Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El ranking mundial del crimen está acaparado por políticos y servidores del Estado


Nota



El ranking mundial del crimen está acaparado por políticos y servidores del Estado
El ranking mundial del crimen está encabezado por el chino Mao Tse tung, seguido del soviético Stalin y del alemán Adolf Hitler, pero lo más notable e inquietante de esa lista mundial de criminales sanguinarios es que los mil primeros puestos están ocupados por políticos y servidores del Estado, sin excepción alguna.

¿Qué fuerza desconocida convierte en criminales inmisericordes a algunos servidores públicos que, según las normas, deberían haberse sacrificado por el bien de sus pueblos? ¿Qué extraño y maligno virus hace que los grandes asesinos en serie y exterminadores del género humano sean siempre políticos o servidores del Estado.

En la lista hay emperadores, presidentes, ministros, gobernadores, generales, jueces, jefes de policía, señores feudales, nobles, jerarcas religiosos y otros muchos cargos que, en teoría, deberían haber sido líderes ejemplares y cuidadores de sus pueblos, pero que, en la práctica, sustituyeron el servicio y la entrega por la depredación y el asesinato.

Los campeones universales del crimen, los comunistas Mao Zedong y José Stalin, los emperadores romanos Nerón y Calígula; Adolfo Hitler, Pol Pot, el príncipe Vlad Tepes Drácula de Valaquia, conocido como el empalador, que llegó a torturar hasta la muerte a más de 100.000 personas; la condesa Elizabeth de Bathery, que desangró a casi un millar de niñas para bañarse en su sangre, creyendo que así obtendría dosis de juventud, Ivan el Terrible, Robespierre, Idi Amín Dadá, el doctor Mengele y otros muchos seres de crueldad desproporcionada tienen como denominador común su condición de estadistas o de servidores del Estado. Comparados con estos criminales "estatales", cualquier otro famoso asesino civil de la historia, como Jack el Destripador o el Carnicero de Rostow, ofrecen balances de víctimas tan reducidos que parecen aficionados de tercera categoría.

Si se quiere ampliar la lista de los grandes asesinos de la humanidad siguen apareciendo representantes de Estados o jefes de naciones, como Lenin, Troski, algunos faraones del antiguo Egipto, emperadores hititas y persas, Atila, rey de los hunos, Filipo de Macedonia, Alejandro Borgia, Benito Musolini, Enver Hoxha, Francisco Franco, Nicolai Ceaucescu y Fidel Castro. Una tercera ampliación permite incorporar a nuevos servidores del Estado, como Gengis Kan, Kublai Kan, Mobutu Sese Seko, Robert Mugabe, el dictador portugués Oliveira Salazar y otros muchos, todos ellos vinculados al poder público en sus respectivas naciones.

Pero caben nuevas ampliaciones de la lista, incorporando a sicarios y ejecutores al servicio de grandes criminales, como Beria, Goebbels, Martín Borman y otros muchos, hasta superar el millar de grandes criminales de la historia sin que aparezca un solo caso de alguien que no haya tenido estrechos vínculos con el poder político o con el servicio al Estado.

Dicen los expertos que la principal causa de que muchos políticos y gobernantes se transformen en asesinos radica en el error de creer que el Estado está por encima del individuo. Un estudio realizado en Norteamérica defiende la tesis de que líderes políticos y criminales comparten el mismo perfil psicológico: seguridad, incapacidad para el arrepentimiento, anteponer el fin a los medios, ausencia de remordimiento, osadía, arrogancia y una capacidad de decisión que no admite la duda ni la reflexión.

El principio nefasto de que "el fin justifica los medios" encierra la esencia del crimen y del abuso de poder porque se transforma fácilmente en otro similar: "todo vale con tal de servir al Estado" o en el no menos peligroso "lo importante es transformar la sociedad; todo lo demás es secundario". Ahí está el origen de la patología asesina política. Desgraciadamente, muchos de nuestros políticos siguen afirmando que lo importante es transformar la sociedad, sin que tengan importancia los métodos, y creen en algo que no es identico, aunque posee la misma raiz macabra: "En política vale todo". ¿Quien no ha oído alguna vez esa burrada pronunciada por políticos y dirigentes aparentemente democráticos?

Nosotros, sin rechazar esa tesis, creemos que el poder, además de corromper, envilece y que detrás del crimen de los estadistas está siempre el deseo de dominar, la mayor de las pasiones humanas, que convierte el liderazgo en el mayor problema de la especie, un problema nunca resuelto cuyo principal resultado ha sido muchos gobernantes indecentes, muchos mediocres al frente de naciones y demasiados depredadores pastoreando el rebaño humano.

Otros conocidos asesinos de la gran lista de la sangre fueron:

Leopoldo II de Bélgica: genocidio en Congo (8.000.000 de muertos)

Enver Pacha: responsable del genocidio turco contra el pueblo armenio(1.500.000. muertos)

Ante Pavelic:Dictador fascista croata.Genocidio contra el pueblo serbio, gitanos y judíos (330.000 muertos, solo los serbios)

Jaiya Khan:Dictador militar de Pakistán. Genocidio contra el pueblo de Bangladesh (3.000.000 de muertos)

Suharto: Dictador indonesio. Un millón de compatriotas asesinados en 4 meses y 200.000 timoreses

Jean Bedel Bokasa: Dictador de República Centroafricana. Canibal y asesino con sus propias manos, entre otras cosas. 3.000.000 muertos.

Idi Amin Dada: Dictador de Ugana. También caníbal. otros 300.000 muertos.

General Gowon: Nigeria. Responsable del asesinato por ejecución, sed y hambruna de 1.300.000 personas en Biafra.

Vladimir Putin: Rusia. Asesinó de 250.000 chechenos (la cuarta parte de la población de Chechenia).

Generales Castillo Armas, Lucas García, Ríos Montt, Mejía Vitores, etc en Guatemala, a los que se le calcula entre 150.000 y 200.000 asesinatos.

Colonialismo alemán en Namibia. Exterminio de la tribu Hereros. De un total de 80.000, solo quedaron 15.000.

Kim Jon Il: Corea del Norte. 2.000.000 de muertos por hambruna por su culpa.

Gobiernos de Turquía e Irak: Decenas de miles de kurdos inocentes masacrados en las últimas décadas.

Actual régimen de Sudán: 300.000 personas pertenecientes a las minorías cristianas y animistas asesinadas en Darfur.

Régimen comunista de Gueorgiev Giorgiu-Dej, en Rumanía: 180.000 personas muertas por inanición (hambre, sed, falta de atención médica) en los campos de concentración, durante su mandato.

Colonialismo español en Cuba: exterminio de la etnia/tribu Caribe. Posteriormente a finales del XIX, en vísperas de la independencia se habilitaron mini-ciudades para albergar a la población que en realidad eran como campos de refugiados, sin las debidas condiciones higienicas, alimentarias, médicas, ropa, etc. Por falta de previsión y organización de las autoridades españolas, murieron 166.000 cubanos. Es el primer caso conocido de GENOCIDIO POR INCOMPETENCIA.

Estado Argentino tras independizarse de España: extermino de la población indígena amerindia. Hoy solo quedan blanquitos en ese país.

Y un largo y siniestro etcétera.

- -
Lunes, 26 de Octubre 2009
Artículo leído 2535 veces




Comentarios:

1.Publicado por Hypatia el 26/10/2009 09:26
No habeis puesto ningún Papa o Jefe de Estado Vaticano.

2.Publicado por vanlop el 26/10/2009 14:41
Al parecer es algo consustancial con el poder en muchos casos, por eso se inventaron los contrapesos y controles.

Hasta el S XVIII era en gran medida la religión, a partir de entonces, con fechas variables según paises, fueron los distintos poderes del Estado los que se vigilan y frenan. Donde estos poderes no son independientes ocurre lo que ocurre. Y lo malo es que vamos camino de eso, que es lo que más siento.

Tengo una duda, creí que las matanzas de cristianos y animistas eran en el sur de Sudán, lo de Darfur es musulmanes contra musulmanes. Pero no he seguido mucho esos asuntos, entre otras cosas porque los periodistas no tienen ni idea dónde está Sudán.

3.Publicado por Albatros el 26/10/2009 15:18

Estoy de acuerdo con Hypatia; falta una de las “instituciones” más intolerantes y que más crímenes ha generado a lo largo de la Historia de la Humanidad.

No voy a referirme a sectas oscuras, ni tan siquiera a “religiones” más o menos lejanas y muy, muy extendidas. Me basta con mirarnos al ombligo de nuestro cristiano-catolicismo.

Veamos,

1.- La Santa Inquisición, como no, que suprimía la herejía a golpe de crímenes institucionalizados. Ya nace combatiendo cátaros y albigenses, pero desde luego se extendió como la pólvora durante siglos. No aburro con las papa-burradas de Inocencio III y su legislación punitiva contra los albigenses.

2.- Las cruzadas, claro, que durante siglos arrasaron a turcos y sarracenos, por una obsesiva reconquista de Tierra Santa, y motivadas por intereses de la nobleza feudal para controlar y expandirse en el comercio asiático y con afán hegemónico del papado.

3.- La quema de libros. Yo lo consideraría un crimen de lesa humanidad. Se editó una lista o índice de libros prohibidos por ser dañinos a la fe, contrarios a la moral o que podían confundir a los creyentes. Hasta Concilio Vaticano II (1962-1965), no se dieron cuenta de lo burros que eran. ¿Y por qué no hablar de las famosas “listas negras” que inició León X? Claro que nada que ver con Pío V, quien instituyó la Congregación del Índice de Libros Prohibidos. El índice incluía obras contrarias a la fe católica (no sólo libros “heréticos”, sino traducciones de la Biblia en lenguas vulgares o polémicas), de nigromancia o astrología, textos lascivos o de amores (dañaban las costumbres cristianas), obras sin nombre de autor, impresor o lugar y fecha de edición, y obras que atentan contra la buena reputación del prójimo. Se publicaron alrededor de 30 índices entre 1590 y 1948 (11 en el siglo XX). Este índice fue eliminado por el papa Pablo VI en 1966.

Aún en el código de Derecho Canónico (Roma, 1983) que no conozco que esté derogado, le dedica el título IV del libro III a los instrumentos de comunicación social y los libros. En el canon 831 dice: “Sin causa justa y razonable, no escriban nada los fieles en periódicos, folletos o revistas que de modo manifiesto suelen atacar a la religión católica o a las buenas costumbres; los clérigos y los miembros de institutos religiosos sólo pueden hacerlo con licencia del Ordinario del lugar”.

Para echarles de comer aparte.

4.- Qué decir del genocidio de pueblos pre-hispánicos en nombre de la religión. La evangelización se convierte en una meta de conquista… la otra cara, por supuesto, es el oro que llegaría a las arcas del rey y a los altares de las iglesias.

5.- Otra cuestión espinosa sería la consideración de la mujer desde la posición oficial de la Iglesia, o el encubrimiento de los casos de pederastia… formas de crimen sin asesinatos masivos.

6.- En fin… voy a acabar con un texto:
“El elefante, aunque es una bestia grosera, es sin embargo la más decente y más sensible de cuantas hay sobre la tierra. Les daré un ejemplo de su castidad: aunque nunca cambia de hembra, y tiene un amor muy tierno por aquella que ha elegido, sin embargo, nunca se acopla con ella salvo al final de cada tres años, y entonces solamente por espacio de cinco días, pero tan secretamente que nunca se lo ve en el acto. En el sexto día, cuando hace su aparición, lo primero que hace es ir directamente hacia algún río, donde lava íntegramente su cuerpo, pues tiene repugnancia a volver a la manada hasta que está completamente purificado”.
(San Francisco de Sales, Introducción a la Vida Devota, 1609).

¿Hay quien dé más?


4.Publicado por F. Rubiales el 26/10/2009 17:08
Hypatía, Albatros:

Aparece el cristiano-catolicismo en el texto. Se menciona a Alejandro Borgia y se habla de "emperadores, presidentes, ministros, gobernadores, generales, jueces, jefes de policía, señores feudales, nobles, jerarcas religiosos". Otra cosa es el énfasis. Estoy de acuerdo en que podría haberse destacado más el papel criminal que muchas veces ha asumido en la Historia el cristiano-catolicismo.

Un cordial saludo.

Francisco Rubiales

5.Publicado por Albatros el 26/10/2009 18:35

Cierto, cierto, ilustre Sr. Rubiales. Quizás he puesto demasiado énfasis porque se trata tan pocas veces el tema, que me ha podido el entusiasmo.

La Historia de la Humanidad, apreciado amigo Francisco, tiene momentos espeluznantes, y no siempre en las cloacas de sociedades corrompidas, sino, con frecuencia, en las más altas esferas del esplendor social y del poder.

Supongo que también entonces habría ciudadanos decentes batallando por la dignidad de su pueblo y de su tiempo, y a fe mía que se jugaban más que nosotros con muchos menos medios de difusión de su mensaje.

En consecuencia, no puedo por menos que despedirme con un abrazo afectuoso por la labor de faro que Ud., admirado Rubiales, desempeña tan admirablemente en este foro.

6.Publicado por 1984 el 26/10/2009 23:24
Perdón por el off-topic: Para cuándo una entrada sobre SITEL. El asunto es de extrema gravedad. Quienes tenéis voz, público y amáis la libertad no deberíais permanecer callados.

http://www.internautas.org/html/5779.html

http://www.internautas.org/pagweb/15.html

7.Publicado por Borja Fernández el 10/09/2011 22:34
Creo que nos olvidamos de Lenin en este ranking

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros