Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Comunicación y Medios

Sin apenas periodistas independientes, la democracia española está perdida


Nota

Gran parte de los periodistas españoles han perdido la independencia y la libertad para criticar y fiscalizar al poder político. Muchos de los críticos sólo atacan al bando contrario, ocultando los errores y miserias del bando propio, comportamiento típico de los "comisarios políticos". Sin una prensa libre capaz de controlar al poder público a través de la verdad, la democracia no pùede existir. El sometimiento de los periodistas a los grandes partidos políticos es, probablemente, la mayor carencia actual de una democracia española que se degenera, pierde apoyos entre los ciudadanos y se transforma, poco a poco, en una despreciable oligocracia de partidos que nada tiene que ver con el sistema original.
----



Sin apenas periodistas independientes, la democracia española está perdida
Si alguien nos hubiera dicho hace treinta años, en aquellos momentos en que agonizaba el Franquismo y la democracia se abría camino, que treinta años después buena parte del periodismo español se encontraría masivamente politizado, controlado por los partidos políticos, comprado, maniatado y amordazado, no lo hubiéramos podido creer. Y, sin embargo, es cierto.

La "censura" franquista ha sido sustituida con éxito por la "autocensura", un recurso más eficaz e incruento que la degenerada democracia española ha utilizado para amordazar a los medios de comunicación y liquidar la crítica. G. Orwell ya había vaticinado que la autocensura sería más eficaz que la censura y que con ella podría controlarse la libertad de expresión sin necesidad de prohibir nada.

Muchos periodistas e intelectuales de la España actual viven a sueldo del poder político o trabajan en medios que han tomado partido por la derecha o la izquierda. Dedican sus mejores esfuerzos no a difundir la verdad, a crear opinión libre o a informar verazmente a los ciudadanos, como es su deber, sino a colaborar en tareas útiles al poder, como manipular la información, generar argumentos y enfoques para que una opción política derrote a la contraria y difundir informaciones que benefician a quienes les apoyan y pagan.

Aunque parezca increíble, los fondos de reptiles de la democracia han sido más abundantes y eficientes que los de la dictadura. El refrán "periodistas aplaudidores, vendidos a buenos postores" se ha convertido en una verdad palpable en la España de principios del siglo XXI. La perversión del sistema ha anulado viejos principios y valores por entonces vigentes y ha convertido en aceptable el lamentable y humillante hecho de que miles de periodistas e intelectuales se hayan convertido en "sobrecogedores" porque admiten sobres y recompensas que, directa o indirectamente, provienen del poder político y que les llegan por múltiples vías y caminos, desde la publicidad al tráfico de influencias, sin olvidar concesiones y negocios de toda índole.

La situación de los intelectuales es todavía más triste, si cabe. Gente que en el pasado era montaraz, iconoclasta, independiente y libre hasta el insulto se ha transformado en material sometido que mendiga ante el poder poltronas de asesor, encargos a dedo o espacios en tribunas, consejos de administración y medios públicos. El intelectual en España, salvo excepciones imperceptibles, ha dejado de ser luz y guía para transformarse en materia gris sometida al poder, que la utiliza para fabricar argumentos, orientar los debates, manipular y controlar a la sociedad.

Cada día es más difícil encontrar en España a un periodista o a un intelectual independiente y libre. Los que quedan suelen sobrevivir penosamente y pagan un alto precio por su libertad. Confundidos, indignados, malviviendo o refugiados en Internet, el último reducto libre, tienen dificultad para entender cómo la sociedad española ha perdido con tanta rapidez y facilidad el culto a la verdad y los valores de independencia y servicio a la comunidad, a través de la información, valores que asumieron con ilusión en las antiguas facultades universitarias.

Los sojuzgados o controlados por el poder son legión: muchos militan directamente en un partido y han cambiado voluntariamente el oficio de periodistas por el de "agitadores"; no son pocos los que trabajan en empresas o medios públicos, donde están obligados a defender las tesis del gobierno que les compensa; otros trabajan en medios alineados con un partido político u otro; la mayoría recibe pagos por encargos, trabajos temporales y colaboraciones "envenenadas"; y buena parte de los restantes participan de los fondos de reptiles, subvenciones, contratos y publicidad que proceden del poder y que son el aliento que mantienen vivos a la prensa, la radio, la televisión, productoras, gabinetes, revistas especializadas, opúsculos, monografías, libretos y librillos.

Quién no lo crea que revise el registro de nóminas, reconocimientos, ayudas, becas, premios, subvenciones, colaboraciones, asesorías y demás dádivas del poder.

El brazo del poder político es largo y no sólo paga a los autores, sino también a los editores, sin olvidar a productores, guionistas, estrategas, pensadores, cámaras, fotógrafos y a toda una variopinta legión de profesionales sobrecogedores que utilizan la inteligencia para vivir. Muchos de ellos saben que son piezas imprescindibles para el control de la opinión pública, la libertad y la inteligencia colectiva, pero otros prefieren creer que siguen vinculados a la verdad, ignorando que ya no difunden "la verdad", sino "la verdad del poder", que no es la misma.

La España de hoy, guste o no, es una sociedad alineada con un bando u otro, donde es muy difícil vivir al margen de los "políticamente correcto", donde es casi imposible encontrar el pensamiento libre y en la que el periodista y el intelectual independiente son especies en peligro de extinción.

Aunque el alquiler y la compra de intelectuales y periodistas es un vicio de alcance nacional, en algunas autonomías ha alcanzado una perfección tan elevada que es casi imposible superarla. Es el caso de Cataluña, donde el control de los medios y de la inteligencia ha alcanzado el nivel del "virtuosismo" y la "excelencia". Nadie sabe cuantos millares de intelectuales y periodistas catalanes están mantenidos por la Generalitat para obtener a cambio apoyo ciego y defensa de osadías nacionalistas, independentistas y hasta estatutos grotescos que no pasarían el filtro de cualquier democracia europea honrada.

Andalucía y Extremadura son las otras dos comunidades más sometidas al pensamiento dominante, impulsado por gobiernos regionales cuyo peso y poder excesivo agobian y abruman a la sociedad.

En la España actual ocurre hoy lo mismo que en aquella sucia Italia de finales de los años "setenta", cuando los periodistas e intelectuales podían agruparse en cuatro categorías: los comunistas, los socialistas, los democristianos y los muertos de hambre.

En España el sometimiento de la inteligencia a los partidos políticos y al poder público sigue teniendo vigencia y campea pujante el siniestro y antidemocrático principio de "o estás con el poder o estás jodido".


   
Sábado, 1 de Diciembre 2007
Artículo leído 4075 veces




Comentarios:

1.Publicado por Hartos de ZPorky el 02/12/2007 09:08
Triste realidad... Pero siempre nos quedará la Red, si no la toman también, claro.

2.Publicado por Fárley Cardona-Luis John el 02/12/2007 15:18
Les invito a conocer mi blog, creo va en el mismo sentido pero si se quiere orientado a buscar el fundamento del voto no en retaliaciones sino desde un la reflexión ética. Esta es la dreccion electronica: http://elvotoenblanco.oblog.com
Luis John Fárley Cardona (Colombiano)

3.Publicado por Fárley Cardona-Luis John el 02/12/2007 15:26
solo para mejorar la direccion electronica.

4.Publicado por Juan A. Sánchez el 02/12/2007 23:31
Como bien decía "Hartos de ZPorky", al menos nos queda la red, porque no se libran ni los pequeños medios locales. Todos los madios de comunicación están de un modo u otro "sometidos" a PP o PSOE -tanto monta monta tanto- creando un ambiente enrarecido donde casi ni se puede respirar, jugando a enfrentarse con el bando contrario y querer que los ciudadanos se enfrenten entre ellos por aquello de estás conmigo o contra mí.

La manipulación que hacen los políticos de la realidad no sólo es vergonzosa, es perjudical para la convivencia ciudadana. Y si a eso le unimos el manipuleo que hacen de todo, apaga y vamonos. Para que luego critiquen a Hugo Chavez, los que quieren hacer lo mismo con la pobre España.

Con todo lo que pasaron nuestros abuelos en el 36, y parace que sólo sirve para provocar nuevos enfrentamientos y rencillas en lugar de tratar de evitar que se repita. ¿De verdad hemos aprendido nada?

A este paso me veo cruzando el Guadiana a nado.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros