Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Hay que ayudar a Zapatero


Nota



Hay que ayudar a Zapatero
Un amigo y compañero de curso me explicaba no hace mucho su tesis y me pidio que la compartiera y publicara. Tras escucharla, le dije que no podía compartirla, pero que la veía lo bastante interesante como para publicarla. Es la siguiente:

En la agonía de su mandato, aunque constituya una paradoja, los demócratas españoles estamos obligados a ayudar a Zapatero. A pesar de ser el presidente de gobierno que más daño ha causado a la ya escuálida democracia española, hay que sostenerlo lo suficiente para que termine su mandato, para que se cueza en la salsa maloliente que él mismo ha fabricado, para que viva en sus propias carnes el creciente desprecio del pueblo español, al que ha arruinado y hecho retroceder tres décadas. Si se marchara ahora, todavía podría reivindicar una porción de razón y de éxito, aunque sea minúscula. Hay que obligarle a que agote su desastre, entre otras razones porque ha causado ya tanto daño a España que es imposible que pueda dañarnos más.

Hay que ayudarle hasta por egoísmo, permitirle que combata la crisis que él mismo ha alimentado, contemplándole mientras aplica ahora las recetas que personalmente odia, impuestas por una comunidad internacional preocupada por el hundimiento de España, que le desprecia como dirigente, que le da de lado y le humilla en los foros internacionales, que le ha obligado a girar 180 grados en su ideología y estrategia, sin que él, vacío, impasible y descarado, sienta vergüenza ante esa humillación internacional. Hay que sostenerle un poco más porque si él fracasa ahora, nos hundimos todos.

Hay que proteger a Zapatero de sí mismo, de su propia prepotencia y de su truculento sentido del liderazgo para que no termine de arruinar el sistema. Nos va la democracia en ello. El sistema está ya demasiado deteriorado y los ciudadanos responsables de España no podemos permitir que ZP siga cometiendo errores, mintiendo, dañando las instituciones y perdiendo a chorros la fe y la confianza de la población en la democracia y en el liderazgo político.

Aunque no nos guste, Zapatero es nuestro presidente y sus errores y mentiras, además de dañar sin remedio a las instituciones y al mismo sistema, también nos dañan a nosotros. Nuestra democracia, con apenas tres decenios de vida y atacada por la voracidad insaciable de los partidos políticos, es demasiado frágil y apenas le quedan unos pocos valores y rasgos democráticos en pie, tras haber sido transformada, alevosa y clandestinamente, en una sucia oligocracia de partidos.

Hay tres colectivos ciudadanos que, por su responsabilidad e influencia, deben implicarse de manera especial en esa defensa de la democracia que Zapatero está a punto de destruir: los políticos, los periodistas y los docentes. Los tres deben cuidar de la democracia en la agonía de nuestro pésimo presidente, sirviendo a la verdad y cumpliendo de manera impecable sus tareas de liderazgo, información y creación de opinión y criterio, vitales para el sistema de libertades.

Zapatero, aunque la Justicia del Estado nunca le haga nada, debería afrontar todo el rigor de la Justicia popular y sufrir al contemplar como se depaupera todavía más su imagen, como los medios de comunicación y el grueso de la sociedad españoles le espetan en el trostro, cuando pierda el poder, su convivencia con la corrupción, los estragos de su política económica, su ineptitud como estadista y el terrible hecho de haber arrebatado la confianza, la esperanza y el futuro a varias generaciones de españoles.

Del mismo modo que entró en la política al amparo de la victoria, tanto en las primarias de su partido, en las que derrotó a José Bono, como en las elecciones del 2004, cuando, con la ayuda de los cadáveres de Atocha y el miedo que infectó a España, derrotó a un engreído y antipático José María Aznar, cuyos comportamientos finales llegaron a ser ridículos, casi monárquicos, del mismo modo debe abandonar el poder bajo el signo de la derrota, atravesando la puerta más pequeña que existe para un político profesional: la del fracaso y el desprecio de su pueblo.

A Zapatero hay que hacerle entender que cada vez que miente y engaña a la población, como hizo al negar la existencia de la crisis o al desmentir, incluso en sede parlamentaria, sus 25 encuentros con ETA, es como si arrojara ácido sobre la democracia. Debemos denunciar sus mentiras con mucha energía y contundencia, pero, al mismo tiempo, utilizando pomada para no lastimar las instituciones, para evitar que Zapatero caiga, como Sansón, derribando el edificio de la democracia y aplastándonos a todos. Hay que decirle que cuando apuesta por dividir la sociedad española en dos partes irreconciliables, está escupiéndole en el rostro a la democracia. Hay que explicarle que la política no es, como él la entiende, un duelo de gladiadores entre los que gobiernan y los que están en la oposición, sino una praxis de responsabilidad dominada por la paz y al servicio siempre de los intereses de los ciudadanos, no de los partidos ni del obseso afán de poder.

Alguien debería explicarle a Zapatero que cuando se ampara en vetos, estados de excepción y de alarma para gobernar y cuando se empeña en aislar a la oposición e impedirle el acceso al poder, no está alimentando la democracia, sino el totalitarismo, o que cuando pacta con gente que no cree en el Estado, que no ama a España y que está alejada centenares de millas de la democracia, como los nacionalistas extremos de Cataluña, Galicia y Vascongadas, no cultiva valores democráticos sino que siembra España de indignidad y barniza nuestra política con una gruesa capa de excrementos.

Apalancado en su ira, aunque disfrazado de talante, Zapatero no sólo está acabando con la prosperidad de España, sino también crispando, tensando y erosionando la convivencia.

Todos debemos sostener a Zapatero, pero de forma interesada, para evitar daños mayores y para asistir al espectáculo de su declive y derrota, un premio que los españoles merecen por haber suportado, durante dos legislaturas, al peor especimen político imaginable, a un ser con una capacidad de destruir inigualable, enterrador de los sueños y de los mejores logros que había acumulado la pobre y maltratada España.

Esto es lo que piensa Sebastian. Yo, sin embargo, creo que debe irse y que el pueblo debe elegir a otros gobernantes en nuevas elecciones, pero sin olvidar jamás los daños gratuítos e irresponsables causados por Zapatero y su equipo de demolición de España, daños que deben pagar y cuyo castigo público deberá servir a la sociedad española para avanzar hacia la regeneración, la catarsis y la refundación democrática que necesita con urgencia.


   
Miércoles, 15 de Diciembre 2010
Artículo leído 1118 veces




Comentarios:

1.Publicado por DICK TRACY el 15/12/2010 12:33
Felicito a VOTO EN BLANCO por que en esta web leo los mejores artículos contra esta lacra de gobierno dañino, de toda la red.

2.Publicado por vanlop el 15/12/2010 16:05
Me parece perfecto que haya publicado el artículo, porque aunque no lo comparto tampoco, nos puede servir como ilustración para descartar la tentación de ayudar a esta persona a seguir en el poder. Lo s razonamientos expuestos son muy válidos, si se tratara de otra persona, con esta, no valen.

Esta persona, tal vez humana, que diría la otra, está tan convencido de lo que hace que si le ayudamos, se reafirmará más en su locura, es mejor que se vaya, pues sólo ante el desprecio palpable se dará cuenta el daño que hace y que ha hecho.

Me recuerda a D. Quijote, salvando las distancias, pues el hidalgo era una persona decente por naturaleza. Sólo pudo curarse cuando le obligarona a permanecer en su casa. Pues lo mismo con este, cuando esté en su casa, es cuando se caerá de estupidez y soberbia.

Es alguien tan nefasto que su nombre debe borrarse de los libros y nadie pronunciarlo. Desde ahora me referiré a él como ese que manda, el iluminado, o ese que usted sabe...

3.Publicado por otro carlitos el 16/12/2010 02:01
Zapatero lleva desaparecido desde poco antes de que estuviera este país en estado de alarma, aunque hace años que la situación es alarmante, pero esa es otra historia. Como no se vota a una persona sino a un partido, cuyo primer candidato escogen como Presidente de Gobierno, que a su vez selecciona su propio Consejo de Ministros, pues a lo mejor el Sr. Rubalcaba hace las funciones de Presidente por lo que queda de legislatura, siempre que sea posible, y así se intenta salvar el buen nombre del Sr. Zapatero y de su partido.
De forma que ni lo uno ni lo otro. Sí coincido en que será recordado probablemente como un peligroso incapaz que arruinó a este país y llevó a la miseria moral a todas sus instituciones democráticas, adoctrinando y bestializando de paso a la mayoría de su población.
Un saludo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros