Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

España necesita un "dictador" democrático


Nota

Pensar que España puede abandonar la corrupción y regenerarse con los actuales partidos políticos es ingenuo y ridículo. España está tan deteriorada y podrida que sólo podría regenerarse por dos vías: una revolución que arrase con la podredumbre actual o el establecimiento de una dictadura de salvación democrática, que maneje la escoba y la estaca con rigor y contundencia. Cualquier otra vía está condenada al fracaso porque los actuales partidos y sus políticos han cruzado tantas veces la linea roja del abuso y la corrupción que ya son irrecuperables e inservibles para la democracia y la decencia.
---



España necesita un "dictador" democrático
La dictadura no es el fin de la democracia, ni mucho menos su "antitesis", sino un recurso que la misma democracia utiliza a veces para salvarse y regenerarse en situaciones extremas de crisis. Lo contrario de la democracia es justo lo que España padece: el dominio absoluto de las oligarquías y élites, ajenas y opuestas al pueblo, el "Oligo" (pocos) que aplasta al "Demos" (pueblo).

Hay dictadores que llegan al poder para aplastar la democracia y establecer una dictadura personal Es el caso de Franco, Mussolini, Lenin, Mao, Hitler y otros muchos. No importa como lleguen, sino para que llegan al poder. Los dictadores puros lo hacen para gobernar ellos, pero los "dictadores democráticos" lo hacen para salvar a sus patrias del caos, del deterioro más extremo o de peligros mortales.

España, no hace mucho, conoció la experiencia de un dictador democrático. Fue Miguel Primo de Rivera, protagonista en septiembre de 1923 un golpe de Estado que dejó en suspenso la Constitución de 1876 y que contó con el visto bueno del monarca Alfonso XIII, que confió en el general para que salvara a España del profundo deterioro que sufría en aquella etapa de su historia.

Pero los mejores ejemplos de dictaduras democráticas nos la ofrecen los inventores clásicos de la democracia, en concreto Grecia y Roma, que llamaban a hombres fuertes y decididos para que impusieran orden, defendieran la nación de invasores o enemigos letales o restablecieran el sistema, gravemente dañado por por miserables y desaprensivos.

Los mejores ejemplos que nos ofrece la Historía quizás son los de Mario, Sila y Julio César, tres dictadores que no pretendían destruir el sistema, sino regenerarlo, que fueron apoyados por sus propios pueblos para que salvaran a Roma y restablecieran el orden y la limpieza en la República.

España, en las presentes circunstancias, quizás debiera recurrir a un dictador democrático, un tipo lo bastante fuerte y con poderes tan sólidos que fuera capaz de resetear un sistema que ya no tiene posibilidad alguna de regenerarse por su propios medios y que instaure de una vez la democracia, un sistema que los políticos han escamoteado al pueblo español, engañándole y haciéndole creer que aquella dictadura de partidos sustentada por la Constitución de 1978 era una democracia.

La España actual necesita la limpieza a fondo una dictadura democrática porque el sentimiento independentista crece, porque pocos se sienten a gusto en el basurero nacional, porque se desintegra, porque nadie es capaz de frenar la corrupción, porque los partidos políticos, que son el eje del poder político, están podridos, porque la sociedad civil ha sido asesinada, porque las leyes ya no son iguales para todos y, sobre todo, porque el pueblo ha dejado de confiar y creer en sus dirigentes y considera a sus políticos como una lacra y uno de los principales problemas de la nación, algo que deslegitima al sistema y lo hace inviable.

No cabe duda de que muchos paniaguados y falsos demócratas, casi todos ellos afines al sistema y habituados a ordeñarlo en beneficio propio o de sus partidos, van a llamarme "fascista" por proponer que el poder en España sea entregado a un Mario, un Sila o un Julio César, pero no me importa. También fui de los primeros que, hace 15 años, empecé a decir verdades hoy asumidas pero que nadie se atrevía a decir entonces: que el sistema español no es una democracia, que las autonomías eran un cáncer mortal, que los partidos políticos son el principal problema de España y que los políticos son el mayor obstáculo para el verdadero progreso de la nación.

Con la tristeza y autoridad que me otorgan haber acertado siempre, digo ahora que la única salvación de España es la elección de un dictador democrático con poderes suficientes para "resetear" España, limpiarla de indeseables e instaurar una democracia auténtica, no el bodrio escandaloso vigente, utilizado por la clase dirigente para saquear, estafar, empobrecer y destruir la nación.

Francisco Rubiales



- -
Jueves, 19 de Enero 2017
Artículo leído 1819 veces




Comentarios:

1.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 18/01/2017 08:38
España, como Estado, no puede funcionar como en la actualidad. Porque no es que haya tres poderes, lo más lógico en muchos sitios, es que hay hasta casi 20 poderes o más. Y esa propuesta de un “dictador” no es que sea descabellada, aunque para matizarla lo que posiblemente sería necesario es un Estado Unitario Republicano Presidencialista.
Es decir, un Estado en el que el principal centro de poder sea un Presidente elegido democráticamente por el pueblo, en el que el Poder Judicial sea totalmente independiente sin intermediación de los partidos políticos, y en el que las administraciones autonómicas tengan un poder más limitado.
Pero esto es una quimera.

2.Publicado por vanlop el 18/01/2017 10:10

Contesto a Fco López. Lo que dice es el ideal, pero como eso no va a venir de la casta, tenemos que enlazar con lo que dice D. Francisco.

Debo comenzar recordando que Franco no se sublevó contra una democracia. Mientras la república tuvo algún carácter democrático, Franco y el resto, aceptaron y sirvieron a la república. Tras las elecciones de febrero, que fueron una farsa y los resultados, que nunca se publicaron y siguen sin saberse, impuestos por la fuerza, los últimos restos de democracia desaparecieron y la sublevación se hizo contra una república comunista, que era todo menos democrática. Luego el régimen se mantuvo durante casi cuarenta años, con una democracia muy particular y si quieren, sin democracia.

En efecto, la dictadura es un mecanismo de la democracia para enderezar el rumbo y volver a los valores que se perdieron. Este sistema lo utilizaron los atenienses, los romanos y como bien dice, en España en los años 20. Todas las dictaduras de este tipo funcionaron muy bien, tanto en Grecia como en Roma.

La dictadura de Primo de Rivera sirvió para enderezar el país. Se acabó con una guerra interminable, se saneó la economía y se modernizó el país. Dicen que era tal la corrupción que en muchos ayuntamientos, al saber que venía un militar para hacerse cargo de las cuentas, los responsables saltaban por las ventanas.

Pero como con todas las dictaduras, las presiones fueron enormes y Primo de Rivera tuvo que exiliarse, viniendo la dictablanda y luego en un alarde de democracia, la república.

A Cesar lo asesinaron y tras una guerra civil, vino el imperio, que no fue otra cosa que una dictadura eterna. Lo mismo ocurría en Gracia, los dictadores acababan o muertos o exiliados y se restauraba una democracia peor, que daba lugar a otro tirano, que era expulsado y se ponía otro con los votos de los suyos y aśi sucesivamente.

Por tanto una dictadura nos resolvería los problemas, en el mejor de los casos, pero cuando el país comenzara a funcionar y hubiera dinero que llevarse, la casta volvería al poder con las malas artes que les caracteriza. Tal como ocurrió en el año 31. Y además eliminarían la monarquía, que no es que sirva para mucho, pero al menos es un símbolo de España, pobre símbolo, pero menos es nada.

Tendríamos un dictador que enderezaría la cosa, naturalmente a base de sacrificios pues la deuda es tan enorme que sin sacrificios no se puede pagar y cuando el dinero corriera y la gente tuviera trabajo, dirían que las dictaduras son malas y que hay que volver a la democracia. Y echarían al rey, por poner un dictador y montarían una república, no la que necesitemos, sino la que ellos quieran, justo igual que en el 31.

Así que mejor no, que los que la han liado la deslíen y eso incluyo al lanar que vota con fruición cada vez que ponen las urnas.

Como la casta no va a solucionar nada y el lanar vive feliz con la subvenciones, supongo que esto se terminará con una revolución, interna o externa, es decir, que una parte del lanar apoye a una parte de la casta y se hagan con el poder o bien que de fuera venga quien se haga con el poder. En cualquier caso un periodo de inestabilidad bastante grande.

Tampoco algo muy distinto de lo que tenemos, solo que con más violencia.

Porque claro, un dictador no haría lo más importante, que es eliminar la casta. Cosa muy fácil, pues a todos se les puede procesar por varios delitos y con una buena campaña mediática hacer que la gente abomine de ellos. Pero la casta es como la hidra, cortas una cabeza y salen siete. Nunca faltaría casta que se opusiera al dictador. y procesar a tanta gente es técnicamente imposible, sobre todo cuando tienes que procesar a muchos jueces. Y no olvidemos la solidaridad de las distintas castas europeas.

3.Publicado por José Luis Hernández Plaza el 18/01/2017 12:20
Viví una Dictadura desde el principio, en una España, no en un "este País", que había quedado arrasado después de tres duros años de guerra, a causa de una "democracia", que en el colmo de la sin razón, desatino y sinvergonzonería, mandó el tesoro nacional a la Rusia Soviética, esa que ahora unos descerebrados que se sientan el Las Cortes, añoran y alaban , como solución a nuestros problemas , 5 millones aplauden, porque desconocen nuestra Historia, y/o sus padres les inyectaron el odio de vencidos.
A partir de los 40, en esta tierra empezó a amanecer , y ahora quiere resquebrajarse , por falta de pantalones en los que regentan nuestros destinos, y no me refiero a uno solo, en esta tierra digo, empezó a amanecer, y duró lo que duró "el abuelo".
Soy de los que vivió el café como si fuera un lujo asiático, tomabamos malta molida, leche de cabra moruna, y patatas como alimento esencial, los arenques fueron nuestras merluzas de pincho.
Los dos hermanos tuvimos carrera, y encontramos trabajo nada más terminar, sin tener las preparaciones exquisitas que tienen los de ahora, que desafortunadamente son aprovechados "bye de face" fuera.
Un pueblo que desconoce su Historia, está condenado a repetirla, dijo alguien, y estamos poniendo el tren en esa vía.
Primo de Rivera encarriló a este pueblo, para terminar exilado y amargado en Paris, gracias a la ingratitud , en la que los españoles somos "capitanes generales", descabalgando munumentos , pretendiendo desenterrar muertos, y homenajeando con calles , plazas,o hasta estátuas , a aquellos hijos de puta que nos llevaron al desastre de una Guerra CIvil.
Lamento ser visceral pero lo viví y estoy viviéndolo ahora.
José Luis Hernández (KAZAZA)

4.Publicado por Antuan el 18/01/2017 18:29
Muchos, tendentes a creer que los valores de izquierda quizás sean más humanos y evolucionados, en principio no creemos o no queremos creer en banderas ni en himnos porque quizás veamos a la raza humana como una sola, sin fronteras entre hombres. Tampoco renegamos de algunas tradiciones sin discernir o como repulsa a nuestra Historia y tratamos de guiarnos por la razón, por valores humanos nobles y éticos.

Quizás pensemos que el hombre puede llegar mucho más allá, quizás seamos utópicos: que si un gobierno mundial, que si la unión fraterna de culturas, que si una democracia global.
Visto lo visto, esas pretensiones que algunos tenemos o teníamos en nuestra indefendible inocencia son muy a la larga, y no son ideas independientes surgidas de la nada, sino que vienen, de lo mejor que el hombre ha podido avanzar ética y moralmente. No lo veremos, si el hombre alguna vez llega hasta esa etapa de madurez sencillamente todo eso ocurrirá. Mientras, es un suicidio intentar convertir al borrego en unicornio, y mucho menos al burro.
La mujer ha conseguido los derechos que tiene cuando la sociedad ha estado preparada, no antes, y donde todavía no lo está pues sigue siendo un ser humano de segunda categoría.

Intentar implantar un modelo sin patria, sin cultura local o sin bandera es una aberración en casi todo el mundo, y así será durante mucho tiempo. Intentar adelantarnos tres, cuatro o cinco siglos es inútil y va totalmente contracorriente. Todavía vivimos en tribus y sigue siendo importante saber de donde venimos, por qué y cómo llegamos a ser lo que somos. Si no estamos perdidos, indefensos ante las demás tribus.
Por eso, criar a nuestros hijos sin saber quién fue Blas de Lezo, Gonzalez de Córdoba o Churruca es una estupidez, al igual que renegar del legado de Lope de Vega, Baroja o Falla. Estamos en el periodo de la Historia que estamos, no podemos borrar 5000 años de civilización de un plumazo y querer implantar nuestro mundo de "gomilonas" en un abrir y cerrar de ojos, como si la muerte, la guerra y el odio fueran cosa del pasado.

5.Publicado por javierito el 18/01/2017 18:30
Entre las pestes de España se le ha olvidado de ese que es un experto: los periodistas, los perros del poder, verdaderos propagandistas de trinchera.

Bastante de acuerdo con lo del dictador, aunque para mí el ejemplo supremo es Cincinato, todo un modelo de patriota que es llamado cuando la nación está en peligro, acude a la llamada, es investido como autoridad suprema, soluciona el problema, dimite y se va a su casa.

En Estados Unidos le rindieron homenaje poniendo su nombre a una ciudad, Cincinnati.

6.Publicado por Anro Libertché el 18/01/2017 19:09
LAS DEMOCRACIAS COMO SISTEMA POLITICO, YA NO SON LOS MENOS MALOS DE LOS SISTEMAS. LOS POLITICOS Y LOS PODERES ECONOMICOS LA HAN ASESINADO.

Posiblemente se esté iniciando una nueva Era sin percatarnos de sus posibles efectos, positivos o negativos. No se trata de ser, adivino, agorero, optimista, o pesimista, sino de observar los múltiples acontecimientos, políticos, económicos, sociales climáticos, bélicos y armamentistas, a nivel global y de todas índoles que vienen sucediendo en los distintos rincones del planeta.

Sería muy extensivo, plasmar y analizar con meridiana síntesis todo cuanto viene acaeciendo con la globalización y las relaciones comerciales y humanas, entre las distintas culturas y naciones que componen el único astro conocido en el Universo con inteligencia humana. Los conflictos en Oriente Medio, Asia y otros lugares del mundo, siguen poniendo de manifiesto el fracaso de nuestra especie como seres racionales pensantes y únicos responsables de nuestro devenir como civilización.

EEUU, la nación más poderosa del mundo, que ha venido rigiendo, influenciando y dominando en el último siglo, los designios del planeta, comienza su declive sustituida por otras potencias emergentes, con otros espíritus y sentidos de concebir el futuro existencialista de la condición humana, la economía, y otros aspectos laborales, sociales y políticos etc. La llegada del nuevo presidente Donald Trumps, y el mundo anglosajón, acentúa en sí mismo la incontrovertible realidad de un modo de vida que ha venido sobreviviendo en los valores de libertad y democracia, con más o menos aciertos, y que ha sido referente mundial, en cuanto y cómo deben regirse las naciones y culturas con buena voluntad y Justicia. Sin olvidar que siendo la nación más rica y prospera del planeta, nunca fue eximida de tener también a más de 50 millones de personas bajo el umbral de la pobreza y en la actualidad.

Vivimos tiempos de derrotas y resignaciones, sin que nos inmutemos, antes las canallescas actitudes de muchos dirigentes políticos y los poderes económicos dominantes. Los gobiernos de ayer como los actuales, son meras marionetas al servicio de los intereses de los grandes capitales y los mercados financieros. Es la denigrante genuflexión de los poderes políticos legitimados antes los poderes de los grandes capitales. La fuerza soterrada en sus diversas vertientes y no el derecho, como ha venido sucediendo a lo largo de milenios, ha venido siendo el factor fundamental en la vida de la humanidad.

La falta de imaginación y agallas de los dirigentes, políticos y económicos, para crear empleos y riquezas, se yuxtapone a los meros recortes de las clases más desfavorecidas, eliminando servicios básicos como la salud, educación y otras prestaciones de subsistencias, aumentando las imposiciones fiscales a las clases medias productivas, sin que por ello, pueda afectar a los privilegiados sectores enriquecidos en los oportunismos de toda índoles, las especulaciones financieras de todo tipo y los manejos y enjuagues de los políticos. Los privilegiados junto a los poderes económicos en las sociedades modernas con sistemas políticos o no democráticos.

Por ello, los sistemas democráticos de todo tipo, empiezan a ser cuestionados por los ciudadanos ante los derroches, despilfarros y mala administración de los dirigentes políticos en casi todas las naciones de mundo. España en particular, es uno de los primero países, con más corrupción, injusticias y desigualdades.

Siendo los sistemas democráticos, los menos malos de los sistemas, por las existencias de otros contrapoderes, normas y leyes establecidas, sin embargo, nunca antes los ciudadanos, habían dudado tanto como en la actualidad, al observar, los profundos desequilibrios, que asolan a casi todas las naciones del mundo. Unas más y otras menos, pero con influencias y vinculaciones en los conflictos bélicos, en los intereses de los mercados, agravados por las corrupciones políticas, los egoísmos y la falta de generosidad y justas ecuanimidades, posibilitan las hambrunas, las miserias, las infamias e iniquidad, en buena parte de cualquier población del mundo, siendo una de las más viejas asignaturas pendientes de todos los poderes económicos y políticos y los grandes fracasos de nuestra especie.

No ha de extrañarnos pues, las tendencias de los ciudadanos a la hora de elegir, partidos, programas y dirigentes políticos, que se comprometen luchar contra lo correctamente políticos y los sentidos empíricos de los “Establishments”, y otras costumbres y vicios aberrantes de los poderes dominantes. Es decir, corren aires y sensaciones en las masas y ciudadanos en general, de la necesidad urgente de personajes, grupos y nuevas doctrinas ideológicas, que ponga orden, a los desbarajustes e injusticias de lo tradicionalmente establecido, que supongan verdaderos ideales que cambien y transformen las sociedades de nuestros tiempos.

Un saludo

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros