Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

LOS EMIGRANTES DEL SIGLO XXI


Nota

El personal sanitario andaluz, con una preparación teórica y técnica digna de los países más avanzados del mundo, tenemos que dejar nuestra tierra, nuestra casa y nuestra gente para poder encontrar un trabajo digno o cuando menos estable, mas allá de nuestras fronteras. No somos turistas. Somos los emigrantes del siglo XXI.



LOS EMIGRANTES DEL SIGLO XXI
Afortunadamente, nosotros tenemos una formación que nuestros antecesores no pudieron tener.

Me refiero a los miles de andaluces que se vieron obligados a dejar su tierra, su casa y su gente en las décadas de los 50 y 60, para trabajar en Europa.

Ahora comprendo la angustia que les acompañaba.

Nosotros, el personal sanitario andaluz, con una preparación teórica y técnica digna de los países más avanzados del mundo, tenemos que dejar nuestra tierra, nuestra casa y nuestra gente para poder encontrar un trabajo digno o cuando menos estable, mas allá de nuestras fronteras.

No somos turistas. Somos los afortunados emigrantes del siglo XXI.

Mientras, nuestros compañeros, que tienen la "suerte" de trabajar en el Servicio Andaluz de Salud, soportan la presión de miles de usuarios mal atendidos, inmersos en listas de espera interminables, de servicios asistenciales hipermasificados y de condiciones de trabajo extremas, que ponen en peligro la seguridad de nuestros pacientes e incluso, nuestra propia integridad física.

Tanto es así, que cada vez con más frecuencia, el personal sanitario es agredido verbal y físicamente, porque es la cara visible de un sistema de salud caótico, la primera línea de choque de una estructura que se tambalea.

Mientras, la respuesta a los que estamos a la puerta del Sistema, demandando un empleo, es la precariedad: Contratos de un día. Guardias de 48 horas. Disponibilidad total. Movilidad total. Utilización de medios y recursos personales para poder trabajar dignamente.

Imagínense a un bombero que tuviera que ir a un incendio con su propio coche, comprarse su propia manguera y conectarla al grifo de un vecino para poder trabajar.

Esto es simplemente tercermundista, si lo comparamos con el nivel de asistencia sanitaria en los países de nuestro entorno.

A nivel político, nos venden que todo va bien, inmersos de lleno en la Tercera Modernización Andaluza, pero ante las demandas de mejora, de avance, de sentido común en definitiva, la respuesta siempre se repite: "...no hay dinero. No hay presupuesto. No se puede contratar más personal. Esto es lo que hay. Vuelva usted mañana". Punto final. Es la melodía machacona de los que "gestionan" el sistema.

Una de las consecuencias directas de la nefasta gestión de nuestros "cabezas pensantes" es la fuga masiva de profesionales jóvenes, tanto médicos como enfermeras/os que, formados durante largos años con grandes cantidades de dinero público en las Escuelas de Salud y en las Facultades de Medicina, deben decidir y planificar antes de acabar sus estudios, a qué país deberán marchar, para poder trabajar en algo que esté relacionado con aquello para lo que, con tanto esfuerzo, se han preparado.

Por otra parte, en Europa, al contrario que en España, los jóvenes ya no están interesados en las profesiones que requieren una cierta dosis vocacional y de sacrificio, y una dura preparación de largos años.

No interesan las profesiones que obligan a trabajar en días festivos o por la noche, que exigen responsabilidad en grado máximo o que obligan a ponerse en el lugar de los demás y esto explicaría, como razón primordial, la penuria casi endémica de personal sanitario en estos países.

La segunda razón, en mi opinión, es la falta de previsión crónica que padecen las clases políticas, que han dado por sentado el relevo generacional en estas profesiones sin tener en cuenta otras consideraciones globales, que serían motivo de otra reflexión aparte.

Según todo esto, mi percepción me invita a pensar que, en los países de nuestro entorno, las profesiones sanitarias son y van a ser en el futuro cosa nuestra, es decir de los extranjeros, básicamente españoles y, además, magrebíes, europeos del Este y, cada vez más, sudamericanos.

El fenómeno migratorio es el mismo que en los años 50 y 60 pero el nivel de calificación profesional requerido es ahora más alto. Así de sencillo.

Esto no supone ningún problema para los países de Centroeuropa ya que ellos tienen el dinero necesario y además, sus "vecinos del Sur" tienen una cantidad enorme de profesionales desempleados, que están ansiosos por trabajar, cuya formación les resulta gratuita y que son atraídos por un salario, que aun siendo digno, siempre es notablemente inferior al de sus colegas europeos, por una serie de derechos adquiridos, a los que los inmigrantes no tenemos derecho, aún siendo ciudadanos comunitarios.

Sin embargo, vista la situación en nuestra tierra, Europa nos espera.

¡Europa unida, Europa común..!

Cuando vives en un pais como extranjero, no por tu voluntad, sino "invitado" por las circunstancias en el tuyo, este concepto pierde su encanto.

Jose Risueño. Enfermero emigrante, desde el Hospital du Mont D'or. Lyon. Francia

jrisuenio@yahoo.es
Viernes, 26 de Enero 2007
Artículo leído 1339 veces




Comentarios:

1.Publicado por Albermir el 27/01/2007 00:16
Te falto decir que cada vez los sueldos son más bajo pero más trabajo.

2.Publicado por Nach el 30/01/2007 09:22
Viva andalucía!!!





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros