Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Deslegitimar el sistema, única solución para España


Nota

La reciente noticia de que el gobierno de Rajoy, unos días después de haber ganado las elecciones, ha sacado más de 8.000 millones de euros del ya casi agotado fondo de pensiones, unida al vaticinio de que en poco más de dos años ese fondo que garantiza el cobro de las pensiones desaparecerá, ha indignado a los españoles y disparado el índice de rechazo al partido de Rajoy y a la clase política en general.

Pero esa decisión, que nubla el futuro y lo siembra de inquietud y miedo, no es la única que provoca indignación y rechazo en una España que ya es el país de Europa que mas intensa y produndamente rechaza a sus políticos, Hay decenas de corrupciones, abusos y atropellos que causan indignación y asco.

El comportamiento de los partidos y de los políticos en la España actual es tan decepcionante que cada día hay más españoles que les dan la espalda y se unen a los que les rechazan y critican. Aunque todavía exista una gran cantidad de votantes que acuden a las urnas y legitiman el sistema corrupto con su voto, el número de los disidentes y resistentes no para de crecer y forman ya una fuerza de millones de ciudadanos, en su mayoría con elevado índice de formación e información.

No puede haber regeneración si antes no se deslegitima el sistema. Es pura ilusión creer que los cambios en España puedan venir de un partido político, una persona o un grupo personas, incluso si fueran honradas. El poder solo cambia cuando es forzado a hacerlo. La única ruta hacia la regeneración pasa por arrebatar la legitimidad que le dan los votos al sistema.
---



Millones de españoles se quejan de la clase política que han colocado al frente del gobierno, a la que han encumbrado y legitimado con sus votos. Formalmente, el principal culpable del drama es el ciudadano español, que se ha suicidado entregando el poder a gente que no tiene cualidades para gobernar, ni altura para tomar decisiones, ni inteligencia y ética para garantizar el acierto y el bien común.

Los cambios, en democracia, se adoptan por mayoría y nadie salvo el mismo pueblo puede integrar una mayoría descontenta, indignada y exigente, que provoque la necesaria y esperada regeneración.

Tiene que ser el pueblo el que tumbe con su decisión el régimen de partidos, no votando a Podemos, a Ciudadanos o a cualquier partido viejo o nuevo que llegue cargado de promesas, sino deslegitimando primero un sistema que se hace pasar por democracia cuando en realidad es una corrompida oligarquía de partidos, ajena a la ciudadanía y al bien común, del que es absolutamente imposible que surjan ideas y corrientes limpias y regeneradoras.

La deslegitimación del sistema tiene dos escenarios: uno es el boicot a las urnas, hasta conseguir que el sistema de elección de representantes que no representan a los ciudadanos quede desmontado, y el segundo es la exigencia mayoritaria de cambios en las calles y plazas, hasta lograr que el sistema, sin apoyos, se derrumbe y asuma la necesidad de cambiar, como lo desea el pueblo soberano.

El principio de que los cambios tienen que lograrse con esfuerzo, imponiendo la voluntad del pueblo al poder, que jamás cambia u otorga nada voluntariamente, es infalible y debe orientar la resistencia de los demócratas ante el poder injusto y abusivo.

El actual sistema no puede gobernar España sin corrupción porque está ideado y montado sobre el abuso, el descontrol y la falta de frenos y contrapesos democráticos.

¿Alguien cree que es una casualidad que España tenga mas aforados que el resto de Europa junta o que tenga mas políticos a sueldo del Estado que Alemania, Gran Bretaña y Francia juntas? Las casualidades no existen y la realidad siempre es consecuencia de un sistema, en este caso un sistema viciado que se mueve para beneficiar a los partidos y a sus aliados poderosos, nunca a la ciudadanía, a la que hipócritamente se la considera "soberana" del sistema.

El sistema está montado sobre grandes mentiras y conspiraciones, la primera de las cuales es definir a España como una democracia, cuando no cumple ni uno solo de los grandes requisitos del sistema: ni separación de poderes, ni una ley igual para todos, ni una sociedad civil fuerte, organizada e independiente, ni un sistema electoral donde los ciudadanos elijan, sin trabas, a sus representantes, ni castigo para los delincuentes y corruptos, ni una prensa libre, vigilante y fiscalizadora, ni protagonismo del ciudadano...

Cada vez que se abren las urnas y los ciudadanos acuden en masa a depositar su voto, lo que consiguen es reforzar el corrupto sistema vigente con su apoyo directo.

España necesita tirar y reconstruir con decencia este edificio ruinoso y de okupas al que llaman democracia, sin ser otra cosa que una oligarquía organizada para expoliar, dominar y sojuzgar.

Basta analizar el balance de la mal llamada democracia española para advertir sus perversiones y fracasos: desempleo masivo, desigualdad, despilfarro, endeudamiento atroz, inflación de gobiernos, parlamentos, diputaciones e instituciones públicas inútiles, abuso de poder, un Estado hipertrofiado e incosteable que pesa sobre el país como una losa de ploma, sanidad, educación y servicios fundamentales en retroceso, una Justicia intervenida por los partidos, ciudadanos marginados y fuera de los procesos de toma de decisiones, la mentira instalada en el poder, estafas y abusos brutales ante los que el gobierno se mantiene al margen, como el saqueo de las cajas de ahorro, los grandes escándalos corruptos y otros muchos delitos, entre ellos el enriquecimiento sin explicación lógica de decenas de miles de políticos y amigos del poder, verdaderos saqueadores de las arcas públicas.

La deslegitimación del sistema, por muy dura que sea, es el paso previo para alcanzar el verdadero objetivo urgente de España, que es la instauración de una verdadera democracia, con garantías, controles, contrapesos, frenos, protagonismo ciudadano e imperio de la ley, de los valores y de la decencia.


- -
Martes, 5 de Julio 2016
Artículo leído 2408 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 05/07/2016 09:21

La clave está en lo duro que ha de ser y como es natural, cuanto más tiempo pase, más duro será.

El problema es que somos humanos y no queremos sufrir las consecuencias. Se produce el ir tirando, preferimos cien amarillo que una vez colorado. Y los, ahora tan denostados viejos, son los que más se aferran al sistema, por dos motivos: porque saben que las revoluciones son incontrolables y porque quieren vivir los años que les queden lo más tranquilos posible. Al final, todos pensamos que sea otro el que haga la revolución.

El sistema se defiende manteniendo un nivel de vida razonable y estratificando la sociedad, de forma que la mayoría pertenezca a los estratos superiores, que ven como lo pasan los estratos inferiores y piensan que son unos privilegiados. Y para evitar que los estratos inferiores se lancen a la calle, se les da la paga de 400 € y se cierra el círculo. Todos vamos tirando, la casta y el lanar.

No es necesario que ningún economista nos explique lo mal que está la cosa, lo que dice el artículo que enlazó ayer Salvador, lo intuimos os que vemos como hace veinte años vivíamos y hasta ahorrábamos y ahora llegamos a fin de mes a base de gastar las reservas y privarnos de muchas cosas.

Todos estamos gastando las reservas, no es sólo la hucha de las pensiones y puestos a gastar reservas, nos preocupan más las nuestras que las de la seguridad social. Gastar las nuestras, quien las tenga, supone algo que vemos ahora y lo sufrimos en persona, gastar las de la seguridad social es algo que sufriremos en un futuro.

Estamos votando a gentes que ni saben ni quieren aprender, consecuencia lógica de la mediocridad que lucen todos y digo mediocridad por ser generoso. Como ejemplo podemos citar al grupo C's, que presume de homosexualismo y al llegar al orgullo gay los abuchearon a conciencia. O el pp, al que llevan vetando años y años y la Sra Cifuentes, sólo un poco mejor que la Sra Clinton, va y les da subvención y hasta una estación de metro para que presuman.

Claro que la ideología homosexualista de los partidos no se considera en las elecciones, la gente no vota pensando en eso y debería, la gente vota pensando en qué comerá mañana y tampoco. Debemos pensar en qué comeremos hoy, que el mañana no es seguro.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros