Jueves, 24 de Abril 2014
16:19
Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

LA MATERNIDAD DE LA VIRGEN MARÍA


Nota



LA MATERNIDAD DE LA VIRGEN MARÍA
El 1 de enero se celebra, a la luz de la Navidad, el misterio de la maternidad divina de la Virgen María, de la que son consecuencia las otras fiestas marianas, la Inmaculada Concepción y la Asunción. La doctrina de la maternidad divina, además de un dogma católico, es una creencia cristiana, compartida con muchas otras mociones cristianas, de gran importancia, porque, como dijo el portavoz protestante Rev. J. Haire: "Cuando dices que María es la madre de Dios, lo has dicho todo". Esta fiesta en la Octava de Navidad, el primer día del nuevo año, es la celebración más antigua en honor de Nuestra Señora en la liturgia romana. Ya en el siglo III, los padres griegos aplicaron a María el título Theotokos, portadora de Dios, apoyado por los concilios de Éfeso y de Calcedonia; en Occidente, María fue venerada de forma similar como Dei Genitrix, Madre de Dios. Eva fue la "madre de todos los vivientes" en el orden natural, María es madre de todos los hombres en el orden de la gracia. Al dar a luz a su primogénito, parió también espiritualmente a los cristianos, a los creyentes y discípulos de Jesús.

Aún en vida de María, se tuvo conciencia creciente de su maternidad espiritual, maternidad que culminó a los pies de la cruz y se afianzó en Pentecostés. María continúa derramando su amor maternal en el cielo; por eso, los fieles la invocaron como madre desde los tiempos más remotos de la Iglesia. María, desde el cielo, nos acoge con amor en el misterio de su intercesión y de su mediación materna.

El texto de San Lucas presenta la figura de María, la madre, en una actitud contemplativa, que contrasta con la exultación gozosa de los pastores, que proclaman la gloria de Dios. María conserva todas estas cosas, las medita en su interior y reconoce la acción de Dios en el misterio de su hijo recién nacido, recostado en un pesebre. Este pequeño contrapunto es de gran importancia, porque, por María, se entiende que, a pesar de la gran manifestación de Dios, el hombre está siempre delante del misterio, realidad que se ha de acoger con el silencio de la fe. Sobre el signo misterioso se descorre la palabra de la epifanía radical de Dios que anuncia: “Os ha nacido el salvador, el Mesías de la esperanza de Israel, el Señor de todo el cosmos”.

María con su “fiat” a la voluntad de Dios, entra en el plan salvífico de la Creación.Y es que la mujer se hace necesidad en las manos de Dios. Sin Ella, no habría Natividad, Evangelio ni cristianismo; lo mismo se puede decir en el plano general de la existencia, sin la mujer no habría humanidad, ni evolución ni progreso ni la sonrisa deliciosa del niño.



C. Mudarra


- -
Martes, 5 de Enero 2010
Artículo leído 4922 veces




Comentarios:

1.Publicado por LOGA el 05/01/2010 09:10
Precioso comentario sobre María, la Madre de Dios y de todos nosotros. Efectivamente, sin Ella, no se podría entender la misión salvífica de Dios.

2.Publicado por vanlop el 05/01/2010 12:14
Bonito artículo.

Además oportuno. Conviene que recordemos esas cosas y los no creyentes se vayan dando cuenta lo que significa la Virgen para los creyentes.

Porque meterse con la Virgen es un deporte muy socorrido cuando los progres no tienen otra cosa de decir, pues que sepan que María es nuestra madre y si hay algo que ofende a alguien es que se metan con su madre.

3.Publicado por Albatros el 06/01/2010 19:13

Es mucho lo que podría decir de María, pero no me siento con autoridad para hacerlo. Es sabido, porque jamás lo he ocultado, que soy un agnóstico convencido y, por tanto, es osadía ni tan siquiera cuestionar la autoridad de D. Camilo Mudarra sobre el tema.

Pero es que… el artículo de D. Camilo está tan lleno de amor, de sentimiento, y nos invita a la reflexión en fechas tan entrañables con tal fuerza que, prescindiendo de la realidad de los hechos, o de la precisión de las fechas, que son cuestiones absolutamente irrelevantes, no me resisto a expresarme sobre tan bello post.

Para el “mundo católico” (permítaseme la expresión), María, la madre de Jesús, es una mujer “muy favorecida” ó “llena de gracia” (Lucas 1:27-28).

Nunca se dice en la Biblia que María fuese otra cosa que una persona, un ser humano a quien Dios eligió para utilizarla de una manera extraordinaria; favorecida, o con la gracia de Dios, como dice el evangelio de Lucas, pero… al mismo tiempo un ser humano que, como tal, necesitaría también a Jesucristo como su Salvador (véase sino Romanos 3:22-24 cuando dice “la justicia de Dios, por la fe en Jesucristo, para todos los que creen. Porque no hay ninguna distinción: todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero son justificados gratuitamente por su gracia, en virtud de la redención cumplida en Cristo Jesús.”

Pero hay quien no es capaz de entender la virginidad de María, por encontrar una contradicción abierta entre ser madre y ser mujer. A este respecto, la virginidad es uno de los temas más polémicos, porque aún admitiendo que fuera virgen cuando nació Jesús como dice el Evangelio de Lucas (Lucas 1:34-38), es mucho más discutible que lo fuera “ad aeternum” puesto que en Mateo 1:25 se dice que José “no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre Jesús.” (si es “hasta que…”, entenderíamos que después sí la conoció).

Más claro aún es Mateo 13:55-57 que dice: “¿No es acaso el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María; y no son sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas? ¿Y no están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas? ”

María debe ser respetada y venerada como madre terrenal de Jesús, pero no es el tema que quería tratar hoy, y no voy a entrar en la adoración a María…simplemente anotar que me llama la atención que no se la mencione con posterioridad a la muerte de Cristo, a excepción de su presencia en Pentecostés que se relata en el capítulo 1 de los Hechos de los Apóstoles (Hechos 1:14).

Los apóstoles, pues, no parece que le confieran un papel trascendental tras cumplir su misión de madre, y tampoco se registra su muerte, ni se dice nada de su ascensión al cielo. Quizás porque en la propia Biblia se dice que en una ocasión en la que Jesús hablaba ante la multitud, una mujer exclamó, “Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste” (Lucas 11:27). Pero Jesús contestó: “Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.” (Lucas 11:28); o como se dice en la 1ª a Timoteo (Timoteo 2:5): “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”

Lo cierto, es que no hay en el Nuevo Testamento alabanzas, glorias o adoración a María “per se”, salvo la de Elisabeth (Isabel), la pariente de María, cuando ésta entró en la casa de Zacarías y aquélla la alabó (Lucas 1:39-45) por el hecho de que María daría a luz a Jesús, no por algo intrínsecamente relacionado con la propia María.

La cuestión es que Dios bendijo y favoreció (llenó de gracia) a María, dándole hijos, signo inequívoco de la bendición de Dios hacia una mujer, como aclaró el propio Benedicto XVI afirmando que “en María conviven las dos grandes vocaciones femeninas: la virginidad y la maternidad.”

El periodista y escritor italiano Vittorio Messori lo dice de una manera preciosa cuando afirma, refiriéndose a María: “Es persona humana como nosotros y a la vez es instrumento indispensable para el mayor acontecimiento histórico: la encarnación de Dios mismo.”

Pero, sin embargo, el mismo Vittorio Messori nos transmite la importancia de María para los católicos cuando afirma: “ser devotos marianos no es el hobby de creyentes sentimentales o ignorantes, sino una exigencia irrenunciable para todo creyente.”

Pero María es mucho más. Infinitamente más.

Ya dijo Juan Pablo II que María es lo que une a cristianos y católicos.

Aunque el rencor (y cosas peores) ha sido una constante en las relaciones del protestantismo con el catolicismo, María no ha dejado de ser una figura relevante. Ella está siempre; está, como madre abnegada, en los episodios fundamentales de Jesús, desde su concepción a su nacimiento, desde su charla, siendo niño, con los doctores del Templo, hasta el primer milagro “público” en las bodas de Canaan, desde la pasión, muerte y crucifixión hasta el Pentecostés, donde los apóstoles y descubren quién es Jesús cuando reciben su fuerza para la tarea que deben realizar juntos.

Está siempre. Y, en esta línea, los pastores protestantes predican sobre la Santísima Madre como primera cristiana, y ejemplo de mujer incomparable, ejemplo a imitar por todos. Es una fuente de inspiración constante.

Y yendo más allá, en el Corán también aparecen versos sobre “La Anunciación”, “la Visitación” y “el Nacimiento”. Es más, llega a ser tal la defensa de María que hace el Corán en su cuarto libro, que parece atribuir la condenación de los judíos a la monstruosa calumnia de estos contra la Virgen María, negando su virginidad. El Corán presenta a María como Inmaculada.

Ya su madre (la de María, la mujer de Hemram), reza a Dios diciendo: «Dios, yo te dedico aquella que tengo en el seno y la dedico para que sea libre, libre en absoluto». Lo curioso es que la libertad absoluta, la pureza total, sólo se usa en el Corán para María… y Dios lo reafirma contestando: “Yo lo acepto”.

Los musulmanes reconocen que se ha de seguir a María incluso en las dificultades o frente a aquello que no se puede comprender.

Es pues, María, un punto de encuentro evidente entre religiones. Incluso los ateos, se centran pocas veces sobre María. Apenas visiones más ajustadas a su manera de entender el mundo cuando cuestionan la Inmaculada Concepción, afirmando que es una mujer que simboliza la lucha contra los verdaderos pecados: la injusticia, la violencia o el abuso de los poderosos sobre los humildes; o relatos que hablan más de deseos que de realidades como cuando Juan Arias en su libro “María, esa gran desconocida” afirma que “Un día la Iglesia tendrá que aceptar que lo más seguro es que María concibió a su hijo extraordinario como todas las mujeres”

En fin… era poco lo que quería decir sobre María, pero, por lo que parece, también tenía necesidad de participar, con mi opinión, en la hermosa oda que D. Camilo Mudarra nos ha regalado en un día tan emblemático, desde el punto de vista religioso, como lo es el día de los Reyes Magos.

4.Publicado por paulita el 07/12/2010 11:39
me ha encantado porque sin Maria la madre de Dios no estariamos librados del pecado

5.Publicado por paulita el 07/12/2010 11:41
me ha encantado ya que sin la Virgen María la madre de Dios no estaríamos libres del pecado gracias María

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

El último libro publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog Add to Technorati Favorites
Sindicación RSS Acceso Miembros