Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

ZP: ¿sabes que la calle da y quita legitimidad en democracia?


Nota



ZP: ¿sabes que la calle da y quita legitimidad en democracia?
ZP puede hacer lo que quiera frente a las manifestaciones masivas que se celebran en España en contra de su política, la última de las cuales tuvo lugar ayer, en Madrid, congregando a un millón de personas bajo un temporal de lluvia y frio, pero no debe olvidar que la calle, en democracia, otorga y quita legitimidad.

Podrá seguir adelante con su política sin escuchar el mensaje de la calle, atribuyéndolo a la manipulación de la derecha, pero ese millón de ciudadanos bajo el frío, gritando consignas contra el presidente del gobierno, corroe como el ácido y quita prestigio y representatividad a raudales.

A pesar de que cuenta con la inmensa mayoría de los medios de comunicación, que ayer minimizaron, una vez más, la multitudinaria manifestación ciudadana, y con las mentiras del delegado del gobierno en Madrid, que debería dimitir de inmediato por haber mentido a la opinión pública española cifrando en 110.000 los asistentes al acto, los ciudadanos en la calle arrinconan, acosan, desprestigian, minimizan y ridiculizan al presidente de una nación que ya nadie duda que está dividida, radicalizada, cabreada e indignada bajo el liderazgo de alguien que, cuando es cuestionado por propios y adversarios, no exhibe argumentos, sino que reclama fe y confianza en su suerte y en su demostrada (históricamente) capacidad de vencer.

¡Que Dios ayude a España!

Franky  
Domingo, 26 de Febrero 2006
Artículo leído 1369 veces




Comentarios:

1.Publicado por Tron el 26/02/2006 14:05
«Lo cual da un total de aproximadamente 54935 m2. La densidad de personas era muy baja en esta ocasión, quizá achacable a la presencia de la lluvia. Por tanto, considerando 2 personas por metro cuadrado, se obtienen 109870 manifestantes. Con 3 personas por metro cuadrado, se obtienen 164805 manifestantes.» http://manifestometro.blogspot.com/2006/02/concentracin-25-f-recuento-de.html

La ciencia obliga a contrastar opiniones, a pasarlas todas por el colador del método racional, a convertirlas en proposiciones refutables. Los cantos de los políticos no son refutables, se sostienen sobre el método de los encantadores de serpientes, de las prostitutas cortesanas.

Saludos

2.Publicado por Clandestino el 26/02/2006 20:00

Sr. Tron.

Su comentario me parece poco riguroso. No hay mejor ciencia que la que le permite contrastar de primera mano, o sea de la suya. Cae Vd. en el mismo posible error que le critica a Franky. Igual que él se basa en datos de terceros. Igual que le acusa a él, no parece que los haya contrastado muy bien o que sus fuentes sean más fiables.

Para no caer en lo mismo, yo no le voy a dar cifras totales, por eso de que "los árboles no me dejaban ver el bosque", pero como participante en la manifestación le diré que eso de que la densidad era baja, nada de nada. Y eso no es "negociable". Hombro con hombro y mínimo cuatro al metro. No cuente solo los paragüas. Al menos el setenta por ciento no lo llevaba, pero estaban bajo ellos con sus capuchas e impermeables. Yo llegué de los últimos y no empecé a andar hasta pasadas las seis de la tarde, unos cuarenta minutos después de iniciada la marcha. Lógicamente en los "tirones" se abren huecos que vuelven a desaparecer en las paradas. Tardamos en hacer los aproximadamente dos kilómetros y medio, del recorrido oficial, algo más de dos horas y media.

Desconozco la superficie total del espacio ocupado, pero cuente con absoluta seguridad con una alta densidad, salvo huecos puntuales en esos "tirones", a pesar de la lluvia y del gélido aire que la traía.

Curiosamente centra el comentario de Franky en el único aspecto aritmético que cifra la afluencia, que realmente es un dato accesorio, y elude el fondo social y político, sobre el que abunda y arma dicho comentario. Los delitos, directos o por omisión, de un gobierno, no dejan de serlo porque lo griten mil o diez millones de personas. Si se lo dice una sola persona, ya debe autocriticarse y analizar lo que oye, tomando medidas impersonales y totalmente neutrales con la única referencia de la ley y de la justicia, entendidas desde el estado de derecho, de todos los ciudadanos.

Particularmente creo que la razón y la ley no aumenta ni disminuye porque las vocee una persona sola o porque se junten un millón. El deber, la obligación ineludible de un gobierno es respetarla y hacerla respetar sin que nadie tenga que emplear su tiempo y salir a sufrir sus inclemencias, para recordarle que lo hace fatal o lo que es peor, promociona y patrocina la ilegalidad liderando el bochornoso espectáculo del lichamiento de los que se oponen a ello desde un cívico e impecable alineamiento con la ley justa, en igualdad para todos.

Civismo y alineamiento, con la ley y la justicia, que no ha merecido la felicitación del jefe del ejecutivo, como se apresurara a hacer con los organizadores de la reciente e impecable manifestación independentista y antiespañola, celebrada en Barcelona y cuyo objetivo era la extorsión y amenaza para favorecer sus abusivas reivindicaciones estatutarias, muy lejos de ser para el bienestar común o en pro de nada justo o legal.

Eludir la responsabilidad mediante el descrédito de los que padecen las consecuencias, es de canallas. Hacerlo con algo tan vano y estúpido como contar a la baja, a los que se lo dicen civilizadamente en las calles de un país donde la mayor parte del 'estado de derecho' está privatizado y personalizado, por el hampa que lo degrada, es de canallas bananeros tercermundistas.

Los que nos mojamos ayer, por el agua y por dar la cara cumpliendo con la responsabilidad de exgir justicia contra los que la escamotean de forma indigna y criminal, no salimos a contarnos los unos a los otros. No salimos a que además de padecer el Estado de ilegalidad, nos descalificaran contándonos como a reses y argumentando que éramos "cuatro gatos insuficientes".

¿Cuantos son necesarios para llamar criminal a los criminales? ¿Cuantos son suficientes para llamar traidor a los que utilizan al Estado contra la Nación?

Cualquiera de nosotros, como individuo, sabíamos que nos sobraba razón para hacerlo. Hacerlo desde aquí, como ahora, o estar allí solo es una anécdota aritmética sin más importancia.

La única reflexión válida de la manifestación de ayer es lamentar que se den las circunstancias que nos obliga a hacerlo, aquí o en la calle. Que se está mancillando el derecho de muchos ciudadanos...o aunque sea el de uno solo, no se puede consentir, independientemente de que la protesta sea mas o menos multitudinaria

La única solución es cambiar esas circunstancias y realinear al Estado con la legalidad vigente poniéndolo al servicio de la Nación, recuperando el nivel de civismo y convivencia que los españoles deseamos y merecemos. Esto pasa por el indudable hecho de la dimisión o expulsión y sustitución, de Zapatero por el propio partido socialista. No es político, no es inteligente, es frívolo, rencoroso, fantasioso e irresponsable. A su currículum solo cabe añadir que además es el presidente de gobierno de una Nación que odia.

Su mantenimiento solo puede interesar a los enemigos de España y a sus andolgueros.

Saludos.

3.Publicado por Alehop! el 27/02/2006 00:42
Completamente de acuerdo con Clandestino. Tron, la densidad de la manifestación era bien alta, Clandestino la sitúa en 4, yo creo que fácilmente se puede duplicar esa cifra sin exagerar. Y la forma de contar la superficie es relativa. Pero en fin, nunca nos pondremos de acuerdo en cifras, pero mira las fotos y dime si hay sólo un Camp Nou en la calle. Dime y jurame que en el concierto de U2 había más gente. Aséguralo con cálculos demagógicos, pero quien mire cualquier foto, sabrá que es mentira. Quizás no fuimos 1.750.000, quizás tampoco 1.400.000, pero si queréis contar a la baja por intereses partidistas hacerlo con decencia y credibilidad, decid medio millón al menos.

Un dato importante, al menos en mi opinión, es que había más jóvenes que en la manifestación de Junio, algo que me agrada. Aunque es una lástima que no hubiera tantos como en la manifestación de después del 11M. Parece que nos tienen que poner un macroatentado para que nos movilicemos, ¿serán tantos años de violencia televisiva que nos han insensibilizado? A veces me siento mal por ser joven, porque veo como actuamos de forma poco racional, con poca experiencia, y mucha altanería. Nos queremos comer el mundo cuando hay una guerra en Irak, para evitarla, pero somos incapaces de defender a nuestras víctimas ante el azote del terrorismo.

Sólo una cosa, si ZP rinde el Estado de Derecho a ETA, prometo montar un nuevo grupo terrorista con el objetivo de hacerme euromillonario, para que ZP se vuelva a rendir a los pies del terrorismo y me solucione la vida, ¿cuántos más quieren aprovechar la debilidad del Estado orquestada por ZP? La mal llamada Paz se debe alcanzar con vencedores y vencidos, los vencederos deben ser las víctimas y el Estado de Derecho, los vencidos los terroristas. Si no hay vencederos ni vencidos como nos pretenden vender demagógicamente, se reconoce de facto la victoria de los terroristas. Y para arrodillar el Estado de Derecho a las bombas de ETA, había que haberlo hecho hace varias decadas, y ahorrar así un millar de muertos, y varios miles de víctimas.

4.Publicado por Tron el 27/02/2006 02:44
Sres Clandestino y Alehop, demasiadas palabras, pocas cifras y ausente método. Lo siento, en esta Cátedra no puedo creearos lugar, mirad quizás en las de aquellos a quienes defendéis aunque espero que el juicio de los maestros no prevalezcan contra mí.

Saludos

5.Publicado por Clausius el 27/02/2006 02:46
Franky hoy voy a discrepar un poco. No es la calle la que da o quita legitimidad, sino las urnas. El señor Presidente tiene legitimidad para hacer lo que estime oportuno siempre que respete la legalidad vigente. Nos puede gustar más o menos, pero es así. Se supone que los ciudadanos estaban de acuerdo con lo que este señor dijo que iba a hacer y por eso lo votaron en mayoría en las pasadas elecciones generales.

Eso no quita que aquí se pueda manifestar cualquiera, y más aún las víctimas del terrorismo. Si hay algún colectivo por el que me mojo son precisamente ellos. Pero una cosa no quita la otra. Es lo que hay...

6.Publicado por Franky el 27/02/2006 08:18
Clausius: salgo a la escena no tanto para responder a tu discrepancia sino porque me das la oportunidad de hablar de algo esencial en democracia: el caracter fiduciario de la representación. Cuando eliges a un representante en las urnas no es para que se olvide de ti y haga lo que le plazca hasta la próxima cita electoral. Esa es la versión miserable y restrictiva de la democracia que algunos miembros de la partitocracia quieren imponer, pero no la que defienden los pensadores políticos más destacados, según los cuales, la representación política tiene un caracter fiduciario, es decir, basado en la confianza, una confianza que el representante debe renovar constantemente ante sus electores, Si eso es así, cuando ´los mismos que eligieron a un político le retiran su confianza, éste queda deslegitimado, aunque siga en el poder. Yo, basándome en ese criterio, por supuesto más democrático que el restrictivo que el "olvidate de mi y yo mando hasta las próximas elecciones", decía en el post que la calle (llena de manifestantes) da y quita legitimidad en democracia.

Saludos y gracias por tus aportaciones intelectuales.

Franky

7.Publicado por Clandestino el 27/02/2006 12:03
Sr. Tron.

La situación real es que hay una legalidad vigente y una banda de asesinos que la infringe constantemente arrogándose el derecho sobre la vida de los demás. El Estado tiene el inexcusable deber de defender y amparar a las víctimas y el de perseguir y acosar, hasta su total erradicación, a los asesinos y a sus cómplices, tanto civiles como políticos, funcionarios e instituciones, en el nivel en que se encuentren.

Si los responsables del Estado omiten sus deberes y responsabilidades, los servicios judiciales deben actuar de oficio, puenteando a las fiscalias y a los políticos. Si los servicios judiciales no gozan de la debida independencia como para hacerlo, sin ser represaliados, esta obligación recae sobre las FSE, especialmente sobre las que ostentan la responsabilidad de las garantias constitucionales y lindes territoriales. El delito no puede quedar impune por miedo a romper la jerarquización en la cadena de mando. Especialmente cuando se urde, fragua y promueve desde dentro del Estado.

Si el Estado no tiene o no puede articular y activar mecanismos para poder defenderse incluso de sí mismo, que dejen de mentir y se anuncie públicamente que abandonamos el sistema que ampara el estado de derecho y nos sometemos al régimen radical y personal del Sr. Zapatero. Las dos cosas son totalmente incompatibles, como se puede apreciar con total claridad. Al menos que sepamos todos a que atenernos.

No hay absolutamente nada que justifique una sola reivindicación del terror. No hay paz que negociar con los que la perturban mediante el peor de los delitos. No tienen ningún derecho sobre la paz, ni para negociarla ni para disfrutarla.

Esa es la realidad que se combate. El que en la manifestación hubiera mil, cinco mil o tres millones, no va a mejorar o empeorar la triste y bochornosa actuación de los gestores del Estado que utilizan a éste para golpear a la Nación y omite sus debebres y responsabilidades sobre el cumplimiento de la legalidad y el respeto al estado de derecho y contra los que no la cumplen. Acabar con el terrorismo y el radicalismo fascista del nacionalismo, sí. Venderse a él poniendo a España a su merced, en absoluto.

Ahora Vd. puede seguir encubriendo a los fuera de la ley y a los que los patrocinan desde el Estado, desviando la atención sobre el contaje de gente, creando cortinas de humo y descalificando y acusando de crispar a las víctimas, a los que se decantan con total nitidez del lado de las víctimas, de la legalidad y de las libertades y derechos, como bien de derecho, que se les escamotea a la gente decente. Solo a la decente.

Saludos


8.Publicado por Alehop! el 28/02/2006 23:46
Franky, no seas tan duro con Clausius y los políticos de la partitocracia. Voy a utilizar como punto de partida el concepto de Clausius de la democracia, y no el de otros pensadores: "Se supone que los ciudadanos estaban de acuerdo con lo que este señor dijo que iba a hacer y por eso lo votaron en mayoría en las pasadas elecciones generales."

Bien, suponiendo que los ciudadanos otorguen con su voto el poder al gobernante para que ejecute "lo que dijo", el gobernante sólo tendría legitimidad para ejecutar esas promesas, contempladas por escrito en el "Programa electoral". Todas aquellas decisiones a tomar no contempladas en dicho documento carecen de la legitimidad necesaria, y por tanto, en verdadera democracia, se debería consultar mediante referéndum a los ciudadanos, únicos soberanos de la nación.

Te invito Clausius a que busques en el programa electoral del PSOE las decisiones criticadas en la calle.

Sr. Tron, me pides datos a mí, mientras tú afirmas que en la manifestación había poca densidad, sin haber estado allí. ¿Quén miente? ¿Quién manipula los datos? Es muy díficil calcular la cantidad real de las personas presentes en la manifestación. Por eso yo no me arriesgo a calcularlo, ni tengo las proporciones de la zona ocupada de primera mano, ni puede asegurar una densidad de personas. La Comunidad de Madrid asegura haber utilizado el mismo método que la Delegación del gobierno, eliminando además los espacios ocupados por barreras arquitectónicas, y multiplica por más de 10 la cifra de la Delegación del Gobierno. ¿Cuál es la cifra real? Quién sabe. Lo importante no es si son 100.000, 500.000 o 1.000.000 de personas. Basta con mirar las imágenes para observar que es la manifestación más multitudinaria desde el 11-M (en la que también estuve y me pareció mucho más grande). Y antes del 11-M me tendría que ir hasta el asesinato de Miguel Ángel Blanco, pues ninguna manifestación contra la Guerra llegó a ser ni la mitad de importante. Y basta con mirar las imágenes y ser razonable.

A pesar de las cifras, estoy de acuerdo con clandestino en que no es lo importante, y estoy de acuerdo totalmente con sus planteamientos.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros