Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El alto precio de la "libertad controlada" en España


Nota

Existe una profunda y creciente frustración en España ante los escasos logros de la llamada democracia y una creciente nostalgia de tiempos pasados que se nutre de la contemplación del asqueroso presente de un país corrompido, injusto, desigual, arruinado y en proceso de descomposición. Las mejores pruebas del "fracaso" de la mal llamada "democracia española" son la decepción y la nostalgia.
---



El alto precio de la "libertad controlada" en España
Si preguntas a los españoles por el país ideal, descubres con sorpresa que sueñan con el pasado. Quieren una sociedad unida y segura, en la que se pueda trabajar honradamente, pasear libremente por las calles y plazas sin ser asaltado por delincuentes y dormir con las puertas del hogar abierta, en la que apenas se paguen impuestos, donde reinen el respeto y la disciplina, un país sin la actual corrupción política galopante y donde todos nos sintiéramos parte de un proyecto común. Es casi el vivo retrato de la España de los años sesenta y setenta, en la etapa final del franquismo.

Si los españoles, después de tres décadas de presunta "democracia", sueñan con una sociedad parecida a la del pasado, entonces ¿que carajo ha conseguido la mal llamada democracia española?

Un lector de Voto en Blanco dice que "la democracia es un despeñadero por donde han caído los valores, los principios, la disciplina, la honradez, la decencia, la verdad y mil valores más que el viejo general asesino, por lo menos, supo cuidar." Otro lector afirma: "la progresía (durante el Franquismo) se empeñaba en hacernos creer que vivíamos como esclavos. Nos hicieron creer que democracia y partitocracia era una misma cosa, y así nos va. ¡Ahora sí que me siento esclavo! Esclavo de la banca que me asfixia. Esclavo del chorizo de turno, de los 902 que me obligan a gastar entre llamada y llamada tanto o más que lo que pretendía reclamar. Esclavo de las tarjetas de crédito con sus T.A.E. del 26%. Me duele reconocer que nunca me sentí más libre que desde mi mayoría de edad hasta hasta Noviembre del 75. Lo demás puro espejismo." Otro dice: "Soy un trabajador nacido en el año cincuenta, hijo de otro trabajador. Durante el régimen de Franco, pudimos estudiar y hacer carreras universitarias, tanto mi hermano como yo. Fuí un joven feliz, crecí con la certeza de estar en un país en donde mi seguridad estaba garantizada, jamás tuve la sensación de que algo me pudiera ocurrir cuando a altas horas de la noche me movía por las calles de Madrid. Termino diciendo que los que hoy se llaman de izquierdas han conseguido que me esté posicionando en donde nunca pensé que podría posicionarme."

Internet en España se llena cada día más de nostalgias del pasado, señal inequívoca de que el presente es frustrante y provoca rechazo.

Can la mal llamada "democracia" hemos conseguido libertad, pero una libertad controlada y mediatizada por un gobierno que miente, por decenas de televisiones públicas que propagan "La verdad del poder", no la auténtica verdad, por cientos de medios de comunicación sometidos al gobierno y por miles de periodistas, psicólogos, asesores e intelectuales al servicio del poder político. La "libertad" ganada ni siquiera nos permite elegir libremente a nuestros representantes, ya que son los partidos los que elaboran las listas, que el ciudadano sólo puede aceptar o rechazar, sin introducir cambio alguno.

Hay un mito español moderno que dice que hemos recibido la democracia sin tener que pagar un alto precio por ella, como tuvieron que hacer otras sociedades, que lucharon contra el comunismo o el fascismo. Sin embargo, el precio que han pagado los españoles por una libertad controlada es mucho mas alto de lo que se cree: se han perdido los valores, se ha perdido la seguridad, se ha roto la igualdad, se ha hundido la unidad, vivimos rodeados de corruptos y delincuentes, pagamos impuestos por todo, carecemos de ideales y de un futuro común como pueblo y estamos obligados a sostener un Estado estrambótico, ineficiente y tan costoso que es insostenible, integrado por 86.000 concejales casi 9.000 alcaldes, 17 Presidentes de Autonomías, casi 1.600 parlamentarios autonómicos, 350 diputados en Cortes, 300 Senadores, 200 parlamentarios en Estrasburgo, una Casa Real, 20 Ministros y una "horda" de funcionarios, asesores, enchufados y parásitos cifrada en casi tres millones y medio de personas.

Bajo el terrible mandato de Zapatero, los españoles constatan a diario que el futuro, sin ilusiones ni esperanzas, se desvanece y se carga de decepción, mientras que el inmenso aparato de propaganda del poder nos quiere convencer de que la libertad lo es todo: "Vivo en el mejor de los mundos. Soy feliz ,puedo elegir el color de mis barrotes".

Pero, cuando empieza a faltar lo principal, cosas como el trabajo y la comida, emergen la indignación y la rebeldía frente al poder injusto e indecente, mientras la libertad se desdibuja y pierde prioridad.



 
Jueves, 7 de Abril 2011
Artículo leído 1778 veces




Comentarios:

1.Publicado por Estigma el 07/04/2011 08:41
El problema reside en que han desaparecido por completo los estadistas, los verdaderos lideres que sabian conducir a su pais por el camino correcto. Han llegado mediocridades al poder mas preocupadas por su reelección y por la supervivencia de su partido que es la maquina que les da de comer y se han olvidado del ciudadano y del bienestar del pais, a cambio se han puesto a las ordenes de las grandes corporaciones financieras de las que son obedientes y sumisos y utilizan a los ciudadanos como los nuevos esclavos, la verdadera industria de la que se nutre el Estado. Para un mediocre es más fácil subir impuestos para recaudar que plantarse y decir basta a ese 1% que acapara la riqueza y que apenas paga impuestos pues se han hecho tan fuertes y poderosos que son un chantaje constante para la economia de un pais. Ante este estado de cosas solo cabe la revolución pues allá donde la voluntad popular dirija los sentimientos de los ciudadanos no hay fuerza capaz de pararla. El Estado está dando los últimos coletazos y la corrupción es la prueba evidente de que un ciclo se acaba. Resulta impensable que un pais despues de una gran crisis que ha dejado 5 millones de desempleados, cientos de miles de familias en la calle por no poder pagar la hipoteca, unos impuestos insoportables, una subida de precios inasumible y un ataque frontal contra los derechos humanos como es convertirte en deudor de por vida con una entidad financiera apoyada en la injusticia por todo un parlamento corrupto, no haya ciudadanos que pasen la linea roja para comenzar a ver en el Estado el enemigo al que combatir. Un Estado que oprime cada dia más al ciudadano y que exculpa a aquellos que pertenecen a la casta de parásitos que nos desangran. Familiares de politicos, hijos, hijas, cuñados, mujeres, sobrinos etc... son beneficiados de una manera insultante mientras la crisis la pagamos otros. Esto tiene que reventar porque esto ya ha dejado de ser una democracia, esto es un sistema corrupto donde la rapiña y el saqueo están acabando con las arcas del Estado, se cierran ayuntamientos porque no hay dinero, se cierran empresas, autonomos en la calle, colas para comer en los comedores sociales, en los contenedores etc... se han establecido dos clases bien diferenciadas dentro del sistema corrupto, los saqueadores impunes y los neoesclavos pero nada parece importar a nadie. cada uno va a la suya hasta que una minima explosión de rabia estalle en algún lugar del territorio y se expanda por simpatia. Entonces la calma tensa que se vive desaparecerá y el fuego purificador hará su trabajo.

2.Publicado por Estigma el 07/04/2011 08:46
Les dejo un enlace de TRansparency International España con cuyo Presidente estaré mañana viernes en Valencia. Este enlace es del año 2009 pero perfectamente válido para hoy.

No debemos resignarnos a la corrupción.

La corrupción es como un cáncer que avanza imparable si no se toman medidas para detenerlo. Las redes de corrupción se expanden y van controlando empresas, municipios, Comunidades Autónomas y hasta unidades esenciales del Estado si los partidos, los Gobiernos y la sociedad no se alían para detener esta enfermedad social. La causa de la expansión es que, si se percibe la impunidad, resulta racionalmente rentable arriesgarse a ganar mucho dinero, robando a una colectividad difusa, sin peligro de ir a la cárcel por ello. Es obvio que personas con principios éticos sólidos no aceptarán este intercambio, pero, por desgracia, la solidez de los principios no está garantizada entre nuestra clase política. Lo cual no quiere decir que todos los políticos sean corruptos. En todo caso, cuanto más se expande la corrupción más difícil es mantenerse ajeno a su tentadora llamada. En España, la corrupción, que era una enfermedad de la que creíamos haber salido, se ha ido extendiendo de nuevo. Poco a poco, redes corruptas han ido generando una tupida serie de intercambios deshonestos que, al final, han puesto en peligro la legitimidad de nuestra clase política y de nuestras instituciones.



En España, la opacidad con la que actúan los Gobiernos es propia de democracias fallidas



La sociedad civil debe exigir una respuesta consensuada y efectiva contra esta lacra social

Para algunos políticos irresponsables esto es la consecuencia del crecimiento, como si la corrupción fuera un peaje a pagar por una economía desarrollada. Nada más lejos de la realidad, las economías más sólidas, los países con mayor índice de desarrollo humano son países bastante honestos. La corrupción, como nos demuestran sólidos estudios del Banco Mundial, aleja la inversión, genera gastos innecesarios y reduce los ingresos públicos. Un país con alta corrupción elabora políticas para beneficio de unos pocos, no de la sociedad en su conjunto; un país con alta corrupción genera infraestructuras deficientes, regula mal los servicios públicos privatizados, y obliga a los empresarios honestos a esfuerzos sobrehumanos para sostener sus empresas. La corrupción produce un deterioro en el funcionamiento de la justicia, daña el Estado de derecho y genera profundas desigualdades sociales.



Para explicarse la situación actual en nuestro país sería bueno que considerásemos tres variables, que no son las únicas, pero sí son importantes. En primer lugar, un clientelismo y una falta de transparencia en las instituciones públicas. En España, la opacidad con la que actúan los Gobiernos es casi propia de países con democracias fallidas. Además, el clientelismo, sobre todo en el nivel local y en la administración instrumental de todos los niveles de gobierno (empresas públicas, fundaciones, gerencias, etc.), es muy elevado. Nuestros municipios y empresas públicas están plagados de empleados públicos que están allí por ser del partido o amigos de la persona oportuna. Empleados públicos que entraron de forma provisional y se quedaron allí de por vida, que carecen de valores de servicio público y que nunca se jugarán su puesto por defender el interés general. Es incomprensible el uso y abuso de la libre designación en la provisión de puestos en nuestras Administraciones. También es incomprensible que, salvo pequeñas excepciones, no existan mecanismos mínimamente rigurosos de evaluación del desempeño de nuestros empleados públicos. Como consecuencia, la carrera está demasiadas veces vinculada a las fidelidades personales y no a la valía y profesionalidad.



En segundo lugar, los mecanismos de control sobre la actividad de los partidos políticos y sobre su financiación son manifiestamente mejorables, como ya advirtió hace tiempo el propio Tribunal de Cuentas. Los españoles financiamos generosamente a los partidos, que cada vez ingresan más de los presupuestos públicos del Estado, de las CC AA y de los municipios; sin embargo, las cuentas que nos ofrecen son opacas, dejan fuera a sus empresas y fundaciones, no incorporan la contabilidad desagregada al nivel local y, desde luego, no explican las razones de las condonaciones de sus deudas. Eso lo saben sus dirigentes y lo sabemos muchos más. Si incumplen no hay sanciones, no hay responsabilidad penal de la persona jurídica, no devuelven el dinero público recibido.



En tercer lugar, en España tenemos demasiadas normas innecesarias, sin embargo, muchas leyes necesarias no existen, y cuando existen no se cumplen y no ocurre nada. Las leyes de incompatibilidades son sistemáticamente violadas; en numerosas CC AA no se regulan los conflictos de interés; se crean empresas mixtas público-privadas para otorgar contratos sin concurrencia a las empresas que se unen a la pública, y tiene que ser la Unión Europea la que nos lleve ante el Tribunal de Justicia Europeo. En fin, parece que no nos tomamos muy en serio la prevención y la lucha contra la corrupción y así nos va.



Sin embargo, desde Transparencia Internacional creemos que no debemos resignarnos, que es posible luchar contra la corrupción y ganarle la batalla. Para ello, es ineludible que los partidos políticos y la propia sociedad nos tomemos el problema en serio y propugnemos mejores medidas y controles. En ese afán de contribuir a la movilización contra esta enfermedad social, proponemos:



1. Un reforzamiento de los mecanismos preventivos. Por ejemplo, realizar análisis de riesgos en todas las Administraciones para detectar peligros y anticiparse a ellos; formación mayor en ética, aplicar rigurosamente las normas sobre conflictos de interés, etc...



2. Un reforzamiento de los mecanismos de mérito e igualdad en el acceso y carrera dentro de la Administración y una evaluación objetiva del rendimiento de nuestras Administraciones y empleados públicos.



3. Una mejora de los mecanismos de transparencia en la Administración; tenemos muchos Gobiernos opacos que no rinden cuentas a la ciudadanía. Es urgente una Ley de Transparencia y Acceso a la información, como tienen casi todos los países europeos.



4. Una simplificación de las normas y procedimientos, permitiendo a los ciudadanos resolver sus asuntos con la Administración de forma más ágil: muchas licencias y permisos podrían concederse on line.



5. Hay que modernizar y agilizar una justicia decimonónica y adaptar el Código Penal a las nuevas realidades de la delincuencia económica y la corrupción. Nuevos tipos penales deben ser generados para luchar contra la corrupción, es necesario introducir la responsabilidad penal de las personas jurídicas.



6. Una mejora de la Ley de Financiación de los partidos, para prohibir las donaciones de inmuebles, así como la condonación de deudas, etc. Sobre todo, es necesario que se exija más transparencia a los partidos, que se incorporen los datos de sus fundaciones y empresas al sistema de control, y que se refuerce el papel del Tribunal de Cuentas.



7. Una preocupación mayor por dar formación e información a la ciudadanía sobre los enormes daños que causa a un país la corrupción. Deberíamos incorporar a la educación reglada un análisis de la corrupción y sus efectos. La sociedad civil debe implicarse en la lucha contra la corrupción, liderada probablemente por los medios de comunicación.



8. Una mejora de los mecanismos de denuncia de la corrupción con protección a los denunciantes. Quien denuncia con fundamento la corrupción no es un chivato, es una persona que actúa con lealtad institucional y social, y que merece nuestro agradecimiento.



9. Un reforzamiento de los mecanismos que permitan recuperar el dinero robado y dificultar el blanqueo del mismo.



10. Una demostración por parte de los partidos políticos de que están verdaderamente dispuestos a combatir la corrupción, para lo cual deberían concertar un Pacto de Estado contra la corrupción, con medidas concretas para su implantación, y facilitando a la sociedad el control efectivo de su cumplimiento.



Finalmente, creemos que resulta insostenible para nuestra economía y nuestra democracia la situación actual, de ahí la llamada que hacemos a una respuesta contundente y efectiva de la sociedad civil contra la corrupción, una sociedad que no puede resignarse a esta degradación moral y que debe exigir urgentemente de nuestros representantes una respuesta consensuada y efectiva contra esta lacra social.





Jesús Lizcano Álvarez, Antonio Garrigues Walker, Jesús Sánchez Lambás y Manuel Villoria Mendieta integran el comité de dirección de Transparencia Internacional España.



.

3.Publicado por Vicente el 07/04/2011 09:17
El presente da pena penita pena.
http://www.facebook.com/group.php?gid=132919583423662

4.Publicado por candidolav el 07/04/2011 09:28
Aunque esta mañana parece que alguna de las ratas se han asustado
y quieren maquillar la realidad, me permito repetir algo que escribí ayer
a última hora.

07abril 2011
Debo confesar que hoy tras leer la noticia del enlace soy " menos equidistante"
que ayer......la duda es si estos tres votaron a favor del ahorro porque son muy responsables o
han votado esto porque no hay primera clase en los vuelos de barcelona
a bruselas.

La noticia pese a aparecer en ABC no indica nada de que los eurodiputados
del PP estuvieran borrachos y se equivocaran al votar.

Doy por descontado que los "nuevos psoeñoritos no pueden ya vivir
sin la Business Class.... el gorroneo es altamente adictivo"

Cárceles y más cárceles, quizás esta sea la medida secreta de mariano
para crear empleo. (miles de nuevos funcionarios de prisiones).
En nuestro país esta claro que este (las prisiones para delincuentes) es un sector de actividad sostenible, porque cada 8 años tenemos nuevos potenciales clientes.
http://www.abc.es/20110406/economia/abci-eurodiputados-rechazan-amplia-mayo...

para equidistancia equidistante dos perlas "literales" de ayer
Ministra Sinde.... me siento muy ilusionada de trabajar para zp....

Mariano Rajoy.... no renuncio a ningún voto, mi objetivo es que puedan
votarme personas que votan habitualmente al psoe o cualquier otro partido

desprecio,desprecio,desprecio a todos los que les pagamos el sueldo.
La ministra no se debe a los españoles sino al zeñorito zp

Rajoy no tiene como proyecto librarnos del debacle, sino llegar al poder
y para ello dirá lo que tenga que decir y ocultará lo que le interese.

5.Publicado por candidolav el 07/04/2011 09:31
acabo de comprobar que el enlace ya roto y no aparece la noticia.
La noticia resumiendo era que mayoritariamente los parlamentarios
europeos habían rechazado la propuesta de viajar en turista para ahorrar
y contener sus propios gastos.

De los parlamentarios europeos españoles tan solo tres políticos
catalanes votaron a favor del ahorro

La noticia se filtró a la prensa en primeras paginas y hoy las ratas están intentando ocultarla.

6.Publicado por una persona, no un cenutrio el 07/04/2011 13:01
A los que nacimos en la década de los sesenta, vivimos nuestra infancia entre discursos de Franco y Pablo VI, y nuestra adolescencia asistió alucinada a la transición democrática, la lectura de un artículo como el que hoy nos ofrece el Sr Rubiales nos recuerda mucho una frase muy recurrente de aquellos primeros años de la transición: “Esto, con Franco, no pasaba”. Lo inquietante es que dicha frase era propia de aquellos sectores de la sociedad que veían cómo, de forma inexorable, su mundo y sus prebendas, impuestos al resto –la grandísima mayoría de la sociedad- a sangre y fuego por el tirano “por la gracia de Dios”, se esfumaba como el rocío con el sol de la mañana, y seguían aferrados al yugo y las flechas con un ahínco existencial.

Cada pequeño peldaño que la sociedad española lograba escalar hacia la cima de su libertad, cada eslabón que conseguía eliminar de la pesada cadena que lastraba su anodino caminar en un mundo aislado del mundo, era como un puñal que se hundía en la carne –ahora ya vieja y desgastada- de los que creían que España era el “centinela de Occidente” y que la mejor manera de servir a la “patria” era enfundado en una sotana o con una pistola al cinto dejando, para los menos activos, el rol de sometidos servidores sin lengua, ojos ni oídos. Afirmar que la sociedad española de los sesenta y setenta presentaba una imagen como la que se le atribuye, resulta equivalente a decir lo mismo respecto a la sociedad cubana o a de cualquiera de los países árabes que en las últimas semanas son noticia destacada.

El silogismo no es tal, porque rotundamente hay que negar la mayor. La pretendida sociedad “unida y segura” no era otra que la dividida, para variar, en dos posturas antagónicas y enfrentadas. El régimen se ocupó muy bien de establecer los cánones y las consecuencias: La gente de bien y los seguidores de Satán. Los primeros obedecían al perfil de fieles de la todopoderosa iglesia católica, apostólica y romana, temerosos de Dios y de las escrituras, con una infraestructura promovida y sustentada por el Estado –confesional, por supuesto- que proporcionaba un elemento más de control y sometimiento de la ciudadanía al régimen. Esta clase “beata” tuvo su mayor profusión en las zonas rurales y núcleos medios de población, donde se convirtieron en caciques y déspotas locales, actuando a su antojo con el beneplácito y apoyo de las fuerzas fácticas, a saber, la guardia civil y los clérigos. Pero también tenían cabida en esta ejemplar clase de ciudadanos todos aquellos vividores, empresarios sin escrúpulos o gente acomplejada que, al abrigo de una falsa comunión de ideas, sacaban tajada de monopolios empresariales en exclusiva, explotaban la mano de obra, usurpaban bienes ajenos con total impunidad o, simplemente, colmaban sus frustraciones personales llevando una placa en una mano y un garrote en la otra, repartiendo leña a diestro y siniestro a cualquier hijo de vecino que les mirase de reojo, llevase el pelo largo o vistiese de forma “sospechosa”.Los otros, los seguidores de Satán, cualquier ciudadano que no diese el perfil anterior, no mostrase el servilismo adecuado, hablase más de la cuenta y, no te digo ya, si encima criticaba al régimen. Para estos últimos, la cárcel, los palos, las injusticias sociales y judiciales, el trabajo de sol a sol por una miseria de salario y la frustración de no poder dar a sus hijos un futuro mejor y digno.

No, no. No estoy hablando de la posguerra. Estoy refiriéndome a esas décadas “idílicas” de los 60 y 70, donde se produjeron estafas notables a lo poco que podían ahorrar los ciudadanos, como el caso de Sofico Renta; o crímenes imperdonables que quedaron sin castigo, como los cometidos por el Sr Jesús Gil en los Ángeles de San Rafael –un paripé de condena que al poco fue indultada por el mismísimo Caudillo- o, en primera persona, lo que vi yo o cualquiera de mis compañeros en el colegio religioso al que asistimos, donde ya entonces se producían abusos físicos y sexuales a los niños por parte de aquellos “servidores de Dios”, y la impotencia de no poder decir ni hacer nada, no solo por las amenazas, sino porque ningún juez aceptaba a trámite una demanda contra éstos.

Por supuesto que se podía caminar libremente por calles y plazas sin ser asaltados por delincuentes. A lo sumo que te podías exponer es a recibir una somanta de hostias por parte de cualquier policía, guardía civil o Somatén –una especie de cuerpo de chivatos del régimen, tullidos de la guerra civil o acomplejados, que espiaban todo lo que hacía el resto de la sociedad, con licencia para soltar la mano, detener y llevar armas- Por supuesto, quien fuese un ciudadano ejemplar –adicto al régimen- no tenía nada que temer en este sentido. Ese es el único respeto –miedo- y disciplina –las hostias- que puede predicarse de dicha época.

Por supuesto que apenas se pagaban impuestos, aquí el 90% de la población activa tenía que trabajar 12 horas al día, pluriempleado, si quería llegar a fin de mes, sin que el empresario pagase la seguridad social ni retuviera IRPF. El régimen hacía el visto gordo a ello porque sabía perfectamente que las gente solo podía hacer frente a sus necesidades básicas o a pagar impuestos, pero no las dos a la vez. Así nos paso con la crisis del petróleo de 1973 en la que, el régimen, temeroso ya de los cambios que se estaban produciendo en la sociedad, decidió no repercutir la subida del crudo a los consumidores, pagándolo de las reservas –escuálidas- del Estado, lo que se tradujo en un déficit de caballo que tuvieron que afrontar los gobiernos democráticos posteriores y, por ende, los ciudadano, en el peor momento para ello.

Aquí, el único proyecto en común que unió a la mayoría de la sociedad fue el deseo de decir ¡¡BASTA YA!! a la dictadura, la opresión, el sometimiento, la falta de garantías laborales, sociales, judiciales, de libertad de expresión y de movimientos, al aislamiento internacional y a andar medio siglo por detrás de los países de nuestro entorno. Eso sí que es lo que, quienes hemos vivido aquellas épocas, echamos verdaderamente en falta, una acción al unísono de la ciudadanía, harta de la situación política en que nos encontramos, al igual que en aquél momento.

Verdaderamente es muy peligroso hacer esos planteamientos. Sobre todo porque existen generaciones que no han vivido los tiempos que se citan, y pueden aceptar la certeza de las pseudo bondades que se les atribuye. Nada más lejos de la realidad. Siempre se ha dicho que en “tiempos revueltos” se abona el camino de los radicalismos, y eso es una gran verdad. Cualquier ciudadano, joven o no tanto, que escuche una llamada al retorno a ciertos regímenes y sistemas, debe hacer un profundo acto de reflexión y, ante la duda, realizarse una sola pregunta: ¿Descansan esos planteamientos en los principios fundamentales de la democracia? ¿Se está planteando una alternativa entre modelos extremos? Cualquier cambio o, incluso, revolución, que deba llevarse a cabo para invertir esta situación en la que nos encontramos, debe pasar ineludiblemente por la salvaguarda de principios democráticos. Debemos alejarnos de cualquier otro planteamiento que se base en ensalzar principios de posturas extremas, que solo abundan en todo lo negativo de una situación puntual para atribuírselo al sistema democrático en general. Esas posturas solo pueden llevarnos a la oscuridad de otros tiempos… y a algo mucho peor que estar angustiados por las facturas.

7.Publicado por Torres el 07/04/2011 13:37
Ya. La culpa siempre es de los empleados públicos. Pero, en cuanto a gasto público, ¿qué hay de los millones de ciudadanos que no están dispuestos a asumir la responsabilidad de ocuparse de su educación, su sanidad o su jubilación?

El monstruo no es el empleo público. El monstruo es un estado de bienestar insostenible, que sin embargo es apoyado por el 90 por 100 de españoles.

8.Publicado por Eugenio Este el 07/04/2011 14:00
Cuando uno está siendo ahogado preferiría al menos tener libre la boca para poder respirar...

9.Publicado por Ernesto Oyonarte el 07/04/2011 14:14
Estiamdo, UNA PERSONA NO UN CENUTRIO, su respuesta al artículo de hoy es IMPECABLE. Agradezco tan singular reflexión sobre el "fondo" del artículo.
Yo sólo añadiré una cosa. El autor (poco a poco) va dejando traslucir su VERDADERO pensamiento.
Y,desde luego, dicho pensamiento - al menos - en la primera parte del artículo se acerca mucho (y peligrosamente) al ideario NACIONAL-CATOLICISTA.

Al tiempo. Avisados quedáis.

10.Publicado por Enrique el 07/04/2011 16:41
Con un comentario tan elocuente y riguroso,queda totalmente descartado que el Sr.una persona sea un cenutrio,aunque personalmente nunca tuve dudas al respecto.
Le felicito por tan brillante exposición.

11.Publicado por un chistecillo para animar la tarde el 07/04/2011 18:20
Dos políticos, uno joven y otro más mayor, están de campaña electoral visitando organismos públicos.

En primer lugar visitan un colegio de un barrio periférico donde el director les dice: tenemos muchos problemas, por favor ayúdennos, la calefacción no funciona y los niños pasan frío, el techo del comedor corre riesgo de derrumbe por las permanentes goteras, los sanitarios están casi todos rotos, nos faltan platos y cubiertos para el comedor por que se han ido rompiendo o perdiendo y lo más importante, nos gustaría tener algún vigilante por que hay muchos profesores amenazados y alguno ha sido agredido por algún alumno, en fin, la situación es insostenible.

Los políticos asienten y el mayor dice: desde luego sí que están ustedes mal, intentaremos arreglar estos problemas antes del inicio del próximo curso, intentaremos, pero no le prometo nada por que estamos en crisis y ya sabe como están los presupuestos...

Acto seguido van a una cárcel... y el director les dice: tenemos problemas, por favor ayúdennos, una de las 320 televisiones de plasma no funciona, el agua sale caliente pero cuando se duchan varios reclusos a la vez le falta un poco de fuerza, 2 de los 34 canales de TDT se pixelan de vez en cuando, los fines de semana el acceso a Internet va algo más lento y lo más importante, con la parabólica vemos 486 canales, pero los de Digital + no se ven por que son de pago y claro, nos perdemos los partidos de fútbol, las buenas películas y el Play Boy.

El político mayor dice: no se preocupen, ningún problema, les aseguro que la semana próxima todo estará solucionado, déjenlo en mi mano.

Al salir, el político joven le dice al mayor: Hombre, hay algo que no entiendo, no les promete nada a los del colegio, que están fatal, y en cambio a los de la cárcel les ha prometido que todos sus problemas se solucionarán pronto.... por qué?

Y el político mayor le contesta...:
¿Tú vas a volver al colegio?

12.Publicado por candidolav el 07/04/2011 18:50
Estimado Sr. Rubiales
si ha llegado o llega a sus manos alguna encuesta que refleje las palabras
de su articulo “Si los españoles, después de tres décadas de presunta "democracia", sueñan con una sociedad parecida a la del pasado” PUEDE UD. ESTAR SEGURO DE QUE YO NO ESTOY ENTRE LOS QUE PIENSAN ASI
Yo no viví el franquismo porque me crié fuera de España. Se vé que a mis padres tampoco les gustaba mucho lo que había por aquí
porque se fueron voluntariamente.
Recuerdo perfectamente como me impresionaron cuando en el 75 pasé la primera temporada, siendo un adolescente.
Tengo el recuerdo de haber encontrado tristeza, pobreza y miedo. Recuerdo a mis primos que me decían cuando yo preguntaba por esto y aquello, shhht de esto no se puede hablar.
Y yo no venìa de Alemania, en aquella epoca yo venía de un pais arabe africano supuestamente mucho más tercermundista que España.

Yo respeto a los que añoren el pasado si lo han conocido y personalmente les iba bien.
A los que hablan del pasado por referencisa solo puedo aconsejarles que se informen mejor para que tengan más elementos de juicio con los que poder preferir o no ese pasado.
Y naturalmente me importa poco( pero le temo mucho) a lo que digan los cretinos, hablen del presente,del futuro o del pasado.

Repito a mi no me incluya en esa encuesta que añora el pasado Franquista. El primer recuerdo que me trae la España de ese tiempo es el de las sotanas apestando orines y semen reseco en los confesionarios.

Es verdad que nuestros padres y los de su generación tenían la esperanza y se esforzaron para que nosotros vivieramos mejor, y nosotros ahora ansiamos probablemente tan solo que nuestros hijos no vivan peor que nosotros. Pero esto significa precisamente que no se vivía bien, y que se vivía tan poco bien que era facil esperar una mejora.

A mi tampoco me gusta la sociedad que se ha forjado tras 30 años de falsa democracia, pero no me voy a machacar un dedo con un martillo porque me preocupe el futuro.

A veces dudo sobre el la democracia es posible cuando no hay la suficiente educación en el pueblo. A veces pienso que intentar imponer la democracia
en afganistán es como regalarle colonia a los cerdos, pero desde luego no
ansío para mis hijos que vivan en una cochinera.

13.Publicado por Un andaluz el 07/04/2011 19:29
¿Quién quiere democracia, qué grado de verdad somos capaces de soportar?. Nietzsche certificó en el siglo XIX la muerte de Dios in saecula saeculorum. Según él, lo habíamos asesinado entre todos. Nosotros los españoles: extremeños, asturianos, andaluces, catalanes, canarios, vascos, castellanos.... estamos certificando, desde hace ya demasiado tiempo, la muerte de ese bello concepto griego llamado DEMOCRACIA, si es que no nació ya muerto. ¿Llegamos a saber lo que teníamos entre manos?. ¿No construimos el edificio precipitadamente y en ruinas?. Entre todos hemos arruinado la utopía y el reto que supuso desde el principio esa palabra mágica. Por eso cuando ahora aludimos a estado de derecho, educación, parlamento, Constitución, consenso, independencia judicial, responsabilidad, gestión, solidaridad... y todos esos grandes y bellos absolutos...no puedo más que lanzar una carcajada, una risotada corrosiva más propia de un dios del desprecio.

Puedo olvidarme de la TIRANIA que reinó aquí – según ese certero y magnifico retrato que hace el Sr. “una persona...” – si consigo encuadrarlo como hecho histórico más propio del siglo XIX que de la época en la que ocurrió, y si además borramos, con ese olvido, el drama que supuso. E incluso puedo llegar a ser hasta indulgente con el TIRANO (aunque sólo sea por el hecho de que éramos más jóvenes) si pienso que actuaba como tal y no se escondía tras ningún tipo de fórmula consoladora. Lo que no son de recibo, evidentemente, son esas nostalgias del pasado, entre otras cosas, porque no tienen nada de puras: si éramos obedientes, si había paz y seguridad en las calles era porque estábamos muertos o por el miedo atroz al palo y a la represión. A eso no se le puede llamar ni paz ni seguridad porque faltaba el elemento fundamental: la libertad para ejercerla y sentirla.

Pero ¿qué decir de los de ahora?. Estos, como aquél, también se presentan como salvadores, pero agazapados en sus fórmulas democráticas que no cumplen ni tienen la intención de hacerlo. Nos hemos librado de la férula tal cual, y ya es un avance fundamental, pero por desgracia la violencia tiene muchas caras, vg: paro, miseria moral..., que se dan hoy en su mayor crudeza.

Lo que no puedo perdonar es que nos hayan atado a este gigantesco FRAUDE convencional al que han dado en llamar “democracia”. Y, sobre todo, me indigna el que ni siquiera nos hayan dejado la posibilidad de imaginar cómo darle la vuelta a la tortilla. Quizás sea demasiado exigente, pero yo lo quiero todo o nada: ¡no me valen las medias tintas!.

Hoy la Pajin me ha arruinado el día después de haberla escuchado hablar durante 15 minutos aproximadamente en RNE: si hasta hoy tenía una somera idea teórica de lo que era el CINISMO más descarnado, esta mañana esta chica de aspecto cateto, me ha dado una lección práctica de campeonato. ¿Hablábamos de tiranillos?.


P.D.: ¡Brillante y real su aportación, Sr. una persona..., que no un cenutrio!.

14.Publicado por una persona, no un cenutrio el 07/04/2011 21:49
Por no extenderme en mi exposición, me he dejado muchas cosas en el tintero. Pero, después de darle vueltas me he dado cuenta de que lo que en mayor medida acudía a mi mente era una pregunta que, recurrentemente, me asalta cada cierto número de años: ¿Dónde están aquellas ingentes cantidades de ciudadanos que acudían religiosa y puntualmente a los llamamientos en la Plaza de Oriente para escuchar al lider pronunciar aquellas famosas palabras: "¡españoles!..."

Evidentemente muchos están haciendo compañía a su amadísimo, pero ¿Y los más jóvenes? El Ejército depuró. Las fuerzas del orden público depuraron. Hasta la misma iglesia depuró -no en igual medida que las dos instituciones anteriores, desde luego- Y la sociedad civil... ¿Llegó realmente a depurar a los partidarios de la filosofía que inspiraba aquél régimen? Lamentablemente creo que no. Se produjo un moviemiento migratorio y "converso", no por convicción sino por supervivencia e interés. Mi experiencia en todo este tiempo me ha proporcionado esa evidencia. Y me la sigue proporcionando hoy en día. Porque no tengan la menor duda de que están entre nosotros. Con su careta. Con su disfraz. Pero con las mismas ideas corriendo por sus vísceras.

A algunos, los menos sofisticados, se les ve a la legua. Los peores son los obtusos, los callados, los agazapados. Esperan siempre -todavía- su oportunidad, el momento glorioso que les eleve su miserable espíritu. Hay que ser muy cauteloso, porque suelen poner trampas. Enmascaran bajo conceptos e ideales nobles su propósito oculto. Aguardan a que los propios conejillos que les han de servir de cena les pongan, contentos e ignorantes, la mesa que será su mismo cadalso.

Son lobos con piel de cordero... no nos dejemos engañar.

15.Publicado por candidolav el 07/04/2011 22:49
La iglesia como institución siempre está depurada. Por eso es la organización
más antigua que lo aguanta todo. Ellos saben hibernar cuando hace falta
y resurgir cuando sale el sol. Pero a la iglesia le da igual que el sol sea
marxista leninista o fascista, para eso tienen en exclusiva la concesión del
perdón divino.

Ahora bien, las churras son churras y las merinas, merinas.
Lo que deslegitimó a la dictablanda franquista es lo mismo que deslegitimará
la partitocracia
La guerra civil fue la guerra civil, y el franquismo fue una dictablanda digan
lo que digan unos y otros. Y la cobardía del pueblo fue la misma entonces
como lo es ahora.


La mentira, la corrupción y el propio empozoñamiento del pueblo que cuando
la mierda le llega al mentón necesita respirar y entonces millones de personas bracean en busca de aire, y acaban donde los oportunistas de turno acaban llevándolos. Unos miserables trajeron a franquito,el mismo a base
de desconfiar de los suyos los dejó fuera de juego y otros miserables
traerán al siguiente mediocre para que nos salve. Y el pueblo aplaudirá y asentirá a todos los que vayan pasando, mientras les den pan y circo.

El cuento del franquismo vivo militante agazapado para saltar sobre nuestros
"conejos o nuestras pensiones" a mi me suena solo a lo que me suena
y gracias a eso en Andalucía tenemos entronizados a los sindicaladrones
desde hace 30 años.... que vuelven los señoritos, que vuelven los señoritos..
y nosotros mirando por la ventana asustados mientras los psoeñoritos
están inflándose en nuestras cocinas.

Ahora bien si el discurso es que la mierda actual es consecuencia de lo anterior, de acuerdo.Somos el fruto de una evolución histórica y por muchas autovías e internet que tengamos, seguimos siendo un pueblo de palurdos
y listillos, convencidos de que todos los demás son tontos del culo y que maricón el último y que me quiten lo bailao.
ESTO ES LO QUE LLEVAMOS SIGLOS SIN DEPURAR

Donde puñetas se escribió "una ideologia intravenal franquista" ??
Franco fue un miserable y un inepto apuntalado por un pueblo "el español"
que tiene una especial habilidad para entronizar ineptos.
Y los jóvenes que sean cretinos, pueden volver a ser franquistas,salazaristas
o marxistas leninistas y como cretinos no les hace falta escuchar a ningún
abuelete nostálgico, es más hoy estos cretinos ni escuchan ni leen tan analfabetos como a primeros del XX, ahora solo copian
modelos que les entren por una pantalla o pantallita.

Por tanto fantasmas no por favor.

16.Publicado por una persona, no un cenutrio el 08/04/2011 00:17
Sr candudolav, no creo que los millones de personas que vivieron en sus propias carnes los efectos del franquismo estuvieran muy de acuerdo con su rápido y abreviado "resumen" de lo que fue supuso su existencia durante 40 años. Y mucho menos con la caricaturesca fotografía que plantea. Jamás me atrevería a decir que el pueblo español tuvo lo que se merecía, aunque solo fuera por respeto a los miles de españoles que tuvieron que dejar sus tierras y sus familias, los que pasaron media vida en las cárceles o los que lucharon en la clandestinidad.

Pero no quiero volver al pasado. El pasado, pasado está. Tampoco me preocupan los jóvenes ultras -ni de derechas ni de izquierdas- éstos tienen el mismo recorrido que sus entendederas. Tampoco los franquistas reciclados, son un reducto muy localizado e integrado en uno de los dos grandes partidos, como todos sabemos muy bien. Yo me refiero a los que sienten el ideario totalitario, que no fue patrimonio exclusivo del dictador, pues no inventó nada que no existiera previamente, y que esperan "tiempos revueltos" para justificar su imposición.

Esos fantasmas son de carne y hueso. Y raro es el día que no percibo su olor, sobre todo en estos tiempos de crisis. Y su principal preocupación es justamente hacer creer que no existen. Yo se muy bien de lo que hablo, y ellos también.

17.Publicado por Un andaluz el 08/04/2011 13:13
¡Exacto!, Sr candidolav, ha dado ud en el clavo. No se podía decir mejor en tan pocas palabras, y de ahí la dificultad de darle la vuelta a la tortilla, que es realmente nuestra preocupación.

Por otra parte, hoy me parece infantil apelar a “monstruos agazapados” esperando su oportunidad de merendarse al conejillo. Ya tenemos nuestros propios monstruos a pecho descubierto como para temblar también por nostálgicos franquistas. De estos, es cierto, quedan unos cuantos neuróticos retirados en sus madrigueras, tan patéticos y chochos como para atreverse a salir de vez en cuando a la calle con sus parafernalias de banderas y símbolos, gallina incluida. Pero no entrañan más peligro que un hatajo de hari krishnas danzando sus consignas.

Entiendo que lo que apunta el Sr una persona...no son más que elucubraciones y desconfianzas sin fundamentos. Además, yo en el terreno de las especulaciones nunca me sentí seguro, pues de ahí a las hogueras sólo hay un paso. Así pues, dejemos a los fantasmas y fantoches, a troche y moche.

Saludos.

18.Publicado por una persona, no un cenutrio el 08/04/2011 14:22
Parece que no me he explicado bien. Por tanto, el único culpable soy yo. Sr Un andaluz, para nada quería hacer referencia a los fantoches carcamales que, desenpolvando viejos y maltrechos símbolos salen a escena a representar, cada cierto tiempo, su patética opereta.

El totalitarismo siempre se ha alimentado de tiempos de crisis y de grandes dudas e inseguridades. Cuando una sociedad democrática se encuentra con un mediano grado de salud, quienes son proclives a estas ideas permanecen ocultos, sin ser capaces de exponer sus ideas ante la generalidad, pues saben de antemano que el rechazo será aplastante y se les apartará, aunque sea por simple desden, del escenario público.

Pero cuando esa misma sociedad se ve envuelta en una crisis económica, de valores, de inseguridad, de bienestar, se está propiciando el caldo de cultivo para enaltecer estas posiciones, pues la gente se muestra más receptiva a todo aquello que aporte un mínimo grado de esperanza para el cambio. El nacionalsocialismo alemán es un vivo ejemplo de ello, pasando de ser una ideología marginal a la primera fuerza en el país -por los votos, no lo olvidemos, de la mayoría de sus ciudadanos-

El pensamiento totalitarista tiene un gran arraigo en la Historia, y en todas sus etapas. Solo hay que echar un vistazo a obras como Leviatán (Thomas Hobbes) o El Príncipe (Nicolás Maquiavelo), o incluso el mismo Nietzsche, que sirvieron de argumentario ideológico de muchos movimientos de esta naturaleza.

Cuando escucho apelar al ORDEN, DISCIPLINA, LA CONTUNDENCIA, LOS VALORES SUPREMOS, LOS MÉTODOS EXPEDITIVOS, LA SEGURIDAD... y en ese mismo discurso se superpone todo ello a las LIBERTADES INALIENABLES DE TODO SER HUMANO -libertad de expresión, de pensamiento, de conciencia, de movimiento, etc- y se concluye que estas últimas hacen débil a una sociedad y la llevan irremisiblemente a la deriva, proclamándose en cambio una solución de salvación basada en los primeros elementos, yo, desde luego, veo un peligro REAL y muy destructivo.

Y ese tipo de discurso es al que me refería al decir que sus precursores están entre todos nosotros y desean aprovechar su momento. Éstos también manipularán cualquier movimiento que suponga sinergias en favor de sus objetivos, y desean que tal evidencia no se manifieste.

No estoy hablando de elucubraciones, Sr Un Andaluz. Confío en que alguien con ud sea buen observador... tal vez no necesite salir de este mismo Blog para percatarse de lo que le digo.

19.Publicado por Un andaluz el 08/04/2011 14:36
¡Ahora si lo entiendo mejor, Sr una persona...!

Saludos!!!

20.Publicado por Un andaluz el 08/04/2011 17:29
El presente artículo del Sr. Rubiales, me parece de lo más inocente como para que quepa tildarlo de apología de nada. ¡No me sean ingenuos!. ¿Quién no ha oído conversaciones del estilo, a pie de calle, más para desacreditar lo presente que para reivindicar lo pasado?.

Cuando es un hecho cotidiano y latente la miseria y la animadversión que vivimos en la actualidad, multiplicadas por la incapacidad y la insultante desfachatez de la politiquería, hasta apelar a Espartero relajaría tensiones.

Por favor, sepan leer entre líneas, tengan imaginación y no sean tan propensos a condenar, denunciar y demonizar sólo supuestas ideologías de los participantes y del titular de este blog. La mayoría de las veces nuestros prejuicios nos delatan. Lo que me acerca a este blog es el hastío y la desesperación que la mayoría sienten por el circo indecente que nos han montado sin nuestra colaboración. ¡Es ese escándalo el que nos une!. Eso, al menos, me consuela de no ser un loco solitario en mis apreciaciones. Lo de las ideologías, sean de izquierdas o de derechas, lo dejo para los incautos que están dispuestos a servir causas extrañas a las propias. “Nuestra causa”, al menos momentánea, es la vida y la decencia..., o eso me gusta pensar.

Lo que hoy tenemos en lo alto, es lo más apremiante, porque ya empezamos a sentir, en el cogote, las cadenas que nos asfixian, y el espectáculo que presenciamos en toda la península, es dantesco. Así que, dejémonos de prejuicios sin fundamentos.

Saludos.

21.Publicado por una persona, no un cenutrio el 08/04/2011 19:29
Por supuesto, Sr Un Andaluz, totalmente de acuerdo. Lo que la mayor parte de gente echa de menos son, sin duda, valores que la mayoría compartimos: justicia, paz, transparencia, trabajo honrado, seguridad pública, respeto, integridad en los gobernantes... hasta ahí, perfecto. Afirmar que todos esos valores son los que se daban en el momento histórico que cita el artículo y, por tanto, que es esa sociedad la que añoran los españoles, no puedo compartirlo en modo alguno. No solo por que no es cierto, como ya expuse, sino porque puede interpretarse como una llamada a la vuelta de determinados sistemas. ¿Me entiende, verdad?

Un saludo.

22.Publicado por Un andaluz el 08/04/2011 21:40
¡Perfectamente!, Sr una persona....

Saludos!!!

23.Publicado por cambalache el 09/04/2011 02:07
sinceramente, no se donde ven ustedes la regresión del sr rubiales al pasado. mas bien es una reflexsión (muy acertada) sobre lo que se fue capaz de consegir, despues de cuarenta años de dictadura. Sobre la base del esfuerzo de los españoles, que no del pequeño fascista y su calaña, y en este momento una mano de vividores, que se denominan politicos, estan sepultando bajo la falsa apariencia de una democracia.

El pueblo mientras hay pan y circo, estan contentos. Lo malo es cuando solo queda el circo, ya que con el estomago vacio, por muy buenos que sean los payasos, no hay dios que se ria.

tambien tengo mis dudas de que el pueblo quiera lo que nosotros defendemos. ya que si quisierán, honradez, justicia, buenos politicos, etc. no podriamos haber dejado llegar este pais al lugar en que se encuentra.

un saludo.

24.Publicado por Águeda el 09/04/2011 17:04
" La calle,.. "

Te has creído que en las calles,
cuando perdidos se encuentran,
nadie escucha eco de nadie,
y en desafíos les retas.

Ellos piensan alcanzarte,
aunque nunca ellos protestan,
y en palabras que reparten,
a los mismos Dioses retan.

Piensas ganar las batallas,
que en silenciador disparan,
por la espalda y sin agallas,
al cambio en vender portadas.

Piensas vencer con dinero,
la libertad que cabalga,
en manada de luceros,
con guerrero en luz que estalla.

Lanzas cañones al viento,
con tus barcos de piratas,
y en dirección mar adentro,
el sueño se desbarata.

Pierdes el rumbo ante isla,
imaginada en diseños,
y el hambre adelanta prisas,
y te pinta el mismo infierno.

Subes bajando escaleras,
que en resbalones te llevan,
al filo de esas tijeras,
que en desgaste yace en mellas.

Y ellos en ese silencio,
que solo tú has ignorado,
pusieron todo el esfuerzo,
y ya te dieron de lado.

Muerte en la orilla que un día,
te dio descanso de reyes,
y hoy viéndote en la agonía,
se despide del que pierde.

Por que los tiempos en cambios,
siempre tomaron molduras,
y las guerras se tiñeron,
de sangre de esas locuras.

Y en la locura más loca,
que el ser humano desea,
los gritos salen de bocas,
que exigen justicia a la espera.

Justicia que en mancha del negro,
cegando su alegre mirada,
cubrió con renglones misterios,
de un tiempo cegado que aclara.

Justicia por esa inocencia,
que ausente de conocimientos,
utilizas con paciencia,
en moldes de sufrimientos.

Justicia de engaños viajando,
al placer de las mentiras,
pobreza del ir regando,
con promesas las semillas.

Desgaste de aquellas raíces,
que en brotes jamás crecieron,
cristales de sueños frágiles,
que en su nacer ya murieron.

Águeda,.. 2011

Un saludo.







































Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros