Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Lecciones de Italia: es probable que seamos 'gilipollas'


Nota



Lecciones de Italia: es probable que seamos 'gilipollas'
Berlusconi ya ha dimitido y el camino está libre para que Prodi, vencedor por escasos puntos, forme gobierno en Italia. Sin embargo, las recientes elecciones generales italianas exigen una reflexión profunda de los demócratas y la respuesta a una pregunta crucial: ¿somos realmente gilipollas por seguir votando a partidos políticos que no sólo no merecen nuestro voto, sino tampoco nuestro respeto?

Los seguidores italianos de Romano Prodi lucieron una camisetas con la leyenda "Soy un gilipollas" (coglione), mientras que los del cavaliere millonario Berlusconi gritaban eufóricos "un bote, dos botes, comunista el que no bote". La campaña electoral italiana fue un desastre, sin grandes ideas, sin propuestas atrayentes, sin un gramo de ilusión en uno y otro programa.

Tras la votación, después de demasiadas horas de dudas acerca de quienes habían vencido, al final lo hizo Prodi, por algunas décimas, mientras que Berlusconi afirmaba que "hubo fraude" y que los resultados "deben cambiar".

Ante el triste espectáculo que los partidos ofrecieron en la campaña, cualquier ciudadano inteligente habría dejado de acudir a las urnas, tras sentir asco frente a un sistema que obligaba a elegir, para dirigir la orgullosa Italia de Dante, Petracra, el Renacimiento y Garibaldi, entre payasos y gilipollas, o entre un "multimillonario", rey de la televisión, como Berlusconi, y un "profesor" que cuando presidió la Unión Europea la dejó enferma de tristeza y de parálisis, como Prodi.

Lo que nadie entiende tampoco es por qué, en esas circunstancias degradantes para la democracia, han acudido a votar más italianos que en las anteriores elecciones, nada menos que un 83 por ciento, casi un record europeo.

Lo de Italia quizás sea el triunfo del "coglione" frente a la razón o el de la democracia degradada sobre la dignidad democrática. De otra manera no se explica que gente tan inteligente e imaguinativa como los italianos caigan en la trampa del bipartidismo feroz y actúen ante las urnas como si las elecciones fueran un "derby" entre el Milan y el Inter, o entre la Roma y el Lazio. Cada cual corre hacia las urnas para defender con furia a su devaluado e impresentable candidato. ¡Lástima de Italia!

Cuando se les pregunta en las encuestas a los italianos (y también a los españoles y a casi todos los ciudadanos de paises democráticos) qué opinan de los partidos políticos y los gobiernos, la respuesta, cada año, es más negativa: "corruptos, ineficientes y alejados de los intereses de la ciudadanía".

Pero después llegan las elecciones y ¡todos a votar!, sin que nadie parezca darse cuenta que ese voto es el que mantiene vivo al sistema corrupto, ineficiente y elejado del ciudadano, que ellos mismos critican. Porque mientras votemos, o mientras queramos vengarnos de un mal gobierno votando al partido contrario, mantenemos vivo el sistema e inyectamos energía a esos partidos ineptos y acaparadores de poder y privilegios.

Cuando el ciudadano vota, todos los partidos ganan. Gana el vencedor, que ocupa el gobierno y accede a las arcas del Estado y a sus fabulosos recursos: seguridad, policía, dinero, servicios secretos, coches, secretarias, ostentación, empleos y cientos de privilegios más. Pero gana también el que pierde, que va a la oposición, donde también hay coches oficiales, dinero público, poder, cuotas, influencia y no pocos privilegios y ventajas que serían el sueño de cualquier trabajador o empleado marginado de la política.

La única solución para acabar con la ineficacia de los gobernantes y con la democracia devaluada sólo es una: abstenerse o, mejor, votar en blanco. Es la única manera de demostrar la rebeldía de los demócratas ante la degradación de la democracia.

Salvo que tengan razón los que portan en sus camisetas la leyenda "Soy un gilipollas".



Franky  
Miércoles, 3 de Mayo 2006
Artículo leído 1442 veces




Comentarios:

1.Publicado por Dinamita el 03/05/2006 12:37
Lamento que vuestra desilusión sobre la democracia o mejor dicho sobre el "sistema democrático al uso en Occidente", os lleve hasta el extremo de recomendar (y supongo que en vuestro caso, de practicar) el voto en blanco.
Yo no pertenezco a ningún partido político (pertenecí hace años...), y no creo que la solución esté en no votar o votar en blanco.
Y pienso así por varias razons:
Primera . Hay millones de personas en paises del mundo que desearían poder tener la oportunidad de votar y elegir a sus gobernantes ... y (que no se olvide), poder cambiarlos mediente su voto cada x años ... No pueden, porque viven sometidos a dictaduras de distintos signo.
Segunda: Yo, y muchos como yo, nos jugamos la libertad (meses o años de carcel) y en muchos casos la vida (algunos la perdieron) ... por conseguir el derecho a poder elegir, a tener un pais diferente .
Tercera: Mientras pueda poner mi voto en una urna, siempre mantendré la ilusión de que , con él, pongo mi granito de arena para mejorar la sociedad que me rodea. Por que NO TODOS LOS PARTIDOS , NI TODOS LOS POLITICOS SON IGUALES ... ¡Ya sé que es una obviedad ¡ Pero conviene tenerlo en cuenta ... ¿no creeis?
Y finalmente, sóy consciente de lo imperfecto de este sistema y de las injusticias que nos rodean , pero, por respetoi a los que tanto dieron para conseguirme este derecho, MIENTRAS SE ME PERMITA HACERLO, VOTARÉ .
Un abrazo

2.Publicado por Franky el 03/05/2006 13:00
Dinamita: comparto tus sensibilidades y acepto que tenemos un régimen de libertades que muchos quisieran tener, pero no por eso debemos renunciar a la crítica ni a la lucha por un sistema mejor y más limpio. Tu silogismo, llevado hasta el extremo, paraliza porque siempre hay alguien que está peor. Creo que todos los logros de la Humanidad se los debemos a la rebeldía, que el el motor de la historia. El afán del hombre por avanzar y perfeccionar es el que ha hecho progresar la sociedad. No nos reprimas nuestro deseo de contar con una democracia más pura y limpia y con un sistema sin partidos que confunden el servicio con los privilegios y que han abrazado el dominio y la corrupción. Ser demócratas significa vigilar al poder y controlarlo desde la responsabilidad de ciudadanos. Lo que recomiendas es conformarnos con una democracia degradada simplemente porque hay gente que ni siquiera tiene democracia.

Un abrazo.

3.Publicado por Fawn el 08/05/2006 14:04
Great work!
[url=http://ofyqntkf.com/qsri/bigl.html]My homepage[/url] | [url=http://uwugkndt.com/resg/sypt.html]Cool site[/url]





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros