Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

EL HOMICIDIO DE COMPOSTELA


Nota



El homicidio de la niña de Compostela es aterrador, ha conmovido todas las fibras más íntimas; ante lo terrible, se quiebran las conciencias. La gente atónita por el zarpazo no sale de su asombro, duda, especula y anda en interrogantes que pudieran explicar la negritud de un hecho tan confuso e intrincado. Que unos padres puedan haber matado a un hijo, aunque baile en medio del asunto la adopción, se hace inentendible. Y, al mismo tiempo, no se puede evitar que la mente nos lleve a esos otros casos también infernales, como el de las niñas de Alcácer; las llamas que abrasaron los cuerpecillos de los niños del energúmeno de Córdoba, el tal Bretón; o el de la niña, Marta del Castillo, en Sevilla, aún hoy sin resolver, porque unos niñacos innombrables han tenido en jaque a la policía, la justicia y al dolor de los padres, a quienes la pena sorprendentemente no les ha aniquilado el juicio, la compostura y el sufrimiento cristiano que los ha retenido y sostenido. Y, ahora, se habla de que le van a conceder, al asesino que está entre rejas, el beneficio del tercer grado. ¿Pero eso se puede entender, por muy legal que sea?

Se ha instalado aquí una sociedad permisiva, asentada en la dejadez y en la concesión; se mueve más en los derechos que en los deberes, se deja ir por la laxitud y se olvida de la disciplina, se conduce por los gustos y lo placentero y repudia el cumplimiento de la norma y el sacrificio; se guía por los caprichos y desecha la obligación y la corrección. Al asesino, se le permite que toree al Juez y poner en danza a la policía; al niño que pueda denunciar a los padres y por medio de rabietas conseguir sus antojos; que la niña pueda abortar sin la presencia de la madre; aquel que puede meter la mano en la caja, se lleva el dinero de los parados y luego justifica la corrupción, como algo normal: ¿“Si Vd. pudiera, no lo haría también”? Y a todo esto, le llaman tendenciosamente progresía y modernidad; no se califica de abuso, indecencia y descortesía, de grosería y de maldad.

El caso este de la niña de Galicia es producto de la locura o de la maldad. ¿Es posible que anide, en el corazón del hombre, tan alta hondura en el mal? Tendremos que recurrir al maniqueísmo dualista que defendía una eterna lucha entre dos principios opuestos e irreductibles, el Bien y el Mal, que eran asociados a la Luz y las Tinieblas y consideraban que el espíritu o luz del hombre es de Dios, pero el cuerpo, del demonio. Este último término nos suena del cristianismo, aunque no lo equipara con Dios.

El mal es un misterio, un enigma indisoluble. Tratando de explicarlo se han dado varias razones: La cósmica habla de que, en los orígenes de las civilizaciones, se narra la ruptura de la naturaleza próvida y generosa, por causa de la transgresión de la ley natural que acarrea la maldición, por la que se entabla entre la tierra y el hombre una guerra sorda (La Maldición Gn 3,14: (a la mujer) ¿Qué has hecho? a (Adán) Porque has comido –transgredido-: Maldita sea la tierra, por tu culpa, con sudor... Ella te dará espinas y cardos… Y a Caín: Maldito serás y arrojado de la tierra que no te dará ya frutos. Andarás errante y vagabundo). La sociológica destaca el deterioro de las relaciones entre los hombres; el libre albedrío da la potestad de transgredir, si el hombre quiere, puede permanecer fiel a la ley y a los mandamientos, dice el sabio Ben Sirac y reprimir las pasiones voluntariamente. La humanidad conculca la Naturaleza por ambición y orgullo; Caín mata por envidia y odio. El mal es lo absurdo, la insensatez, la contradicción. Y la antropológica enseña, que, tras transgredir y dañar, el hombre advierte en sí mismo la vergüenza y la frustración; y es que dispone de la inteligencia para conocer lo que debe hacer y hallar el camino verdadero.

Quien escoge libremente conducirse por la rectitud sabe impedir mediante un autocontrol que el tumulto de los acontecimientos lo obnubile; es consciente de los avatares y males que anegan la tierra, de que lo más seguro es que la bondad aliente el corazón humano y de su capacidad para soportar tantas contradicciones e injusticias; asume la serena audacia del manso, su sensibilidad, compasión y entrega generosa; resiste la frustración, para integrar el sufrimiento, el mal y el vacío que nos hacen y consienten. Se necesita una gran consistencia y mucha más valentía para soportar el mal que recibimos, que para hacerlo e infringirlo a los demás; más valor y energía psíquica para sufrir los embates de la maldad y de las insidias de la violencia y del odio, que para abrir las compuertas de la agresividad; más fortaleza y magnanimidad para el perdón y la compasión, que para dejarse arrastrar por las aguas turbias del rencor y venganza.



C. Mudarra

- -
Viernes, 4 de Octubre 2013
Artículo leído 345 veces




Comentarios:

1.Publicado por LIGUR el 05/10/2013 09:23

Señor Mudarra:

Leí ayer su artículo y lo he leído hoy por la mañana, más tranquilo y con el cerebro menos condicionado por lo que ocurre a mí alrededor, especifico lo que dejan que me llegue y lo que soy capaz de comprender.

Sinceramente, no comprendo en qué hemos convertido la sociedad, todos hemos contribuido con nuestra dejadez, no implicarnos, permitir que unos desalmados eduquen a nuestros hijos no solo a su conveniencia, me Lemos que a su imagen y semejanza.

Y además tengo miedo en lo que esta sociedad va a desembocar. La necesidad, la miseria, la escasez de recursos para sobrevivir derribará principios, reglas que han apuntalado el desarrollo de nuestra sociedad. Hace 30 años me extrañaba en Los Ángeles, Hollywood al ver los anuncios de alquiler de pisos indicaban como un plus
Full security y especificaban puertas con trejas, doble puertas, cámaras en la entrada, porteros. Me horrorizó aquella sociedad, tanto que acorté mi estancia a un tercio. Hoy día vemos en la tele programas cómo la Policía da cursos a personas pensionista como les van a atacar los “cogoteros” bien a la salida del banco o en cualquier calle poco transitada. Recomiendan sacar poco dinero, repartido en varios sitios del cuerpo y sobre todo no ir solo.

¿Qué nos queda? ¿Crear clubes para ir juntos al cajero? Porque miedo a nada tienen, se ríen de jueces, de policía.

Gracias por su artículo que seguro necesita una tercera lectura.

LIGUR

2.Publicado por Mudarra el 05/10/2013 10:34
Sr. Ligur:
Muchas gracias, es Vd. muy amable, siempre al quite y en la corrección. Gracias.
Un Saludo.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros