Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La triste confusión de los pseudo-demócratas españoles


Nota



La triste confusión de los pseudo-demócratas españoles
Al comentar las críticas contra su partido, al que se le acusa de haber recibido favores financieros de La Caixa, el responsable de finanzas del Partido Socialista de Cataluña, Jose Zaragoza, dice a la cadena SER en la mañana del 17 de noviembre: "Con esas acusaciones, se está presionando al gobierno para que no tome decisiones independientes".

Al señor Zaragoza habría que explicarle, quizás en la Universidad, que un gobierno demócrata de debe tomar, como él dice, "decisiones independientes", sino dependientes de la voluntad popular, de lo que deseen y ordenen los ciudadanos, que son los que tienen la soberanía y el poder real en este sistema.

Es un caso más de confusión democrática entre los miles que pueden detectarse casi diariamente en la vida política española, donde los aprendices a demócratas tergiversan los principios,alteran la escala de valores y entienden mal el manual.

Zaragoza alcanza un siniestro nivel de confusión democrática al acusar a ENDESA de hacer donaciones anónimas al PP y a la fundación FAES, presidida por José María Aznar. Reconoce que no tiene pruebas, pero reta al PP a que demuestre su inocencia, olvidando que es en el estercolero soviético donde la gente acusada tiene que demostrar que es inocente, mientras que en la democracia es, precisamente, al reves, que es el acusador quien tiene que demostrarlo porque existe la presunción de inocencia.

Son muchos los que son víctimas de confusiones parecidas a las del señor Zaragoza, desde el presidente del gobierno a los ministros, sin olvidar a la oposición y a los miles de cuadros que asumen responsabilidades en los partidos políticos y en la densa red pública española. Algunos anteponen el Estado al ciudadano y resaltan siempre de la "dignidad del Estado" o de la necesidad de "respeto al Estado", sin entender que el Estado es subsidiario al ciudadano y que su única misión legítima es cumplir la voluntad del pueblo. Otros hablan del dinero público como si fuera una dádiva del poder y son miles los que olvidan que es el ciudadano el que paga sus salarios y que el ciudadano es su verdadero empleador, no el partido o el amiguete que los ha colocado. Son decenas de miles los políticos que creen erróneamente que una vez cerradas las urnas, el ciudadano debe retirarse a su casa y dejar que los representantes electos tomen las decisiones. Lamentablemente, todavía son más numerosos los que creen que la democracia consiste sólo en un conjunto de leyes y en una cita con las urnas cada tres o cuatro años, olvidando que es una cultura de convivencia en paz y libertad que emana de la toma del poder por parte del pueblo soberano.

La confusión de los pseudo-demócratas españoles es tan escándalosa que permite concebir la mentira desde el poder como "revolucionaria" o creer en patrañas tan inmorales y nefastas como eso de que "en política vale todo", "el fin justifica los medios" o "al enemigo ni agua". Esa confusión es la que permite que un gobierno se niegue a escuchar las demandas de dos millones de ciudadanos que se manifiestan en la calle o que otro gobierno implique al país en una guerra como la de Irak, en contra de la opinión mayoritaria del país. Detrás de esa confusión ideológica está también la famosa resistencia de los políticos españoles a dimitir, la ocupación por parte de los partidos de la sociedad civil, el control político de los poderes básicos del Estado (legislativo, judicial y ejecutivo) o la tendencia a judicializar la política y a politizar la justicia.

El problema de la confusión y de esa tergiversación de los principios que degrada la democracia, un problema que afecta a todos los partidos políticos españoles, de derecha, de izquierda y del nacionalismo, se debe a la conjunción de dos factores: el primero es que España nunca luchó por la democracia, ni tuvo que construirla en la Transición porque fue producto de un pacto entre políticos que, simplemente, sustituyeron al Franquismo en el poder; y el segundo es que las herencias del totalitarismo, sobre todo del leninista, anidan en la cultura interna de los partidos políticos españoles e influye poderosamente en la concepción del Estado. Lenin, como todos sabemos, creía que desde la cúspide del poder puede transformarse la sociedad, dejando al ciudadano al margen, para lo cual había que crear un partido fuerte e invencible y suprimer estorbos como las libertades, la sociedad civil y otros muchos. El problema de esa doctrina es que todos sabemos lo que produjo: esclavitud, descontento y un reguero interminable de ciudadanos asesinados por el Estado.

Penetro usted un poco en en el interior de nuestra política y pronto podrá descubrir resquicios de Lenin, así como valores y principios que causarían rubor e indignación en cualquier democracia avanzada del planeta.

La construcción de una verdadera democracia es el último y principal capitulo, todavía pendiente, de la Transición española.

FR

Franky  
Martes, 22 de Noviembre 2005
Artículo leído 1287 veces




Comentarios:

1.Publicado por Tron el 22/11/2005 09:30
Ser antifranquista es la primera condición popularmente impuesta por el PSOE a todo aquel que pretenda asumnirse como demócrata. Ser anticomunistae s la primera condición popularmente impuesta por el PP a todo aquel que pretenda asumirse como demócrata. Ser antitabaquista es la primera condición popularmente impuesta por la Liga Higienista a todo aquel que pretenda asumirse como una persona sana. Ser prohomosexual es la primera condición popularmente impuesta por la Gay&Lesbos a todo aquel que pretende asumirse como persona completa. Ser anticlerical es la primera condición popularmente impuesta por el republicanismo europeo a todo aquel que pretenda asumnirse como persona razonable. Ser antinorteamericano es la primera condición popularmente impuesta por el Integrismo Islámico a todo aquel que pretende asumirse como persona justa.

En definitiva que para poder cualquiera asumirse como ciudadano en el pleno sentido de la palabra se ha de ser: antifranquista, anticomunista, antitabaquista, prohomosexual, anticlerical y antinorteamericano. Toda una escala de valores para la génesis del ciudadano puzzle.

Saludos

2.Publicado por Clandestino el 22/11/2005 21:09

Excelente artículo Franky.

Me descubro.

Saludos





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros