Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Destacados

Zapatero: el hombre pequeño que cambió España


Nota

Zapatero, más que Felipe González, ha sido el presidente de gobierno que más intensamente ha cambiado España. Pero en lugar de hacerla avanzar, la hizo retroceder y la empeoró. Por eso es también el más rechazado y odiado de los políticos del posfranquismo, sobre todo por la parte más decente y limpia de la nación. Para algunos, modernizó el país, pero para muchos otros lo empobreció y lo envileció, destruyendo muchos de sus viejos valores, comportamientos y costumbres.
---



ZP con el independentista Carod Rovira
ZP con el independentista Carod Rovira
No fue Alfonso Guerra, a pesar de que lo prometió, sino Zapatero el que dejó a España que no la conoce ni la madre que la parió. En tan sólo siete años, Zapatero la cambió como un calcetín y sus cambios fueron tan intensos que los cobardes del PP, con Mariano Rajoy al frente, no se atrevieron a cambiar nada de lo que habían hecho los socialistas cuando le sucedieron en el gobierno, a pesar de que el pueblo español los premió con una amplia mayoría absoluta para que les devolviera la España que Zapatero había destruido.

Un deplorable impulso al independentismo, sobre todo al catalán, matrimonios gays, poder para las feministas, las lesbianas y los gays, aborto a manos llenas, laicismo, marginación de la Iglesia Católica, intervencionismo disparatado de lo público, incremento de la desigualdad, corrupción abierta, buenismo, acogida de los musulmanes con los brazos abiertos, alianza de civilizaciones, un sistema educativo sin esfuerzo con ordenes de aprobar a todos, un ejército convertido en una ONG y altas dosis de propaganda y mentiras desde los medios de comunicación para desbravar a los ciudadanos y convertirlos en gente asustada y sometida.

El cóctel zapateril se enriqueció con basura televisiva a espuertas, cobardía institucionalizada, una Justicia intensamente politizada y maniatada por el poder ejecutivo y una economía basada en solo dos patas: el intervencionismo público y las grandes empresas.

El concepto de Dios, la influencia de la Iglesia, el protagonismo de la familia y la fuerza de los valores en la vida española fueron debilitados y hasta liquidados por la acción de gobierno de Zapatero y su equipo.

La aceptación del relativismo fue la la pieza clave de la revolución zapateril. Eliminó certezas, quedando sólo el Estado como garante de la única verdad. Zapatero, como Pilatos, muy bien puede decir: "¿ Qué es la verdad? ".

Los grandes perdedores tras el vendaval de Zapatero fueron los valores, las clases medias y las pequeñas y medianas empresas. El individuo retrocedió ante el avance de lo colectivo y la sociedad civil quedó más aplastada todavía ante el avasallador poder del Estado. Pero la gran perdedora fue España como nación, un país que, después de Zapatero, está en peligro de despedazarse y tan desarmada de moral y valores que difícilmente podrá afrontar sus retos y desafíos presentes y futuros.

Tras su mandato, del Franquismo sólo quedó en pié lo que debía haberse suprimido: el sistema político, que con Zapatero fue todavía menos democrático y más dictadura camuflada y benévola de partidos políticos y de políticos profesionales, una especie de Franquismo en el que el dictador fue sustituido por la "casta" y el partido único por unos partidos estatales claramente insertados en el Estado y ajenos por completo a la sociedad y al ciudadano.

Los suicidas y cobardes del PP, al recibir de los españoles una espléndida mayoría absoluta, no entendieron que se le entregaba esa sobredosis de poder para que eliminaran los abusos y desmanes del Zapaterismo y lo dejaron todo tal como estaba. El comienzo del mandato de Rajoy fue como una ducha de agua helada para los españoles de bien: condecoró a Zapatero y a su gobierno y subió los impuestos, justo lo contrario de lo que había prometido. En los meses siguientes quedó claro que Rajoy era una especie de Zapatero gallego y más serio, pero igual de falso, de despilfarrador, de intervencionista, tan amigo de la corrupción y del Estado sobredimensionado como el político de León y todavía más aficionado a endeudarse y a los privilegios del poder.

Zapatero cambió profundamente a España y la debilitó hasta extremos insospechados, aún no comprendidos plenamente por los españoles, pero todavía cambió más a su partido, el PSOE, que desde entonces es zapaterista más que socialista, más que obrero y mas que español. Su partido tuvo que retirarlo de la circulación porque los españoles le rechazaban y cada día de Zapatero en el poder representaba, para el socialismo español, la pérdida de miles de votos, pero cuando lo hizo ya era tarde y el veneno de Zapatero había impregnado al PSOE hasta la médula, más que a la misma España.

Ahora, desde la distancia, es posible conocer la inmensa dimensión de los estragos causados por Zapatero a España. Su mayor daño no fue en la economía, a pesar de llevar el país hasta el borde de la ruina, sino en la ética y en los rasgos y raíces de la vieja España, que arrasó y destruyó sin piedad. La España que dejó Zapatero tras su precipitada marcha del poder es más cobarde, mas sinvergüenza, menos ética, menos religiosa, mas corrupta, más indecente y menos capaz de defenderse, aunque, eso si, más imbécil, más esclava, más incapaz de reaccionar y rebelarse ante la ignominia y más preparada para que el poder político la engañe, la domine y la sojuzgue.

Sólo los enemigos de España pueden agradecerle su mandato. Para el resto de los españoles, en especial para los más limpios y decentes, Zapatero fue una maldición.

Francisco Rubiales

- -
Lunes, 28 de Marzo 2016
Artículo leído 2076 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 28/03/2016 10:23

Voy a comentar a medida que voy leyendo.

Nada produce los cambios de forma radical. Fue Alfonso Guerra el que sentó las bases para los cambios posteriores. Recordemos que Aznar no cambió las, entonces consideradas, funestas leyes socialistas, no podemos olvidar eso, que es muy fácil ya que las leyes posteriores fueron tan nefastas que D. Alfonso parece un portento de sensatez en lugar del que inició la ingeniería social.

Tampoco podemos olvidar y si no, lo recordamos o lo vemos al repasar los recuerdos, que con Aznar ya era el ppsoe, pues aceptó como buenas todas las leyes e incluso, la controvertida, siempre lo son, ley de educación, la dejó para el final, si es que llegó a publicarla, que ahora no recuerdo.

Por tanto, cuando la gente dio a D. Mariano la mayoría absoluta creyendo que borraría la herencia zapaterina, lo que hizo el "pueblo" fue votar a otro zapatero.

El sistema quiere borrar la idea de Dios, aunque no exactamente, porque cuando nosotros hablamos de Dios, siempre pensamos, creyentes y ateos, en el Dios del Catolicismo o si me apuran en el del Cristianismo. Pero el sistema entiende otra cosa. El sistema quiere crear un dios a su imagen y semejanza, porque no es posible una sociedad en la que una parte de sus miembros no puedan creer en algo superior.

La cultura europea se ha forjado a la sombra del cristianismo y todo lo que ha producido tiene su origen en el cristianismo, aunque los productores hayan sido ateos.

Siempre se establece como cumbre de la razón, de la diosa razón de la revolución, la declaración de Derechos Humanos, pero es que esos derechos ya los habían establecido varios siglos antes los pensadores católicos, en concreto la Escuela de Salamanca, pero como es una aportación españo9la, hay que olvidarla.

Y lo primero es crear un sustituto, que no puede ser una nueva religión, pues la gente no la aceptaŕia, lo mejor es endiosar al Estado, que todo el mundo lo acepta pues llevamos doscientos años de Estado y vemos normal que el Estado nos cuide.

Por tanto, la tendencia en el mundo es endiosar al Estado para en una segunda fase crear la religión universal que haga a los esclavos felices. De modo que el ppsoe se aplicaron a esta noble idea, con la inestimable colaboración de gran parte de la jerarquía de la Iglesia. Pero si se dan cuenta, ese endiosamiento del Estado es lo que hizo Musolini, es decir hemos caído en el fascismo.

En el año 76 España estaba preparada y así lo entendió todo el mundo, para una democracia estilo europeo, por eso todas las consultas salieron favorables, porque la gente entendió que la evolución era esa, lo mismo que entendió que el Sr Rajoy debía borrar el zapaterismo como se olvida un mal sueño. Pero de la misma manera que se ha profundizado en el zapaterismo, entonces se construyó un sistema, si quieren, con los vicios del franquismo, al fin y al cabo los que mandaban venían de él, de la parte peor y no sólo los políticos de UCD, sino también muchos socialistas, fue un reparto equitativo de lo peor del régimen.

No son cobardes los pperos, son la otra parte del sistema y hacen lo que deben. Y si no, fíjense en como se ha apresurado a ayudar al nazionalismo cuando estaba al borde de la bancarrota, cuando lo único que tenían que haber hecho era poner en manos de la burocracia el dinero, con lo cual nunca llegaría.

Pero es que un alcalde catalanista comparó a la Legión con los nazis y Defensa no ha actuado y entiendo en mis cortas luces que eso es motivo de querella.

Por supuesto que el gran daño no es la economía, que el dinero va y viene, el gran daño además fue convertir la inmoralidad y la indecencia en norma de vida y como ejemplo tenemos el caso de un programa que hay en la cadena hortera que por algunas imágenes que he visto al zapear es más hortera que gran hermano y como lo suspendieron para informar de los atentados de Bruselas la gente protestó. Esa es la juventud, que ha creado el zapaterismo y el marianismo o nuevo zapaterismo. Porque esos que protestaban tenían menos de 10 años cuando el individuo tomó el poder.

Los sucesivos gobiernos en estos cuarenta años han hecho lo que decía Tocqueville que debía hacer un gobierno democrático, pero justo al revés.

Pero como el Diablo paga mal a quienes le sirven, nadie levantará un monumento a estos tipos que tan bien han servido a los destructores de la sociedad.

2.Publicado por vanlop el 28/03/2016 10:36

Ayer algunos comentaristas dudaron que la automatización de la sociedad suponga más paro.

Piensen que los robots fabrican a los robots y que lo hacen mucho mejor que los humanos y además no hacen huelga ni reclaman salarios.

Todos sabemos que la calidad de los coches mejoró con la introducción de los robots, muy elementales, por cierto. Si no se produjeron despidos masivos fue porque la producción aumentó y no fue necesario despedir a nadie. Pero sería muy interesante comparar las plantillas de las fábricas de coches de hace 30 años y ahora.

También podemos mirar al sector bancario que también absorbió la plantilla mientras duraron las vacas gordas, pero que despidieron personal cuando llegó la criss. Yo recuero oficinas bancarias con 30 o cuarenta empleados y ahora, la misma oficina tiene cinco.

Los robots camareros serán la gran innovación. Ya los hay, aunque imperfectos. en unos años, los locales que tengan cinco empleados, pondrán diez robots y se quedarán con uno para resolver los problemas. Y la gente encantada, pues nada más sentarte, te toman el pedido y luego te llega rápido, pues debes consumir rápido y dejar la mesa a otros.

Los lectores del blog somos en la gran mayoría gente de nivel cultural alto, lo que supone una cierta inteligencia, pero pensemos que la mitad de la población tiene un CI menor de 100, suficiente para ganarse bien la vida, pero perfectamente sustituibles por una máquina. Es más pienso que la mayoría de las personas con CI inferior a 120, más del 80 % de la población son sustituibles y quedarían sólo unos pocos trabajadores en cosas tan especializadas o delicadas que los robots no pueden hacer.

Piensen en la cantidad de jornales que han desaparecido con la introducción de las máquinas de recoger aceitunas o piensen en las granjas avícolas donde no se ve una persona nunca.

Es un gran problema a la altura de grandes mentes, pero los que deben resolverlo son incapaces por su absoluta mediocridad.

3.Publicado por Antuan el 28/03/2016 20:47
Evidentemente el problema de la tecnología y los robots, es eso, un problema. Es un tema apasionante y crucial, no creo que haya una verdad absoluta. Tal es la velocidad de los acontecimientos que resulta fuera del alcance de la mayoría hacer un pronóstico minimamente riguroso y predictivo.

En 1984 en España había poco más de 10 millones de personas ocupadas, en 2016 hay unos 18 millones de ocupados, más de treinta años después y de que los adelantos tecnológicos hayan sido brutales.
Hay muchos trabajos que antes no había y ahora no hay muchos que antes sí, y esto ha pasado durante toda la Historia de la Humanidad. Diría yo que lo que se observa es un cambio total de paradigma de lo que entendiamos en el siglo XX por trabajo, y que los principales problemas son la precarización y la gran dualización que está trayendo.

Las sociedades que sepan ver esto antes pueden optar por el camino correcto, mientras, la gran mayoría del planeta se hundirá en la pobreza que les trae salarios y consumo bajos, por eso para algunos países puede ser una oportunidad y para otros la ruina, es lo que tiene este sistema cruel. Para países pequeños como Dinamarca, Suecia y demás puede ser una oportunidad, países avanzados tecnológicamente, etc. Para países adormecidos y mal dirigidos como España si es cierto que podemos ir a mucho peor. Pero no se engañen, nunca fuimos bien del todo. En la India o en China se desloman millones de personas pero nunca hubo tanta gente trabajando, ellos están mejor a costa de los demás, pero eso también acabará. Todo esto nos lleva a pensar que la única solución coherente posible ha de ser global, y para eso antes tendrá que darse mil guerras y una gran ecatombe que puede que no veamos en menos de unas cuantas décadas.

El problema en occidente todavía no está en la pérdida de trabajo en sí, sino en la capacidad de adaptación de una sociedad a los nuevos cambios, por otra parte cada vez más rápidos. En la pericia de sus líderes y pensadores para tomar nuevas alternativas a tiempo y en las políticas redistributivas que el nuevo panorama nos está trayendo.

Que sólo trabajemos 2 o 4 horas al día no significa que la raza humana esté perdida, sino más bien lo contrario. Eso es la evolución, hace miles de años el hombre necesitaba todo el tiempo posible sólo para abrigarse y comer, cada vez más eso fue cambiando y gracias a ello algunos pudieron pensar. ¿Se imaginan a millones de personas pensando en algo que no sea subsistir? Está claro que se acabaría el chollo de los que ahora lo tienen. De todas maneras las soluciones a este problema vendrán en cientos de años, el actual panoráma donde dominan los financieros, las multinacionales y los que tienen las bombas a su servicio no hay gran cosa que hacer. Es ir contracorriente, ¿o acaso alguién le tosia a la Inquisición en su época gloriosa?¿Acaso alguién le tose ahora a los terroristas islámicos? Pués eso, solo cabe ser amigo del sistema y adaptarse lo antes y mejor posible, todo lo que sea combatirlo es arriesgarte a perder todo lo que tienes, morir o que te tomen por loco, igual que a Galileo, igual que a Colón, que a Da Vinci o que al mismo Jesucristo.

4.Publicado por Antuan el 28/03/2016 21:13
El paro en España se debe a otras cosas muy impopulares según donde las digas:

1) Los socialistas acabarón con buena parte de la Industria.

2)Las políticas agrárias y ganaderas de Europa y de sumisión a ella son y fueron de risa.

3) Hubo una entrada demasiado grande de inmigrantes en muy poco espacio de tiempo y tras la explosión de la burbuja inmobiliaria estos sobraban en su mayoría.

4) España es fue y es un país ridículo en inversión en investigación y desarrollo
( tiene mucho que ver).

5) España pasó de ser un país donde no trabajaban las mujeres a en 20 años cambiar esto drásticamente.

6) No ha habido políticas como en muchos países Europeos de reparto del trabajo o políticas asistenciales donde muchas mujeres podrían trabajar ayudando a la sociedad a cambio de pocas horas y un salario que ahora se da gratis.

7)Política caciquil de reinserción laboral, subsidios y chapuces varios de cursos y talleres sin ton ni son en las zonas más deprimidas.

8) Nefasta política educativa y de orientación laboral, de espaldas al mercado laboral.

Y puedo seguir, casi todas ellas tienen que ver con la incompetencia política y con la sumisión de un pueblo adormecido y no tanto que ver con los avances robóticos, aunque también sea un problema a resolver suena un poco iluso pensar que es la causa principal del paro en España.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros