Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

UNA DERROTA PARA EL CATOLICISMO SOCIAL


Nota

Reproducimos hoy un artículo de la Fundación Burke sobre la expulsión de Federico Jimenez Losantos y la posición de la COPE. El artículo refleja que la traición de la Iglesia Católica española a los ciudadanos y a la libertad y la ceguera de la COPE, que ha cedido a las presiones de los grandes partidos políticos, representan un retroceso y una derrota para el catolicismo social, para lo poco que queda de la sociedad civil española, para la libertad de expresión y para la democracia.
---



UNA DERROTA PARA EL CATOLICISMO SOCIAL
Conjeturar cuáles pueden ser los efectos y consecuencias de las decisiones que se toman resulta siempre un ejercicio de alto riesgo, máxime cuando tales decisiones se toman en el ámbito de lo público. Y sin embargo es un ejercicio que no puede dejar de hacerse. Por ello, una valoración acerca de la decisión adoptada por la cadena COPE de prescindir de quien hasta hoy es su principal activo como director de La Mañana: Federico Jiménez Losantos, se hace ineludible.

Es obvio que a nadie que no esté en el ámbito de la decisión, de las innumerables particularidades y circunstancias que con toda seguridad han coadyuvado a esta drástica medida, le compete entrar a valorar la conciencia o las motivaciones de las personas que la han tomado. Pero lo que sí debe hacerse es una valoración prudencial acerca de las posibles consecuencias sociales y políticas que necesariamente acarreará, quizás de mayor calado de lo que a primera vista pudiera parecer.

Indudablemente, Losantos es, hoy por hoy, el comunicador mediático más influyente de la derecha española. Y lo es porque, además de sus aptitudes personales para la comunicación –y esto merece subrayarse, en estos tiempos de indigencia–, tiene cosas que comunicar y posee un discurso coherente, sustentado en una amplia cultura vital e intelectual.

Este discurso es liberal, sí, pero de un liberalismo que él, con toda conciencia, ha querido integrar dentro de un planteamiento político (es decir, de acción moral y práctica) más amplio, que incorpora y abarca al grueso fundamental de la derecha española. Federico Jiménez Losantos ha procurado el acercamiento a un amplio sector de población coincidente en un núcleo fundamental de ideas básicas, a saber: la defensa y promoción activa de un concepto de España, la protección de instituciones básicas de la sociedad (fundamentalmente, la familia y la libertad subsiguiente que ésta tiene en justicia para educar a sus hijos), la defensa de la vida humana y de su dignidad insoslayable, junto a principios políticos esenciales como el de legalidad y el de limitación del poder político. La salvaguarda de estos valores la ha llevado a cabo frente a un Estado autonómicamente elefantiásico que cada día que pasa más se convierte en una máquina trituradora de cualquier libertad fundamental. Un Estado que, mediante un imperialismo ideológico y práctico avasallador, amenaza con dejar a la sociedad española absolutamente inerte, si es que no indefinidamente muerta.

No cabe duda de que Jiménez Losantos ha obtenido un éxito notable en sus objetivos, sustentado en parte, justo es decirlo, en la cualidad del medio desde el que ha transmitido su discurso: nada menos que la radio oficial de los católicos.

Además, la presencia de Federico en una radio oficialmente católica expresaba de un modo paradigmático un aspecto particularmente interesante que se está produciendo en las últimas décadas: el acercamiento progresivo entre el mundo laico y liberal, que se halla en el proceso de abandonar viejos resabios antirreligiosos, y el mundo católico, que, ante la presencia casi hegemónica en los ámbitos cultural y político de fuerzas infinitamente más nihilistas y totalitarias, comienza a no identificar al liberalismo como su enemigo. Este acercamiento no es el resultado de una confusión en los principios o de renuncias a la identidad de cada uno, sino una cooperación fructífera y necesaria en lo político (es decir, insistimos, en la acción, la movilización y la consecución de logros comunes). Basta leer el prólogo el papa Benedicto XVI ha escrito para la última obra del que fuera presidente del Senado italiano Marcello Pera para darse cuenta del calado e importancia de este acercamiento.

Para algunos, sin embargo, esta presencia de Jiménez Losantos en un medio oficialmente católico ha sido una fuente constante de irritación. ¿Por qué un agnóstico (o un protestante) tiene que aprovecharse de un medio que le es ajeno? Algunos se han enquistado en esta objeción. Otros, por el contrario, hemos visto lo que se daba de positivo en este hecho; Jiménez Losantos, en su calidad de no acomplejado por la izquierda cultural y mediática, ponía de manifiesto lo atractivo que puede llegar a ser un discurso de derechas cuando éste se presenta con la suficiente claridad y frescura.

Lejos de considerarlo como un competidor molesto y un extraño, desde nuestro planteamiento conservador y tradicional –y, por ello, no liberal– vemos en él una fuente de estímulo para desear hacer, al menos con igual frescura y desparpajo, un discurso de derechas que sea a la vez renovador y tradicional.

Esta confluencia es la que ha protagonizado la respuesta cívica de la derecha española más importante de las últimas décadas, frente al Gobierno más sectario y radical que existe hoy en Europa. Respuesta cívica, por cierto, en la que Jiménez Losantos ha desempeñado un papel transcendental que es necesario reconocerle.

En cualquier caso, creemos que se puede reflexionar algo más sobre la objeción realizada ante el credo particular de un comunicador. Y creemos que es una reflexión relevante en términos de lo que un medio de comunicación católico de masas puede y debe hacer. Ciertamente, la esfera propia de la Iglesia es la evangelización, pero en tanto que propietaria de un medio de comunicación social, es ese medio de comunicación el que está llamado a juzgar y opinar sobre la realidad global de lo que sucede en un país, y no puede abstraerse de tomar partido en cuestiones cuya categoría es de una naturaleza distinta a la evangelización. Ser católico implica también una moralidad ante la realidad de las cosas. Un compromiso con las verdades particulares en todos sus órdenes.

Veamos un ejemplo. En las elecciones norteamericanas de 2004 compitieron un protestante conservador, partidario de la libertad de educación y antiabortista: Bush, y un devoto católico estatalista y defensor del aborto: Kerry. ¿Debía condicionar el credo particular de cada candidato el voto de cualquier católico sensato y congruente? Como ejemplo patrio sirva el hecho de que, salvo alguna honrosa excepción previa –Ricardo de la Cierva–, hayan tenido que llegar algunos historiadores no católicos –los más conocidos, César Vidal y Pío Moa– para romper el silencio que amplísimos sectores católicos, otrora influyentes, sostenían sobre lo que realmente fue la guerra civil española.

Si los católicos queremos hacer un juicio sobre la realidad completa hemos de ver que hay una dimensión religiosa y una dimensión política y cultural que conviene distinguir; no separar, pero sí distinguir. Hay una dimensión accesible a toda persona no ideologizada, con independencia de sus creencias, que ayuda a edificar una forma mentis conservadora, de lucha por la libertad, a favor de la virtud y de la defensa de las estructuras naturales y contra el progresismo totalitario. De un modo inteligente y constructivo, con sentido integrador de todo lo que hay enfrente del sectarismo izquierdista, se hace necesario luchar por la libertad de educación, por la familia, por la regeneración de lo que hoy ya es un estercolero manejado a patadas por el capricho de una oligarquía política y económica. Por ejemplo, ¿acaso se puede abstraer el catolicismo social de lo que supone esta decisión en términos de libertad de expresión? Como católicos, y en términos de lo que supone el ejercicio crítico de un medio de comunicación (es decir, de una naturaleza distinta a la estrictamente eclesial), nos sentimos mucho más cerca de un Jiménez Losantos que de innumerables grupos y sectores del catolicismo progresista o nacionalista.

En la vida de cada cual, las decisiones no se toman jamás entre lo que se tiene y lo que se quisiera tener. ¿Cuál es la potencia creativa real de un catolicismo social español para generar Losantos católicos? Si por circunstancias históricas o coyunturales no se ha generado nada así, ¿debemos por ello renunciar (en este caso dinamitar) a construir un espacio público de libertad y de regeneración social? ¿No es acaso esto mucho más católico?

El catolicismo social no puede renunciar a tener criterios claros sobre lo que pasa políticamente en España. Tal vez alguien en el mundo católico tenga que repensar cuál es el régimen político real en el que vivimos. Tal vez algunos sectores de la Iglesia deban reflexionar si se quiere seguir siendo un actor más en el gran juego del consenso político –que no social– español. Con la singularidad añadida de ser el único actor que juega contra sus propios intereses, quizás porque no se han enterado aún de cuáles son las reglas de este consenso.


Por la Fundación Burke

Si quiere saber más sobre la decisión de la COPE de expulsar a Federico Jiménez Losantos pulse aquí.

   
Jueves, 16 de Abril 2009
Artículo leído 1114 veces




Comentarios:

1.Publicado por Albatros el 16/04/2009 09:40

No he sido "amigo" de Federico Jiménez Losantos ni de su peculiar manera de "comunicar". Tampoco he "comulgado" con sus ideas ultra-liberales, ni con sus personalísimas inquinas contra determinados personajes de la vida pública.

Hoy, sin embargo, no dejo de lamentar una decisión que cuando menos se podría calificar de burda o torpe por parte de la dirección de la COPE, y tampoco puedo dejar de reflexionar sobre mis propias posiciones con respecto a la figura de FJL a tenor de los acontecimientos que se van desarrollando.

Echando la vista atrás, aquellos planteamientos radiofónicos que parecían descabellados, con el tiempo no se han mostrado mucho más dispares de la realidad que otros que parecían rezumar mesura y cordura por doquier.

Algunas previsiones que con valentía apuntaba FJL en el tiempo, o aquellas decisiones que se aventuraba a vaticinar que expedían un "tufillo" poco democrático, han sido más que rebasadas por la propia realidad.

Si alguien siente que la libertad es el único baluarte que nos queda, y más si cabe en el ámbito religioso ante la terrible embestida que se avecina, también habrá de convenir en que la libertad debe hoy ser defendida con ahínco porque los intentos de limitarla tienen mayor fuerza que nunca.

No soy creyente. No soy de derechas. Sí soy oyente de las mañanas de la COPE. Y hoy, soy uno más entre los firmes defensores de Federico Jiménez Losantos (¡quién lo diría!) con cuyas opiniones seguiré discrepando, y cuyos comentarios seguirán siendo un aliciente para el debate en mis tertulias familiares o con amigos.

No sé quién tiene que tomar la decisión final en este asunto, pero sí sé que si ésta pasa por eliminar al director de las mañanas en la COPE se habrá cometido un error empresarial, que allá los responsables de tal decisión, pero más grave, y lo que más me preocupa en realidad, se habrá perpetrado un atentado directo a la libertad de pensamiento y a la movilización de conciencias contra el adocenamiento general del "buenismo" que impone lo "políticamente correcto" de nuestro malhadado Gobierno.

2.Publicado por Rubén el 16/04/2009 09:44
La salida de FJL de la COPE es una consecuencia lógica de la cobardía de la Iglesia y de la falta de principios sólidos de la Iglesia Católica, que ha sucumbido a las presiones del PSOE, el PP y algunos oportunistas carroñeros que siempre prosperan en los conflictos y las desgracias.

Sin FJL España se queda sin oposición y la sociedad civil pierde uno de sus últimos bastiones.

Los grandes perdedores con la salida del comunicador son la misma Iglesia, que retrocede y se llena de oprobio, la democracia espñola, que cae todavía más bajo, sometida a la dictadura de unos partidos que son ya el mayor obstáculo para la decencia y la libertad en España, y el ciudadano, que pierde libertad, pluralismo, oxígeno y un valioso defensor.

Maldita sea. este país, plagado de cobardes, traidores, buitres y tiranos camuflados de demócratas, se está haciendo irrespirable.

Rubén

3.Publicado por Afrispano el 16/04/2009 19:56
Son millones los españoles que hoy lamentan precipitadamente y por adelantado el anunciado cese en la COPE de Federico Jimenez Losantos. En distintas webs informativas se nos anuncia que éste aterrizará en la que siempre fue su segunda casa, es decir en LIBERTAD DIGITAL cuya television no tiene alcance o cobertura en todos los sitios de esta maltrecha y zapatera España.
Pues n o es asi, queridos amigos de "Voto en blanco", no es asi, al menos para los que poseemos un ordenador o computadora. Me encuentro en el corazon mismo de un pais africano, son las 19,37 p.m de hoy jueves 23 de abril y estoy viendo LIBERTAD DIGITAL TV con mas claridad si cabe que el agua de los manantiales vascos. Prueben a ver si es verdad, difundanlo todo lo mas que puedan y que se jodan todos cuantos amariconadamente han juntados sus culos para echar a D. Federico. Que se jodan y....bien jodidos que se van a joder.
Vean en directo, on line, LIBERTAD DIGITAL TV, en esta direccion y creen en su ordenador un acceso directo. Como decia Jesus, el Nazareno, "NOLITE TIMERE", porque Federico Jimenez Losantos lo vamos a tener, y con mas fuerza que nunca para rato; salvo,claro, que fuerzas ocultas pactantes como las del 11-M convengan en asesinarle.
Vean pues en vivo la television anun ciada: www.libertaddigital.tv/ldtv.php/ldtv/directo

4.Publicado por Cacaseno el 16/04/2009 20:31
Solamente el hecho de que la mayoría de los comentarios evitamos poner nuestra web, es una señal segura de que se esperan (aun sin esperar) cambios que pueden volver a presentar un cariz como el del año35.

Es decir ya hay miedo.

Como dijo Caifás: vosotros no sabéis nada. Es necesario que un solo hombre muera por toda la nación.

El experimento le salió mal y solo sus descendientes probaron la amargura de la derrota y la insignificante cantidad de tiempo que ganó hasta que la destrucción llegó.

Yo no soy ni de derechas n de izquierdas. Soy no solo tolerante sino liberal en lo que esta ideología tiene de buena así como la de los demás.

Pero os digo que este hombre no es tan tonto. Como Giral y largo quiere implantar un régimen revolucionario y a él se dirige implacablemente.

Los suyos le seguirán hasta muerte como ya he visto en otros blog.

Pase lo que pase y sobre un montón de ruinas o un solar desnudo este gobierno va a su fin y o se le para ahora o no hay remedio en cuanto traspase la «linea de no retorno».

Ahora hay un cambio en las relaciones con la Iglesia a la que le ha costado defenestrar a dos hombres válidos, aunque nadie sabe lo que cada parte tiene en la cabeza hacer.

La retirada anhelada de Solves pronostica la exacerbación de las cosas, hasta que ya no haya marcha atrás. El se lo ha olido y será el Besteiro de turno, o se evaporará para no tener que ver en el asunto.

Lo que está pasando es mucho más grave de lo que pensamos.
Al tiempo.

Si pensamos en que la economía y las veleidades, etc. de esos son casuales y fruto de la estupidez que no niego, dejamos de ir al núcleo de la cuestión.

La estolidez es solo un placebo. Esto ya es un régimen dictatorial y yerra quien piense que el PP va a ganar aparte de las europeas. Aun con todo asolado el PSOE le gana en unas nacionales.

5.Publicado por vanlop el 16/04/2009 20:48
Vaya por delante que oigo a Federico siempre que puedo. También que coincido en muchas cosas y en otras discrepo. Que siendo agnóstico muestra mucho de la Iglesia, lo cual como dijo el cardenal, supone una bendición. Que se preocupa por el prójimo. Y así un montón de cosas.

Pero no olvidemos que se trata de asuntos empresariales. ¿Se han dado cuenta que siempre habla de Libertad Digital TV, pero nunca de Popular TV? ¿Saben que la sociedad de la que forma parte se ha llevado una frecuencia de radio en Madrid por la que apostaba Cope y que le era muy necesaria?

Sinceramente, si yo fuera dueño de Cope, lo echaba a patadas por competencia a la propia empresa (esto en cualquier sitio supone despido sin indemnización) y como dueño de la emisora me daría calamonazos contra la pared hasta que se cayera la pared o la cabeza. Pero aceptar ciertas cosas no se puede aunque suponga un suicidio.

Puede que a eso se añadan presiones políticas y de todos los tipos que se quieran, pero para mí que las razones son empresariales y que aún se puede llegar a un acuerdo satisfactorio.

La salida de Federico es todo lo que se ha dicho más arriba de pérdida de libertad y si los políticos que padecemos fueran mínimamente decentes, mediarían para que se quede. Pero vamos, que los sueños sueños son.

6.Publicado por Volaverunt el 19/04/2009 01:04


Me alegro de ver reflejado en el blog la problemática del anunciado cese de F. Losantos en la COPE. El problema es complejo: como ya se ha dicho en los análisis y comentarios precedentes, se unen o se oponen lo empresarial y lo ideólógico, lo político y lo religioso, la libertad de expresión y la servidumbre de la mayoría de lo Medios, etc. Y todo ésto inmerso en la peor crisis económica de los últimos tiempos. Nos hacen falta personalidades que lideren la capacidad de la Sociedad para superar estas dificultades.

El tandem Federico y Cesar Vidal representan hoy por hoy uno de los paradigmas de la libertad ante un creciente autoritarismo y sectarismo del Poder del Estado y de los Partidos.
Han creado una gigantesca audiencia y han despertado la conciencia crítica y las ansias de libertad de grandes sectores de la Sociedad y ésto, como aquí repetidamente se viene diciendo, es un servicio de control y vigilancia absolutamente necesario en toda Democracia.

Por ello no es fácil que este fuego se apague tan fácilmente pero sí que se desplace a otros lugares y la Jerarquía Eclesiastica al contribuir al silencio de estas voces defraudará a una gran parte de esta Sociedad (católicos y no católicos) que necesitaban esta bocanada de oxigeno cada mañana y este rincón de libertad y humanidad al acabar el día.


7.Publicado por jorge el 20/04/2009 03:14
federico ,tus oyentes te seguiremos haya donde sea...
es la unica voz critica en un panorama mediatico , monopolizado ideologicamente, aborregado y cobarde... federico es mas que un periodista... simboliza lo que mucha gente pensamos y a nadie oimos decir.

8.Publicado por jorge el 20/04/2009 03:14
alla

9.Publicado por Ramsés el 24/04/2009 09:41
A FJL le han perdido las formas y el histrionismo. Pero el fondo es acertado. Por desgracia, los escenarios que describió en su día se están cumpliendo poco a poco.

Yo echaré de menos a FJL no por sus soflamas sino por su otra cara que queda siempre en un segundo plano: La de un comunicador con inmensa cultura, la de alguien que tiene algo interesante que decir.

En este país de la cultura de la litrona y los Susos del Toro, personajes como FJL y César Vidal son particularmente molestos.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros