Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

LA "SUPERIORIDAD MORAL" DEL SOCIALISMO


Nota

En estos momentos cruciales para España, cuando los socialistas de Pedro Sánchez han decidido sentarse con Podemos para negociar un gobierno a pesar de que el programa de Podemos es un monumento al totalitarismo cutre y a la ruína bolivariana, publicamos una colaboración de Pablo A. Gea Congosto que destaca el fracaso del socialismo en el siglo XX y la herencia tenebrosa de esclavitud, dolor, ruina y muerte que ha legado a la Humanidad.
---



¿Por qué el socialismo no puede hacerse acreedor de legitimidad alguna para pretender erigirse como adalid de la libertad, del bienestar y de los derechos humanos?

Dar y repartir entre todos, cimentar una vida digna para los trabajadores y, en general, para todos. Nada más falso. Desde el siglo XIX la ideología más asesina de cuantas han existido a lo largo de la historia se ha considerado valedora de un monstruoso derecho a reglamentar con exclusividad la sociedad de acuerdo con sus parámetros ideológicos, basándose exclusivamente en sus supuestos principios filantrópicos.

Hasta el día de hoy, el fantasma de la propaganda del siglo XX, el siglo del Socialismo, el más sangriento hasta ahora, ha modelado la percepción de las volubles concepciones euroasiáticas sobre esta (por desgracia) realidad sociológica todavía existente en países como Cuba, Vietnam, China, Laos y cuyo exponente más perturbador se localiza en Corea del Norte, donde la deificación de la (muy necesaria en estos regímenes) encarnación de la “idea” ha dado lugar no sólo a la muerte de millones de personas, sino al apoyo en las sociedades occidentales de simpatizantes que pretenden hacerse pasar por seres civilizados.

Realmente, ¿qué es el Socialismo? No pretendo hacer aquí un examen exhaustivo de sus orígenes y variaciones ideológicas, subtipos y demás. No. Lo que quiero es dejar bien clara la naturaleza de esta peste que, si bien anda mermada, no da signos de remitir en cuanto a intenciones de contaminación social se refiere. El Socialismo es Totalitarismo. Lo que pretende, en realidad, es subsumir al individuo dentro de un colectivo abstracto y único, donde las diferencias personales no son admitidas en favor de la igualdad más absoluta. Esa aberrante lógica, se exprese como tal o no, se halla implícita en un mapa de carreteras que niega la individualidad, pues, negando esta, no existe competitividad, no existe personalismo, quedando expedito el camino hacia el paraíso social donde todo el mundo es feliz precisamente por haberse despersonalizado. Sólo a un inhumano puede seducirle esta idea. El problema es que hay muchos. Esta, no se olvide, es la raíz de Totalitarismo: el individuo en sí no es nada, sólo es contemplado en función de lo que es para una colectividad determinada, identifíquese con pueblo, nación, raza o lo que parezca mejor.

Así las cosas, esperar la libertad, la dignidad o el bienestar por parte de esta ideología se antoja hilarante. ¿Qué es lo opuesto al Socialismo? La individualidad, la libertad, la dignidad, el libre albedrío, la conservación de la persona como algo irrepetible, único, como un tesoro. Eso representa la Democracia Cívica, que es mucho más que un mero “gobierno de los mejores”, es la individualidad en su máxima expresión, es la búsqueda de la particularidad, de la diferencia entre unos y otros como algo de lo que no se podrá prescindir jamás, cueste lo que cueste. ¿Tiene, pues, el socialismo legitimidad alguna para pretender erigirse como árbitro de la sociedad y vindicador de los oprimidos? En definitiva, ¿ha logrado algo alguna vez? La respuesta es rotunda: no. Lo único que ha traído es hambre, muerte, sangre y dolor. Ha llevado a cabo con sangre fría los genocidios más brutales jamás concebidos.

Esto no son invenciones, son hechos. No es, como intentan patéticamente argumentar algunos de sus partidarios, un empleo equivocado de una idea positiva, sino que la naturaleza misma de la ideología es genocida, asesina. Se ha sugerido que el socialismo pretendió recoger los olvidados ideales de la Revolución Francesa, ¡y asevero que esto es totalmente cierto! ¡Pero no los de la Revolución de 1789, sino de la jacobina de 1793, instauradora del primer Totalitarismo! Ya socialistas utópicos como Blanqui defendieron públicamente los genocidios, como igual hicieran Marx y Engels al señalar como presupuesto base para el triunfo y desarrollo de la revolución proletaria la desaparición de “pueblos reaccionarios enteros”, el exterminio de sociedades atrasadas que, al estar dos etapas atrasadas y no ser aún capitalistas, no sería posible conducir hacia la ansiada revolución.

De esto tomaron nota quienes estuvieron dispuestos a llevarlo a cabo, a la cabeza de ellos Lenin, responsable de la muerte de no menos de 6 millones de personas en el transcurso de la revolución que trajo consigo la creación de la Unión Soviética, y quien señaló expresamente vez tras vez que el socialismo sólo podía triunfar mediante el “terror de masas” y la “aniquilación social”. Sus órdenes donde manda ejecutar “rehenes” y “kulaks” (campesinos acomodados) no tienen desperdicio. No menos impactante son los 60 millones de muertos ocasionados por Stalin, entre ellos la muerte orquestada de 7 millones de ucranianos en 1932-1933 por resistirse a sus nefastos programas de colectivización, una de las mayores masacres del siglo. Podemos subir el listín, y hablar de los 78 millones de muertos provocados durante el mandato de Mao Zedong en China a lo largo de campañas tan desastrosas como absurdas, tales como “El Gran Salto Adelante” (que provocó una hambruna que dejó 45 millones de muertos entre inanición y ejecuciones) o la “Revolución Cultural”.

El espectáculo no acaba ahí, sino que continúa con la irrupción de un protagonista tan grandioso como desconocido: Pol Pot, quien rigió los destinos de la llamada “Kampuchea Democrática”, bestial intento de revolución socialista que asesinó a 2 millones de camboyanos en 4 años de una población de 7 millones.

Lo más gracioso del asunto (si es que tuviera alguna) es que los más encarnizados enemigos de los autoproclamados “comunistas” son los sistemas Fascista y Nacional-socialista, ideologías derivadas del comunismo soviético y que la propaganda de este país convirtió en antítesis a lo que ellos representaban para ocultar datos como:

•que ese país hubiese estado ayudando a Alemania a violar las cláusulas del Tratado de Versalles de 1919,

•firmase un tratado secreto por el cual militares alemanes que posteriormente invadirían la Unión Soviética en el curso de la Operación Barbarroja fueron entrenados por oficiales soviéticos, aprendiendo de ellos las nociones que darían lugar a la táctica de la famosa “guerra relámpago”,

•acordase repartirse Polonia con los nazis, acuerdo que permitió a Stalin anexionarse no sólo Polonia oriental, sino Estonia, Letonia y Lituania, la región de Besarabia perteneciente a Rumanía e invadir Finlandia,

•colaborase con Hitler en sus políticas antisemitas, entrenado la NKVD (policía política soviética) a las SS y a la GESTAPO en labores de tortura, asesinatos y construcción y administración de campos de concentración y exterminio, mandando la consigna al resto de comunistas europeos a través del Comintern de ayudar y colaborar con los invasores nazis, y un largo etcétera.

Los orígenes del Fascismo y del Nacional-socialismo en una interpretación heterodoxa del marxismo también ha sido negada por los socialistas después de la Segunda Guerra Mundial por las razones arriba apuntadas. De repente, toda la historia es reescrita y la mayoría de las personas abren los ojos de asombro y expresan comentarios de incredulidad cuando uno afirma datos históricamente contrastados como la pertenencia de Mussolini a las facción bolchevique del Partido Socialista Italiano, del cual aseguró Lenin que era el único hombre que podía hacer la revolución en Italia, o que el mismo Hitler había declarado abiertamente cosas como “Yo no soy tan sólo quien ha vencido al marxismo, sino también su realizador: o sea de aquella parte del mismo que es esencial y está justificada, despojada de su dogma hebreo-talmúdico (…) El nacional-socialismo es lo que el marxismo habría podido ser si hubiera conseguido romper sus vínculos absurdos y artificiales con un orden democrático” o “Cuando la Falange encarcela a sus adversarios, comete el mayor de los errores. ¿Acaso mi partido no ha estado compuesto en un noventa por ciento de elementos de izquierda?”

El que Goebbels, ministro de Propaganda del Tercer Reich fuese apodado “El Marat del Berlín Rojo” y que asegurase en un artículo publicado en el New York Times en 1925 que “las diferencia entre el comunismo de Lenin y las creencias de Hitler es muy leve” no debe sorprender al lector informado, como tampoco lo hará saber que la eliminación sistemática de los judíos por parte de los nazis estaba basada directamente en la política de exterminio soviética, algo reconocido por Himmler, que la política económica mixta de los regímenes italiano y alemán fue copiada de la NEP de Lenin, sistema económico introducido por este en 1921 al comprobar los desastres producidos por el “comunismo de guerra” y, quizá, lo absurdo de las ideas económicas que hasta entonces había abanderado.

Lo que sí sorprenderá, espero, es el trabajo entusiasta de Hitler para el gobierno Soviético Bávaro, siendo elegido además para un Consejo de Soldados (como los de la URSS), colaboración que mantuvo incluso hasta la muerte de su líder, Kurt Eisner, a cuyo cortejo fúnebre asistió, como prueban una grabación y una foto.

Aun con todo esto todavía puede quedar quien estime que el socialismo, al menos, a través de la socialdemocracia, sí ha cimentado la conjunción de un régimen de libertades junto con derechos y prestaciones sociales. Falso, puesto que el primer programa político de leyes sociales fue puesto en marcha por Otto von Bismarck durante el Segundo Reich Alemán. Las ideas de un liberal-conservador como Keynes posteriormente han querido ser colocadas como algo sacado de la chistera del socialismo lo que, como acabamos de ver, es una burda mentira. Lo que actualmente se considera socialdemocracia poco o nada tiene ya que ver con el socialismo, aunque prefieran seguir autoproclamándose como tales, dado que al asumir el modelo económico de libre mercado de occidente se divorciaron totalmente de esta ideología.

Ahora sí que podemos responder definitivamente a la pregunta de si el socialismo ha traído algo positivo. No. La mera noción de una economía que no es libre es en su tuétano totalitaria, pues el control de la economía por parte del Estado es el control de las personas por el Estado: la ilusión totalitaria. Si hay algo indispensable para la libertad es la existencia de una sociedad civil fuerte y dinámica, es decir, la presencia de lo privado, algo anatema para el socialismo. Otro día hablaremos de los socialistas españoles…

Pablo A. Gea Congosto


Pablo A. Gea Congosto.
Sábado, 20 de Febrero 2016
Artículo leído 4207 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 20/02/2016 08:14

El artículo es impactante y completo. Dice cosas que generalmente se desconocen, como la estrecha relación ideológica entre las distintas versiones del socialismo y seguramente si se pudiera investigar en lugares secretos nos encontraríamos que todos tienen un mismo origen y un mismo fin. Pero me temo que esa investigación es imposible, al menos por muchos años, si es que existen esos documentos y tendremos que conformarnos con suposiciones.

Creo que la clave de todo está en la magnífica y completa propaganda marxista, que ha logrado por una parte que se piense que la única izquierda posible es la marxista, que la Historia se interprete casi exclusivamente en clave marxista y los historiadores que no lo hacen son marginados y sobre todo que la base ideológica profunda y origen del socialismo, no se conozca.

Dice el artículo: "Lo que pretende, en realidad, es subsumir al individuo dentro de un colectivo abstracto y único, donde las diferencias personales no son admitidas en favor de la igualdad más absoluta."

Esto, así, dicho claramente, no lo había leído nunca, porque esto no se dice ni interesa que se sepa. Si esto se sabe, la mayor parte de los entusiasmos socialistas y no digamos comunistas se esfumarían, especialmente en la gente con cierta cultura. Aunque en el fondo, la gente acepta el socialismo como medio de medrar o como forma de castigar unas reales o imaginarias ofensas de la sociedad capitalista o liberal en que se encuentra.

Creo que el 90 % de los votos recibidos por podemos responden a esos criterios, especialmente el de venganza. Y no entro si es venganza comprensible o no, que podríamos tocar en otro momento.

También se explica el odio hacia cualquier religión, especialmente al cristianismo y más especialmente al catolicismo, pues se considera que la persona es única y distinta de las demás y en el caso del cristianismo, de dignidad infinita al ser hija de Dios. El socialismo no es posible en una sociedad religiosa pues nadie va a aceptar la masificación y la anulación del ser humano.

Hay que reconocer los éxitos económicos del nazismo y del fascismo, que levantaron los respectivos países y en el caso de Alemania la colocaron en la cabeza del mundo sólo por detrás de los USA. Esa fue la única diferencia con el comunismo, porque la persona estaba igual de anulada.

Sin embargo la idea última del socialismo es atractiva para los que mandan, especialmente en lo económico, tal vez por eso se mantienen los partidos autodenominados socialdemócratas. Si nos fijamos, la tendencia y lo estamos vendo en España, es a concentrar la economía en grandes empresas, en las que la eficiencia, esencia del capitalismo, cae muchísimo, pero no importa, el individuo se va diluyendo hasta convertirse en un número, tal como quieren los socialistas.

La pequeña propiedad que permite al ser humano ser libre y ser persona va desapareciendo. De alguna manera el socialismo lleva las de ganar, al menos en este periodo histórico que atravesamos. Se abandona el concepto de Estado y se establece el concepto de Empresa. De hecho ya se habla de un gobierno mundial de las grandes corporaciones y los tratados transpacífico y transatlántico no son más que la certificación que las corporaciones están por encima de los estados.

Quedamos a la espera de los socialistas españoles.

2.Publicado por SALVADOR el 20/02/2016 11:24
En toda ideologia hay una falsedad que describe la realidad social y una concepción útopica del mundo. No solo en la socialista sino en todas ellas.
Lo que a principios del siglo XIX, con los filosofos franceses comenzó siendo un estudio de las ideas ,lo convirtió Marx en el enmascaramiento de la realidad , a traves de un conjunto de ideas que ocultaban la dominación burguesa de toda la sociedad.Todas las ideologias cogen una parte de la realidad y la elevan a un plano general imponiendola la resto de la sociedad.
Esp y no otra cosa es lo que se ve en nuestra historia reciente, la II República , en su articulo I se define como una Republica de trabajadores, imponiendo esta ideologia a todos los españoles, En la guerra civil se implanta una dictadura de tipo fascista, imponiendo esta ideologia a todos los españoles. Y COMO EN LA TRANSICIÓN NO HUBO RUPTURA SINO REFORMA , esta manera de actuar se ha perpetuado hasta hoy , por eso cuando gobernó Felipe Gonzalez , impuso su ideologia , modificando las reglas de juego,cuando gobernó Aznar , lo mismo, por eso cada vez que cambia el gobierno, se cambia la ley de educación ,pero siempre imponiendo a los demas.
Vivimos la Monarquía como si fuera la República, la partitocracia como si fuera la democracia, el Parlamento como si fuera creador de leyes, el poder judicial como si fuera independiente, la prensa como si fuera libertad de expresión, la universidad como si fuera libertad de cátedra, la competencia económica como si existiera mercado libre, la sindicación como si fuera libre asociación de trabajadores. La Transición impuso el imperio del como si, tanto en la vida pública como en la privada.
Lo importante no son las ideologias , que deben existir, sino LAS REGLAS DE JUEGO DEMOCRATICO. Lo sorprendente de este estado de cosas es que la solución a tanto despropósito político existe, es evidente (cuando se conoce) y tremendamente fácil de poner en marcha. Para ello hay que seguir una receta básica: En primer lugar, saber qué es y en qué consiste la libertad política, comprender lo que es una Democracia formal; en segundo, exigir el derecho a esa libertad siempre, y no admitir para esa libertad ningún sucedáneo, componenda, o subterfugio (como el del “voto útil”, por ejemplo).
El juego político (limpio) democrático se basa en: 1º. Todos los ciudadanos pueden participar en el juego político en condiciones de igualdad. 2º. El juego se desarrolla en el campo de la sociedad política. 3º. Las decisiones se toman por votación de mayorías y minorías. Y LAS EGLAS DE JUEGO SON : La representación de la Sociedad y la separación e independencia de los Poderes en el Estado.

3.Publicado por SALVADOR el 20/02/2016 11:25
AQUI EN ESPAÑA HEMOS PUESTO EL CARRO DELANTE DE LOS BUEYES, POR ESO NO ANDAMOS.
Un saludo .

4.Publicado por José Luis el 20/02/2016 14:20
Dado el carajal que tenemos , o mejor dicho tienen montado nuestros políticos, siendo el pueblo español el que sufre las consecuencias, me he permitido brujulear un poco por la Histora, para extraer algunas conclusiones.
A nuestros acuales socialistas se les llena la boca y el ego al hablar vanagloriándose de los ciento y pico años de la fundación del Psoe y Ugt, por parte de Pablo Iglesias, socialista y marxista.
Nada que objetar, sino todo lo contrario de esta persona, luchador por los derechos de la clase trabajadora, vida ejemplar y austera. Esto último no deben conocerlo los militantes de la jerarquía socialista, porque todos los que fueron altos cargos viven en la actualidad como pachás, y los que vienen dando la matraca con el "Cambio y REGRESO", optan a lo mismo, es decir a vivir en Somosaguas, no en el Barrio del Pilar, por poner un ejemplo.
Dicho esto, me remonto en la Historia, y me encuentro a los SOCIALISTAS del Psoe, Indalecio Prieto,ese diputado de mierda que se paseaba por el Congreso alardeando de llevar pistola, con la que amenazó a más de uno, y Negrin. Ellos fueron los que el 14/sep/36 ordenaron el saqueo, porque fue un SAQUEO, de las cajas del Banco de España, con el contenido del oro, plata, billetes..., de acuerdo con un decreto que firmó en barbecho el Presidente de la República y Frente Popular, Manuel Azaña. Largo Caballero también estuvo en el ajo. TOOOODOS SOCIALISTAS.
El motivo que aducían era el cariz que podría tomar la sublevación miltar.
No quiero extenderme, porque hay para dar y tomar, solo decir que se embarcaron por Cartagena con destino a Odessa, 7.8oo cajas de oro con un total de 585.000 kgs.
También saquearon las divisas , valores y dinero que particulares tenían depositados. La plata la vendieron a USA y Francia. Negrín se llevó al exilio mejicano, dinero y joyas.
Nunca más se supo del oro , Estalin dijo que los españoles tendrían las mismas posibilidades de recuperarlo, como de hacer palmas con las orejas.
Ahora , Pedro Sánchez repite hasta el hartazgo lo de la corrupción del PP, y la tropa oyente y visualizante, del País y Wyoming, asienten con la cabeza, cuando no saben nada de lo dicho anteriormente, ni se acuerdan de quién era Juan Guerra, ni Roldán, ni Mariano Rubio, ni Filesa, ni. ni, ni..., para terminar con Andalucía toda , pringada hasta el cuello, con los miles de millones que se han llevado sus salteadores de camino. Al menos, Sr.Sánchez , reconocer un 60% a Vds. y 30% a otrosss en estos últimos 35 años, más la Historia del 36, en lugar de sacar pecho, de cara a su galería.
Ahora, está jugando a la ruleta rusa con un rojo "paleolítico", que pretende estalinizar España, cuando estamos viendo a diario lo que está "progresando" en ayuntamientos esta tropa de impresentables, cuyo jefe de filas va a ver al Rey con la ropa de camarero de Casa Manolo, como dice Ussia.
Vamos a galope al cierre de la Caja de la pasta por parte de Europa; Vd. y su ombligo tendrán la culpa, sin olvidar en absoluto al "otro" y su infinita pachorra.

José Luis Hernández (El Moro Juan)

5.Publicado por vanlop el 20/02/2016 21:50

He pensado varias veces durante el día en el artículo y me he acordado del ejemplo de China, con un capitalismo salvaje, por lo que a primera vista podría parecer que el socialismo está en retirada y que dentro de unos años se llegará a un sistema más participativo.

Pero cuando se mira que el socialismo lo que pretende es la alienación del ciudadano convirtiéndolo en un esclavo, comprobamos que China sigue con el socialismo y no importa que haya capitalismo, la gente está esclavizada exactamente igual que cuando Mao.

Pero como la fórmula funciona, nos encontramos que todos los países tienden a ese socialismo esclavizador, como he mencionado en el otro comentario. Debemos tener claro ese concepto, no importa si quien manda es un estado opresor a o una corporación más opresora, lo importante es la deshumanización de la gente, que también estamos viendo con el lavado de cerebro constante a que nos someten.

Una sociedad cuyo único objetivo es el placer inmediato es una sociedad de esclavos, justo lo que el socialismo necesita.

6.Publicado por Julio el 23/02/2016 12:53
y por eso Nietzsche decía lo siguiente:
¿A quién es a quien yo más odio, entre la chusma de hoy? A la chusma de los socialistas, a los apóstoles de los chándalas, que con su pequeño ser socavan el instinto, el placer, el sentimiento de satisfacción del obrero — que lo hacen envidioso, que le enseñan la venganza... La injusticia no está nunca en los derechos desiguales; sino en reclamar derechos «iguales»... ¿Qué es malo? Todo lo que procede de la debilidad, de la envidia, de la venganza — el anarquista y el cristiano son de una misma procedencia..

7.Publicado por Pensador el 24/02/2016 00:36
Gracias al socialismo Europa freno la usura. Eso no lo pone. Una usura capitalista que estaba ahogando al Pueblo. Un capitalismo de la mano Judía.
Hitler y Stalin trajeron avance y progreso para sus respectivos pueblos. Y los sacaron de la miseria.
Se podrá criticar ciertas cosas y errores cometidos. Al igual que se puede criticar muchas mentiras echadas a la memoria de ambos. Mentiras promovidas por EEUU.
Si no se conoce la realidad sobre Hitler y Stalin es por falta de lectura (Censura), y el conformismo de ver cuatro documentales manipulados. Como el holocuento.
Más asesinatos ha cometido EEUU en éstos 100 años de historia, y nadie da un grito al cielo.
El mayor error que cometió el nacional socialismo y el socialismo comunismo, fue enfrentarse entre ellos.
Y fueron terceras personas con mentiras quienes hicieron eso posible.

8.Publicado por Pensador el 24/02/2016 00:50
Aquí hay documentales interesantes:

https://www.youtube.com/watch?v=mAjK457ndF0
https://www.youtube.com/watch?v=DYGTbPQN_0Y

9.Publicado por José Luis el 24/02/2016 11:53
Pensador, sólo te ha faltado añadir que el Capitalismo es una coalición JUDEO-MASÓNICA, para hacer la frase más completa. Decir que Stalin y Hitler fueron dos personajes "maravillosos" e incomprendidos, con cientos de millones de muertos a sus espaldas por guerras y crueldades, es sencillamente una gilipollez por parte sin duda alguna de un comunista recalcitrante, que a lo mejor tiene también como héroe al tarado mental de Corea del Norte, y ni que decir tiene que firmarías a ciegas que la chusma de Podemos se sentara en La Moncloa. Ahora dime aquello tan manido por la "retroizquierda", de que seguramente soy un facha.

José Luis Hernández (El Moro Juan)

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros