Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Los políticos españoles merecen la repulsa masiva del pueblo


Nota



Los políticos españoles merecen la repulsa masiva del pueblo
Los políticos españoles y, de manera especial, los que gobiernan, se merecen, sin la menor duda, la repulsa masiva del pueblo y el desprecio activo de los ciudadanos. Y la merecen no sólo porque han gobernado mal y porque su liderazgo, marcado por el error, el despilfarro, la arrogancia y la mentira, esté conduciendo a España hacia el fracaso y la pobreza, sino porque han perdido la sensibilidad y el alma, porque están tan aislados y endiosados que son incapaces de ver la magnitud del malestar que hay en la calle.

Ante una protesta masiva y estridente, como la que se produjo en el Paseo de la Castellana, el día 12 de octubre, sólo se les ha ocurrido pensar que el pobre presidente el gobierno ha sido ofendido, o que el momento era demasiado solemne para gritar. Hasta el rey, que al perder reflejos por la edad está perdiendo también la sensibilidad popular y el sentido de Estado que demostró tener en el pasado, ha lamentado las protestas en lugar de reflexionar sobre el estado de desesperación que deben tener los ciudadanos cuando se atreven a gritar ante la autoridad revestida de todo su poder, en un momento tan solemne y significativo.

Lo fácil es pensar que se trataba de agentes de la extrema derecha, o de acusar a la oposición de alentar la protesta. Lo difícil es admitir la verdad: que los españoles estamos tan cansados, tan hartos de ineficacia, de privilegios inmerecidos, de arrogancia y de ese mal gobierno que nos está llevando hasta el matadero, que somos capaces ya de protagonizar protestas de gran fuerza y vehemencia.

A los gobernantes más lúcidos se les ha ocurrido decir que "los políticos deben soportar las protestas populares", cosa cierta, pero ni siquiera a ellos han afrontado la esencia del problema: ¿Que está pasando en España para que los ciudadanos griten contra sus gobernantes y empiecen a odiarlos?

El balance de los actuales políticos españoles es sobrecogedor: han creado una sociedad sin valores, en retroceso, frustrada e infeliz, que les rechaza a ellos y que está perdiendo el respeto y el aprecio por la democracia. Hasta están consiguiendo que muchos demócratas recuerden el "franquismo" con añoranza. Desde el primero hasta el último, incluyendo a la oposición y al siniestro nacionalismo radical, son, sin la menor duda, una generación política amortizada, una casta política fracasada y merecedora de desprecio.

El grado de desesperación y de angustia de la población española es mil veces más alto de lo que el rey, Zapatero y su gobierno creen. Ellos, que viven en sus burbujas de lujo, con dinero público abundante, rodeados de seguridad, asesores que les adulan y privilegios similares a los que disfrutaban la nobleza y el clero en el "Antiguo Régimen", están ciegos y no saben ver el drama que se despliega en su entorno, en una España donde han cerrado más de un millón de buenas empresas, donde hay cinco millones de personas que quieren y no pueden trabajar, la España de los desaucios diarios de viviendas que no se pueden pagar, plagada de padres que se avergüenzan ante sus hijos porque no tienen dinero para alimentarlos, la España de las colas en los comedores de caridad, la del auge de Cáritas, la España que vuelve a emigrar y la que ha aprendido a odiar a sus políticos y a la misma política, un drama de consecuencias graves que nuestro país pagará durante muchas décadas de su futuro.

Parece mentira que sean tan obtusos y arrogantes, tan estúpidos y ciegos que no sean capaces de percibir la importancia de que la clase política aparezca en las encuestas como el tercer gran problema del país, por delante del terrorismo, por delante del problema de la vivienda, por delante de la violencia y de la inseguridad. La opinión negativa que los españoles tienen de sus gobernantes es causa más que suficiente en democracia para que se convoquen elecciones anticipadas.

El rey, Zapatero, su gobierno y su inmensa corte de subsidiados, ciegos y alienados, deberían saber que están jugando con fuego, que han fracasado, que les ha llegado la hora de retirarse y que, antes de que sean forzados a hacerlo por disturbios y altercados, deberían dejar paso a otra sangre nueva, más sensible, más próxima al pueblo y a sus problemas, más ética, menos habituada a convivir con la corrupción y, sobre todo, más demócrata.


PD: Uno de los lectores de Voto en Blanco, que presenció el desfile, asegura que el vehículo de la princesa también fue pitado y abucheado, pero ningún medio se ha atrevido a decirlo.

- -
Viernes, 15 de Octubre 2010
Artículo leído 1906 veces




Comentarios:

1.Publicado por Estigma el 15/10/2010 08:13
Habría que profundizar o al menos analizar lo que ha ocurrido en la sociedad española durante los últimos 30 años, incluso más allá, hacer un estudio antropológico sobre quienes somos para saber que nos ha pasado con respecto a otros paises ¿Porque otros funcionan y nosotros no? Quizás una de las causas haya sido sustituir valores por ideologías, ideologías dogmaticas que nos han conducido a no ver más allá, a esperar que otros nos solucionen nuestros problemas y a obedecer a costa de que la propia obediencia nos lleve al abismo. La despersonalización de un pueblo hasta convertirlo en un rebaño cuyo único objetivo es estar al servicio de una casta politica destructora.


Frentea sociedades decadentes como la nuestra, surgen otras basadas en valores, no diré que mejores ni peores pero ahí están los resultados. Los chinos basan su cultura en la sapiencia, el orden y la jerarquia, la idea de orden es distinta a la idea individualista de Occidente, la idea de Confucio es que la sociedad está ordenada, en lo politico insiste en las virtudes públicas, en la sinceridad, la honradez, la buena fé, hacer que el pais se pueda gobernar debidamente. Pone enfasis en la felicidad empirica, normas para saber vivir en este mundo, haciendo que la cultura china sea una cultura del trabajo, dá una gran importancia a la acción humana, no hay utopias, no se preocupa de los fines de la acción sino de su realización, de su ejecución con la maxima perfección, se queda en el campo de la razón instrumental, de utilizar bien los medios sin preguntar por los fines. Esto explica el despegue económico chino. Otro tanto pasa con la sociedad japonesa y con la americana, la alemana, la britanica etc..... que no explicaré para no extenderme pero que en definitiva son sociedades que trás su capa ideológica hay una gran carga de valores sociales, la ideologia es solo un instrumento que no prevalece sino que es utilizado para unos fines concretos, en todas ellas prevalecen los valores al contrario que en sociedades como la nuestra que los ha perdido porque eran una carga demasiado pesada para los amos de las ideologias y sus fines.

Un pueblo que ha perdido sus valores es un pueblo que ha muerto, esto sin duda tendrá sus consecuencias en lo económico, en lo politico y en lo social pero sobre todo supone la debácle y la decadencia de todo un pueblo pues el orden normativo de toda sociedad debe permanecer equilibrado entre valores o moral de conciencia, derecho y los usos sociales de ese pueblo o cultura. Cuando despojas a un pueblo de sus valores los has desarmado.

Los politicos españoles han desactivado esa única esperanza que tienen los pueblos para salir adelante, sus valores, y lo han hecho para beneficio propio sin saber que un pueblo sin valores quedará a la deriva y a merced de sus enemigos pues un pueblo débil poco o nada tiene que ofrecer y si mucho que perder. Lo estamos viendo, hoy sin ir mas lejos hasta Gibraltar nos planta cara, los mercados nos saquearán a base de intereses, los lideres de otros paises nos impondrán sus deciciones y no tendremos mas remedio que aceptar pues ya ni siguiera dependemos de nosotros mismos.

Nuestros lideres han perdido el sentido de Estado, de Patria, de identidad nacional, no se sienten culpables ni avergonzados por ello, nos han llevado a algo peor que la ruina económica pero no lo sienten asi porque uno no se puede arrepentir si no ha desarrollado antes la idea de culpa o de verguenza.

2.Publicado por Ramsés el 15/10/2010 09:48
No le deis más vueltas. España es una nación, una sociedad moribunda. En estos días hemos tenido el ejemplo contrario con Chile, en el que los valores cristianos (nos gusten o no), el sentido de país, el esfuerzo conjunto y la implicación de todos ha resultado en un suceso tan legendario como aquel de los supervivientes del avión de Los Andes. Patriotismo es eso. Patriotismo no es agitar banderas como borregos sólo por el hecho de que unos compatriotas son maestros en manejar la pelotita, que es el sentido de nación que muchos tienen, para al día siguiente volver a ciscarse en esa bandera que agitaban con entusiasmo.

Aquí en España si hubiera habido tal accidente, dependiendo del partido gobernante en la "nación" o autonomierda en el que se hubiera producido, hubiera habido protestas, altercados, empujones, manifas convocadas por SMS, politicastros haciendose la foto... Recuerden a Don Mariano diciendo aquello de los hilillos, o al tal Barreda, ahora convertido en azote de ZParo, cuando ni siquiera tuvo la dignidad de asistir al entierro de las víctimas del incendio de Guadalajara.

Como dijo el jefe de los mineros: Viva Chile, mierda!

3.Publicado por candidolav el 15/10/2010 10:19
Aquí probablemente los sindicatos habrían convocado una huelga general
los empresarios habrían pedido una subvención para mejorar las instalaciones
mineras , el psoe habría financiado una asociación de viudas de mineros
victimas de la derecha, el PP habría clamado que con Aznar esto no habría pasado,(Mariano habría permacido fiel a su estilo=callado=sin nada que decir), la prensa del corazón habría tenido buen material para unos cuantos meses... y los mineros se habrían muerto.
El muerto al hoyo y el "vivo" al bollo

Con respecto al muy interesante post de Estigma , sin embargo y sin poder
extenderme no creo que el exito económico en china,india o brasil tenga
que ver con sus valores como pais. Más bien creo que tiene que ver con la falta de valores de las sociedades occidentales y que con tal de perpetuar beneficios individuales no ha dudado en provocar una deslocalización de la riqueza.

Ya veremos cuando dura el regimen de semiesclavitud en china e india y las llamadas economías emergentes sin que reviente socialmente, y el día que reviente preferiría estar muerto.

4.Publicado por Estigma el 15/10/2010 11:44
Estimado Candido, al hacer este pequeño analisis y referirme a China, queria adentrarme antropologicamente en la cultura de los chinos basada en la sapiencia y de como esa cultura fomenta unos valores que dan unos resultados que transcienden a lo coyuntural pero que consiguen lo que se proponen, incluso en comunismo de Mao tenia una dosis de taoismo que lo impregnaba y lo alejaba del materialismo, lo cual caló en la sociedad china. Otras culturas como la hindú se basan en lo mistico, entendiendolo como lo que está escondido, lo oculto, lo que no aparece a la superficie, lo demás para ellos tiene una importancia relativa y son millones los que viven de ésta percepción de la realidad y por supuesto tiene sus consecuencias. En la cultura japonesa, la importancia de la institución militar ha tenido consecuencias historicas en su cultura debido a la preponderancia de lo militar, de la casta militar, la sociedad está ritualizada al modo militar, no hay mas que ver los saludos y la jerarquización, ello sin duda ha creado unos valores militares como la disciplina, el honor y el autodominio que se ve plasmado en la compostura exterior de los japoneses. En Japón el indice de suicidios es alto porque se ha desarrollado la idea y el sentido de verguenza frente al grupo, la fata no tiene perdon cuando se comtete contra el grupo, por eso no es extraño y lo vemos a menudo que un politico presente inmediatamente su dimisión cuando comete un acto que no es aceptado por la sociedad. Todos los japoneses se ven sometidos a las obligaciones en general, las debidas al Emperador, a los padres y a los superiores y a la opinión pública, son virtudes que atesoran esas culturas y que las hacen caminar. Queria decirle que los valores imprimen el sello de una cultura o sociedad y de ellos dependerán muchas circunstancias al margen de las ideologias pero marcan el camino a seguir y sobre todo la la supervivencia de una Nación. Gracias.

5.Publicado por Eugenio Este el 15/10/2010 13:24
¿acaso esperáis que los parásitos que esquilman nuestra España dejen de chuparnos la sangre por sentirse avergonzados, o que se desprendan de la teta ante la creciente indignación multitudinaria por su villanía?. Es como esperar que una chinche recapacite y abandone.
Ellos tienen asegurada la mamandurria y, de vaciarse las arcas, siempre quedará algo para ellos (que son quienes las administran) y a su piel le resbala que se les denigre. Como mucho responderán con un mohín hipócrita.
A esto lo llaman democracia...

6.Publicado por Virholmes el 15/10/2010 13:31
Poco o nada hay que quitar ni añadir al artículo de hoy. Sí quiero dar respuesta a su pregunta, siempre por supuesto, bajo mi punto de vista.

Quién siembra trigo recoge trigo. Quién siembra odio recoge odio.

En el año treinta y seis estalló una cruel, irracional y sangrienta confrontación entre españoles, fruto del odio que los políticos inyectaron en unos ciudadanos a los que el hambre y la miseria había dejado sin defensas para combatir tan terrible enfermedad.

En mil novecientos setenta y ocho, transcurridos más de cuarenta años de tan triste episodio de nuestra historia, y tras la muerte del dictador que, aprovechándose de aquella situación, tuvo sometidos y amordazados a los españoles durante casi cuarenta años; la inmensa mayoría de los españoles acordamos enterrar en una profunda fosa el recuerdo de aquellas matanzas fruto del odio, incluso los rencores conservados en los sentimientos de muchas personas durante la dictadura. Acordamos enterrar todos esos odios y rencores en la fosa común de La Constitución Española, defectuosa, pero válida para que cupiéramos en ella todos los españoles, y conviviéramos pacíficamente fuera cual fuese nuestra ideología, religión, raza o sexo.

¿Qué está pasando en España para que los ciudadanos griten contra sus gobernantes y empiecen a odiarlos?

Están recogiendo el fruto de la semilla que han sembrado. La Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 (sesenta y ocho años después de terminada la guerra fraticida, cuando los supervivientes que participaron en el conflicto de forma activa tendrían más de ochenta y cinco años) ha profanado la tumba en la que enterramos el recuerdo de aquella guerra fraticida, han exhumado aquel recuerdo. Para esta ley, los muertos de uno de los bandos confrontados fueron víctimas de sangrientos criminales, los muertos del otro bando están bien muertos. ¡Que terrible conclusión! Su propósito no puede ser otro que el de volver a inyectar el odio en las mentes indefensas por el consumo masivo de programas basura que esparce la televisión, del alcohol y otras drogas, que, en muchas ocasiones, propician los propios Ayuntamientos, Comunidades Autónomas y dirigentes políticos, fomentando el nocivo “botellón”, incluso subvencionando discotecas, con el peregrino razonamiento de que los jóvenes necesitan tener su espacio. ¿Qué espacio? ¿El de los demás? ¿El de la desidia?

Para los políticos con tendencias totalitarias, una tentación irresistible ha sido siempre la de fomentar el odio en las masas contra sus adversarios o enemigos. José Luís Rodríguez Zapatero, su Gobierno y el PSOE, con esta Ley de Memorias Histórica tratan de proyectar el odio de las personas infectadas contra sus adversarios políticos, militantes o independientes. La técnica es muy simple pero efectiva. El votante de un partido político al que se le haya inculcado odio hacia su adversario, por desencantado que esté de la política de los dirigentes elegidos, jamás votará a quién odia. Todos cuantos estén contra su política de izquierdas, son de la ultra derecha, franquistas, o fascistas. Y, no es sólo esta ley la que alberga en su filosofía romper la convivencia armónica entre personas con distinto pensamiento e ideología. También, la Ley del Aborto, bautizada con el rebuscado título de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. Con la norma que establece que las chicas de 16 y 17 años podrán abortar sin consentimiento paterno, pueden corromper la convivencia familiar, la perdida del respeto a los padres puede ser pernicioso hasta para la sociedad en su conjunto. Y también, la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, que de ser cierto lo recogido en su título, nada habría que objetar, sería estupendo. Pero en su desarrollo, esa igualdad efectiva, se convierte en una efectiva desigualdad aplicando al hombre por un mismo delito, penas más altas que a la mujer. Se rompe el principio de que todos somos iguales ante la Ley. Es injusta e inconstitucional.

Posiblemente, que nuestra sociedad esté cayendo en un periodo decadente, y ello, puede llevar a tentaciones de caer en ideologías como la del sistema chino, una dictadura tan cerrada e implacable como otras de corte fascista. Cierto, que teóricamente pueda resultar atractivo el discurso del orden y la jerarquía, la idea colectiva en contradicción con la individualista de Occidente, en que la sociedad debe estar basada en las virtudes públicas, en la sinceridad, en la honradez, la buena fe. Pero en esta filosofía, falta el bien más preciado para la sociedad y el hombre como individuo, la libertad. Sin libertad no puede haber democracia, ni independencia, ni siquiera pensamiento personal.

Para librarnos de políticos corruptos, deshonestos, la lucha no puede ser otra que la democrática, la herramienta el voto, la efectividad…, a quién lo demos o como lo utilicemos.

Virholmes, 15/10/2010.

7.Publicado por Begoña el 15/10/2010 14:00
Me parece genial la pitada al gobierno. Salvo cuando se honra a nuestros muertos. En ese momento NO.

8.Publicado por Elena Gutiérrez Saavedra el 15/10/2010 15:24
Los discursos quedan muy bien para dárselos a quienes nos han metido en esta desastrosa guerra, pero los españoles tienen el deber, la obligación, la necesidad y el inexcusable trabajo, de defenderse como sea de esta plaga de gusanos asesinos. ¿O es que el "amor" y la "paz" sólo vale para la parte que sufre?.
Todo eso no es más que ideología del ENEMIGO prendida en las mentes cándidas. Las personas normales y corrientes tienen que entender que no pueden sucumbir a estos crápulas sin oponer la más férrea resistencia a quienes les agreden cada día y hora sin justicia ni legalidad ni derecho, a quienes quieren matarlos de hambre y miseria, a quienes tratan de callar sus voces, en fin, a todos estos delincuentes que vemos destrozar nuestra patria y la de nuestros hijos.
No señor, no se irán de rositas y pagarán todo el daño que han hecho, que hacen y que tratarán de seguir haciendo. Es sencilla justicia y democracia.

VIVA ESPAÑA Y LOS ESPAÑOLES.

9.Publicado por alberto el 29/10/2010 14:04
Los politicos españoles son la verguenza de Europa prepotentes, sobervios y maleducados, sólo les interesa su bienestar y el de sus allegados el resto que se jorobe: nos molestan cada cuatro años para pedir el voto y luego no se le ve el pelo en toda la legislatura, son unos oportunistas. Espero que la mayoría de la gente no vote en la próxima legislatura total para qué y lo que más me cabrea que piensen que el pueblo es imbécil así nos va por favor no malgasten su voto.

10.Publicado por Alfredo Monereo el 30/11/2010 17:33
Pues teniendo las herramientas como Internet y redes sociales, ¿cómo demonios los españoles que estamos hartos de los desmanes de los politicos, no nos organizamos y les damos una patada en su asqueroso culo?!!!!!.

11.Publicado por yo el 28/03/2013 21:37 (desde móvil)
Los odio tanto como todo el mundo.para mi ellos son el mayor problema del pais,lo primero esque no nos hacen falta tantos,en otros paises mas grandes hay menos y con el sueldo de uno todos los puestos q se podrian dar,los sueldazos q tienen q no me p

12.Publicado por yo el 28/03/2013 21:42 (desde móvil)
Deberiamos unirnos y obligarles a despidos y bajadas de sueldos,indemnizaciones,etc mas quitarles muchos complementos,coches oficiales...en unos meses seguro q saliamos de la crisis,ir a x ellos como hacian con las brujas antes

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros