Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Las rotondas son democracia


Nota

Cada vez que un alumno me pregunta que es la democracia y me veo obligado a exponer un ejemplo claro y didáctico de lo que es ese sistema, le presento la "Rotonda" como muestra de lo que es realmente la democracia: un sistema gestionado por ciudadanos con capacidad de autogobierno y sin necesidad de un Estado poderoso e intervencionista como el que tenemos. Con ciudadanos responsables y vigilantes y con unas leyes que se cumplan, toda la parafernalia actual del Estado español, el mas costoso y grueso de toda Europa, sobrería, incluyendo las gobiernos autonómicos, los parlamentos, las diputaciones y las miles de instituciones y empresas públicas que solo sirven para que los políticos puedan colocar, con sueldos y privilegios, a los suyos.

La rotonda representa la autogestión responsable y el predominio del ciudadano, que es el soberano en democracia, mientras que el actual Estado español anula al ciudadano y lo sustituya por una casta con demasiados poderes, excesivo protagonismo y con una incapacidad brutal para solucionar los problemas, mas orientada a servirse del poder que a servir a la ciudadanía.
---



Las rotondas son democracia
Nada hay más democrático que una rotonda de carretera. En ellas, cada ciudadano sabe las reglas y las cumple sin que sean necesarios los guardias ni los semáforos, ni autoridad alguna. Las carreteras y ciudades españolas se han llenado de rotondas, pero los políticos se niegan a instalarlas en la democracia porque quedaría demostrado que el mundo, sin ellos, funcionaría mejor.

Las rotondas han proliferado imparables en las carreteras y ciudades porque su eficacia es indiscutible, porque ahorra dinero al contribuyente y porque de ese modo los políticos pueden dedicar el grueso de las fuerzas policiales a asuntos que les interesan mas, como es la propia custodia y seguridad de la casta poderosa.

Las rotondas han sustituido con eficacia a los guardias y a los semáforos, ahorrando dinero público y permitiendo al ciudadano esa libertad que el poder siempre le escamotea porque necesita demostrar que es necesario. Pero la proliferación de las rotondas demuestra que el poder es menos necesario de lo que dice y que el mundo, si está bien organizado, funciona mil veces mejor sin políticos ni autoridades tan superfluas como costosas y opresivas.

El Estado moderno nació para intervenir sólo cuando fuese imprescindible, no para ordenar cada instante la vida ciudadana y para intervenir e inmiscuirse en los asuntos del hombre libre. La misión del Estado era poco mas que actuar como árbitro en conflictos complejos y para complementar a la sociedad y al mercado en las escasas ocasiones necesarias. Pero, en manos de los políticos, el Estado se ha multiplicado y pretende hacerse imprescindible en cada espacio, en cada rincón, agobiando a los ciudadanos y reduciendo su responsabilidad y sus márgenes de libertad. El Estado, gestionado por los partidos políticos, es hoy un monstruo costoso y opresor, transformado en el peor enemigo de la libertad, de la Justicia y del bien común. La experiencia histórica ha demostrado con creces que cuanto mas Estado, existen mas impuestos, mas opresión, mas abuso de poder, mas pobreza, mas intervencionismo agobiante y menos libertad.

Los políticos dicen que es imposible saber lo que piensan los ciudadanos en cada momento, lo que justifica que ellos hagan lo que crean oportuno, pero es mentira porque la sociología moderna permite saber en tiempo real lo que piensan los ciudadanos en cada instante, sobre cada problema u opción. No consultan a los ciudadanos porque no les interesa, lo que demuestra que la política moderna se sostiene sobre tres falsas columnas, el dominio, el fraude y el engaño.

Traslademos el concepto de “rotonda” a la política y veremos como todo funciona mejor, sin tantos políticos inútiles, sin tantos asesores, sin tantos privilegios que sólo alimentan la vanidad y el dominio de los “nuevos amos”. Con una sociedad llena de rotondas, la corrupción casi desaparecería, la opresión no tendría sentido y los sinvergüenzas y canallas, vigilados por la ciudadanía, se verían obligados a cumplir las reglas y a respetar la convivencia.

Los jurados populares pueden administrar justicia mejor que los jueces corruptos y sometidos al poder; los periodistas libres de Internet pueden vigilar al poder y defender la verdad mejor que los profesionales sometidos o comprados por los grandes poderes; los ciudadanos pueden organizar su autodefensa mejor que una policía que hoy es incapaz de defender a la población frente a la invasión de mafias, criminales y ladrones; una rebaja de impuestos generalizada genera más riqueza y actividad económica que el torpe gobierno convertido en empresario, eterno fracasado en la Historia cada vez que ha querido dominar la economía; ni siquiera a la hora de repartir los recursos el gobierno es fiable porque los entrega a sus amigos y margina a sus enemigos.

El mismo Estado moderno, cuya historia ha demostrado su capacidad para convertirse en el peor asesino (más de 100 millones de ciudadanos asesinados por el Estado en el siglo XX), en el peor manirroto y en el mayor enemigo de la libertad, debería ser sustituido por una gran Rotonda en la que cada ciudadano sepa lo que debe hacer sin tener que padecer la interferencia absurda, ineficaz y opresiva de la gente poderosa, arrogante e inútil que está obsesionada por el poder, nunca por el bien común.

   
Domingo, 7 de Septiembre 2014
Artículo leído 546 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 07/09/2014 12:13
Hoy ha tocado un tema que me resulta especialmente sensible. Casi todos los días tengo que recorrer un tramo de 10 km en el que hay como doce o catorce rotondas, lo que supone que tardo, algunos días, más de media hora, lo que supone una velocidad media de menos de 20 km por hora, casi a la velocidad peatonal.

Y es raro el día que no presencio un conato de accidente, cuando no un accidente. La única ventaja de las rotondas es que los accidentes se resuelven con una visita al chapista y no al hospital.

Las únicas rotondas justificadas son las de las salidas de las autovías y que no tengan mucho tráfico. No se pueden poner rotondas en vias con 20 000 vehículos diarios. Los atascos son enormes y los accidentes muy comunes.

Los pasos elevados cumplen la misma función sin atascos ni problemas. La diferencia es que con el dinero de un paso elevado se pueden hacer diez rotondas y el político puede salir en diez fotos y eso es importante de cara al lanar que vota.

Por lo demás coincido con lo que dice de la democracia, lo que nos demuestra que aquí nunca hubo democracia ni tienen pensamiento que la haya. Recuerdo que lo que decían cuando la transición era que la democracia consistía en votar cada cierto tiempo y esa es una parte y no la más importante.

2.Publicado por Pascual el 09/09/2014 10:48
Evidentemente, es evidente que el autor no pretende entrar en ese tipo de matizaciones, porque como bien dices, poner rotondas con un tráfico de miles y miles de vehiculos diarios, es inviable y peligroso. El ejemplo del la rotonda es lo bien que puede administrarse la gente sin policias ni semáforos, es decir, el Estado

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros