Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

LA EFEMÉRIDE DE LA GUERRA CIVIL


Nota



LA EFEMÉRIDE DE LA GUERRA CIVIL
Se cumplen setenta y cinco años de la Guerra Civil. La efeméride señala el triste desastre que llevó a España a un abismo tenebroso por el extremismo de posturas incontroladas. En 1936, el Frente Popular, coalición de los partidos socialistas, comunistas y anarquistas, accediendo al poder, se introdujo en la corriente de la revolución marxista. No encontró elementos de magnitud ni unos auténticos estadistas; sólo tuvo simples mediadores que manejaron, con escaso acierto, las hebras de los partidos.

El Presidente del Gobierno, R. Zapatero, en su proceso revisionista, ha hecho la apología de la II República Española diciendo que la “actual democracia española la mira con reconocimiento y satisfacción”; en su curiosa evocación, añadía que “iluminó la Constitución del 1978 y muchos de los grandes objetivos, aspiraciones y conquistas republicanas están hoy en plena vigencia en nuestro país”.

¿Cómo se puede ensalzar aquel caos y hablar de vigencia y alto desarrollo de sus conquistas? Sólo, desde un ilusorio desideratum, se puede tergiversar la realidad. No cabe más que una determinada intencionalidad política, un interesado desconocimiento de la historia y un calculado celo revanchista y rompedor. Se quiere destruir el espíritu unánime, solidario y conciliador que fraguó el éxito constitucional del 78, cuya acertada gestión fue modélica en el mundo; la transición evitó aquellos errores históricos y abrazó la convivencia y la tolerancia. El elogio de aquel fracaso republicano es un simple subterfugio de ficticio historicismo para fomentar, en el presente, las rupturas y alteraciones políticas y sociales de ese espíritu de concordia y entendimiento que trajo la democracia al morir de la dictadura franquista. No puede ser referencia ejemplar una régimen que quemó los grandes ideales liberales en sus fanáticas concepciones, en sus conflictos socio-económicos y regionales y en sus revoluciones.

La República buscaba dar textura democrática y revolucio­naria a la crisis de solidaridad y de concordia entre los distintos estratos sociales. Pero pronto se deslizó hacia el sectarismo y la anarquía; el desafuero extremista destruyó los intentos de equilibrio centrista, con lo que no quedó más salida que el comunismo libertario o el totalitarismo fascista. “La quema de conventos e iglesias no muestra ni el verdadero celo republicano ni espíritu de avance, sino un fetichismo primiti­vo y criminal que lleva lo mismo a adorar las cosas materiales que a destruirlas” (G. Marañón, Ortega y Pérez de Ayala en El Sol del 11-V-31). El ideal democrático y parlamentario murió de insolvencia. La guerra civil enfrentó en los campos de batalla de España las ideologías opuestas en Europa. Brigadas Internacionales y voluntarios fascistas testimonian la Europa dividida que ensaya sus primeras armas en el suelo ibérico como preludio de la gran conflagración.

Olvidaron y no supieron entrar en la concordia. El emperador Marco Aurelio asegura que «hemos nacido para una tarea común... De modo que obrar unos contra otros va contra la naturaleza»; la sociedad está llamada a la colaboración, por eso, «a los hombres con los que te ha tocado vivir, estímalos, pero de verdad». En la misma línea, el discurso final de Charles Chaplin en El Gran Dictador, es un canto a la tolerancia, en que resuena la vieja palabra de Confucio: Me gustaría ayudar a todo el mundo ( ... ); necesitamos humanidad antes que máquinas, bondad y dulzura antes que inteligencia ( ... ). Luchemos por abolir el odio y la intolerancia ( ... ).



Camilo Valverde Mudarra

Franky  
Miércoles, 26 de Abril 2006
Artículo leído 1574 veces




Comentarios:

1.Publicado por Dat el 26/04/2006 14:21
Comienzas diciendo que la Guerra Civil fue "el triste desastre que llevó a España a un abismo tenebroso por el extremismo de posturas incontroladas" para empezar a arremeter contra la II República. ¿Acaso así justificas dicho desastre? ¿Debo suponer que crees que era la única solución, el levantamiento de la derecha fascista del país?

2.Publicado por Linus el 26/04/2006 15:27
Clásico ejemplo de la Falacia del Historiador. Ahora, con lo que sabemos que pasó, con la perspectiva que da el tiempo, sabemos que fué un error, naturalmente, pero el momento histórico de entonces era otro. Hay que recordar tmabién que el fascismo no mostró su verdadera cara hasta unos cinco o más años después, en Alemania. En ese momento lo que había causado las muertes en Europa eran los comunistas, aquí y en la URSS con Stalin.

Así que, ¿eran necesarios también los alzamientos provocados por el gobierno republicano de entonces? ¿cómo pensaban que respondería la derecha militar? ¿no había otra forma de defender a la ciudadanía que quemando iglesias y matando a sus simpatizantes?

Pienso que las cosas pasarón así por toda una serie de circustancias. Esto no quita que se pueda criticar, si existen motivos, a la II Republica, como parece que los hay, ya que si no supo ver el peligro, mantener a la derecha militar (o fascista), y su mejor medida fue inciar una revolución marxista, con los precedentes que habían, pues ya me dirás.

Es decir, el que la guerra fuera un error, y que esta se desencadeno definitivamente con la intervención militar, no hace mejora a la república en absoluto, ni nos elimina el derecho a criticarla, por los motivos mencionados, más que justificados.

un saludo

3.Publicado por Dat el 27/04/2006 09:48
Pues eso, como en la República se cometieron errores, vamos a empezar una guerra y nos matamos entre todos y luego lo arreglamos con una dictadura de 40 años, que seguro que hay gente que dirá que somos buenos buenísimos, aunque privemos de libertad a los españoles.

Con todas las fotitos que debe haber del tipejo éste y sacas una en la que parece hasta buena persona. No me jodas!! Se te ve el plumero!!

4.Publicado por Linus el 27/04/2006 15:34
«Es decir, el que la guerra fuera un error, y que esta se desencadeno definitivamente con la intervención militar»

Si después de decir esto, contestas con lo que dices, es que, o bien no lo has entendido, o no quieres entenderlo, o simplemente, deseas la provocación.

Repito, o aclaro, si es que te hace falta. Fué un error, como puede que lo sea cualquier guerra (visto con la persepectiva de la 2ª guerra mundial, irak, etc), pero no fueron los únicos que se equivocaron. Lo que ocurre es que solo se ven los efectos de los que ganaron y continuaron. Eso ya lo sabemos, pero volver a los errores previos a la guerra no solo no resuelve nada, sino que sería también otra provocación, además reincidente, con alevosía y premeditación. No fueron errores sólo por constituir una provocación a una derecha fascista, conocida y que había impuesto hacía poco una dictadura.

Probablemente es que no entiendas que la gente tienen derecho a tener una religión o una ideología (distinta a al tuya, claro), mientras respete una serie de leyers comunes. Solo así se entiende que desees tanto los errores de la II República.

5.Publicado por Dat el 28/04/2006 10:45
El hecho es que planteas la situación como si los únicos malotes fueran los comunistas en Europa en esa época, como si los fascistas no hubieran tenido sus dictaduras y sus muertes. Yo creo que todos cometieron barbaridades, desde luego, y que en la II República se cometieron errores (lo que no quiere decir que la república no sea la mejor opción, según mi humilde opinión).

Pero es que parece que intentas justificar con eso la guerra y la dictadura (que también podría haber sido más cortita).

No sólo se ven los efectos de los que ganaron, pero es que estos sumieron a España en 40 años de oscuridad y represión y los anteriores intentaron en apenas 6 años retomar derechos básicos. No obstante seguro que pudieron hacerlo mejor, con más tacto y menos errores graves, pero reptio, eso no justifica nada de lo que ocurrió después





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros