Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La Constitución de 1978 es un fracaso


Nota

Nos han querido vender que la Constitución de 1978 fue poco menos que una obra de arte que hizo posible la democracia, pero la realidad es bien distinta: aquella Constitución, que nació como provisional pero que todavía está vigente, es un fracaso porque ha permitido que España sea hoy un paraíso para los corruptos y un país injusto, desigual, con sus valores rotos y en peligro de desmembrarse.
---



Una Constitución que ha permitido la corrupción a gran escala, el abuso de poder, el enriquecimiento impune de decenas de miles de políticos, incluyendo al rey, el divorcio entre los ciudadanos y sus dirigentes, el hundimiento de los valores y el peligro real de que la nación se rompa, más que una constitución es un bodrio.

La Constitución Española de 1978 nunca fue lo que dijeron que era. Ni siquiera sirvió para garantizar la democracia porque el sistema que instauró viola casi todas las reglas y leyes de la democracia real. Bajo esa Carta Magna los partidos políticos se atiborraron de poder, el gobierno se hizo demasiado poderoso, libre de los controles, frenos y contrapesos que son preceptivos en democracia, no se garantizó la separación de los poderes básicos del Estado, la Justicia fue controlada por los políticos, el Parlamento nunca respetó la libertad de expresión y de voto de los representantes del pueblo, que solo representaron a sus partidos, la sociedad civil fue desarticulada y desarmada, además de invadida por los políticos y el país fue víctima de lacras tan terribles como el desempleo, la pobreza, la desprotección de los débiles, la desigualdad ante la ley y el auge de vicios como el blanqueo de dinero, las estafas bancarias a sus clientes, el saqueo del sistema de cajas de ahorros, la prostitución, el tráfico masivo y consumo de drogas, el fracaso de la enseñanza y decenas de modalidades de corrupción institucional y abuso de poder.

Una Constitución que ha permitido tanta ignominia no merece ser mantenida y ensalzada públicamente como un texto ejemplar.

Ni siquiera hay que analizar la lista de fallos y argumentos antes expuestos para llegar a la conclusión de que la actual Constitución Española es un bodrio. Basta contemplar la labor de Artur Mas, un tipo que odia a España y que, desde el poder, estimula el rencor, el odio y la separación, para concluir que nuestra Constitución es impotente, inútil y que ni siquiera es respetada por aquellos que la juran.

El número de crímenes contra la Constitución que han cometido los políticos españoles es incontable: no han respetado los derechos humanos, no han defendido al débil frente al fuerte, han aplicado la Justicia de manera arbitraria y desigual, han concedido ayudas y subvenciones a los amigos, se han cobrado comisiones corruptas desde el corazón del Estado, se ha instaurado la mentira como política de los gobiernos, se han incumplido las promesas y los programas electorales, se han comprado votos y voluntades con dinero público, se han trucado oposiciones, se han concedido concursos públicos a dedo, se ha expulsado a los ciudadanos de la participación política y de la democracia y se ha impregnado de corrupción y vicio todo el edificio público, desde el que se ha pervertido al pueblo.

Hoy, esa Constitución tan alabada ni siquiera está vigente en decenas de capítulos y se viola cuando se miente, cuando se expulsan a los humildes de sus hogares, cuando se compran medios de comunicación y cuando se amparan a ladrones y banqueros que han robado y humillado a la población y en decenas de detalles mas. Ni siquiera existe un mercado único, ni normas únicas, ni una fiscalidad común para todos los españoles, ni el mismo acceso a la salud, a pesar de que la afirmación mas solemne de la Carta Magna es esa frase altisonante y hueca de que "los españoles son iguales ante la ley".

Le regeneración de España debe partir de la aprobación de una nueva Ley de Leyes que garantice la democracia y que impida el acceso al poder de sátrapas, corruptos y miserables. Sólo con esa premisa, España podría resucitar.


- -
Lunes, 4 de Mayo 2015
Artículo leído 841 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 04/05/2015 11:02

Cuando se elaboró la constitución yo era un analfabeto político, hasta creía que el gobierno miraba por el biestar de los ciudadanos.

Cuando nos preguntaron, voté no y lo hice por una cuestión bastante trivial o no. Por supuesto lo de la separación de poderes no sabía lo que era, sin embargo me resultó extraño que el parlamento eligiera a todo el mundo, pero como el parlamento era reflejo de la voluntad popular, pues estaba bien.

Lo que me resultó extraño fue que la constitución solo contempla los derechos de la gente pero no las obligaciones, de modo que aquello me pareció absurdo y fuente de conflictos. Por eso voté no.

Pero han pasado muchos años como para insistir sobre aquello. Ni siquiera merece la pena investigar quienes fueron los padres reales, no los que la hicieron en las mesas de los bares. A los padres oficiales no le veo con suficiente saber político como para prever lo que vendría después y hacer algo que, no lo solo lo permitiera, sino que lo fomentara.

La pregunta ahora es ¿qué hacemos?

Pues lo primero no hacer una nueva constitución, sino que los políticos, con lo que hay, se comporten honradamente y cuando tengamos unos políticos que miren por los ciudadanos, entonces hacer una constitución en consecuencia. De nada nos sirve que unos corruptos elaboren nada, porque ya se sabe que un árbol malo no puede dar frutos buenos.

De modo que dado el panorama, seguiremos con este bodrio muchos años.


2.Publicado por Carlos RH el 04/05/2015 11:09
A diferencia de la Constitución de EEUU, que nace del pueblo como una construcción racional, gracias a la inestimable aportación de sus grandes pensadores y al modo en el que lo hicieron. Desde los artículos publicados en El Federalista por Hamilton, Madison y Jay hasta las convenciones, debates públicos en sociedades, ateneos y medios de comunicación, se puede decir que todos participaron. Y lo hicieron de la mejor manera que se puede hacer una Carta Magna que todo el mundo la entienda, clara, breve y sencilla. Ya se sabe que las cosas complejas acaban siendo las mas frágiles. Lograron algo mas que eso, aproximar el ideal que perseguían con la realidad que vivían, de tal forma que no se produjeran decepciones. En definitiva, una de las grandes obras de la Ciencia Política, en parte porque tuvieron la suerte de que, justo cuando mas se necesitaba de pensadores, allí estaban para darlo todo por su país.

La diferencia con nuestras constituciones es que la americana nace del pueblo y la nuestra, como la mayoría de las europeas, nacen de una lucha de poder. Se trata de restarle poderes al rey, entonces monarca absolutista, y por tanto, no se puede decir que sean una construcción racional hecha desde el pueblo sino una rehabilitación de un edificio ya construido por el monarca absolutista. Y restar no es eliminar, lo cual quiere decir que que siguen quedando residuos.

Uno de los grandes defectos de nuestras constituciones es que son frágiles porque no nacen del pueblo, no se producen sobre la base de un proceso constituyente sino que son elaboradas por el propio sistema, por el poder. Mientras en EEUU solo han tenido una única constitución desde 1789, nosotros hemos padecido algo así como diez, entre Estatutos, constituciones provisionales, en proyecto, leyes fundamentales etc.... Eso demuestra lo frágiles que son las cosas cuando no se adaptan a la realidad y la realidad la dicta el pueblo, no el poder. Por eso, desde la primera constitución española de 1812, todo lo que hemos tenido han sido interrupciones democráticas (Motines, asonadas, pronunciamientos, golpes de Estado, guerras civiles etc), constituciones excluyentes (Una minoría excluía a una mayoría o media España excluía a la otra media) y políticas pendulares que, como el péndulo iban de un extremo al otro, te acostabas con la CEDA y le levantabas con el Frente Popular. En resumen, una historia convulsa por una fragilidad, en parte constitucional.

Y la del 78, ¿Que me dicen de la del 78? Se fraguó en un restaurante (José Luis) de Madrid entre Alfonso Guerra y Abril Martorell, ambos representando a los partidos mayoritarios, PSOE y UCD. Lo que allí se pactaba entre plato y copa, al día siguiente se votaba en las Cortes. Y es aqui donde se empieza a descubrir uno de los efectos que mas tarde comentaré, el segundo tic que nos llamó la atención es que, hasta que llegaron a tratar sobre los articulos 67 y 68, es decir, aquellos que hacían referencia a la Ley de Régimen Electoral General, donde las negociaciones quedaron bloqueadas, ya podíamos vaticinar por donde iban a ir los tiros.

Si lo que mas les preocupaba era aquello que afectaba a los partidos en cuanto a su posición en las urnas, no sería difícil averiguar que esto iba a ser una partidocracia donde todo el poder se centraría en los partidos políticos y no en los ciudadanos, como así ha sido. En cuanto al primer punto, si dos comensales, Abril y Guerra, eran capaces de sin ningún tipo de debate, lograr que al día siguiente los diputados votaran siguiendo las instrucciones del partido es que acababan de matar otro articulo constitucional como la prohibición del mandato imperativo, pues en la práctica sigue vigente mediante la disciplina de partido, lo cual convierte al diputado en un autómata irreflexivo cuya única función es la de obedecer las instrucciones del partido. Esto se llama mandato imperativo, aquí y en Uganda. Sobra hablar del articulo 6 que obliga a los partidos a regirse por la democracia interna, esto ya no se lo cree nadie. Lo que rige en los partidos es el servilismo y las tragaderas, o acabas mas doblado que el jorobado de Notre Dame y con mas tragaderas que un hipopótamo bostezando o no eres nadie.

Así que la cosa está clara. Nuestra constitución configuró, a diferencia de la de EEUU, una constitución de facciones, de partidos, no de ciudadanos. De ahí su fragilidad porque las facciones velan mas por sus intereses, en la mayoría de los casos contrarios a la realidad de la sociedad y se produce el estallido. El ciudadano queda relegado al papel de espectador pasivo, cuya función se limita a votar cada cuatro años y si te he visto no me acuerdo.

Y no sigo porque esto da para una tésis doctoral, pero añadamos el efecto perverso que produce un sistema electoral que no vincula a elector y candidato, un modelo de partidos que asfixia a la sociedad y se adueña del Estado, un sistema de expolio o reparto del botin, de manera que aquel que gana las elecciones se re`parte el Estado, las instituciones y todo lo que haya que repartir entre los suyos, fomentando el clientelismo político y desechando el mérito y la capacidad y una representación política mas falsa que un retrato de Erik el belga, tenemos todas las papeletas para que se cumpla el ciclo constitucional mas pronto que tarde porque no resuelve las demandas de los ciudadanos, resuelve la de aquellos para los que se hizo esta Constitución: Burócratas, oligarquia financiera y oligarquia empresarial. A los demás que nos den hasta que espabilemos.

Proceso constituyente ya.

3.Publicado por Gran demoledor el 06/05/2015 15:46
Ciudadanos es defensor a ultranza de la constitución del 78 y el régimen autonómico.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros