Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La inmensa estafa de los políticos españoles


Nota

Los que nos tenían que haber protegido nos han robado y engañado. Los políticos se han convertido en los promotores de lo peor y han apadrinado la corrupción, la degeneración de la democracia y el hundimiento de los valores, fechorías que asquean a los ciudadanos y deslegitiman a la clase política en pleno, urgentemente necesitada de una profunda renovación y de una catarsis que pase por un proceso auténtico de regeneración, precedido de cambios en las leyes, reforma de la constitución, establecimiento de una verdadera democracia, dimisiones masivas de políticos y cargos públicos, muchas peticiones de perdón al pueblo y una actividad intensa de los tribunales con miles de políticos ingresando en prisión.
---



La inmensa estafa de los políticos españoles
Cuando pasen veinte años, en el mundo entero se hablara de la "gran estafa" española, refiriéndose a las barbaridades y abusos que los políticos de la actualidad perpetraron contra la nación y sus ciudadanos.

La estafa política española es de grandes dimensiones y de unas consecuencias terribles. El comportamiento de los políticos en España ha sido tan inmoral que ha condenado a muerte la política y el liderazgo por décadas. Los que nos tenían que haber protegido, nos han robado. Cuando los ciudadanos españoles descubramos las verdaderas dimensiones de la corrupción, la decepción y la desconfianza hacia los políticos, sean del color que sean, van a ser brutales y no será posible otro tipo de poder que una dictadura moralizante, capaz de castigar a los que tenían que habernos protegido y en lugar de ello nos han saqueado y convertido la nación en un basurero.

Los políticos se han convertido en en el peor ejemplo y en los promotores de lo peor. Han robado, prostituido la democracia, engañado, manipulado la realidad, tergiversado la información, emputecido la vida política y convertido el Estado en una inmensa pocilga en la que los podridos se han repartido el dinero y los privilegios, riéndose de los ciudadanos que, como idiotas, creían vivir en una democracia y votaban una y otra vez a sus verdugos.

La experiencia internacional confirma que, en condiciones normales, apenas aflora el diez o el quince por ciento de la corrupción en un país y que el resto permanece oculto para siempre. Si se aplica a España esa fórmula y se admite que lo que conocemos es apenas la décima parte de la corrupción real, el robo y el saqueo de España han sido monumentales, inmensos, de órdago mundial.

Lo que ahora no es visible porque está cuidadosamente ocultado y tergiversado por la propaganda y por medios de comunicación vendidos del poder se verá con claridad y será evidente que España fue un paraíso para los poderosos y un infierno para los débiles y desprotegidos, que los partidos políticos tuvieron demasiado poder, que el sistema era una dictadura de partidos, no una democracia y que los políticos abusaron del poder y tuvieron casi una patente de corso para robar y enriquecerse, manejando los fondos públicos sin ética ni decencia.

Entonces se verá claro que la corrupción no tenía color y que afectaba tanto a la derecha como a la izquierda y que todos los partidos cruzaron la linea roja al anteponer sus propios intereses al bien común, una y otra vez, sin descanso ni pudor.

También se sentirá vergüenza del sistema político, cuando se descubran sus enormes carencias y falsedades, sobre todo la falta de controles y frenos al poder. La falsa democracia española permite, de hecho, que los políticos destrocen el país sin tener que rendir cuentas ni pagar por ello. Los ciudadanos, marginados, han permanecido durante décadas, desde el franquismo y después en la falsa democracia, al margen de las decisiones y de la vida política, sin defensa ni representación porque los diputados y senadores que elegían en las votaciones sólo rendían cuentas y representaban a sus propios partidos.

Los políticos, acompañados de sus pretorianos, sobre todo jueces, periodistas y policías, incluyendo los servicios de inteligencia, deberán pedir perdón y sentirán vergüenza de haber corrompido la sociedad y el sistema hasta niveles insólitos, ocupando uno de los puestos de cabeza en el ranking mundial de la suciedad y el abuso de poder.

Estas afirmaciones de gran dureza no son exageraciones, sino anticipaciones de la verdad. Lo que hoy se ve turbio y todavía permite ser puesto en duda, será evidente dentro de pocos años, del mismo modo que hoy resulta evidente la corrupción, que era negada hace una década, cuando algunos la denunciábamos, como tampoco teníamos credibilidad cuando afirmábamos, hace un par de décadas, que la democracia española no existía y que los partidos políticos españoles eran el gran obstáculo que impedían la democracia y la decencia.

España está en vísperas de vivir una profunda catarsis, unida a una profunda indignación al descubrir la suciedad que se escondía debajo de las alfombras del poder. La sociedad entera sentirá vergüenza cuando conozca el comportamiento de los políticos, cómo han llenado el Estado de instituciones, gobiernos, diputaciones, parlamentos y miles de chiringuitos sin otro fin que colocar a sus amigos y crear un Estado al servicio de los políticos, nunca de los ciudadanos. Pero el bochorno, la indignación y la vergüenza serán todavía mas profundos cuando se conozcan en detalle las fechorías del poder, el uso del dinero público, el cobro en dinero negro, el innecesario endeudamiento, la desaparición de enormes sumas, el silencio ante estafas masivas programadas, la compra de votos y apoyos, el acoso a los disidentes, el estímulo irresponsable al separatismo y la inmunda codicia de los partidos y de los clanes políticos españoles, vinculados muchas veces a empresarios indecentes y sin ética.

¿No se lo cree? Vale. Investigue y verá que es cierto o limítese a esperar y en unos años, quizás antes de una década, la tremenda podredumbre española quedará aterradoramente al descubierto y nos caerá encima.

Francisco Rubiales


- -
Martes, 20 de Septiembre 2016
Artículo leído 1848 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 20/09/2016 11:03

Me temo que no. A la gente no le importa o si le importa, lo disimula. Es como en el cuento del ciego y las uvas. La gente no protesta, porque de laguna manera participa del robo y por otra parte, está todo muy bien atado, de forma que la protesta no puede llegar a nada.

Son cuarenta años de televisiones dominadas, de subvenciones, de empleos para el voto... Un porcentaje importante de población sabe que si no vota a los suyos, su pariente, hijo, sobrino, hermano... Se va al paro. Y esos son muchos votos y mucha corrupción, claro. Y los corruptos se tapan entre sí.

Tenemos el ejemplo reciente de Andalucía. El juzgado cifra en 750 millones el fraude, eso ya no son especulaciones más o menos interesadas, eso es simplemente que se puede demostrar que se perdieron 750 millones. ¿La gente protesta? Pienso que ni siquiera en las tertulias de los bares. La cosa seguirá como hasta ahora, los fines dirán que es una persecución y que los encausados son honorables y los otros dirán que son unos chorizos. Y ahí quedará todo. Nadie cambiará el voto siquiera. Y lo podremos comprobar en la próxima encuesta del CIS, que es más o menos fiable. Porque las votaciones de diciembre, que no elecciones, pues nosotros no elegimos nada, estarán amañadas como el resto de votaciones de los últimos años.

A una parte importante de la población no le importa el fraude, porque o bien lo practican o bien lo practica algún allegado. El resto de población tiene su trabajo y no tiene tiempo para investigar ni analizar nada, se conforma con mantener el trabajo y dar de comer a su familia. Saben que existe corrupción, al fin y al cabo lo repiten en todos los medios, pero no conoce los detalles ni tiene tiempo ni fuerzas para hacer nada.

Seguramente dentro de diez años, como dice, haya explotado todo, pero no será por la acción ciudadana, será porque los propios corruptos, que cada vez son más tontos, se hundan solos y la gente llena de estupor haga algo, seguramente algo que les indiquen otros corruptos más listos, para limpiar de tontos el panorama y ellos seguir en suyo sin problemas.

Y dado que se están levantando vientos de guerra por todo el mundo, puede ser otra forma de hacer limpieza, si queda alguien para hacerla.

La única forma es que la gente hable del tema y se cree un ambiente social de rechazo a la casta y todo el mundo afirme, especialmente en las encuestas, que no votará. Si hay un 60 o 70 % de abstención en las encuestas y a las votaciones acude poca gente, no podrán disimular el fracaso y el sistema puede quedar muy dañado.

Pero la gente no va por la calle hablado de los sinvergüenzas que son los de la casta.

2.Publicado por SALVADOR el 20/09/2016 12:47
Cualquier opción,ganadora o perdedora, tras unas terceras elecciones profundizaría la sensación creciente, aunque todavía minoritaria, de la deslegitimación del régimen.
El PP no está en condiciones de garantizar su continuidad por razones obvias y da igual su resultado. Es un partido interiormente muerto, sufre una especie de muerte endógena, o tal vez psicógena.
La izquierda, incluso agrupada, coaligada, carece de cualquier viabilidad fuera de los maximalismos clientelares que incrementan el gasto del Estado a fondo perdido, porque la deuda nadie la va a pagar jamás.
Para los que detestamos este régimen infame sin posible redención, la opción izquiedista-nacionalista es la más conveniente: cuanto antes se arme el pifostio de la rehostia, tanto mejor.
La derecha "de oficio" ralentiza el impacto final con su moderada inanidad, la izquierda sublime y la izquierda "real" son como un bólido que seguro que se estrella, aunque nunca se sabe exactamente dónde. Que cada uno corra a esconderse donde mejor le convenga, porque la cuenta atrás ha empezado hace algún tiempo.

3.Publicado por Anro LIbertché el 20/09/2016 17:26
SOLO LOS CIUDADANOS CON CONCIENCIA Y DECENCIA PUEDEN, BORRAR TANTA BAZOFIA POLITICA.

Por supuesto, para nada es exagerado, lo que se dice en este genial artículo. Y lo sé y lo puedo corroborar con detalles, pruebas y experiencia propia, después de tratar, con dirigentes políticos municipales durante más de 19 años. De los más de 80 municipios, que pude tratar como proveedor, el 70% de sus dirigentes políticos, están solo para trincar, manipular y enchufar sin escrúpulos algunos a sus familiares amigos y militantes de partido. Solo tienen vocación para la mentira, la estafa, y la corrupción.

Muy poquitos se salvan de la quema, la falta de transparencia, los despilfarros, junto con la panda de correveidiles, pelotas y rastreros, es el denominador común y referencia de las perversas actividades que desarrollan los dirigentes políticos en un Ayto. Incluso rechazando y negando leyes y normas de obligados y legal cumplimientos. Sin olvidar altos cargos y funcionarios, que le siguen el juego en aras de conseguir mejor posición, ventajas y privilegios con puestos en la administración municipal.

No quiero pensar, ni siquiera lo que significaría, la corrupción a nivel Estatal, Autonómico, Diputaciones, y miles de empresas públicas, nidos de enchufados, de los altos cargo políticos.

Todo es poco lo que podamos manifestar y denunciar. Por otra parte la complicidad corporativista junto con la inoperativa y nula Justicia, hace inviable e imposible, que cualquier ciudadano, que tenga la dignidad y el decoro de denunciar, es torpedeado y obstaculizado con todo tipo de trabas y burocracias en su legítima aspiración por reclamar lo que a todas luces, está en su derecho.

No, no y no, nuestra seudo- democracia, no tiene solución, mientras millones de ciudadanos “borregos” sigan votando a este podrido y corrupto sistema. Se hace necesario y urgente de ciudadanos con cierto sentido de la decencia, la ética y con espíritu y lucha, para desenmascarar a tantos cientos de miles de perversos y corruptos, porque desde luego las excepciones no confirman la regla. Lo contrario, seguiremos con más y mal de lo mismo.

Un saludo



4.Publicado por SALVADOR el 20/09/2016 19:38
Lo primero que tenemos que hacer es, empezar por rescatar el valor de las palabras. Es decir, que las palabras vuelvan a adquirir un significado, de tal manera que sirvan para llamar a las cosas por su nombre, hay que tirar por la borda eso que se llama “lo políticamente correcto”. Reconociendo el estado de las cosas… llamando a las cosas por su nombre. Reconocer que no se sabe algo, que uno está perdido, no es un mal punto de partida para llegar al conocimiento.

Creo que nos quedan tiempos muy amargos. Pero la historia no está escrita. La historia no está escrita nunca. La historia la escriben los hombres y las mujeres con las cosas que hacen cada día.

La educación tiene que ser que el ser humano madure y llegue a su completa posibilidad. Y eso exige algo esencial; el pensamiento libre. Si no hay pensamiento libre no hay toma de consciencia en absoluto.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos para salir de la crisis y para que no sea con el tipo de medidas que este gobierno y otros gobiernos europeos están imponiendo?
Esta pregunta es lo mismo que si decimos: ¿qué se puede hacer en un casino para evitar que siempre gane la banca, pase lo que pase, y jueguen como jueguen los jugadores? ¿Que pasa con el casino? Pues que el casino está condicionando el juego con unas reglas que hacen que gane siempre.

Qué pasa con la sociedad? Pues que el poder lo tienen los partidos politicos .
Para cambiar esta situación, hay que quitarles el poder a los politicos .Eso en una democracia de verdad, en la cual el voto se ejerciera por personas conscientes, después de haber sopesado y estudiado el problema, se sustituiría esas personas por otras .¿Qué podemos hacer? (…) Sobre todo, lo que hace falta es la toma de conciencia ciudadana, reeducarnos, porque la educación la controla también el sistema, y procura que no nos enteremos de lo que debe interesarnos, procura que seamos solamente votantes acriticos.

Cuando hablamos de los motivos por los cuales España ha llegado a una situación tan precaria, no sólo desde el punto de vista económico, sino también ideológico, intelectual, ético y moral; la mentira y la tibieza cobran un gran protagonismo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros