Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La revolución de la sociedad civil en el libro "Democracia Severa. Más allá de la indignación"


Nota

Acontecimientos como el de las banderas independentistas en la final de la Copa del Rey 2016, mal gestionados por un gobierno que dicta una prohibición que después anula un juez, logrando que el independentismo se fortalezca, convencen a los españoles de que dejar el país en manos de los políticos es un suicidio.

La Sociedad Civil cobra cada día más protagonismo en la política española. Ante la incapacidad de los gobiernos para solucionar los problemas y la falta de voluntad política para regenerar un país podrido y en profunda decadencia, los ciudadanos dejan de mirar a sus gobernantes y comienzan a asumir protagonismo. Cada día hay mas españoles que creen que la política es demasiado importante para dejarla en manos de los políticos.

El libro "Democracia Severa. Más allá de la indignación", de Francisco Rubiales y Juan Jesús Mora, analiza el papel de la sociedad civil en democracia y señala la ruta para devolverle el protagonismo que le corresponde y que le ha sido arrebatado por los partidos políticos. La sociedad civil tiene la misión de controlar a los políticos y a sus partidos, pero no sólo no le dejan hacerlo, sino que la han ocupado y neutralizado. Los principales bastiones de una sociedad civil que debe ser siempre independiente y funcionar como fuerte contrapeso al poder político, están en manos o controlados por los políticos, desde las universidades a los grandes medios de comunicación, instituciones financieras y mecanismos reguladores que deberían ser independientes pero que, inexplicablemente, están en poder de los políticos.

Pero el principal argumento para recuperar el protagonismo de una sociedad civil española que ha sido ocupada y aplastada por la clase política, dejando descompensada la nación e indefensa la sociedad es el pésimo balance que ofrecen los políticos después de cuatro décadas de dominio absoluto. La España que han construido es injusta, antidemocrática, desigual, asfixiada por la deuda exterior, el despilfarro y el desempleo, asustada ante el futuro, con sus pensiones en peligro y a punto de despedazarse porque el independentismo crece en un país mal gobernado e incapaz de generar ilusión.

Los siguientes son algunos párrafos sobre la sociedad civil extraídos del libro:
---



La revolución de la sociedad civil en el libro "Democracia Severa. Más allá de la indignación"
La democracia es clara al establecer que la sociedad civil debe existir al margen de la vida política y con independencia, precisamente para que sirva de contrapeso al poder político. Pero los partidos, ambiciosos e irrefrenables, han ocupado la sociedad civil y la han asfixiado hasta dejarla al borde del coma, con lo que han prostituido la democracia.

Si se abandona el bastardo principio de que los partidos políticos tienen el monopolio de la representación y se admiten los más justos y democráticos principios de que ni siquiera representan con plenitud a sus propios afiliados y que el voto de los ciudadanos no otorga un cheque en blanco sino un mandato para cumplir las promesas electorales y gobernar con justicia y eficiencia, entonces las cosas podrían cambiar y este mundo, transformado en oligárquico por los partidos políticos, podría llegar a ser democrático.

Al principio de que «Los males de la democracia se solucionan con más democracia», los políticos contraponen y aplican justo lo contrario: los problemas se solucionan con más poder concentrado, imposiciones, prohibiciones, abusos, arbitrariedad y recortes.

Mientras que los partidos políticos, si son grandes y de ámbito nacional, pueden llegar a tener unos pocos cientos de miles de afiliados, la sociedad civil está integrada por millones de personas, muchas de las cuales no se sienten ni identificadas, ni representadas por esos partidos que han monopolizado el poder.

La Sociedad civil debe tener sus propios representantes en las instituciones, sobre todo en aquellas que son de interés general y público, donde la presencia sectaria y arbitraria de los partidos sólo causa perjuicios.

La representatividad de la sociedad civil debe asumirse en democracia hasta sus últimas consecuencias, lo que haría posible que los simples ciudadanos que no tengan el respaldo de un partido pudieran presentarse a las elecciones, amparados por su pertenencia a la sociedad civil.

Es la sociedad civil y no los partidos la que debe controlar el sistema político y la economía, entre otras razones porque poner a políticos controlando la política o la economía es como colocar al lobo al cuidado de las ovejas.


- -
Sábado, 21 de Mayo 2016
Artículo leído 710 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 21/05/2016 11:28

Seguramente hay muchos que ni siquiera han oído hablar de esos conceptos que resume en las frases y si no se conocen esos conceptos difícilmente se puede tener un sistema democrático. Por supuesto la casta no los va a enseñar, al contrario, la casta siempre ha dicho o ha dado a entender que la democracia es algo instintivo y que los pueblos son de forma natural democráticos, mientras nos convence que la democracia consiste en votar, a ellos, cada cuatro años.

La democracia es algo que hay que aprender. Aunque todos tengamos ideas innatas sobre la forma de gobierno por el pueblo, es necesario que los principios los aprendamos y sigamos estudiando. Y lo primero que hay que aprender es que la democracia no es gratis, requiere un esfuerzo y además un esfuerzo grande y constante. Es cosa de todos los días. Y si queremos relajarnos y disfrutar del trabajo bien hecho, debemos poner buenos gobernantes, cuidadosamente contrastados, entonces podremos descansar y relajarnos, pero poco, porque los buenos también se corrompen.

Y tomando el tema de las banderas, recordemos que en estos cuarenta años e incluso antes, las banderas han sido uno de los métodos favoritos para provocar. Se quemaban banderas que causaban gran trauma, con lo que una cosa tan simple haćia mucho daño.

Alguien quemò una bandera useña y lo llevaron a los tribunales, creo que la cosa llegó al supremo y sentenció que quemar una bandera era un derecho constitucional. Desde entonces la cosa se ha desdramatizado mucho.

Ahora se utilizan otras banderas, generalmente partidistas para encrespar. No sé si es mejor dejarlos que se ahoguen en su masa de banderas o cortar por lo sano, pero lo cierto es que el gobierno no puede hacer el juego a los independentistas.

El autor considera que el asunto ha estado mal gestionado por el gobierno, creo que ha estado mal gestionado a propósito. Hace como dos mese que se sabe quienes van a la final de copa, han tenido tiempo de sobra para elaborar una estrategia inatacable e incluso que deje en ridículo a los separatistas. Sin embargo salen con la prohibición sabiendo que era ilegal. al menos podían haber consultado al tribunal supremo sobre este punto y si la medida es legal, recurrir la sentencia y dejar en ridículo al juez.

En el otro artículo plantea como solución que los aficionados abandonen el campo, que el Sevilla, abandone el campo y que las autoridades abandonen el campo. Eso sería lo razonable, aunque luego los catalanistas presumieran de victoria, pero sería una victoria pírrica.

La próxima final en que concurra el Barcelona, se asegurarían los de la Tv que no ocurren cosas raras, pues las pérdidas pueden ser millonarias y ahí se acabó todo.

Pero ni el Sevilla va a abandonar el campo, cosa que tampoco es tanto trauma, pues la participación en Europa la tiene asegurada, como finalista y como campeón. Se trataría de no jugar un partido, que seguramente perderá, al fin y al cabo se trata del Barcelona.

Ni los espectadores se van a ir, en realidad si tuvieran la intención de irse, no comprarían la entrada, ya que el aquelarre separatista está asegurado, ni mucho menos las autoridades, que en el fondo están felices con el acto. Y no digamos nada de la gente en sus casas, al fin y al cabo es gratis.

Para que ocurriera eso, tendría que ser un pueblo digno y si el pueblo fuera digno no permitiría que cuatro sinvergüenzas monten el separatismo y por supuesto los gobernantes serían dignos y no la chusma que hay.

Así que siéntense y disfruten del espectáculo, contemplen como se humilla a un pueblo por parte de cuatro fanáticos y luego rásguense las vestiduras si grupos de ultraderechistas "incontrolados" agreden a unos cuantos de esos energúmenos que han ido a provocar. Y digo siéntense porque yo no lo voy a hacer, si no miré la final de Sudáfrica, no voy a mirar un partido del Barcelona.

Porque el lanar es tan tonto que el guión es el mismo siempre: provocación, reacción violenta por parte de fanáticos de ultra derecha, rasgado de vestiduras en los medios criticando a los fachas, que son los malos y dejando claro que los separatistas son muy buenos. Y eso lo repetirán por enésima vez y lo volverán a repetir, porque las ovejas no aprenden.

En España la dignidad era verde y se la comió una oveja.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros