Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

OBISPO URIARTE DE SAN SEBASTIAN


Nota



OBISPO URIARTE DE SAN SEBASTIAN
Mi querido Obispo Uriarte: Me ha alegrado mucho leer sus declaraciones, con ocasión de los últimos comunicados de ETA, en las que expresa la disposición de la Iglesia a “cualquier servicio que entre dentro de su tarea pastoral…para una paz justa y humana”. Creo que ese servicio es una de las finalidades de la propia Iglesia. Me considero miembro de la Iglesia y por tanto las iniciativas en pro de una “paz justa y humana” las considero bienvenidas. Para mí forman parte del mensaje cristiano.

Además, creo que la participación en tal tipo de iniciativas de un miembro cualificado de la Iglesia Católica –un Obispo- añade garantías para que no se produzcan desviaciones inmorales. Un Obispo tiene autoridad y obligación para exigir y proclamar que nadie tiene justificación para matar a ningún ser humano. Puede, y debe, insistir en el precepto de NO MATAR. Sé que como cristiano, lo haría de manera rotunda e insistente. Sólo por eso ya me alegraría de su participación en las negociaciones que se nos anuncian. Alguien lo tiene que decir y defender, y no me fío mucho de que lo hagan los políticos, cuyos intereses no siempre coinciden con la finalidad por usted recordada de conseguir una “paz justa y humana”.

Me reconfortará que alguien, y siendo un Obispo mejor, proclame y explique a quienes han asesinado que no está bien lo que han hecho; que deben cesar inmediatamente en sus actos depravados y criminales; que, en definitiva, deben entregar las armas y solicitar el debido perdón a sus víctimas -muchas de las cuales ya no les pueden escuchar en este mundo- y a la sociedad en su conjunto. El arrepentimiento, y el propósito de enmienda son absolutamente necesarios para obtener una absolución, ¿verdad monseñor?.Naturalmente no debe olvidarse de que también se debe cumplir una penitencia.

Su presencia estoy seguro de que es una garantía para que ninguna de las dos partes “negociadoras” se desvíe del objetivo final. El recto y honesto juicio de un Obispo puede evitar que por las exigencias indebidas, e incluso indecentes de una parte, y por las ansias desordenadas de conseguir réditos políticos de la otra, se lleguen a pactar acuerdos, cesiones y hasta realizar trapicheos contra los principios morales. No creo que tal cosa suceda si se cuenta con su participación.

No me escandaliza el diálogo político si por tal cosa se entiende que lo que se espera es que la banda de asesinos desea entregar las armas y dejar de matar. En este caso, usted no, pero los políticos debieran anotar el sitio donde las abandonan y recogerlas para su posterior destrucción. Por su parte, los criminales debieran ser juzgados por los tribunales de justicia exactamente como lo que son.

Es natural que haya acogido la noticia con “verdadera esperanza”. Yo también. Aunque no debiera ser noticia que alguien declare que no va a matar (realmente dicen que hacen un alto el fuego). No matar es lo natural. Lo contrario es injustificable.

¡Que razón tiene, monseñor, cuando dice que “la Iglesia ha sufrido demasiado, como toda esta sociedad, por la falta de paz”¡. En efecto la Iglesia, en su concepción más amplia, no sólo el estamento eclesial, ha sufrido y sufre demasiado por la falta de paz. Muchos de los asesinados eran católicos y, en muchos casos, sus familias han tenido, además, que sufrir el desdén, la indiferencia y el silencio de determinados eclesiásticos, algunos de su mismo rango episcopal. Se les ha sometido, adicionalmente, al sufrimiento del escándalo. ¡Ay Señor¡. Por eso los posicionamientos “comprensivos” son inmorales. Están inmediatos a la justificación criminal y eso no es evangélico ¿no es así monseñor?.

Puede que algunos otros cristianos piensen de forma diferente. No lo sé. Pero en cualquier caso, los principios de justicia y libertad –ya sabe, la que nos fue dada a los hijos de Dios- son permanentes. Mucho más permanentes que el alto de fuego que ahora han decretado los asesinos. La justicia que en el catecismo nos enseñaron debe ser administrada con prudencia, fortaleza y templanza. Todo a la vez.

Para el ejercicio de Obispo no ha sido nombrado por ningún poder político. No se debe ni está obligado a la prudencia política. Su misión es predicar la verdad evangélica. Para ello fue consagrado. Ni más ni menos. Difícil y comprometido. Es lo que nos toca si queremos ser fieles y consecuentes con la profesión de cristianos. Por eso, usted puede decir, claro y alto, sin vergüenzas ni cobardías que no es lícito matar. Que no hay comprensión posible para ello.

Hábleles en nombre de la Iglesia. De toda la Iglesia. No caiga en la tentación de otros hermanos en el episcopado que hablan en nombre del partido político del que son simpatizantes o, incluso, afiliados.

Me gustaría que no se engañe, ni le engañen, no sea caso de que con la justificación de no querer quedar “embarrancados en el camino de la paz” se confunda la auténtica paz con un arbitrario alto el fuego de unos criminales ante los que haya que claudicar y asumir sus condiciones. No, usted sabe que eso no sería verdadera paz. Sería ceder al chantaje inmoral de tiranos y asesinos.

No le he entendido cuando dice que “ve dificultades porque se tengan en cuenta intereses particulares”. Supongo que –como han insinuado otros- no llamará así a los legítimos derechos de la sociedad a protegerse con leyes de las extorsiones y de los asesinos.

Cuando tenga delante a los hermanos asesinos dígales la verdad. No contribuya a disfrazar chantaje con reconciliación. Por prudencia no les llame asesinos a la cara, aunque sería lo justo, y ya se sabe como reaccionan. Pero, eso sí, dígales –a ellos y a todos los presentes- que no pueden someter a la sociedad a ningún chantaje. Que dejen de matar porque eso es lo natural, lo humano y, por supuesto, lo cristiano. Como ya le he dicho, estoy seguro que usted sabrá hacerlo.



José Luis Múgica


Franky  
Miércoles, 29 de Marzo 2006
Artículo leído 1183 veces




Comentarios:

1.Publicado por MIkI el 29/03/2006 23:11
En mi humilde opinión no se debería ni plantear que en una posible negociación, hubiese alguien del estamento eclesial sentado en la mesa. Aquí dios (en minúsculas, es intencionado, por mis principios) no pinta absolutamente nada, más cuando hemos visto con vergüenza como se han comportado elementos de dicha confesión, y como el resto han servido de colchon de plumas cuando los ciudadanos nos escandalizamos.

Saludos del gato...





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros