Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Cabrones ilustres


Nota

Nuestros próceres y personajes públicos tienen en común ser admirados por su trayectoria pública, que es la única que hasta ahora ha fundamentado el prestigio. Sin embargo, muchos de ellos no merecen el prestigio que les acompaña, ni el brillo que le otorgan los medios de comunicación porque en sus vidas privadas y en el parte desconocida de sus existencias son verdaderos sinvergüenzas o tipos tan miserables que merecen el título de "cabrones".
---



Al contemplarlos con esa pompa que a veces parece majestad, al ver cómo la multitud de presidentes autonómicos que tenemos que mantener los españoles en este Estado incosteable nos largan sus discursos de fin de año, todos ellos imitando el tradicional discurso navideño del rey de España, me he sentido incómodo y he recordado un magnífico artículo de Juana Gallego, que acabo de leer y recomiendo, titulado "Cabrones ilustres". Versa sobre la fea costumbre de juzgar a las personas por el cargo que ocupan o por lo alto que han llegado en la vida, sin tener en cuenta sus valores personales y su comportamiento ético y humano.

La historia está llena de ejemplos de cabrones ilustres. Reproduzco un párrafo del artículo citado que es bien elocuente:

"¿Qué importancia puede tener que Marx abusara de su criada, con la que tuvo un hijo? O que el genio Einstein maltratara a su mujer y la considerara como a una sirvienta a la que no podía ni ver. O que Arthur Miller, el venerado dramaturgo, recluyera a un hijo con síndrome de Down en un centro y lo olvidara de por vida. O que el escritor Adolfo Bioy Casares hiciera de su sobrina de 16 años su amante el segundo dia de verla. O que el gran Charlot fuese aficionado a las jovencitas y dejara embarazada a una menor, con quien se casó para tapar el hecho. O que Norman Mailer casi matara a cuchilladas a su segunda esposa. ¿Qué importancia puede tener que el insigne escritor Thomas Mann humillara y vejara a sus hijos? Ninguna, igual que tampoco tuvo importancia que el filósofo Louis Althusser estrangulara a su esposa, Hélène, cuyo asesinato fue descrito de forma tan poética que pareció que al matarla le hacía un favor. O que el admirado Alfred Hitchcock acosara y humillara a sus actrices. La lista sería tan larga que resultaría imposible incluirlos a todos".

La tesis de los "cabrones ilustres" es perfecta y justamente aplicable en democracia a la clase política, más incluso que a otros ciudadanos destacados. La democracia garantiza la "igualdad" de todos y exige a los que mandan ejemplaridad y buen gobierno, exigencias que muchos de ellos ignoran.

Hay que aprender a juzgar a las personas, sobre todo a los políticos, no por el cargo que ocupan sino por sus obras. Políticos que nos conducen al desastre, muchos de ellos sospechosos de corrupción, malos gobernantes y culpables de abusar del poder se dirigen a los españoles como si fueran importantes y seres superiores, cuando quizás solo sean "cabrones ilustres". Cuando acuden a determinados actos públicos son homenajeados como si fueran héroes y ocupan el centro de la atención, siempre rodeados de cámaras y de periodistas, en su mayoría sometidos al poder, cuando muchos de ellos sólo son villanos nada ejemplares en sus desconocidas vidas privadas. Muchos asistentes a esos actos hasta se inclinan ante ellos y babean, como si fueran dioses, provocando vergüenza ajena.

¿Quienes son realmente esos mandatarios que nos lanzan discursos ampulosos desde sus televisiones públicas, que nos miran por encima del hombro y a los que pagamos sueldos y pensiones de lujo con nuestros impuestos? ¿Merecen dirigirse a nosotros con superioridad? ¿Merecen nuestro respeto?

Los periodistas los tratan como estrellas rutilantes y como si fueran los seres más importantes de la galaxia, pero muchos de esos periodistas no son ya fiables porque trabajan para medios públicos o que dependen para sobrevivir del dinero que le dan esos políticos, vía publicidad, mientras que otros practican la autocensura más severa porque saben que si critican al poder político sus carreras se hundirán en el pozo del boicot político. Aparentemente, esos políticos son estrellas, pero tal vez no merezcan ese trato. En mi tierra, Andalucía, hay al menos dos ex presidentes, condenados por corrupción, que no lo merecen.

Se da por supuesto que el presidente de un gobierno es importante, pero se trata de una malformación llena de injusticia y estupidez. Un político, sobre todo si ocupa un alto cargo, está obligado a demostrar su virtud, valor e importancia con sus actos y logros, mas que cualquier otro ciudadano o profesional porque los que gobiernan, aunque lo hayan olvidado, están obligados a ser ejemplares. La democracia establece que los que mandan respondan de sus actos y que si no reciben el placet ciudadano, sean reprobados y pierdan el poder.

La importancia de esas personas no viene dada por el puesto que ocupan, sino por su valor como personas y por su comportamiento. Si gobiernan mal, si mienten, si incumplen sus promesas electorales, si suben impuestos después de prometer que los bajarían, si malgastan el dinero, si realizan recortes de servicios básicos sin necesidad, si dejan abandonados a los débiles y desamparados, si falsean contratos públicos, si manipulan subvenciones para beneficiar a sus amigos, si violan la Constitución al no respetar la igualdad de oportunidades, si nos acribillan a impuestos sin antes someter su Administración a austeridad rigurosa, si despilfarran, si amparan la corrupción, si tienen las filas de su gobierno y de su partido llenas de nuevos ricos incapaces de justificar su patrimonio, si mantienen a sus ciudadanos en el atraso y la pobreza y si abusan del poder con frecuencia, entonces no son otra cosa que "ilustres cabrones", como bien explica el artículo de la profesora de periodismo Juana Gallego.

Francisco Rubiales

- -
Martes, 3 de Enero 2017
Artículo leído 1393 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 03/01/2017 12:21

Lo que plantea es complejo. Fijémonos en uno de los impresentables más grandes de estepaís, el presidente de Cataluña. ¿Debemos respetar a alguien así? Sin duda, porque mal que bien representa a Cataluña y a los catalanes que merecen todo el respeto.

Y lo mismo podemos decir de cualquier cargo, carguillo o carguete, cuando están en el "trabajo" representan a un cierto número de personas y esas personas representadas son las que merecen respeto. Pero de ahí a babear con los políticos y a besar el suelo que pisan va un trecho muy largo.

Por supuesto y como personas, los encuentro de lo más despreciable porque la mayoría se ven como unos paletos convertidos en no se sabe muy bien qué, pero más parecidos a nuevos ricos analfabetos que a otra cosa. Y analfabetos lo son, pues ninguno tiene la inteligencia ni conocimientos mínimos requeridos para el cargo que detentan por mor de un dedo que los puso en determinado lugar en una lista. Y ricos también, se gastan nuestro dinero con la prodigalidad del que gasta, no su dinero, sino el dinero que ha encontrado en la calle, porque el dinero público no es de nadie.

Y esto no tiene una solución a corto plazo, pues la masa los considera de los suyos. Y tal vez sea cierto, pues la masa es inculta, analfabeta y si pudiera se gastaría con prodigalidad todo el dinero del mundo. Y esa masa suma más de la mitad de los votos.

Y este desprecio es sin considerar sus vidas privadas que en algunos casos son de lo más despreciable. Sabemos de políticos maltratadores, sospechamos de políticos pederastas, se habla en los sitios malditos de rituales satánicos con víctimas humanas y se podría seguir con sospechas de lindezas de este tipo y no acabar, pero no pasan de sospechas, porque ni los medios hablan ni la policía investiga, como corresponde a una tiranía.

Pero todos son asesinos, pues no se recatan en ensalzar las virtudes del aborto, tanto las ensalzaron que lo pasaron de un mal necesario en algunos casos a un derecho y bajo este derecho mueren cien mil niños (en números redondos) cada año. Y todos son culpables, porque los que se oponían, fueron convenientemente expulsados.

También es cierto que a nadie obligan a ir al abortorio, de modo que si hay cien mil abortos es porque cien mil mujeres de forma voluntaria o presionadas por su entorno, pero no con un cuchillo en el cuello, lo hacen. Y esos son quinientos mil asesinatos durante el marianismo, de modo que una parte del pueblo está tan corrompida como los que mandan. No toda la culpa la tiene la casta, aunque sí la mayor parte.

Los americanos exigían, hace mucho, que los políticos fueran de buenas costumbres, por ejemplo, que no engañaran a sus mujeres, porque, se decían, si alguien que ha jurado fidelidad de por vida, miente, ¿cómo podemos esperar que no nos mienta a nosotros a los que ha jurado fidelidad por cuatro años? Pero todo eso se olvidó y ya no se miran esas cosas en ninguna parte del mundo. Y así le va al mundo.

2.Publicado por Blogger el 03/01/2017 12:28
Sr. Vanlop:

Acepto su tesis de que los políticos con cargos elevados merecen respeto porque representan a personas, pero me pregunto ¿Representan realmente a personas o a sus propios partidos? ¿Son las personas las que los eligen o son sus partidos los que le colocan en listas que el pueblo no puedo alterar? ¿Responden ante los ciudadanos, a los que dicen representar, o ante sus partidos? Su tesis sería invencible si lo de la "representación" fuera cierto, pero en democracias tan degradadas como la española, el principio de representatividad no se cumple porque diputados, senadores, presidentes autonómicos, ministros y demás altos cargos son piezas colocadas en su sitio por los partidos, no por los ciudadanos, como suele decirse. Esa falsa representatividad, basada en el predominio del partido sobre la ciudadanía y en una democracia trucada y convertida en Partitocracia, es la clave del fracaso de este sistema y el argumento que deslegitima a la casta con poder, no merecedora de mucho respeto porque ellos son hijos directos del "irrespeto" a la democracia y al ciudadano".

Blogger

3.Publicado por José Luis Hernández Plaza el 03/01/2017 12:57
Vanlop ha puesto el dedo en la llaga, al mencionar al aborto como la maldad de ciertos poíticos , señalando a Rajoy, al que se le supone como católico , apostílico, como uno que no solo no ha hecho nada , en contra de esa miserable práctica, que condena a una trituradora industrial a más de cienmil seres inocentes, sino que ha mentido a sus votantes y a todos los españoles , ya que en su programa de gobierno anterior figuraba la derogación de esa miserable ley. Tampoco lo ha hecho ahora , permaneciendo inmutable lo que parió Bibiana Aído , y rubricó ZP.
Había que rebañar votos de donde fuera, los decentes de la derecha se fusionaron en Vox, Los que se quedaron con el gallego , se taparon la nariz, porque "Jodemos", y el descalabrado Psoe, estaban poniendo el panorama nacional muy dificil.
Por tanto sobre la conciencia de Rajoy , recae per sécula que se siga con esa práctica consentida , El preservatvo tierne un iva del 21∞, la viagra por contra es del 5 creo-

José Luis Hernández (KAZAZA)

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros