Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Las verdaderas 'tareas pendientes' de la democracia española


Nota



Las verdaderas 'tareas pendientes' de la democracia española
En el documento para su próxima Conferencia Política, el PSOE sostiene que "la gran tarea pendiente de la democracia" española es conseguir que el PP asuma su derrota, una afirmación tan estúpida que hace reir a cualquier polítólogo o experto en derecho.

Quizás tengan razón los socialistas en que esa es una de las tareas pendientes de nuestra democracia, porque no reconocer la propia derrota corroe la legitimidad y desestabiliza la convivencia, pero en modo alguno es una de las principales tareas pendientes. La democracia española es tan deficiente y degenerada que tiene decenas de tareas pendientes más importantes, algunas tan decisivas que, por carecer de ellas, el sistema político español debe considerarse más una oligocracia de partidos que una auténtica democracia.

La presunta "democracia" española carece de la necesaria separación de los poderes básicos del Estado. Tanto el ejecutivo como el legislativo y el judicial están contaminados por la infiltración y el dominio de los partidos políticos. La separación de poderes es una pieza clave del sistema, sin la cual no puede existir la democracia.

Otra de la carencias sublimes del sistema político español es la casi nula libertad de los diputados y senadores electos, imposibilitados por el sistema para defender los intereses de los ciudadanos y de la nación por estar sometidos al imperativo de sus respectivos partidos, lo que convierte a todo el sistema legislativo en inconstitucional. Un diputado español no puede hablar en las Cortes si no obtiene el permiso de su jefe de filas, que suele ser un implacable guardian de los intereses del partido, ni puede votar en conciencia, ni presentar una iniciativa por cuenta propia. Si alguno se atreviera a hacer o decir algo en contra del "interés" del partido, obligado por su conciencia o por los intereses de sus representados, su partido le fulminaría por indisciplina y deslealtad y su carrera política habría dejado de existir "ipso facto".

No menos grave es la vigencia de las listas cerradas y bloqueadas, un sistema de elección contrario a una Constitución Española que garantiza a los ciudadanos el derecho a elegir a sus representantes, cuando, en realidad, son las élites de los partidos políticos las que realmente eligen y arrebatan a los ciudadanos su derecho, al confeccionar unas listas de candidatos que los ciudadanos no pueden modificar y que sólo pueden aprobar o rechazar en bloque ante las urnas.

Los mismos partidos políticos, todopoderosos y dueños absolutos del poder político, el verdadero y más grande de los poderes, el único que es capaz de someter a todos los demás, son inconstitucionales y contrarios a la democracia. La Constitución les obliga a ser "democráticos" pero es casi imposible encontrar un ejemplo de funcionamiento menos democrático que el de un partido político, cuyas estructuras, verticales, autoritarias y elitistas, consiguen que el lider siempre tenga razón, que unos criterios tengan más peso que otros, que la desigualdad quede consagrada en la vida diaria y que la militancia esté sometida siempre, de hecho, a la dictadura de las élites dirigentes.

El PSOE debería saber (y lo sabe, aunque no le interesa decirlo) que esas carencias y tareas son mucho más importantes que lograr que el PP asuma que ha sido derrotado. Y tambiéns sabe que la lista de tareas pendientes para hacer de España una auténtica democracia es larga, casi extenuante: no existe una sociedad civil vigorosa, capaz de actuar como saludable contrapeso del gobierno, porque los partidos políticos la han invadido y apaleado hasta dejarla casi en estado de coma, con sus principales instituciones compradas u ocupadas, desde las universidades, religiones, sindicatos y medios de comunicación a centenares de asociaciones, instituciones y empresas que, según la democracia, deberían funcionar en libertad pero que, en la práctica, están atadas, controladas y manipuladas por el poder político.

La dramática lista de carencias se amplia con la necesidad de una prensa libre, que casi ha desaparecido tras ser controlada por los partidos políticos o el gobierno; con la imprescindible necesidad de que los ciudadanos, expulsados de la política por los partidos, participen en los procesos de toma de decisiones; y con la urgencia de permitir que la sociedad pueda presentar fácilmente iniciativas legislativas, o someter las grandes cuestiones de interés general a referendum.

Aunque esas carencias son más que suficientes para afirmar científicamente que España no es una democracia sino una oligocracia de partidos, un régimen que los verdaderos demócratas, desde los tiempos de la Grecia de Pericles hasta hoy, han considerado como uno de los más despreciables, quizás el peor drama de la democracia española es la concepción patrimonial que los políticos tienen del poder, lo que convierte a dirigentes y partidos en piezas arrogantes que se consideran con el derecho a tomar decisiones y hasta a aprobar leyes de gran trascendencia, como estatutos autonómicos, en contra de la opinión pública mayoritaria de la nación.


Franky  
Jueves, 15 de Junio 2006
Artículo leído 1348 veces




Comentarios:

1.Publicado por Miguel el 16/06/2006 19:47

El gran problema es la completa ignorancia social del asunto. Si esas miles de personas que continuamente se manifiestan, independientemente del color político de la metedura de pata, se diesen cuenta de que lo hacen debido a que no tienen OTRO MEDIO EN LAS INSTITUCIONES para intentar frenar las ansias dictatoriales del oligarca de turno, verían que nuestra democracia de pacotilla es una farsa que arrebata el poder a los ciudadanos para entregarselo en bandeja de plata a los todopoderosos partidos financiados por el propio sistema.

Un saludo del minino...





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros