Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Gato blanco o gato negro...


Nota



Gato blanco o gato negro...
"Gato blanco o gato negro... da igual; lo importante es que cace ratones". El magistral proverbio chino es aplicable a la actual vida política española: "Partido Popular, PSOE o cualquier otro... da igual; lo importante es que regenere la democracia".

Para un demócrata auténtico que vive en una democracia deteriorada, como la española, la opción no es ya votar a la derecha o a la izquierda, sino votar a los que garanticen una regeneración de la democracia y, si ningún partido resulta fiable, votar en blanco.

Lo único que debiera ser repugnante para un demócrata es entregar su voto a gente que miente, que degenera el sistema y que se siente a gusto en la pocilga de la partitocracia.

En estos momentos, a grandes rasgos, puede afirmarse que el panorama electoral español se divide en cuatro grandes bloques: el de los fanáticos (hooligans) del PSOE; el de los hooligans del PP, el de los fanáticos de los pequeños partidos, donde figuran los comunistas trasnochados, los nacionalistas radicalizados y pocos más; y el cuarto bloque, el único no fanatizado que conserva la cabeza fría, donde están los demócratas auténticos y esa gran masa de ciudadanos a la que llaman "el centro", que vota sin fanatismo la que considera la mejor opción, que a veces es la derecha y a veces la izquierda.

Desgraciadamente, los tres primeros bloques, fanatizados y radicalizados, están integrados por gente entregada y sometida a sus respectivos partidos políticos, carne de rebaño incapaz de evaluar correctamente la situación, que votará siempre a los suyos, aunque sus líderes se equivoquen y gobiernen mal. Son los "fanáticos" de la política española, una masa de enfermos sociológicos que se han alejado del libre albedrío y que funcionan movidos por un cóctel explosivo de testosterona, odio y resentimiento.

La clave y la esperanza están en el cuarto sector, el que, según las encuestas, está creciendo de manera sostenida, paralelamente al deterioro de la democracia y al endiosamiento enfermo y autoritario de los partidos políticos españoles.

Ese cuarto sector, la parte más sana de España, está estupefacta ente el radicalismo y la insensatez de los bloques políticos. Es la única que puede poner las cosas en su sitio, la que cada día se siente más asqueada de la política, la que reclama sin gritos, sin banderas, sin descalificaciones ni odios, paz, responsabilidad, sentido común y, lo más importante, que volvamos a ser demócratas.

Simplificando, aunque suene duro, cabria decir que ese cuarto sector es hoy el único que esta libre de fascismo en España, libre de la sucia contaminación de autoritarismo y odio intransigente que los partidos políticos, insensatamente, han inyectado a la sociedad en grandes dosis, una contaminación que radicaliza y fabrica fascistas a grandes dosis: fascistas negros, fascistas rojos, fascistas nacionalistas, todos ellos con su maloliente procesión de odios, rencores y violencia acumulada.

Pues bien, quien quiera ganar las próximas elecciones, tendrá que cautivar al sector en alza de los demócratas y de los que conservan la capacidad de juicio. Ese bloque votará en blanco o se abstendrá si los partidos siguen ofreciendo el mugriento y negativo espectáculo de la trifulca y el odio que les envuelve, si continúan siendo incapaces de dialogar o de ponerse de acuerdo en torno a los grandes intereses de la nación.

Pero si alguno de los grandes partidos reacciona y abandona la pocilga en la que retozan cada día, si el PSOE, por ejemplo, se aleja de los nacionalistas radicalizados y opta por recuperar la democracia y los valores perdidos, devolviendo el protagonismo al ciudadano y regenerando el sistema que ellos, con su poder insaciable, han contribuido a degradar, tal vez ganen las próximas elecciones.

Del mismo modo, si el PP recuperase el talante abierto y positivo que tuvo entre 1996 y el 2000, si renuncia a la arrogancia y su enferma afición a demonizar al enemigo a través de la manipulación de la opinión pública, si retoma aquel sabio propósito, que tuvo y que traicionó, de reformar el sistema, hoy plagado de corruptos y de irregularidades antidemocráticas, quizás pueda ganar las próximas elecciones.

La posibilidad de que el nacionalismo radical, ya sea vasco o catalán, pueda regenerarse y recobrar el seso, ni siquiera nos la planteamos porque la vemos prácticamente imposible en la actual coyuntura enferma y desquiciada que envuelve a esos pueblos de España y, sobre todo, a sus pésimos dirigentes.


   
Jueves, 24 de Mayo 2007
Artículo leído 2030 veces




Comentarios:

1.Publicado por cuencas el 25/05/2007 01:42
estoy de acuerdo





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros