Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Por qué voy a colocar una cruz en la casilla de la Iglesia Católica


Nota



Por qué voy a colocar una cruz en la casilla de la Iglesia Católica
Estamos en la etapa de la declaración de la renta 2005 y he decidido hoy colocar una cruz en la casilla de la Iglesia Católica española, para que el gobierno destine unos euros de mis impuestos a financiar las actividades de la Iglesia.

Lo hago por las razones siguientes:

· Porque la Iglesia es la única institución importante de la sociedad civil española que no está “comprada” o “controlada” por el poder político, lo que la convierte en un pilar vital de esa sociedad civil que debería ser fuerte e independiente y que, por desgracia, está en estado de coma y controlada por el poder político. La mayor parte de los otros grandes pilares de la sociedad civil (sindicatos, universidades, medios de comunicación, asociaciones, fundaciones, empresas, etc.) o están ocupados por políticos o controlados a través del dinero y la influencia.

· Porque la iglesia mantiene en el aire voces discordantes y críticas como la COPE, cuya línea informativa, sobre todo, en las mañanas, no comparto ni soporto, pero cuya independencia y sentido crítico constituye una saludable dosis vitamínica para la democracia española, asfixiada por el insaciable poder del gobierno y de los partidos políticos y donde la mayoría de los medios de comunicación sirven de altavoz a ese poder político insaciable, manipulando en lugar de informando, silenciando lo que hace daño y engañando cuando la mentira beneficia al poder.

· Porque la Iglesia Católica sigue defendiendo los valores e impulsando el rearme moral en una sociedad como la actual española, donde los principios se abandonan y los valores están siendo demolidos sistemáticamente desde el poder político, y en la que los viejos modelos (escritores, artistas, estadistas, deportistas, santos, etc.) están siendo sustituidos por la banda de proxenetas, prostitutas de lujo, chivatos y mercenarios que aparecen en la televisión. Yo, personalmente, me siento orgulloso de preferir a Francisco de Asís o a Ignacio de Loyola que a los hermanos Matamoro.

· Porque la Iglesia mantiene vivas y activas centenares de actividades loables, entre las que destacan Caritas, decenas de ONGs de ayuda a los necesitados, una enseñanza alternativa a la laica del Estado, hospitales, centros de formación para marginados y otras muchas.

· Porque, aunque la Iglesia no es perfecta, ni mucho menos, estoy completamente seguro de que la Iglesia va a emplear mi dinero con mayor conciencia y ética que el Estado.

Franky  
Miércoles, 10 de Mayo 2006
Artículo leído 1647 veces




Comentarios:

1.Publicado por D. el 12/05/2006 02:09
Lo siento, pero discrepo totalmente.
1º La Iglesis SÍ está comprada y compra lo que sea. Aliada indiscutible e inalienable de la derecha debido a la ideología le impide, so pena de quebrantar sus principios, defender valores que no sean defendidos por los sectores más reaccionarios.

2º Claro que la Iglesia critica, cuando le conviene, claro está. ¿No decía que la guerra de Irak era un asunto meramente político?

3º Los valores y la moral que defiende la Iglesia no son nada loables. Todo eso del amor al prójimo es muy bonito, pero... ¿por qué tachan a los homosexuales de engendros renegados del orden natural? ¿por qué proclaman la igualdad desde un asiento mullido y rodeados de oro mientras medio mundo perece de hambre? ¿Por qué esconde los innumerables casos de pederastia que se dan dentro de dicha institución? ¿Miedo a que el público vea su sucio interior?

4º Aunque es bien cierto que Cáritas es una gran ayuda al necesitado y que los misioneros son capaces de hacer cosas que casi nadie se atreve, yo me pregunto... ¿el fletar autobuses a un costo nada módico es otra de sus benevolentes acciones? ¿Dar una enseñanza castrada y llena de ponzoña dogmática es otra gran ayuda al desfavorecido?

5º Y...¿es ética la consecución de todos estos anteriores objetivos?

Por todo ésto yo NO marcaré la casilla de la Iglesia

2.Publicado por Dat el 12/05/2006 13:27
Totalmente de acuerdo... con el comentario del sr D., por supuesto.

Yo añadiría su flaco favor a la salud mundial prohibiendo el preservativo. Ahora parece que dejan usarlo sólo a los enfermos del SIDA, algo es algo, pero el resto tendrá que fiarse de que su compañero no le mienta. Además, si tienes cualquier otra enfermedad venerea o no quieres tener hijos que no puedas ni quieres mantener... te jodes.

Si moralidad significa según los dictados de una iglesia que traiciona y engaña a sus subditos, prefiero vivir sin moral. Yo pratico sexo con condón, sólo por placer, no creo en Dios ni en la iglesia pero creo que mis actos son muchos más morales que los que se llaman así mismos la voz de Dios.

3.Publicado por Clandestino el 14/05/2006 21:11

La Iglesia, el Estado, la ciudadanía o miles de instituciones y organizaciones nacionales e internacionales, para diversos fines por diversas formas y conceptos, son conformados, activados y administrados por personas. Personas con sus respectivas virtudes, defectos y circunstancias. Podemos y debemos criticar las deficiencias institucionales derivadas de las personas que las gestionan, pero en el respeto y consideración a la función para las que fueron creadas y que están por encima de esas personas y a su propio servicio, sin ninguna distinción de nigún tipo.

Creo que no debemos vanalizar sobre los fines y objetivos de una institución, cualquiera, porque sus personas sean mas o menos fieles y eficaces en el cumplimiento de sus deberes o a sus principios éticos y morales. En principio, tanto el Estado como la Iglesia Católica, u otras religiones, tienen una serie de afinidades convergentes en el bienestar, la paz, enseñanza, convivencia cívica, sanidad, ayudas a la supervivencia, ética, moral, desarrollo y enriquecimiento cultural y espiritual, mínimas cotas de felicidad, etc., etc. Aspectos que si bien son políticamente deber y responsabilidad del Estado, al cien por cien, normalmente las personas que lo gestionan se desentienden, o rechazan de plano, gran parte de ese deber en la consciencia de que la Iglesia lo asume como propia desde su habitual oferta altruista e ineludible.

Actualmente se dá la circunstancia de que el Estado no solo no asume la responsabilidad de velar por el confort espiritual de su ciudadanía, si no que lo impide, persigue y acosa, declarándose enemigo abierto y frontal de la Iglesia que en sus defectos y deficiencias, sigue erre que erre en pro de mitigar las tarascadas que la vida, el Estado y la forma y ritmo de vida que este impone, especialmente a los que se decantan como más fuertes, pero más indefensos y desamparados por él. El Estado ha iniciado un descarado proceso anticultural y de vaciado de contenido ético y moral que le permita el fácil y cómodo sometimiento y manipulado de lo que considera, exclusivamente, una unidad de ingreso por unidad ciudadana, a cambio de la nada mas injusta, como estafa mas absoluta.

El ciudadano familiar, honesto y trabajador es cobardemente robado, vejado y pisado por el Estado de los ocupas y la especulación, dejándoles el único consuelo y refugio de una Iglesia que no les pide cuentas ni mordidas, les revitaliza en su alma y les sirve de referente para fortalecer su dignidad permitiéndole distinguir el bien del mal y, por tanto, al sinvergüenza apoltronado que delinque en la impunidad de su legalidad ilegítima. Esto no significa que en la Iglesia, como en todas las instituciones, también se cuelen los sinvergüenzas.

Sin un estado ocupado por sinvergüenzas, la Iglesia tendría la mitad de "trabajo". Sin los referentes naturales del fiel de la Iglesia, la mitad de ciudadanos no se percataría de que el Estado esta ocupado por sinvergüenzas. La Iglesia suple al Estado en la mayor parte de todo aquello que el ciudadano percibe de forma directa y personal fomentando su acercamiento a ella y el correspondiente alejamiento hacia él.

Yo también maracaré Iglesia, ante la imposibilidad de entregar mis impuestos a ella marcando la casilla del Estado, comop sería lo lógico ya que la iglesia me ofrece ayuda y disponibilidad permanente e incondicional, mientras el Estado me niega servicios y derechos que pago.

Saludos

4.Publicado por Dat el 15/05/2006 10:23
¡Qué suerte has tenido! A mí la Iglesia sólo me ha dado mentiras y me ha intentado hacer un borrego, como ellos dicen abiertamente, gobernados por su pastoreo.

De todas formas, to no puedo quejarme, porque otros muchos en el mundo y a lo largo de toda la vida de la Iglesia Católica (y otras muchas religiones) han sido abandonados, olvidados, traicionados, vejados, violados y asesinados por la Iglesia.

Si quieres creer que su función espritual está por encima de sus actos, allá tú, pero lo evidente son sus actos y no hablo sólo de unos cuantos, sino de sus más altos cargos. Que la idea principal sea que vivamos todos en paz y que te parezca lo más importante, perfecto, pero si luego traicionan descaradamente esa idea, pues no creo que lo mejor sea poner una X para enriquecer a quienes atentan contra sus borregos.

Espero que sean pocos los que se crean las milongas del acercamiento y la yuda incondicional.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros