente.

Para terminar, una reflexión sobre quienes respaldan a Podemos. No se les puede considerar, con criterios paternalistas y victimistas, como simplemente confundidos por una inmoral y muy bien financiada intervención política. Eso, siendo cierto, es sólo una parte. La otra está en la pervertida voluntad de ser burlados y estafados que manifiesta un gran número de personas hoy. La verdad suele ser dura, e incluso desagradable, por eso millones de individuos nulificados anhelan oír mentiras consoladoras y se deleitan con la verborrea embustera de los políticos profesionales.

Quienes sueñan despiertos con volver al pasado, al consumo enloquecido de hace años, tienen que comprender que eso es ya imposible. Podemos explota sin pudor ese estado de ánimo, pero cualquiera que observe con realismo la situación concluye que los “buenos tiempos” del pasado ya nunca volverán por causa de la gran crisis global europea, y que el futuro será cada vez más difícil, confuso e impredecible en lo material y económico.

La indigencia mental y moral de los nostálgicos del hiper-consumo es tal que creen que conectando la caja tonta encuentran la solución a los que tienen por males sociales, y que metiendo en una urna un papelito logran hacerlos desaparecer. Con dos actos cómodos y fáciles, que no requieren esfuerzo ni compromiso personal, queda todo resuelto… Quienes así imaginan la realidad conocerán un amargo despertar, del que se han hecho responsables y también acreedores. La réplica final a esto es que la persona tiene que autoconstruirse, para no ser adoctrinada ni manipulada ni engañada por nadie, y para no autoengañarse. Eso es uno de los fundamentos de la idea de revolución integral.

9.Publicado por Manu el 11/07/2014 17:50
¿ Y el dinero que se han llevado todos los corruotos ?. ¿ Donde esta ?.

10.Publicado por YA ERA HORA el 11/07/2014 17:59
Vaya. Hoy entre la defensa de la Monarquía por el articulista y el ataque a Podemos (no se a qué viene a cuento), está el blog "pelín" inclinado a la derecha.
Bueno, tampoco es para asombrarse.

11.Publicado por Agamenón. el 11/07/2014 18:37
Ya era hora, no todo lo que critica a Podemos tiene que ser de derechas, Felix Rodrigo Mora es cualquier cosa menos de derechas, suele publicar en ámbitos libertarios, conferencias en la CNT etc...La política es algo mas que derecha e izquierda.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros