Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

INDECENCIA


Nota

La revista FUSIÓN pública un editorial titulado "Indecencia", que reproducimos por su interés y contenido democrático.
------



INDECENCIA
Si hay una palabra que pueda resumir y sintetizar el momento político, económico y religioso que vivimos, esa es indecencia, porque la indecencia está asociada a lo vergonzoso y juntas constituyen lo que no debe ser consentido, lo que deshonra a quien lo hace y a quien lo tolera.

Y es indecente lo que está sucediendo en el mundillo político, porque día a día contemplamos cómo brotan los corruptos en nuestra geografía, como si de una competición se tratara, como si hubiera un premio, una distinción honorífica para el más corrupto.

Pero es más indecente aún que se trate de tapar la indecencia, que se eche tierra sobre los corruptos, que se contraataque acusando a la justicia, a la prensa y a todo aquel que presente pruebas evidentes contra la corrupción.

Algunos políticos se han convertido en sanguijuelas aferradas al poder, sacando todo el jugo posible a su situación de privilegio y no importándoles la imagen, las consecuencias ni la legalidad de sus actos.

La democracia está podrida porque se ha permitido que individuos, a los que les traen sin cuidado las reglas democráticas, campeen a sus anchas por la geografía española ocupando posiciones políticas de gran responsabilidad y, por cierto, muy bien pagadas por todos los españoles.

Pero es evidente que interesa más acceder al poder que limpiar la basura de los partidos, que ser honestos, limpios y transparentes ante los ciudadanos, que colaborar con la justicia para que ésta ponga a cada uno en su sitio.

Además, el poder político se alía con el económico para montar sus bacanales.

Juntos se reparten el pastel, juntos se forran a costa del Estado, por una parte, y de los ciudadanos por otra. Y lo hacen con tal desvergüenza que da la impresión de que todo les da igual, incluso pasarse unos años a la sombra, porque cuando salgan tendrán asegurada su vida, la de sus hijos y la de sus nietos.

El mundo entero sufre una crisis galopante y los responsables disfrutan de su fortuna retirados en sus palacios, ajenos a todo y a todos, esperando que las aguas vuelvan a su cauce para volver a hacer de lo suyo, que es el ejercicio de la indecencia con el visto bueno de los que gobiernan el mundo, sus cómplices, sus avalistas.

Los banqueros reciben ayudas millonarias del dinero público y se quedan con él, en vez de moverlo entre los que sufren la crisis que ellos originaron. Pero no pasa nada, nadie toma medidas, nadie les impone por ley y justicia que hagan circular un dinero que se les dio para eso. Es incomprensible. Es una vergüenza.
¿Quién gobierna en el mundo? ¿Quién tiene más poder?

La realidad es que los poderes compiten, se echan un pulso permanente, se temen y se tantean. Pero, si vivimos en una democracia, ¿a quién le dio el poder los ciudadanos?

Sí, a los políticos, pero los políticos están en guerra entre ellos precisamente por ese poder. Sólo les interesa el poder, porque desde él se pueden hacer cosas que sin él serían imposibles, porque sólo se puede ser corrupto si se maneja poder, y el ejercicio de la corrupción es más atractivo que el correcto uso del poder a favor de los ciudadanos, del país, de la democracia.

Seamos realistas, un político honesto será reconocido cuando se muera. Un político corrupto, si además es inteligente, es más famoso en vida que después de muerto.

Para algunos, demasiados, la elección es sencilla, ya lo estamos viendo en estos tiempos que corren.
Lo indecente tiene glamour, como se dice ahora. Ser honesto es antiguo, aburrido y soso. Los que más salen en los medios de comunicación son los indecentes.

Y los ciudadanos, el pueblo, son los que votan, los que dan las audiencias, los que callan y otorgan, los que tragan y consienten, porque, en el fondo, suspiran por ser al menos un pelín indecentes, por poder entrar en el ranking de la indecencia, por ser famosos, porque la fama, sea como sea, es lo que cuenta en una sociedad donde el desconocido no cuenta para nada.

No hay más que ver esos programas que proliferan en las teles donde el objetivo único es hacerse famoso a costa de lo que sea. Da igual el precio a pagar. Vale todo.

Por ello, vivimos en una sociedad que está enferma de indecencia, una enfermedad que resulta atractiva a la mayoría, porque la honradez es algo vulgar y pasa desapercibida.

Pero no tenemos de que preocuparnos, porque ahí está la Iglesia para curarnos de la indecencia. Eso sí, primero tendrá que curarse a sí misma, porque la realidad es que está en fase terminal.

Ante el contubernio político-económico que nos apabulla, la Iglesia no se resigna a perder terreno, a quedarse atrás. Pero sus métodos, sus recetas, son las mismas de siempre, o sea, las que nunca funcionaron y que ellos tampoco practican.

Y no deja de ser curioso que mientras los ciudadanos están jodidos por la indecencia de políticos y banqueros, la Iglesia esté “preocupada” por agobiarlos con su moralidad.

La indecencia de la Iglesia es de carácter moral, político y económico. Todo a la vez.

Aunque se agarran al terreno de la moralidad porque es el único que les queda libre, los otros están ocupados ya. Pero, al igual que los otros poderes, la Iglesia también oculta su indecencia.

Los políticos protegen a sus corruptos y los obispos a sus curas con voto de castidad.

Nadie quiere apostar por la decencia, sencillamente porque saben que la decencia no cotiza en bolsa, no da dividendos.

Los decentes abandonan la política o son desplazados por sus mismos “compañeros”.
Los decentes abandonan la Iglesia o son castigados por no obedecer al Vaticano.

Entre los banqueros ni siquiera existen los decentes. Menos problemas.

Y los ciudadanos miran a todo ello con envidia y respeto. A muchos les gustaría participar del banquete de los poderosos, sentarse a su mesa.

A muchos les sigue pareciendo que los políticos lo arreglarán todo, y por eso les apoyan y les respetan.
Muchos se aferran a la esperanza de que el “dios” de Benedicto XVI nos devuelva al paraíso de donde nos echó la serpiente con engaños y falsas promesas, dicen.

Y la mayoría ya no cree en nada ni espera nada de nadie. Se ha desengañado, se ha cansado de esperar, y eso es peligroso.

Los políticos, los banqueros y los obispos no cuentan con que la indecencia no puede, nunca pudo, contra la desesperación de los pueblos, contra la saturación provocada por el hambre, por la injusticia, por la mentira, por el abuso de poder, por la impotencia ante la continua y permanente corrupción.

Por ello los pueblos se están empezando a levantar. Se acabó la esperanza, y también la confianza y la resignación. Fueron víctimas de la alianza entre los poderes.

Ahora toca esgrimir el poder del pueblo, el único auténtico, aquel del que se alimentan los otros indecentes.
El sistema se ha roto, se ha devorado a sí mismo. El juego ha terminado, ya nada va a ser igual.

Pero el mundo y lo que en él hay nos pertenece a todos, no a unos pocos indecentes.

Debemos luchar por expulsar la indecencia de él. Debemos gritar y exigir justicia. Debemos unir voces y fuerzas para que nada vuelva a ser como era, para no volver a lo mismo, a lo que provocó lo que ahora pasa, a dejar en manos de los indecentes el control del poder y de la libertad.

La indecencia tiene nombres propios, y tiene quien la proteja. Se ha convertido en la dueña del mundo, pero no hay por qué vivir así, tenemos derecho a otra cosa, queremos otra cosa.

Y tenemos el arma más poderosa, el voto.

Quieren, necesitan, nuestro voto y nuestro silencio para seguir viviendo en la indecencia.

Démosles nuestras voces, y si las tienen en cuenta, entonces les daremos nuestro voto. Sin él no son nada.
¿Y qué sería de los banqueros sin nuestro dinero en sus bancos? ¿Y qué sería de los obispos si todos acabáramos de comprender que el Dios de Jesús no tiene nada que ver con su “dios”?

Nada va a cambiar si los ciudadanos callan y otorgan. Sólo se trata de hacer uso de nuestros derechos como ciudadanos del mundo.

Merece la pena pensar en ello.

Fusión

   
Viernes, 1 de Mayo 2009
Artículo leído 1212 veces




Comentarios:

1.Publicado por Pepe Lotas el 02/05/2009 13:27
Amigo: Siendo cierta la denuncia de la insoportable INDECENCA del sistema que padecemos, me temo que, la gran esperanza regeneradora, el voto, según se dice, no lo va a solucionar.
A las pruebas me remito y son cercanas: En España, ONCE MILLONES de intoxicados han apoyado a este desgobierno (después de lo que ha caído y está cayendo).
En próximas elecciones será semejante.
El voto en estas pseudodemocracias solo sirve para perpetuar el sistema y beneficiar a los mismos.
Sólo cuando el Poder teme algo se siente obligado a cambiar (a menudo para que nada cambie).

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros