Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El poder envejece, se envilece y pierde toda grandeza


Nota

El mundo no mejora en este siglo XX porque los poderosos y los políticos lo impiden. Dijeron que construirían un mundo nuevo y mejor, que no repitiera los viejos dramas y vicios, pero avanzan por la misma senda. Los políticos son un fracaso y nos arrastran hacia el drama.

Impuestos abusivos, cobrados en contra de la voluntad popular, decisiones no compartidas por los ciudadanos, deterioro de la política, abuso de poder, ataques a pueblos indefensos, matanzas, desigualdad, desprotección de los débiles, leyes a medida de los poderosos, marginación de los ciudadanos... son los vicios y los dramas de siempre, que siguen vigentes en nuestro mundo actual, como si viviéramos en el siglo XIX.

La sensación de que nada ha cambiado y que el mundo sigue avanzando por la senda del desastre empieza a dominar el panorama de este siglo XXI que muchos consideraban como el siglo de la paz y la concordia, cuando se está convirtiendo en un duro escenario de lucha eterna entre el bien y el mal, entre los que quieren acaparar todo el poder y el dinero y los que luchan por un mundo mejor.
---



En apariencia, el mundo ha cambiado profundamente, pero quizás ese cambio sólo sea un espejismo y todo siga igual. Estamos en el siglo de las comunicaciones y de la interacción entre los humanos, pero los políticos siguen gestionando el poder como lo hacían cuando ni siquiera existía el teléfono. El siglo XX fue el siglo del Estado y de los políticos y constituyó una experiencia terrible de opresión, violencia y muerte, pero el XX, que prometía ser el siglo de los ciudadanos, conserva los mismos vicios y dramas porque los opresores se resisten a ceder el control del mundo. Aquellas experiencias terribles del siglo XX, con estados poderosos que imponían su voluntad asesinando ciudadanos y promoviendo guerras mundiales y exterminios étnicos y culturales no pueden repetirse, pero los políticos parecen no haber aprendido la lección y siguen repitiendo los mismos vicios y abusos que convirtieron el siglo XX en un infierno.

El único cambio importante que se detecta es que los ciudadanos no quieren seguir aplastados por el Estado y quieren ser escuchados e influir en su propio destino, quieran o no quieran los poderosos, por las buenas o por las malas.

El siglo XXI está siendo testigo del nacimiento de una fuerza de rebeldía ciudadana contra los aprovechados, mediocres y sinvergüenzas que acaparan el poder. El ser humano cree que no debe delegar su voluntad política en mediocres y corruptos, pero estaría dispuesto a delegarla en personas inteligentes, honradas y capaces, siempre que se dieran las condiciones adecuadas, nunca en idiotas elevados hasta el gobierno por partidos políticos que no son otra cosa que grandes falanges organizadas, donde muchos mediocres, egoístas y sinvergüenzas hacen carrera y se tornan importantes, en contra de las leyes de la misma naturaleza.

Las condiciones que exigen la verdadera democracia y el ciudadano para delegar su voluntad política es que el poder esté eficazmente limitado, vigilado y controlado y que los que gobiernan puedan ser revocados cuando su labor sea dañina para el bien común. Los políticos podrán gobernar en nombre del pueblo, pero deberán hacerlo con sus poderes limitados, bajo vigilancia y sometidos a controles estrictos y necesitados de permanente consenso.

Cada día son más los ciudadanos que creen que la única forma de obtener legitimidad en el mundo actual es consiguiendo el consenso popular y que los poderosos se han extralimitado y merecen un castigo por imponer su voluntad a la ciudadanía. Nuevas reglas deben adquirir vigencia en la política moderna, en la que si ese consenso no existe y si, por el contrario, grandes sectores de la población están en contra de un gobierno, aunque éste haya sido elegido por cuatro o cinco años, ese gobierno debe dimitir y convocar elecciones porque al haber perdido el apoyo de las mayorías, carece de legitimidad para gobernar.

La democracia en estos tiempos pretende sostenerse sobre dos pilares: el primero es la necesidad de contar con los ciudadanos y con el consenso permanente y el segundo es que las leyes y normas deben reformarse para que la democracia sea inviolable y los políticos y sus partidos no puedan pervertirla y degradarla, como han hecho hasta ahora con demasiada frecuencia y facilidad.

Estas son las esencias de la nueva democracia en el siglo XXI: gobiernos que necesitan de la adhesión ciudadana continua y que si la pierden, deben abandonar el poder, además de un sistema inviolable para que queden garantizadas la participación ciudadana en las decisiones, la igualdad ante la ley, el control de los políticos y de sus partidos, mayores exigencias a los representantes y cargos públicos y una envoltura ética que cobra todo lo público.

Nunca como ahora fue cierta aquella sentencia de Rousseau en el "Contrato Social": "La soberanía, al no ser otra cosa que el ejercicio de la voluntad general, nunca puede ser delegada". Los ciudadanos y no los esclavos tendrán cabida en este siglo porque la política es demasiado importante para que la gestionen los políticos. El ciudadano será vigilante, responsable, cumplidor, exigente y participativo, sin renunciar nunca a la capacidad de retirar su apoyo a los que en su nombre gobiernan, lo que hará que los sátrapas y rufianes dejen de tener sitio en la política, una tarea que volverá a ser noble y cargada de prestigio porque estará al servicio del bien común y no como ahora, que sirve muchas veces a los intereses más oscuros, sucios y detestables.

Grandes vicios del poder que se han hecho endémicos, como la corrupción, el abuso de poder, la arbitrariedad y la arrogancia deben desaparecer. Los políticos tendrán que habituarse al consenso, por las buenas o por las malas. Esa forma de gobernar como si se tuviera un cheque en blanco en el bolsillo, sin jamás tener en cuenta la voluntad popular, hoy vigente por desgracia en muchas naciones, pronto será considerada delito. El mundo debe avanzar hacia el bien común, no como ocurre en el presente, donde retrocede hacia la opresión y el abuso, empujado por los grandes culpables y promotores del retroceso y el mal, que son esos partidos políticos que anteponen siempre sus propios intereses al interés general y que viven y alimentan su poder con la corrupción y los privilegios.

Francisco Rubiales

- -
Miércoles, 12 de Abril 2017
Artículo leído 1001 veces




Comentarios:

1.Publicado por pasmao el 12/04/2017 10:07
Buenos días Don Francisco

Ayer vi el video donde sacan de mala manera a un ciudadanos USA de un avión porque por un error de planificación se pasaron de listos y hubo overbooking.

Lo mas terrible no es sólo el hecho en si. si no cómo alguien con dos dedos de frente en el mundo en que vivimos hoy puede tomar tal decisión y pensar que no va a pasar nada.

Pensar que idiotas de variopinto pelaje, y en la política aún mas, son quienes nos mandan, y que estamos en sus manos acojona. Y perdón por la expresión.

El Poder se envilice porque la selección que debía de poner a los mas capacitados para ejercer en poder no funciona. Estamos en manos de eidiotas que sólo juegan a tapar sus errores mientras disfrutan de los privilegios pero no quieren afrontar sus responsabilidades.

Y eso que en ese caso hablamos de USA, aquí ni les cuento.

un cordial saludo

2.Publicado por vanlop el 12/04/2017 12:14

Pues pienso que la cosa está comenzando a cambiar. No estamos siquiera en el final del principio, tal vez ni siquiera en el principio del principio, pero creo que hemos llegado al fondo. Seguramente habrá ascensos y descensos hasta que se comience la subida sin retrocesos. No lo veremos, pero creo que por ahí vamos. Tal vez podamos ver el comienzo del principio. (Luego Kazaza dirá que no soy optimista).

Tal vez la palabra clave del artículo sea el consenso. Me aterroriza el consenso. Tal vez porque en estos cuarenta años hayamos vivido en el consenso de los delincuentes. Yo diría más bien que los gobernantes lo son y ejercen con el asentimiento de los ciudadanos.

El gobernante, que no político, gobierna según sus criterios, que para eso lo han puesto los ciudadanos, pero siempre pensando en los que lo han puesto, siempre pensando en qué harían los ciudadanos ante este problema con estas condiciones. Y si el gobernante da en el clavo, los ciudadanos aplaudirán su gestión y si no, se lo dirán y si persiste en el error, lo cambiarán.

Los gobernantes saldrán de entre los mejores del pueblo y su periodo de gobierno será breve porque serán de cierta edad. personas que hayan demostrado su valía durante toda su vida y al final, dedicarán unos años al bien común.

Creo que estamos en el final de los políticos al uso, pero aún falta para el nuevo mundo. Pero el nuevo mundo que queremos los ciudadanos, no el quiere la casta.

Pero suponiendo que aún nos quede mucha caída y nos impongan el gobierno mundial y la esclavitud absoluta, eso será transitorio y caerá y el mundo se levantará. Al final se llegará al gobierno de los ciudadanos, la cuestión no es si se llegará, la cuestión es cuando.

3.Publicado por anonimo el 12/04/2017 12:26
Estamos al borde de una guerra nuclear, una vez mas por las mentiras del gobierno de los Estado Unidos de América, han atacado a Siria, sin aportar una sola prueba de que Asad haya empleado arma químicas,Ellos, los gringos y nosotros también ,sabemos que las armas química que poseía el régimen de Siria, todos sus arsenales fueron destruidos con supervisión internacional, Quieren destruir a Siria destruyendo la única fuerza que en siria combate al terrorismo internacional del estado islámico, eficazmente. Si no ha ocurrido un ataque nuclear es por una persona que gracia a su entereza, prudencia y valor lo ha impedido, me refiero a Vladimir Putin,

La decisión de Donald Trumps , sin contar con el consejo de seguridad ni siquiera consultar al congreso de su país lo convierte en un hombre que esta fuera de sus cabales.

Lo penoso de todo esto es que Mariano Rajoy, Hollande, Merkel y otros varios lideres europeos, apoyan esta idea descabellada de este señor con nombre de pato.
Cuidado con jugar con Rusia, no es el país que emergió en los años 90 de una calamitosa URSS. Hoy Rusia es una gran nación con un poderío aplastante.
Nunca creí que los EUA, tuviera gobernantes tan cara dura : No les da pena mentir descaradamente , pondré un ejemplo, las del exsecretario de defensa Colin Powell, cuando para justificar la invasión a Iraq, enseño como prueba un pomito con un poco de polvo de talco,en el consejo de seguridad de la ONU para engañar a la opinión pública mundial, En esa ocasión ,yo como mucha gente me lo creí, porque en aquella época pensaba que los EUA eren un país serio, pero en verdad todos estos señores lo de antes y lo de ahora son unos golfos.

Los EUA se muestran como defensores de los indefenso cuando lo que mas han hecho es asesinar directa o indirectamente a millones de personas, bien por guerras directa donde han participado o indirectamente apoyando con armas y financiando a grupos para militares y terrorista dinero, con pertrechos bélicos, bloqueos económicos, desestabilización económica y financieramente
a países que lo que desan es no ser pisoteados por las transnacionales inescrupulosas que lo único que persiguen es el saqueo de sus recursos naturales, mientra los pobres se mueren de hambre y viven en la indigencia y la pobreza absoluta.
Estoy convencido que los Estados Unidos de América son un peligro mas para la paz mundial y que "La unión Europea" se equivoca una vez mas.
No estoy defendiendo a bashar Al Asad sino que para atascar a Siria hay que tener pruebas contundentes, no hipótesis, cuando por añadidura sabemos que el estado Islámico a usado en otras ocasiones armas químicas para inculpar a Rusia y al gobierno de Siria. Además la prensa al servicios de la elites, magnifican las bajas civiles cuando se producen en el bando contrario y la minimizan cuando estas bajas se producen en el bando de la coalición de la OTAN

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros