Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Democracias totalitarias (DS)


Nota



Democracias totalitarias (DS)
Los egipcios, los tunecinos, los libios, los cubanos, los venezolanos, los chinos y los demás ciudadanos sometidos a tiranías en el mundo deben saber que todo es cuestión de tiempo y que, tarde o temprano, las dictaduras acaban desapareciendo, para dar paso a las democracias totalitarias. Muchas democracias que tuvieron en sus orígenes rasgos auténticos también evolucionan hacia democracias degradadas y falsificadas, dominadas por un totalitarismo que no da la cara.

El problema es saber cual de los dos sistemas es peor.

El relevo de una dictadura por una democracia totalitaria es prácticamente inevitable y constituye un "avance" de la "casta" política mundial hacia métodos más sofisticados y eficaces de dominio y explotación. Los sátrapas que gobiernan hoy el mundo son herederos directos de las castas dominantes de todos los tiempos, desde los faraones a los monarcas absolutos, pasando por emperadores, señores feudales y tiranos de todo pelaje. El objetivo, para ellos, siempre ha sido el mismo: dominar a sus semejantes y contemplar el mundo desde las alturas del poder, gozando de ltodos os privilegios posibles.

La "casta" siempre es la misma, aunque en cada tiempo adopte el modelo más apropiado para disfrazar el dominio y la opresión. En nuestros tiempos, el mejor camuflaje existente es la democracia falsificada, un disfraz eficaz que oculta la tiranía y el totalitarismo detrás de una fachada aparentemente democrática.

En mi libro "Políticos, los nuevos amos" (Almuzara, 2007), hay un párrafo que lo explica con claridad y crudeza: Los poderosos, distintos en cada etapa de la Historia, parecen pertenecer a una estirpe de dominadores que se transmiten unos a otros no sólo la filosofía de sojuzgamiento, la espada, el mazo, la bayoneta o la ametralladora, sino también una especie de «gen» que los impulsa a contemplar la sociedad desde arriba. Ahora, al iniciarse el tercer milenio, están encarnados en las democracias, adaptados a las nuevas reglas, ocupando, como siempre, las alturas del Estado y ejerciendo, desde el poder político, el sometimiento. Con esos depredadores han retornado las viejas doctrinas totalitarias y oligárquicas, camufladas también con envoltorios democráticos y destilando ese elitismo que tan bien exponen Strauss y Bloom y que sobresale en la influyente obra de James Burnham «The Machiavellians: Defenders of Freedom»

Las dictaduras y el despotismo provocan repugnancia a los demócratas, pero muchos, si nos forzaran a elegir entre una dictadura despótica y una democracia degenerada y transformada en una partitocracia envilecida, quizás el despotismo nos perecería preferible.

Una opción y otra son igualmente despreciables, pero la gran diferencia es que el despotismo hace al hombre esclavo, mientras que la democracia degenerada, además de esclavizarlo, lo envilece.

El despotismo elimina todas las formas de libertad y exige sometimiento, mientras que la falsa democracia, generalmente mostrando el rostro de la partitocracia, necesita mantener esas formas de libertad para aparentar que es "democracia", pero se apodera de ellas y las profana. Contra el despotismo se lucha frente a frente porque el adversario siempre es visible, pero contra las democracias falsas es más difícil luchar porque sus dirigentes, hipócritas, se disfrazan de demócratas y emplean el lenguaje de la mentira y la manipulación para esconder sus vilezas, confundir y engañar.

Como la libertad de opinión le parece peligrosa, pero considera su apariencia necesaria, la partitocracia fustiga al pueblo con una mano para sofocar la opinión real, mientras que con la otra mano lo golpea para forzarle a representar un simulacro de opinión supuesta.

El dictador déspota prohibe la discusión y exige sólo obediencia, mientras que el falso demócrata manipula el debate para que tenga apariencia de opinión libre, cuando en realidad prescribe y controla con mano de hierro las ideas y criterios.

La peor de las tiranías es la que se considera legítima y aspira a obtener el consentimiento de sus "subditos". Para alcanzar esa aprobación forzada, la democracia degradada acusa a los ciudadanos pacíficos de indiferentes, trata a los críticos como autoritarios, totalitarios, desfasados y políticamente incorrectos, mientras persigue a los rebeldes como si fueran peligrosos "antisistema". Los déspotas pueden llegar al extremo de ejecutar a sus adversarios, pero las partitocracias degeneradas estimulan un servilismo sin límites y no necesitan asesinar a sus enemigos porque saben cómo fabricar cadáveres ambulantes.

En lo único que ambas son iguales es en el magistral manejo del miedo, pero mientras que en las dictaduras el miedo permite el derecho a la revancha y el deseo de recuperar la dignidad, en las democracias degradadas se manipula, se disfraza de coraje y se utiliza para hacer olvidar las propias vergüenzas y para congraciarse con las propias miserias.

La dictadura déspota es moralista y defiende realmente algunos valores que le convienen, como el orden, la no violencia, el respeto a la vida y a las propiedades ajenas y la convivencia honrada y pacífica, mientras que la democracia degenerada se siente más a gusto en una sociedad sin respeto y confundida en su escala de valores, en la que algunos valores secundarios, de carácter político, cobran un protagonismo inapropiado, mientras que los grandes valores son relegados y donde los ciudadanos, permanentemente asustados, justifican en cada instante la existencia de una autoridad que consideran necesaria para mantener el orden y hasta para reprimir.

De hecho, las dictaduras suelen producir sociedades con pocos delincuentes, en las que los ciudadanos duermen con las puertas de sus hogares abiertas, mientras que las democracias degradadas construyen cárceles sin cesar para encerrar en ellas a sólo una parte de las mareas de delincuentes que genera.

El despotismo sofoca la libertad de prensa, mientras que la partitocracia degenerada convierte a la prensa en una parodia. Cuando la libertad de prensa se proscribe, la opinión pública duerme, pero nada ni nadie la corrompe; cuando, por el contrario, los periodistas comprados, los comunicadores aliados y los panfletarios a sueldo se apoderan de esa opinión pública, se abre la puerta al oprobio y a la prostitución de las ideas. Entonces, engañan, generan falsos debates, discuten como si pretendieran convencer, aparentan cólera y discrepan como si existiera una pugna real entre opciones y criterios. Pero todo es un escenario falso para hacernos creer que las víctimas pueden resistir y defenderse, cuando, en realidad, el poder aplica las leyes a su gusto, perdona a los suyos y condena y aplasta de antemano al adversario, fabricando cadáveres.

El despotismo reina por el silencio, pero deja al hombre el derecho a callar, mientras que la degeneración de la democracia le condena a hablar y le persigue hasta en el santuario íntimo de su pensamiento, obligándole a mentir y a engañarse a sí mismo.

Pero el argumento que demuestra toda la capacidad destructva de la falsa democracia prostituida es que cuando el pueblo es esclavo sin estar envilecido, conserva la posibilidad de remediar su desgracia y de recuperar su dignidad en la primera oportunidad que se le presente, mientras que la democracia degradada envilece al pueblo, al mismo tiempo que lo oprime, le acostumbra a despreciar todo lo que antes respetaba y a emular lo que condenaba, cerrando todas las puertas a la regeneración y a la esperanza.


- -
Jueves, 10 de Marzo 2011
Artículo leído 1649 veces




Comentarios:

1.Publicado por Estigma el 10/03/2011 08:00
La democracia ha muerto, Viva la democracia.

Cuando una cámara donde está representada la voluntad popular, la de los ciudadanos, les dá la espalda es que el sistema ha muerto, se acaba de enterrar con su voto y se acaba de convertir en una tirania.



Esto es lo que debieron de pensar los ciudadanos españoles hace dias cuando a propuesta de CiU se llevó al Congreso de los Diputados una iniciativa por la que se trataba de modificar una Ley mas propia de la Edad Media, del feudalismo y adaptarla a los nuevos tiempos como es la Ley Hipotecaria.



Esta modificación se basaba en que el ciudadano podría cancelar la deuda con la entrega del bien hipotecado y asunto zanjado, es algo que ocurre y está previsto en otras legislaciones occidentales y procura que, al contrario que en España, el ciudadano no se vea condenado por la entidad financiera para el resto de su vida con lo que ello supone de penalidad añadida.



Nuestros queridos representantes votaron en contra de la iniciativa quitandose una vez más la máscara de cordero para adivinar al lobo que esconden y asi pudimos descubrir atónitos como sin ruborizarse dentro del recinto que representa a la soberania nacional, es decir al pueblo, se votó en su contra y una vez más pudimos asistir a un Congreso de los Diputados arrodillados ante su verdadero amo: La Banca.



Es a la Banca a quienes defendieron esa triste y humillante tarde nuestras queridas señorias, sin apenas dudar le dieron la espalda a los ciudadanos, a aquellos que les han puesto ahi, aquellos a los que están obligados a defender por encima de cualquier otro tipo de intereses, traicionaron nuestra confianza y lo hicieron a la vista de todos, ya no pudieron esconderse.



Pero no solo han traicionado la voluntad popular, han socavado los principios del sistema politico que los ha llevado hasta ese lugar, hoy manchado por la alta traición a los ciudadanos, han dañado irreparablemente a la democracia y se han erigido como portavoces de un regimen corrupto y despótico que no ha sabido defender a sus ciudadanos en una etapa historica donde la crisis ha hecho quemiles de ciudadanos lo estén pasando mal, muy mal. Han perdido una oportunidad única de estar a su lado, de aliviarlos el peso que soportan de la crisis que no han creado y que otros han consentido y ahora legitimado.



Si nuestros representantes han dado por roto el pacto que los une con los ciudadanos ¿A que esperamos los ciudadanos para echarlos de la cámara que representa la soberania nacional? La democracia ha muerto, esa cámara representa a los intereses de la oligarquia y por tanto el sistema ha tomado una deriva peligrosa que hay que cortar por lo sano.



Ciudadanos pronto os daré una fecha para que acudais a las escalinatas del Congreso desde donde, altavoz en mano, haremos saber a estos déspotas de que madera está hecho el ciudadano español cuando lo engañan, será el principio de la regeneración que este pais tanto necesita y el final de la casta politica corrupta e inservible.

.

2.Publicado por Eugenio Este el 10/03/2011 13:57
Tales corruptos sistemas como el que padecemos permiten a la casta parasitaria manipular a las masas, que convenientemente narcotizadas (furbol, belenes, zapa si/no, etc,) son el rebaño idóneo para el medro de todos estos sinvergüenzas.
Por eso y en relación a la prevista convocatoria hecha por Estigma, yo repito lo dicho varias veces: -ELLOS SOLO RESPETAN LO QUE TEMEN- (la protesta, la repulsa, la denuncia, el clamor reprobatorio, la petición de cuentas, etc).
Se reirán de cualquier otra cosa.

3.Publicado por vanlop el 10/03/2011 15:20
No deja mucho espacio al comentario el artículo. Sólo insistir en esta degradación de la democracia, que ya previó Tocqueville y que no acertó a dar nombre, tal como nos recordó hace unos días nuestro contertulio Estigma.

Tal vez lo más señalable es que mientras que en Europa la degradación lleva avanzando muchos años, aquí se ha logrado superar el nivel europeo en poco más de 30 años. Seguramente los historiadores del futuro lejano lo encuentren curioso.

4.Publicado por Amelia el 15/03/2011 01:36
Es curioso. Cuando ustedes hablan de dictaduras siempre se refieren a Cuba, Venezuela (!), etc. y nunca a las dos monarquías teocráticas absolutas y dictatoriales: Arabia Saudí y el Vaticano.

Son dos países donde las mujeres no tienen derechos y son mera mercancía.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros