Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

La actual decadencia de Europa y la caída de Roma


Nota



La actual decadencia de Europa y la caída de Roma
La caída del Imperio Romano tiene curiosas y sorprendentes coincidencias con la actual decadencia de Europa, que merece la pena analizar. Numerosos expertos e intelectuales de Europa y Estados Unidos están estudiando el fenómeno desde la preocupación por la decadencia actual de la hasta hace poco pujante cultura europea.

Uno de los equipos que ponen mayor énfasis en el estudio es el inspirado por El Vaticano, cuyo actual pontífice, Benedicto XVI, es muy sensible al problema de la decadencia de Europa, como ya lo demostró cuando era conocido como el teólogo Ratzinger.

Indro Montanelli, en su famosa "Historia de Roma", dice que él hundimiento del Imperio Romano se debió a razones como la caída de los valores, el egoísmo y la cobardía de los ciudadanos, la irrupción de numerosos vicios que relajaron las costumbres, la descomposición de las familias, que cada día se rompian más fácilmente y que se negaban a tener hijos, y a la infiltración de los extranjeros, que fueron tantos que Roma no pudo absorverlos e integrarlos a tiempo.

Explica Montanelli que las oleadas de inmigrantes orientales pudieron ser asimiladas con más o menos eficacia, pero que no ocurrió lo mismo con las oleadas germánicas y con las procedentes de las estepas del Este, que representaban una cultura muy distinta a la romana y que se resistían a ser integradas.

Es fácil comparar las oleadas de bárbaros germánicos y nórdicos que se resistían a la integración, que invadieron el Imperio y que causaron su caída, con las oleadas de musulmanes que están penetrando en la Europa actual y que, al igual que los germánicos de entonces, son potadores de una cultura tan distinta que se resisten a ser integrados.

También es fácil encontrar similitudes entre la cobardía de los ciudadanos romanos y sus corruptos y débiles emperadores y la debilidad y cobardía de los actuales europeos y de sus ineptas y no menos curruptas clases políticas, más dispuestos a ceder siempre ante el agresor, para conservar sus privilegios y prosperidad, que a defender su cultura y valores.

Franky  
Jueves, 28 de Junio 2007
Artículo leído 4690 veces




Comentarios:

1.Publicado por Arkhos el 28/06/2007 17:26
Es una análisis muy simplista, no crees? Las razones y motivos de la caída del imperio romano no creo que estuviesen atados solo a la "inmigración" y la "corrupción y cobardía". Además la inmigración europea es una consecuencia lógica del bienestar que presenta (en mayor o menos medida según el país), y es, además, una necesidad que van a tener dada la poca natalidad que están presentando...

2.Publicado por pedroatienza el 28/06/2007 20:50
Pienso, ciertamente, que la caída del imperio romano se debe ver de una manera mucho más profunda que la utlizada aquí. Pero en lo que sí estoy totalmente de acuerdo es en que cuando se pierden los valores, cuando lo que pasa a nuestro alrededor no nos preocupa, cuando el apoltronamiento nos supera y nos convertimos en seres pusilánimes, cuando el que seamos en España, por decir un ejemplo, los mayores consumidores de droga en el mundo, no nos haga saltar de rabia y empezar a plantearnos cosas, cuando, al fin, dejamos de creer, entonces sí es cierto que estamos en una sociedad decadente y viviendo, tal vez, y sin ánimo de ser catastrofista, el principio de un no desado fin.

3.Publicado por El Cateto el 28/06/2007 21:04
La principal diferencia entre el Imperio Romano y la sociedad occidental actual, es la existencia de un poder occidental en ultrama,r Estados Unidos que de hecho ya ha parado dos caidas de la civilización burguesa en Europa, en la Segunda Guerra Mundial y en La Guerra Fría. Por otro lado queda otro reducto, no estrictamente occidental, pero que se va paulatinamente rearmando, como es Japón, y que cuando vea perdido el paraguas norteamericano pondrá su industria a rearmarlo.
Por otro lado quedan las multinacionales, si bien estas solo están interesadas en la pervivencia del capitalismo. En todo caso no estan interesados en que su poder se vea limitado por la ley islámica.
Por otro lado tenemos que tener en cuenta la corrupción de los barrios arabes en Francia mediante las subvenciones, que todavía evitan una vertebración del islamismo más alla de las celulas terroristas.
Y la cada vez más cercana posibilidad de que los iraníes chiies le tiren un petardazo nuclear a los herejes y corruptos wahabistas de Arabía Saudí y similares, para salvaguardar la pureza del Islam. Al-fatah y Hamas se están pasando a cuchillo en Gaza en cuanto se les ha dejado solos, y en Irak los americanos se limitan a no pillar las balas perdidas entre las distintas facciones.

El problema es que si desaparece la moral occidental cristiana y burguesa los posibles sustitutos nos dejaran en la Edad Media.

4.Publicado por Bagañete el 29/06/2007 11:56
El análisis que hace el articulista en comparar la caída del Imperio Romano con el actual sistema, para nada es simplista.
En mi opinión es cuestión de tiempo y por supuesto los mecanismos no van a ser los mismos, ahora hay guerra cibernética, móviles, internet, globalización, pero lo que mantiene la cohesión social no son las cosas, lo que hace que un territorio y su población se sienta vinculado es la sensación de una colectividad (porque previamente existen sensación individual que se traslada al grupo) de tener comunes intereses y VALORES (no materiales).
Y esos comunes intereses que persisten (no se van según el viento que sople) son moralidad, identificación, familia, en definitivas ideales espirituales que no necesariamente tienen que coincidir en religión o creencias (no materiales), respeto, educación, etc. Y esta sociedad nos guste o no está decadente: está llena de pasotas con dinero y moviles, ladrillo y mucha mucha televisión.
Cuando una sociedad se vacia de los auténticos valores que permitieron que se formase, ese vacío se cubre con nuevos estímulos o religiones. No se de cuanto tiempo estamos hablando, pero los nuevos pobladores de esta Europa muerta siguen llegando: por pateras, cayucos o por los aeropuertos como faltos turistas desde suramérica.

5.Publicado por Tartessos50 el 30/06/2007 00:45
Me gustan mucho los términos: Imperio, cristianismo, moral occidental cristiana y burguesa. Por eso espero que dentro de poco defendáis que seamos la reserva espiritual de occidente. ¡con vuestros artículos intelectuales, morales, de defensa d la libertad y no fanáticos, se me ponen los bellos de punta! Chicos, a seguir defendiendo la moral cristiana burguesa.

6.Publicado por PERRY MASON el 04/07/2007 02:00
Parece claro que la Edad Media es la época en la que viven los radicales islámicos que un día sí y otro también atacan el modo de vida occidental, al que odian y desprecian. Desprecian, claro está, nuestras ideas, pero no nuestra avanzada tecnología en cuestiones armamentísticas y militares, y ahí reside el gran peligro. Para estos terroristas sólo somos unos cerdos infieles que merecen arder en el infierno en nombre de un justiciero Alá.

En este contexto se enmarcan los últimos atentados de Al Qaeda, tanto en Londres como en el Líbano y Yemen. Con respecto a este último golpe, trágico, no caben demagogias: ni tiene la culpa Aznar y su foto de las Azores con Bush y Blair (el terrorismo islámico existía mucho antes de que el actual presidente norteamericano pensase si quiera en ocupar la Casa Blanca), ni tiene la culpa Zapatero y su Alianza de Civilizaciones (de hecho, el suicida de Yemen no tenía ni pajorera idea de que los futuros cadáveres eran españoles, lo único que preguntó a los testigos que allí había antes de empotrar su todoterreno es si eran occidentales).

Por ello mismo, si contra (y digo contra) el terrorismo de ETA todos los españoles debemos estar unidos, mucho más si cabe contra el terrorismo islámico TODOS los occidentales tenemos que ser como una piña, porque lo que ellos intentan socavar es precisamente nuestro modo de vida, nuestro sistema de libertades y, en suma, nuestra esencia vital y nuestra existencia misma. Y repito, esta “Guerra Santa” de la que sólo ellos hablan en pleno siglo XXI no es nueva, se viene produciendo desde los tiempos de las Cruzadas en el siglo XI.

Y con ello no digo que la solución sean las guerras preventivas, que no solucionan los problemas y sí generan más odio, pero sí afirmo rotundamente que es totalmente necesaria la firmeza en la defensa de los valores en los que creemos CONTRA todos aquellos que los dinamitan. Y hasta que todos y cada uno de los que en Occidente vivimos y convivimos (gracias a nuestros sistemas democráticos, no lo olvidemos) no estemos convencidos de esta realidad, quedamos abocados a un futuro cercano incierto, tremendamente incierto.

No nos engañemos, el problema no son las religiones: los budistas también son muy religiosos y muy creyentes de lo suyo, y ninguno se adosa bombas al cuerpo y se lanza contra el primer vehículo que pilla. Y el problema tampoco es que son muertos de hambre que se inmolan porque no tienen nada que perder: los detenidos en Reino Unido son médicos, y los que estrellaron los aviones en las Torres Gemelas eran pilotos. Como pueden ver, profesionales altamente cualificados con la vida bien resuelta y en teoría sin ninguna guerra que librar.

El problema intrínseco reside en sus cerebros, en su forma de pensar, totalitaria e intolerante. Y contra los intolerantes, sólo cabe la intolerancia. Por el hecho de que nosotros nos ablandemos y reculemos, no quiere decir que ellos vayan a cambiar. Más bien, todo lo contrario, se crecerán más. Si hay algo que desprecian sobre todas las cosas es la debilidad. Si nos mostramos débiles, nos verán como los bárbaros veían a los romanos, como unos decadentes que merecen ser conquistados y pisoteados sin piedad.

Nuestro reto no debería ser que aquí en Occidente seamos más tolerantes que nadie y que los radicales islámicos se permitan exigir impunemente en nuestro occidente lo que nosotros no soñaríamos ni pensar en hacer en sus países. Nuestro reto debería ser que los desfiles y manifestaciones del orgullo gay, que hemos vivido durante la semana pasada en Madrid, se pudieran producir en un futuro no muy lejano, por poner un ejemplo, en las calles de Teherán o de Damasco.

Y al paso que vamos (ellos avanzan y nosotros retrocedemos), eso no lo verán ni nuestros bisnietos.

7.Publicado por cuevas el 06/07/2007 04:39
la europa pujante ya no eciste su cultura no la quedamos sus escolonias hoy pujantes y cristianas

8.Publicado por Andybel el 14/02/2008 01:14
.-Opino igualmente que el autor de este artículo.

.-Es más, opino sobre el mismo tema en el artículo La Caída de Roma y el Fin de la Civilización.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros