Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Los políticos del PP, asustados, recurren a la represión para evitar las protestas ciudadanas


Nota



Los políticos del PP, asustados, recurren a la represión para evitar las protestas ciudadanas
El Partido Popular, en el gobierno, ha cometido un grave error al pretender acabar con la protesta airada de los ciudadanos y el escrache por medio de la represión policial. Esa medida solo conseguirá convencer a muchos ciudadanos que dudaban de que los que han optado por la protesta y el desprecio público a los políticos están cargados de razón.

La opinión pública española, ante el fenómeno del acoso al político, está dividida. Unos piensan que algunos grupos se han pasado de la raya, pero otros creen que los políticos deben dar gracias al cielo porque los ciudadanos se limiten a protestar de manera pacífica, ya que el nivel de injusticia reinante y los estragos causados por la política al ciudadano han sido tan graves e indecentes que podrían haber generado violencia en estado puro.

Para no pocos ciudadanos indecisos hasta ahora ante el fenómeno, el recurso a la represión policial del escrache desvela el rostro totalitario y la arrogancia del partido en el poder, que ha dado instrucciones a la policía de que identifiquen y sancionen a los ciudadanos que acosan a los políticos, confirmando así que "la casta" se autoconsidera una élite intocable, una orden que muchos juristas, diversas asociaciones judiciales y el propio Sindicato Unificado de la Policía (SUP) consideran un claro abuso de poder y una barbaridad jurídica.

El portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José María Benito, ha considerado una "barbaridad" la instrucción del Ministerio del Interior para la actuación policial en los escraches, ya que pone a los agentes "a los pies de los caballos" y en riesgo su seguridad jurídica.

Benito ha respondido así a la instrucción de la Dirección Adjunta Operativa de la Policía que se ha distribuido por todas las comisarías y en la que se señala que la policía deberá proceder "en primer lugar a identificar para sancionar a quienes participen" en actos de hostigamiento y acoso a miembros de partidos políticos o sedes de partidos.

Además, añade la instrucción, los agentes procederán a la detención de esas personas "conforme a la legislación vigente", si "se tratara de actos constitutivos de delito".

"Proteger a los políticos amenazados o a cualquier otro ciudadano, sí, pero identificar sin haber cometido una infracción y proponer detenciones es una barbaridad", ha subrayado el portavoz del sindicato mayoritario de la Policía.

Ha recordado que la misión de las fuerzas de seguridad del Estado es proteger a cualquier persona que se sienta amenazada, sea político o no, y evitar que se perpetren actos delictivos contra ella.

Sin embargo, Benito cree que la instrucción de Interior supone "retorcer" la ley de Seguridad Ciudadana porque "si no se está cometiendo ningún delito ni ninguna infracción administrativa, identificar a los ciudadanos y proponerlos para sanción es hacer una lectura torticera" de esa normativa.

Una lectura que, ha advertido José María Benito, puede llevar a identificaciones masivas "sin cobertura legal alguna", lo que, en su opinión, pone en "riesgo" la seguridad jurídica de los policías.

La realidad es que los políticos en el poder, conscientes de que el pueblo está indignado y cabreado porque ellos están cometiendo injusticias y abusando de su poder ante los ciudadanos, quieren cortar de raíz la rebeldía cívica porque sienten un miedo atroz a la reacción de una gente que se considera injustamente maltratada, empobrecida, privada de derechos básicos como el del trabajo, esquilmada con impuestos desproporcionados y vejada por otras actuaciones del poder que consideran contrarias a la decencia y a la democracia.

Aunque sea duro reconocerlo, la verdad es que una parte cada día mayor de la ciudadanía española se siente enfrentada a sus políticos por sus actitudes y políticas arrogantes, injustas y antidemocráticos. Para algunos observadores, el rechazo se está convirtiendo, poco a poco, en un odio peligroso que pone en peligro la convivencia.

Ese rechazo abierto a los políticos no solo se manifiesta ya abiertamente en las encuestas, sino que se plasma en pitadas, abucheos, desprecios públicos y, últimamente, lo que en Argentina llaman "Escrache", que es el acoso directo a los políticos que, en opinión de los ciudadanos, son culpables de abusos o políticas dañinas y antidemocráticas. De hecho, plataformas que unen a ciudadanos estafados por el robo de las participaciones preferentes y subordinadas, junto con los de la plataforma antidesahucios han practicado el escrache con toda crudeza, llagando hasta las puertas de los domicilios de algunos políticos y empapelando las paredes del edificio con sus fotos y denuncias.

El escrache directo es un paso mas en el rechazo al político que crece en España como la espuma, un sentimiento que antes ya se habían manifestado con pitidos, abucheos y con el abandono de locales donde comen o están presentes políticos conocidos.

Los "escracheadores" argumentan que sus actuaciones son legales y están protegidas por los derechos a expresarse y manifestarse y justifican sus acciones afirmando, con razón, que los políticos españoles llevan muchos años "escracheando" y martirizando a los ciudadanos con políticas antidemocráticas y dañinas como las amparadas por la corrupción, el robo, las leyes que regulan las hipotecas y los desahucios, condenadas como contrarias a los derechos humanos por la Justicia europea, y el robo de los ahorros de aquellos que los invirtieron en participaciones preferentes y subordinadas. Cada día son mas los ciudadanos que piensan que, además del escrache, los españoles deberíamos practicar la insumisión fiscal para obligar a los políticos a recaudar primero el dinero que han robado sus colegas, que han esquilmado las cajas de ahorro y parte de las arcas públicas. Sólo cuando el Estado haya recuperado el dinero robado por los políticos y sus amigos delincuentes, el ciudadano se sentirá obligado a pagar su parte a hacienda.




- -
Sábado, 30 de Marzo 2013
Artículo leído 1718 veces




Comentarios:

1.Publicado por Carlos RH el 30/03/2013 08:53
La represión de cualquier forma de protesta se está tomando como algo normal para el gobierno, como si protestar fuera delictivo. Las primeras protestas del 15-M y las posteriores del 25-S fueron reprimidas con la misma dureza de la que hubiera utilizado un sistema totalitario. Todos recordamos las imágenes de aquellos ciudadanos, jóvenes en su mayoría, que en actitud pacifica eran masacrados a porrazos por la policía, aquellos otros que perdieron hasta un ojo, cabezas abiertas y una utilización de la fuerza desproporcionada, al igual que las detenciones y las acusaciones que luego fueron desmontadas por la justicia.

Sin duda, cuando un régimen de corrupción está contra las cuerdas los derechos saltan por los aires, cabe recordar que los que empiezan por recortar derechos sociales acaban recortando derechos fundamentales. Y lo que no puede impedir ningún sistema que se haga pasar por una democracia es que sus ciudadanos hagan pública su protesta, sobre todo cuando las iniciativas del gobierno son tan despreciables que lo único que queda es salir a la calle.

El caso de los escraches es el pequeño callejón sin salida que les han dejado a los ciudadanos porque si le siguen cerrando callejones donde soltar su rabia esto estallará, lo extraño es que todavía no lo haya hecho, se dan todas las condiciones, unos políticos insensibles con los problemas de los ciudadanos, es comprensible, los crean ellos, unas instituciones corruptas con casos de corrupción diarios de cientos de millones de euros que toca pagar al ciudadano de forma obscena, demasiados cargos políticos que no sirven para nada ¿Donde está el Defensor del pueblo? Todos, absolutamente todos, unidos en defensa de los bancos y en contra del ciudadano al que solo tienen para esquilmarlo, pronto se lo quitarán directamente de sus ahorros bancarios.

En definitiva, el escrache es un juego de niños para lo que tenía que esta pasando, ciudadanos estafados por las preferentes, por decisiones judiciales compradas por las Cajas saqueadas, jueces corruptos, políticos corruptos y ciudadanos que no podemos manifestar nuestra protesta por nada ¿Pero en que país vivimos? Ya tenían que estar cerradas todas las Cajas de Ahorro que nos han llevado a la ruina y encerrados absolutamente todos sus consejeros y empleados que nos han costado un pastón y han salido con los bolsillos llenos a costa del ciudadano.

El escrache no solo debe seguir sino intensificarse hasta que los suicidios dejen de ser de ciudadanos acosados por el gran escrache que perpetran los bancos y los políticos. Y no solo escraches por toda España sino insumisión fiscal inmediata hasta que recauden de sus compañeros chorizos primero y cuando hayan recuperado el dinero robado a los ciudadanos entonces hablaremos de pagar a Hacienda.

2.Publicado por La España corrupta. el 30/03/2013 09:17
Los españoles, un pueblo con los huevos de adorno... así nos ven el extranjero

Mi buena amiga Luisa L. es una excelente profesional que compagina su actividad entre Madrid Y Houston (Texas). Este fin de semana, con tristeza, me ha confesado que los españoles somos, cada vez más, objeto de burlas y chistes hirientes en el extranjero.

Nadie se explica la pasividad ovejuna de millones de personas que se dejan arrebatar sus derechos. Ninguno entiende cómo la mayoría es cada vez más pobre mientras sus recursos van a parar a bolsillos de sinvergüenzas, y, sin embargo, eso no provoca una incontenible ira ciudadana que obligue a recular a sus verdugos.

El “a ver qué pasa”, “a ver si esto mejora”, “vamos a dar tiempo a estos”, etc, circula con escarnio, risas y desprecio en miles de lengua mientras proliferan los chascarrillos sobre “los huevos de los españoles”. O más exactamente sobre su inexistencia.

En el extranjero no son tan imbéciles. De sobra saben que las “medidas de ajuste” implican, simplemente, que el dinero, sanidad, ciencia, educación, nuestro bienestar en suma, se transforma en ríos de oro que acaba en las arcas de empresarios defraudadores, delincuentes de cuello blanco (banqueros) y políticos corruptos.

Y mientras, “esos españoles sin pelotas” como mucho se limitan a mascar su amargura (o ni eso) en el bar.

La última befa la ha protagonizado el presidente del gobierno ante la cueva de ladrones (perdón, la CEOE) “enorgulleciéndose” de la “madurez y entereza de los españoles ante los sacrificios”. Y es tal vez ni este individuo se esperaba tanta cobardía ante esta violación anal de millones de pusilánimes. Sí, no les falta razón allende nuestras fronteras, los españoles tienen los huevos de adorno. Con la honrosísima excepción de los mineros o de quienes aún se atreven a proclamar esta vergüenza nacional.

Además, en un escenario donde el fraude fiscal asciende a 90.000 millones de euros al año, y el 72% lo perpetran empresas agrupadas en la CEOE, esas palabras sucias de Rajoy solo pueden interpretarse como una prodigalidad de sadismo y desprecio hacia los ciudadanos de bien… ¡el presidente del gobierno anunciando más “medidas difíciles” ante la mayor concentración de fraude de España! Ante trozos de carne con el alma apestada que, recién aprobada la contrarreforma laboral, y entre risas, susurraban: “que no se nos note la euforia”.

Así, hoy leí una acertadísima visión de un español con el nick de “Sauzalito” (tal vez éste si tenía huevos) donde definía a Rajoy como psicópata, incompetente y mentiroso, como un ser a quien el sufrimiento del pueblo le importaba un pimiento.

Le motejaba de sinvergüenza y le lanzaba unas preguntas certeras que, fácil es comprobarlo, al pontevedrés le importarán un comino…

¿Sabe que mientras habla de “medidas difíciles” muchas familias no hacen las tres comidas al día, que miles de familias solo comen lo que les dan los bancos de alimentos, que hay niños que solo realizan una comida completa al día, la que les dan en el colegio, y hasta esa quieren quitársela?

¿Sabe que hay cientos, miles, de ciudadanos que han optado por vía rápida para salir de la crisis?: el suicidio.

¿Sabe este sujeto que muchos ciudadanos están muriendo a causa de los “recortes” en Sanidad, aunque el gasto sanitario es totalmente sostenible, pero que los “recortes” solo buscan su deterioro para una posterior privatización que engorde la economía de canallas?

¿Sabe el “presidente oficioso de las Islas Salomón” que los mejores jóvenes están emigrando, como en tiempos de Franco, porque este país está tomado por una casta de sangüijuelas sin más Dios que su codicia? A buen seguro no solo lo sabe, sino que lo fomenta, pues una juventud de “canis” y “chonis” poligoneras es manejable y borreguil, además de mano de obra barata para mercachifles (perdón, empresarios) enriquecidos a la lumbre de la contrarreforma laboral.

¿Sabe que cientos de miles de hombres y mujeres honradas trabajan fines de semana y horas extras gratis, amenazados por despidos injustos y empresarios sin alma o, sí, con alma, con alma y entrañas de negreros. Y por unos sueldos misérrimos, mientras su compañera de partido, “La Cospe” cobra varios sueldos estratosféricos, mientras la “alcaldesa” Botella acude a la peluquería con escoltas que todos pagamos?

Y ante escenas como las anteriores, el pueblo español dormita entre el opio de la prensa rosa y el estupidizante espectáculo de millonarios en calzoncillos dando patadas a una pelota.

Pero… ¿saben lo más terrible?... Todos esas “medidas difíciles” tan solo conforman una estafa, una malvada y psicopática hoja de ruta para cambiar el modelo social, para retrotraernos a una sociedad decimonónica.

¡Qué razón tienen en el extranjero!...los españoles son un pueblo con los huevos de adorno. Y pronto lo comprobaremos, cuando miles de descerebrados seguidores de “la roja” coreen aquello de “Yo sooyy español, españoool, españooool!

Y mientras tanto psicópatas codiciosos aprovecharan la laxitud veraniega para continuar con su minucioso plan de saqueo y lluvia de dolor sobre millones de ancianos, trabajadores humildes, jóvenes sin recursos… ojalá el calor de verano se convierta en una imparable llama que achicharre las inmundas vidas de empresarios explotadores, usureros y politicastros… ¡yo os maldigo!

3.Publicado por Escrache de trabajo, casa y cena. el 30/03/2013 09:19

Éramos tan simpáticos cuando recibíamos los palos de la policía levantando las manos en las plazas. Éramos tan comprensibles cuando a su violencia, su puñetera violencia económica, cotidiana y bestial, todo lo que oponíamos era nuestra presencia en silencio…

Cuando uno llega a casa del trabajo y hace la cena le molestan las interrupciones, qué impertinencia tan poco democrática, esas interrupciones. Casa, trabajo y cena son las palabras clave. Cuando a uno le han arrebatado trabajo, casa y cena, sólo le queda interrumpir para no echar a arder la rabia. Interrumpir para recordarle al responsable que la miseria ajena la ha construido él, recordárselo a sus seres cercanos, a sus vecinos, a sus amigos, que no se les olvide como a tantos no se les puede olvidar que ni trabajo, ni casa, ni cena tienen ya.

Así son las cosas, queridos ministros, diputados, periodistas y biempensantes en general. Cena. Trabajo. Y casa.

Primero te quedas sin trabajo. Seis millones de personas ya viven al pairo, sin manera de ganarse la vida. Si no te ganas la vida, la pierdes, no me cansaré de repetirlo. De ellos, cientos de miles son conscientes de que nunca más volverán a trabajar. Como son personas entre 50 y 65 años, suelen tener hijos, y seguramente lloran acuclillados en la ducha, como yo tantas mañanas aciagas en las que inventar ocupaciones para el día que llegaba a dentelladas ha sido la única forma de mantener la cordura.

Después de perder el trabajo, pierdes la cena, qué barbaridad, la cena, pensarán los biempensantes. El subsidio de paro tiene caducidad y cargamos ya en el lomo cinco años de crisis. De los seis millones sin curro, alrededor de dos millones de personas en España cobran cero euros al mes. ¿Usted se imagina lo que son cero euros al mes? ¿Usted se imagina lo que es ir a buscar la leche del desayuno a la nevera de los abuelos, a la cola de la Cruz Roja, a casa de una amiga que aún conserva dos tristes colaboraciones? Párese aquí y piénselo, póngase en el lugar, no le dé asco, se trata de un ejercicio muy aleccionador: Suena el despertador por la mañana, levantas a los críos y escurres la última botella de leche, ya mezclada con agua. Pero no llega, no alcanza para los dos. Aprietas la mandíbula hasta la náusea, la última botella, la última patata, el último huevo son piezas imprescindibles de un puzle cotidiano que termina en cualquier momento, no a final de mes, no al principio. Quienes cuentan la última taza de arroz en la despensa ya no tienen principio ni final de mes, porque no hay cobros, cero euros, cero curro, cero ingresos, el tiempo como un continuo infernal de desespero y perplejidad, de paseos urbanos a patadas, de pequeñas ilusiones de delincuencia básica.

¿Qué haría usted si peligrara el alimento de sus hijos?

Ah, pero no lo han perdido todo aún. Después del trabajo, la patata, la leche y el arroz, después del agua y la luz, del teléfono y el gas, pierdes la casa. Párese aquí de nuevo: Sí, sí, la casa, techo, refugio, guarida, hogar, la casa en la que ya no queda equipo de música, ni objetos de valor, ni televisión, ni vídeo, ni bicicletas, todos a precio de saldo en el Cash Converters más cercano. No se echen las manos a la cabeza, sé lo que digo, no exclamen Qué exageración, atrévanse a mirarlo. Fuera casa, y empieza una búsqueda desesperada entre familiares, amigos, asociaciones y pancartas, noches insomnes de planes disparatados, viajemos a Buenos Aires, limpiemos bares en Berlín, ¿por qué no ocupar un pueblo abandonado?, podemos dejar a los críos con los abuelos. Planes que a la luz del día hacen polvo la mandíbula, destrozan los dientes en un rechinar furioso, papás, volvemos a casa, sí, con nuestros críos, sí, vuestros nietos, sí, con nuestro desolador fracaso a cuestas.

¿Qué haría usted si los zapatos que calzan en casa dependieran de la caridad cristiana?

Ah, qué fácil resulta cuando uno llega a casa del trabajo a preparar la cena –trabajo, cena, casa— escribir un artículo defendiendo el derecho de los responsables a preservar su vida, su tranquila existencia cotidiana de agua caliente, jabones, cremas hidratantes, yogures enriquecidos, jerséis de primera mano y ropa interior de primer culo. ¿Qué esperaban? ¿Qué coño esperaban? ¿Que los miles de desposeídos, de desasistidos de esta crisis que algunos han construido forrando de monedas sus viajes al paraíso, y que muchos han callado y permitido, que esos ya millones de desamparados se quedaran cruzados de brazos lavándose con agua de la fuente?

¿Qué haría usted, que aún trabaja, cena y vuelve a una casa que es suya?

Éramos tan monos, tan simpáticos cuando recibíamos los palos de la policía levantando las manos, sentados en las plazas. Éramos tan comprensibles cuando todo lo que oponíamos a su violencia, su puñetera violencia económica, cotidiana y bestial, era nuestra presencia en silencio, que ahora que sencillamente nos acercamos a decirles No permitiremos que usted siga condenándonos, ahora ese gesto básico les parece un acto poco menos que terrorista. Kale borroka, dicen; acoso fascista, dicen; hay que ver los pobres hijos del ministro, dicen los que no dijeron nada con los miles y miles de pobres hijos que empezaron hace meses su deambular por casas de abuelos, de amigos, de prestado, casas ocupadas, patadas a las puertas, viajes inciertos. Esos miles, quizás cientos de miles de hijos no han merecido palabra de los que ahora denuncian acoso, violencia, qué horror.

Nosotros nos equivocamos, sí señor, delegamos el ejercicio del poder y las decisiones que afectaban a nuestro vivir en una panda de mangantes que nos han dejado en pelotas. Lo admitimos, y ahora apechugamos con eso. Cada uno que apechugue con lo suyo. Ellos se negaron a tomar las medidas necesarias contra nuestra miseria, contra nuestras muertes pequeñas, contra el desamparo de nuestras criaturas, contra nuestros desahucios. Ellos podían haberlo parado, haberlo evitado, haberlo resuelto, haber tomado medidas como las tomaron con la supuesta ruina de los bancos. Bien, no las tomaron. Apechuguen también ellos con sus decisiones, ¿no?

¿De verdad pensaron que una sociedad puede permitirse el lujo de seis millones de parados más otro puñado de millones de empobrecidos hasta la caridad a cambio de entonar un brote verde? ¿Creyeron en serio que vallando el Congreso y rodeándolo de armas iban a evitar oler la protesta de los ciudadanos? Hay que ver, hay que ver cómo atonta llegar a casa del trabajo y hacer la cena.

Cristina Fallarás
Periodista y Escritora

4.Publicado por TRIBUNAL CIUDADANO DE JUSTICIA el 30/03/2013 09:25
Si los jueces corruptos juzgan al pueblo, el pueblo tendrá sus propios Tribunales de Justicia.

5.Publicado por De verguenza el 30/03/2013 10:05
España es el único país del mundo donde los sindicatos se forran a costa de la miseria de los trabajadores.

6.Publicado por ROBESPIERRE el 30/03/2013 10:21
Lo que hay es terrorismo financiero y eso lo apoya el gobierno.

7.Publicado por LIGUR el 30/03/2013 10:36

NO SE TRATA DE LOS MISMOS

En los 50 el españolito se vio obligado a salir de su España querida con una maleta atada con un atillo o una correa en muchas ocasiones, trajes de pana y boina. Hasta se hicieron canciones honrando al emigrante. Era la crisis económica que les convertía en nuevos aventureros. Total dos millones y medio de ciudadanos, en los que España había invertido muy poco, crecieron con pocos gastos. ¿Y para qué solucionar la sangría de mano de obra? Menos gente en el paro y además el envío de divisas a España para ayudar a la familia. En los años 64-65 era tan grande como la exportación de cítricos.

El emigrante actual, el que sale de una sociedad mejor formada que nunca no sale solamente por la crisis económica, esa gente joven, con títulos universitarios y su master correspondiente se marcha porque no ve futuro en este país, porque le da miedo a quedarse y como es ley de vida, formar una familia. Al emigrante producto de la actual sociedad española le expulsa del país el color negro azabache del futuro. ¿Quién corre con la responsabilidad de dar hijos a un sistema corrupto y sin garantías, una sociedad en manos de una partitocracia incompetente?

La emigración actual no es la misma ni provocada por los mismos agentes. A pesar que en aquel entonces teníamos una dictadura... Se cantaba en aquel tiempo Adiós, España querida. Se decía querida y se cantaba España. ¡Qué cosas! Claro que en aquel entonces el españolito sabía lo que era y quién era. Incluso a los 10-12 años sabía por dónde pasa el Duero.

LIGUR

8.Publicado por pal el 30/03/2013 10:37
Poquito a poco se va cayendo el sistema, ya se sienten sus pequeños crujidos en sus pilares, como los primitivos cristianos que poco a poco fueron arañando las bases del Imperio Romano. Ya empiezan a decirse palabras que aquí he mencionado anteriormente, como INSUMISION, no se si la insumisión fiscal sería factible, es muy difícil realizarla, porque Hacienda es implacable con ella, para ello sería necesario una insumisión fiscal realizada de forma general, y cuando digo general es eso, general, por todos, cosa muy dificil.
La insumisión mas fácil es la de no hacer caso al llamamiento de los políticos cuando nos necesitan de verdad, cuando nos piden el voto, porque es la forma de ellos justificarse, de decir que son "democráticos", y así ya pueden hacer todas las tropelías que se inventen para mantenerse. Así, que una opción es la de no votar, otra como se propone aquí es votar en blanco, y otra, que yo he aplicado personalmente algunas veces, es tomar el derecho al voto como una rebeldía al sistema, es decir, si me piden mi voto, pues se lo doy, pero claro, como considero que en el fondo todos los políticos son iguales y no puedo votar a todos a la vez, pues lo hago a suerte, si, cojo unas cuantas papeletas, y a suerte, al azar, voto al que salga, aunque sea el partido mas desconocido de todos. Si aplicamos esta especie de insumisión, no nos tomamos el voto tan en serio como pretenden ellos que nos lo tomemos, entonces si todos aplicaramos este sistema a saber que Congreso saldría, sería interesante, un Congreso al azar, y a apechugar con lo que venga.
Es una forma de insumisión.

9.Publicado por F. Rubiales el 30/03/2013 10:56
Sr. Pal:

Muy de acuerdo con sus reflexiones, pero hay una parte que me da pánico. Se trata de eso que propone de echar en la urna la primera papeleta que cae en su mano. Imagine que le sale una del PSOE, del PP, de IU o de ERC. Su "juego" habrá contribuido a que la peor calaña acumule poder y hasta pueda gobernar. Le ruego reflexione porque esa opción es temeraria y pernicios, además de nada democrática.

Un saludo cordial.

F. Rubiales

10.Publicado por Pepe Mercurio el 30/03/2013 11:00
Las prensas de Chipre y Grecia han revelado un escándalo sobre presuntas prebendas de los principales bancos de Chipre a políticos, empresarios y sindicalistas que puede agravar el descontento de los ciudadanos con su sistema político y financiero, cuando el país está inmerso en un duro ajuste impuesto a cambio de la ayuda de la UE y el FMI que se necesita para sanear, precisamente, a esos bancos.

El portavoz del Gobierno, Christos Stylianides, ha anunciado que la comisión recién constituida para investigar las posibles responsabilidades de políticos y banqueros en el estallido de la crisis bancaria abordará a fondo esta cuestión.

Según las denuncias aparecidas en la prensa, los tres principales bancos chipriotas condonaron a numerosos políticos y empresarios parte o la totalidad de los créditos contratados con ellos o, al menos, les exigieron menos garantías que al resto de clientes.

Varios diarios de Chipre y Grecia aseguran que disponen de una lista de personas a las que el Banco Popular (el Laiki, condenado a la liquidación), el Banco de Chipre y el Banco Heleno habrían saldado todo o parte de varios créditos, a veces millonarios, en el período entre 2006 y 2012.

11.Publicado por Obdulio el 30/03/2013 11:09
No confiemos ni en los bancos ni en los Estados

Juan Ramón Rallo

30 mar 2013

Constituye un dogma político esa letanía que reza que “no hay que generar desconfianza sobre el sistema financiero”, como si la banca fuera un sector especial que hubiese que tratar con especial mimo. Discrepo de raíz: si, como decía Jefferson, el precio de la libertad es la vigilancia permanente, lo mismo sucederá en materia financiera. De hecho, gran parte de los males que padecemos hoy derivan, justamente, de haber extendido un cheque en blanco a los bancos confiando en que jamás lo malinvertirían. Habiendo renunciado los clientes de las entidades financieras a fiscalizarlas y controlarlas, éstas han gozado de vía libre para hacer y deshacer a su antojo, proporcionando capital a todo tipo de proyectos a cada cual más alocado (desde la burbuja inmobiliaria española a los impagables bonos helenos).

Con Chipre, sin embargo, muchos parecen haber despertado de su prolongado letargo, descubriendo que, por supuesto, uno puede ver mermados sus ahorros si se los presta a entidades financieras quebradas. Dicho de otro modo, con Chipre hemos descubierto aquello que debería haber sido evidente desde hacía décadas: que no podemos descuidar nuestro patrimonio personal, que no podemos aparcarlo en un banco y olvidarnos de lo que éste haga con él y que no es lo mismo ser acreedor de un deudor solvente que de uno insolvente.

Elemental prudencia financiera que los Estados se encargaron de enterrar cuando comenzaron a prometer aquello que, dicho sea de paso, jamás pudieron ni debieron prometer: que rescatarían a todo el mundo traspasándoles los muertos a los contribuyentes. Sólo así, asegurando lo inasegurable, consiguieron los gobiernos anestesiar la sana desconfianza de los ciudadanos hacia los bancos, otorgándoles a estos últimos una extraordinaria capacidad para captar sus ahorros de la que nunca debieron disfrutar.

Mas no pensemos que los errores que el intervencionismo estatal ha provocado se solventarán con un redoblamiento de ese intervencionismo. El fiasco de la banca no se ha debido a que estuviera insuficientemente supervisada por los Estados, sino a que estaba insuficientemente supervisada por sus acreedores. Así, cuanto más se ha extendido la sensación de falsa seguridad sobre la banca, más se han confiado, relajado y desentendido quienes sí deberían haber estado vigilándola: como decimos, sus acreedores. Convendría, por consiguiente, no sólo desconfiar de los malos banqueros, sino de los peores políticos que buscan encubrir y enmascarar los dislates de los anteriores. Por mucho que les rindamos nuestra libertad en bandeja y por mucho que les invistiéramos con un poder absoluto, nuestros gobernantes no controlarían la calidad de las inversiones de la banca por dos motivos bien sencillos de entender: porque no pueden (carecen de la información suficiente para ello, baste recordar que durante la burbuja inmobiliaria promovían regulatoriamente la inversión hipotecaria como una de las más seguras) y porque no quieren (¿alguien se imagina al Gobierno griego prohibiéndoles a sus bancos que compren su propia deuda por muy ruinosa que ésta sea?).

Mantengámonos alerta y comencemos a desconfiar de aquellos que no merecen confianza alguna. En caso contrario, seremos facilísimas presas de su imprudencia y de su voracidad. Chipre debería servir no para que nos rasguemos las vestiduras por el hecho de que los depositantes nacionales hayan perdido dinero (algo del todo punto necesario, pues ni los contribuyentes europeos ni los españoles tenían por qué cubrir esos agujeros) sino para que tratemos de evitar que en el futuro eso mismo nos pase a nosotros.

12.Publicado por cyty el 30/03/2013 11:23
Lo siento Sr.PAL pero no comparto su propuesta. Debe ejercer el derecho a voto todo aquel que esté de acuerdo con el sistema ( forma de Estado,Gobierno y Ley electoral) ya sea votando a una lista de partidos o a otra en función de sus preferencias.Si ningún partido le gusta , votará en blanco o nulo. Pero si con lo que no está de acuerdo ( como cada vez mas ciudadanos) es con el sistema y la Ley electoral , ha de ejercer su derecho a abstenerse.

13.Publicado por pal el 30/03/2013 11:48
La abstención en realidad no sirve de nada, porque con 10 que voten vale, el sistema no dice nada sobre un porcentaje de abstención que anulara unas elecciones. Así, que ante las críticas habidas a mi sistema de votar a suerte, que en realidad yo mismo considero que no es serio, es una forma de protestar como otra cualquiera, pues lo mejor es votar en blanco, claro. Y respecto al escrache, es una forma de desprecio al político, lo que ocurre es que en parte lo considero una forma de invadir la vida privada de las personas, y aunque muy político que se sea, todos tenemos derechos a nuestra privacidad. Yo incluso he dicho aqui algunas veces palabras muy duras contra los políticos, y las mantengo, pero contra los políticos, no contra las personas, sean las que sean, al político, como político, toda la dureza del mundo, pero a las personas, como personas, y todos somos personas, seres humanos, pues trato que se merece toda persona, sea lo que sea.

14.Publicado por cyty el 30/03/2013 12:05
Si no comprendes la importancia de la abstencion, mejor que sigas votando por el sistema que quieras

15.Publicado por cyty el 30/03/2013 13:09
Tu voto acata el sistema, lo refuerza,incluso los partidos cobran por el.¿ que insumisión es esa?.¿ que queja es esa si te abandonas mansamente a los deseos de la Oligarquía ?.

16.Publicado por Cabal el 30/03/2013 13:10
El 92% de los votantes está a favor de que sigan los escraches.

Por cierto, Sr. Pal no entender lo que significa la abstención es carecer de cultura política y eso lleva a confundir a la gente. La abstención es el arma con el que se deslegitima a un sistema. No importa si salen o no salen más o menos diputados, lo que importa es que la mayoria de los ciudadanos no quieren ser cómplices de un sistema y eso tarde o temprano acaba por atacar de lleno a ese sistema ¿O Ud. cree que iban a seguir gobernando con una mayoria de los ciudadanos en contra? Imposible.

17.Publicado por pal el 30/03/2013 13:32
Sr. Cabal, pues claro que iban a seguir gobernando, con la excusa de que se les ha ofrecido votar y no han querido pues ya estan justificados, ellos lo único que quieren es el poder, da igual de la forma que sea, hay muchas elecciones en las que no vota la mayoría del censo y tienen valor esas elecciones. Sigo pensando que la abstención no siver para nada, el voto en blanco es mas efectivo, ya les hace pensar que hay mucha gente que se han tomado la molestia de ir a depositar en la urna un sobre vacío o una papeleta en blanco, y es una verdadera patada en el culo a sus intenciones, que no son otras que decir que la gran mayoría de la gente está por una opción política u otra, es decir que la gente está con los políticos, y con eso ya tienen suficiente para justificar gobernar y tener el poder.

18.Publicado por F. Rubiales el 30/03/2013 14:58
Sres. Pal y Cabal:

Por mi cultura, integradora, debo defender tanto a los que se abstienen como a los que votan en blanco porque los dos son gestos de protesta. Lo único que considero condenable es votar a uno de los partidos que han demostrado su corrupción y desvergüenza. Pelearnos entre los de la abstención y los del voto en blanco sólo causará satisfacción y risa a sátrapas como Rajoy, Rubalcaba, Mas, Cayo Lara o Jonqueras. Personalmente, me inclino por el voto en blanco porque es una forma clara y expresa de rechazo que no se puede tergiversar. De la abstención pueden decir que es fruto de la incultura política, de la falta de democracia o de la comodidad, de gente que ha preferido irse a la playa antes que cumplir con su deber en las urnas, pero del voto en blanco no pueden decir nada, salvo que es gente que se ha molestado en ir hasta la urna para depositar un voto de protesta claro. También es válido y muy digno el voto nulo de castigo, que consiste en depositar una papeleta con una leyenda contra la clase política, "Chorizos" o "Sinvergüenzas", por ejemplo.

Un saludo cordial.

F. Rubiales

19.Publicado por Articulo de Risto Mejide el 30/03/2013 19:30
Largaos de una vez. Largaos, sí. Los que trincáis, los que habéis trincado, los que permitisteis que otros trincaran y los que todavía hoy no hacéis nada por que se deje de trincar. Todos. Sobráis, de verdad, dejadnos en paz de una puñetera vez.


Dais asco. Vuestra falta de vergüenza ha llevado la nuestra hasta límites que jamás deberíamos haber conocido. Y ahora os cubrís el culo los unos a los otros, un culo que tenéis tan sucio que hasta las pústulas de vuestra ignominia os han invadido el cerebro, y ya no es posible distinguir vuestras declaraciones rellenas de mierda de la peste que emana de un zurullo común.

Callaos. Callaos de una vez. Dejad de contaminar los medios, las noticias y nuestro estado de ánimo. Dejad de hacer comunicados y ruedas de prensa, disolved todos los chanchullos, deponed vuestros privilegios y salid con la cabeza bien baja y las manos en alto.

Dejad de desanimar a la gente. Dejad de decirnos que todo fue por nuestra culpa. Dejad de tomarnos por gilipollas. Ah, y no os atreváis a volver a decir que sois reflejo de la sociedad en la que vivís. Que si robasteis fue porque os lo pusieron delante. Que sois víctimas de un vacío legal, un entorno corrupto y una dudosa moral. Que sois reflejo de la gente, representantes elegidos por el pueblo. Vosotros no sois pueblo, vosotros sois escoria.

Devolvedlo. Devolvedlo todo. El dinero, las propiedades, los cargos, las dietas, los sobresueldos, las comisiones, la dignidad que os quede y la honorabilidad que algún día se os supuso. Y cuando hayáis acabado, devolved la nacionalidad que se os dio por error. Porque no merecéis formar parte ni de este ni de ningún país. No hagáis ni las maletas, saltad por la borda, como las ratas, salid nadando. Y quien no sepa, que se joda, francamente nos da igual.

Pedid perdón. Disculpaos. Ante todo aquel que votó. Ante todo aquel que piensa seguir votando. Porque ellos han creído en un sistema democrático que vosotros habéis violado, sodomizado y puesto del revés. No, yo no os concedo la presunción de inocencia. Porque cuando uno deja que ciertas cosas ocurran, acaba siendo cómplice aunque solo sea por ignorancia, por desidia u omisión.

Y por último, largaos, sí, pero sin dejar rastro. Ni se os ocurra nombrar sucesores, ni gestores, ni primos segundos que calienten vuestra silla. No tengáis la cara dura de intentar dejar un legado. Vuestro único legado será la vergüenza. Y tampoco os atreváis a interponeros nunca más entre la gente de bien y sus lícitos objetivos. Porque en este país aún quedan ciudadanos, empresas e incluso algún político honrado que construyen, que siguen luchando y que ahora ya solo tienen una misión: que no les jodáis la vida, que les dejéis hacer.

Pero sobre todo y ante todo, por lo que más queráis, seguid ignorando estas órdenes, exigencias demagógicas de un publicista que de vez en cuando hace el capullo en televisión.

Seguid creyendo que no pasará nada. Porque así quedará menos para que pase.

20.Publicado por vanlop el 30/03/2013 23:17

Intentaré ser breve porue estas no son horas.

Lo he dicho y mientras no me demuestren lo contrario lo seguiré diceindo.

1.- Los peperos no son más tontos porque no se entrenan. Lanzar a la polícía como si fuera un elefante en una cacharrería demuestra la afirmación anterior.

2.- Las leyes están para cumplirlas y la persona que traspase la línea se le pone ante el juez y punto. Sea esa persona del escrache o del Madrid.

Que los políticos sean unos tales o unos cuales, que los jueces, que los policías, que... Todo eso se verá en otro sitio y como la ley es para todos el que no la cumpla, leña.

Pero lo que no vale es el silogismo falso de que puesto que los políticos son unos tales, vamos a su casa a insultarlos.

Veo por los comentarios que se está produciendo un movimiento de gente que escribe en los medios diciendo lo que decimos aquí pero en plan general. Eso no vale. Una cosa son unas reflexiones en un blog y otra un artículo de fondo en un periódico. Cuando se hayan escrito suficiente número de artículos poniendo a parir a los polítiocs, estos podrán irse a sus casas con la satisfación del deber cumplido. Si cada medio publica un artículo diciendo lo malos que son los políticos, al final la gente no sabe si los políticos son malos o son los votantes los malos.

Si alguien puede utilizar un medio de masas para escribir o decir algo, que de nombres y presente pruebas. Así se retratarán los políticos y todos los demás estamentos.

21.Publicado por Jorge VB el 31/03/2013 14:09
Hace muchos años, en mi primer curso en la ETSII de Valencia, tuve un profesor en la asignatura de metodología que en una clase magistral nos dijo: "Cuando en un país el indice de paro supera el 13% (ojo, entiéndase por paro, no poder dar de comer a sus hijos) hay peligro de revolución, y si eso ocurre, eso no lo para ni el ejercito".
Hoy con mis 61 años a las espaldas, con una micro empresa que sobrevive a trancas y barrancas y que no sabemos que será de nosotros dentro de 90 días, después de un montón de años en los que en nuestra modestia hemos creado puestos de trabajo, de los que muchos han caído, que no nos hemos enriquecido, que cuando ha habido un duro lo hemos invertido en mejorar la empresa, que sigo viviendo en un piso de VPO que compre hace 30 años (ahora hipotecado por deudas de empresa ) y un futuro para mis nietas mas que incierto, nadie se puede imaginar la fuerza que cogen las palabras de aquel hombre.
No sé lo que tardará en explotar, pero cada día tengo mas claro que estamos sentados encima de un polvorín.
Supongo que este simple escrito, será unos mas de los que podrían escribir millones de personas que han tratado de defender un buen hacer, un mínimo de seriedad y que en este momento nos vemos en el umbral de que todo se vaya por la borda.
Creo que ya es hora de empezar a enviar a muchos a la mierda.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros