Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

España necesita otra izquierda


Nota

Muchos de los problemas de España, incluyendo el despilfarro, la hipertrofia del Estado, el desbarajuste autonómico y el secesionismo en alza, se deben a que la izquierda, que es la que ha gobernado el país durante mas tiempo desde la muerte de Franco y la que ha ejercido mayor influencia en sus leyes y rasgos, siente una extraña e incomprensible aversión hacia lo español, desde la bandera a su condición de nación unida, sin olvidar la cultura, la religión y un pasado que es incapaz de asumir.

He encontrado un artículo, recientemente publicado en La Gaceta, que reproduzco por su gran valor, a pesar de que este blog Voto en Blanco se ha resistido durante muchos años a reproducir artículos de la prensa española. Quizás la lectura del artículo nos ayude a entender la España injusta y surrealista que nos ha tocado vivir.

La tesis central del artículo es que España necesita urgentemente una izquierda que no la deteste.
---



¿Por qué la izquierda detesta a España?

La Gaceta, Madrid, jueves, 29-10-2015.

La España de hoy, 2015, es en muy buena medida una España modelada por la izquierda. Sin embargo, socialistas y comunistas son incapaces de aportar una idea coherente de la nación. Aún peor: la reprueban todos los días.

El PSOE de Pedro Sánchez propone solucionar el problema “territorial” de España reformando la Constitución. El PSOE de Susana Díaz propone, por el contrario, defender la Constitución. El PSOE catalán, por su lado, reprueba públicamente cualquier acuerdo con quienes, como el PP o Ciudadanos, defienden la unidad nacional (y la Constitución). El PSOE de Carmona en Madrid defiende la unidad nacional, pero el mismo PSOE madrileño se niega a suscribir tal defensa. El PSOE valenciano o balear rechaza mociones de defensa de la Constitución y aboga por romper la baraja nacional. El gallego no anda muy lejos. Y si saltamos más a la izquierda, hacia los continentes de Izquierda Unida o de Podemos, entonces el paisaje es aún más sombrío. La izquierda española detesta a España. Y ese prejuicio es, en muy buena medida, responsable del marasmo que hoy vive Cataluña.

La izquierda ha gobernado en España muchos años: desde 1982 hasta 1996 con Felipe González y desde 2004 hasta 2011 con Zapatero. Todo eso sin contar los larguísimos años de poder social-comunista en comunidades autónomas y ayuntamientos. Añadamos su hegemonía prácticamente completa desde hace casi cuarenta años en materia de enseñanza y comunicación, así como en el campo sindical. Sumemos, por supuesto, su relevante papel en los feudos financieros, industriales y también judiciales del país. Es decir que la España de hoy, 2015, es en muy buena medida una España modelada por la izquierda. Incluso la ex derecha política (el PP) se ha rendido a sus dictados. Y sin embargo, la izquierda española sigue sin ser capaz de aportar una idea coherente de España. Aún peor: siente la incesante tentación de reprobar todos los días a la España histórica, la que duerme en los cementerios y se narra en los libros, y eso se traduce en un perpetuo desdén hacia la España presente, la que intenta respirar cotidianamente en una atmósfera cada vez más insufrible. ¿Qué le pasa a la izquierda con España?

La izquierda española tiene una idea completamente hemipléjica, parcial, sectaria, deformada de España. De la metáfora valleinclanesca del esperpento –España reflejada en los espejos del callejón del Gato- se han quedado sólo con la imagen especular, no con la otra, la real, la material. Curiosa fuga del materialismo metodológico, esa que consiste en actuar sobre la base de una representación tan imaginaria como arbitraria. España, para nuestra izquierda, no es una experiencia de vida colectiva a lo largo de los siglos, no. España, para ella, es una fantasía grotesca: un cacique despiadado y brutal, un obispo seboso y libidinoso, un señorito violador de doncellas campesinas, un inquisidor de celo homicida, etc. O sea que España, para la izquierda es una caricatura. Y además, una caricatura injusta y falaz.

La izquierda española construyó una España fantasmal después del 98 y se la creyó. Hizo lo mismo a la altura de 1931 y volvió a creérsela. Repitió la operación en los años 70 y nuevamente se convenció a sí misma de que ese monigote que había creado era la materia real. Nuestra izquierda siempre ha pensado que España es no lo que realmente vemos, sino lo que bulle en su particular caletre ideológico. Con muy escasas excepciones, ha sido incapaz de proyectar sus valores, sus principios, sobre la existencia histórica real de España. Rara vez se le ha ocurrido, por ejemplo, vincular la noción de libertad con los héroes del 2 de Mayo, enlazar la lucha frente a la tiranía con la Reconquista, ejemplificar el progreso de la civilización con la conquista de América o inspirar la emancipación de la mujer en Santa Teresa o María de Molina. En otros países –Francia o Italia, sin ir más lejos- la izquierda busca identificar sus principios con episodios o personajes de la historia nacional, pero eso, en España, es un ejercicio inédito. Al revés: nuestra izquierda, con una frecuencia inusitada, ha tendido a identificarse con el enemigo de la nación, desde el “redentor” agresor francés de 1808 hasta el “tolerante” invasor musulmán de 711 pasando por el “ilustrado” puritano protestante. O por el separatista “víctima de Madrid”. Es realmente una patología ideológica. Lo asombroso es que no remita ni siquiera después de que la propia izquierda haya gobernado durante tantos años, remodelando el país a su imagen y semejanza.

Nuestra izquierda debería entender que no hay democracia, ni libertad ni igualdad posibles sin una comunidad política consciente de ser tal y proyectada en el tiempo histórico. Es decir, sin una nación. En nuestro caso, sin algo llamado España. Nuestra izquierda debería entender que no es posible conceder a una minoría –en Cataluña, una minoría separatista- el privilegio de pisotear los derechos y libertades de cuantos no piensan como ella. Nuestra izquierda debería entender que es insensato invitar a un pueblo a abominar todos los días de su identidad, de sus ancestros, de su ser, porque eso sólo redunda en beneficio de quienes desean dominar a ese pueblo. Pero nuestra izquierda no lo entiende.

España necesita una izquierda nacional. Y la necesita ya.



- -
Viernes, 30 de Octubre 2015
Artículo leído 932 veces




Comentarios:

1.Publicado por Luis Bouza-Brey el 30/10/2015 08:12
Una izquierda que se ha quedado sin referentes, pues los trabajadores se consideran clase media y luchan por ascender en la jerarquìa de grupos de status. Una izquierda que siente fobia por la idea de Nación, Bien Común e Interés General, y considera "fachas" a los que se sienten españoles y defensores de la idea de España. Una izquierda que rechaza de raiz las tradiciones autóctonas y por ello se siente afín a todos los fundamentalismos, étnicos y religiosos, que ataquen la identidad histórica española. Una izquierda aberrante y excluyente que basa su identidad en el rechazo sectario de la otra mitad del país, y forma cinturones sanitarios para impedirle el acceso a las instituciones comunes; una izquierda sin sentido nacional ni sentido de Estado... Una izquierda que constituye una rémora histórica para el paìs, por su miopía, sectarismo y falta de fundamento y consistencia. En síntesis, una izquierda que debe sufrir ostracismo y realizar su propia catarsis cultural antes de poder contribuir a la salud pública de España.

2.Publicado por SALVADOR el 30/10/2015 09:04
España no necesita una izquierda nacional, como no necesita una derecha nacional. Eso lo que hace es delegar nuestras decisiones , que son nuestras, a unos partidos , que luego interpretan lo que nosotros queremos , por eso estamos donde estamos. España necesita un sistema democratico , con separación de poderes y representación del ciudadano,donde la dirección politica del Esado radique en el Parlamento ( como representante de la sociedad civil).Consiste en cambiar la concepción de Estado-autoridad que concibe el Estado desde arriba y lo identifica con Autoridad, en realidad con la relación de mando y obediencia , considerando a los subditos como una masa pasiva que ha de ser gobernada y administrada desde arriba.
Necesitamos un sistema donde el Poder Ejecutivo lo ejerza un Presidente elegido mediante sufragio universal en un distrito único de ámbito nacional, este representa al Estado y designa libremente a los miembros de su Gobierno. La Nación legisla a traves de sus representantes, los diputados elegidos en distritos de unos 100.000 cada uno , mediante elección uninominal por mayoria absoluta y a dos vueltas. Cada Diputado representa a su Distrito y defiende los intereses de su Distrito ante el resto de Diputados que forman la Asamblea Nacional. Cada Distrito dispone de los mecanismos para CESAR a su Diputado si se corrompe o incumple los compromisos para los que fue elegido. Cada Distrito paga los gastos de la oficina del Diputado y su salario, ( no el Estado ).La función judicial permanece separada del Poder Ejectutivo y del legislativo.

NO SE TRATA DE UN ESTADO QUE TIENE UN PUEBLO, SINO UN PUEBLO QUE TIENE UN ESTADO.

3.Publicado por SALVADOR el 30/10/2015 09:10
No necesitamos partidos que lo único que hacen es dividirnos , sino Ciudadanos conscientes, que cojan las riendas de su destino. Es la mejor herencia que podemos dejar a nuestros descendientes, no el sistema pervertido que tenemos , que lo único que les vamos a dejar es la monstruosa deuda que nos han generado estos politicos de la partitocracia, llamada oligarquia de partidos que tenemos.

4.Publicado por español28m el 30/10/2015 09:13
LA visión de España de la izquierda siempre ha sido lo que ellos llaman un estado plurinacional, pero en realidad no es que piensen que sea así sino que es una excusa para crear instituciones regionales, autónomas, federadas,... o como quieran llamarles, para que haya mas sitio donde crear políticos y así vivir a su costa. La izquierda nunca ha sido de recortar a políticos, siempre piensa que en cualquier sitio tiene que haber un político para tener controlada a la población, porque la izquierda no cree en la libertad del individuo, piensa más en la colectividad, en la masa, en lo público, no cree en la libertad económica, y así entonces intenta crear los más posibles órganos para controlarlo todo.
Esa es la visión de España de la izquierda, mientras que la derecha aunque crea en la libertad económica pero sólo de los ricos, pues piensa que España tiene que ser un sólo Estado donde no hay muchos políticos sino un dictador o rey que tenga también controlada a la población sumisa a los terratenientes y capitalistas.
En fin, las dos ideologías pretenden lo mismo pero con medidas distintas.

5.Publicado por vanlop el 30/10/2015 13:31


El gran problema de la izquierda es que no cree en la democracia, para ellos la democracia es el medio para conseguir el poder absoluto. Un poder cada vez más lejano a los usos de esta Europa a la que nos han hecho pertenecer. No es que los europeos hagan ascos al absolutismo, pero al menos te obligan a guardar las formas. La derecha también tiene ese problema pero por razones históricas y electorales defiende, aunque sea a regañadientes la unidad de España.

Estos se consideran herederos de aquellos que gritaban ¡Muera España! ¡Viva Rusia! El padrecito Stalin concedió mucha autonomía a las repúblicas, no importaba, todos estaban bajo su poder absoluto. De hecho, Kruchef que era ucraniano, cedió a Ucania, las provincias ahora en litigio y Crimea. Pero daba igual, todos estaban sometidos al comité central del partido.

Ese es el modelo que quiere la izquierda, que áun no se ha enterado que el muro cayó hace ya mucho. Ellos piensan en una España confederal o similar, sometida al comité central del partido. Pero en esta Europa eso no es posible y por otra parte, para llegar a esa meta, habría que convertir esta seudodemocracia en un poder absoluto y por el camino se separarían algunas regiones.

Es un proceso utópico, que choca con el sentir de una parte importante de sus bases, que se siguen considerando españoles. Pero eso para ellos son minucias, ni ven la utopía, ni le sentir de las bases, que por otra parte callan y otorgan disciplinadamente.

No es extraño que la democracia no exista, ya que nadie cree en ella, como digo las bases de los partidos de izquierda, que son marxistas, aceptan sin dudar lo que digan los jefes y la derecha, ante el miedo a los marxistas aceptan lo que digan los jefes de los partidos.

Este es el panorama que tenemos. Tal vez la democracia se montó de manera precipitada o mejor dicho, nos montaron una partitocracia y os dijeron que eso era la democracia. Y así nos va.

Hacen falta partidos de izquierda que no sean marxistas, pues el marxismo lleva implícita la dictadura del proletariado, pero también hace falta una derecha decente y una y otra que sean demócratas con todas las consecuencias.

------------------------------

El Sr Arcand tuvo la amabilidad de decirnos lo quiere, supongo que él o tal vez los dirigentes nazionalistas. Eso de un estado con base castellana, pues me temo que será lo queieren, pero no lo que estamos dispuestos a aceptar lo demás.

Unas nacionalidades que chupen del resto, pues como que no. Si me preguntan, diré que dentro o fuera. Dentro en igualdad con todos o fuera y que se busquen la vida. Aqui nadie es más que nadie y el gran inconveniente para conseguir sus fines es que hay mucha gente en Cataluña que no quiere eso. Siguen si explicar que van a hacer con ellos.


6.Publicado por Manu el 30/10/2015 17:45
Desde la Constitución del 78 y el amaño del 23F, en España dejo de existir la izquierda. El PSOE es una pseudoizquierda, el PCE de Carrillo con su eurocomunismo que era un cuento chino manejado por los americanos tampoco era izquierda y los sindicatos por quellos tiempos eran correas de transmisión de los llamados socialistas y comunistas. Cuantos lideres sindicales se pasaron al aparato del PSOE y ya vimos el resultado de la supercorrupción en tiempos del Sr. Gonzalez. Estos eran los que estaban esperando como locos para entrar y trincar junto con los que venian del régimen anterior. Y lo de las Automomias mejor ni hablar viendo el gran despilfarro producido por los que vivien en la burocracia. O sea más de lo mismo que en el pasado. Francisco Umbral dijo que la izquierda no existe porque los pobres ya no se juntan. Eso es asi.

Ciudadanos dice que no es ni de izquierdas ni de derechas, Podemos dice otro tanto y al final de lo que se trata es de " tocar pelo " y estrujar un poco más a la clase trabajadora y mandar a la exclusión social al mayor numero de personas. Tiene mucha razón SALVADOR en su comentario.
No necesitamos ni derechas ni izquierdas, necesitamos personas minimamente decentes y honestas que sepan gestionar España de forma clara y transparente. Y al corrupto palo y tententieso sea del color que sea.

7.Publicado por vanlop el 30/10/2015 23:58

Y en el fondo de todo, como dice Manu, "No necesitamos ni derechas ni izquierdas, necesitamos personas minimamente decentes y honestas que sepan gestionar España de forma clara y transparente. "

Porque después de todo son conceptos que murieron hace tiempo, lo mismo que los propios partidos, pero no se han enterado y vagan como zombis.

Aquí un artículo hablando de la decadencia del imperio y de la corrupción galopante que lo lleva al vertedero de la Historia:

http://elrobotpescador.com/2015/10/30/2-ejemplos-que-explican-la-decadencia-de-eeuu/


8.Publicado por Pascual el 02/11/2015 00:45
SIEMPRE TUVE CLARO QUE LA IZQUIERDA ESPAÑOLA, ES LA PEOR IZQUIERDA DEL MUNDO. Yo hace años que no voto, ni al PP, ni al PSOE, ni a la madre que los parió, espero votar a Ciudadanos, que creo que es la única alternativa viable a día de hoy. Pero lo que sí tengo más que claro, es que la izquierda española es la peor del mundo. No sé cómo sería en tiempos de Felipe, yo nací en 1973, así que los primeros años no lo recuerdo tan bien, aunque creo que nada supera a Rajoy en cuanto al peor presidente que ha tenido este pais: apostata, separatista, revanchista, creador de leyes anticonstitucionales (como la de discriminación positiva, que hoy conserva el PP de Rajoy) etc etc etc.. Recuerdocuando Zapatero estuvo en Francia, apoyando a Segolene Royal, y estaba aquello lleno de banderas francesas, y el tiparraco no sabía a dónde mirar de lo incómodo que se sentía...Porque esa es la izquierda francesa, la alemana, la britanica, la norteamericana, etc etc etc, que sienten amor por su pais y por su bandera, nada que ver a lo que hay en España, No sé a quién votaré en las proximas elecciones, mi candidato más seguro es Ciudadanos, pero lo que sí tengo claro, es que jamás votaré al PSOE, IU, Podemos o cualquiera de estos que se llame de izquiedas, si es que de izquierdas tienen algo (como el PSOE). Eso sí que lo tengo claro, como tan claro tengo que la verdadera izquierda y la verdadera derecha murieron con mis abuelos y su generación

9.Publicado por Pascual el 02/11/2015 10:07
Fé de erratas: donde quise poner " aunque creo que nada supera a Rajoy en cuanto al peor presidente que ha tenido este pais " quise decir " aunque creo que nada supera a Zapatero en cuanto al peor presidente que ha tenido este pais ". Por supuesto, Rajoy le sigue de cerca, sino peor, como dicen otros

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros