Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Estados Unidos está cambiando y entra en ebullición


Nota

Estados Unidos está cambiando y está en ebullición, sufriendo procesos inéditos y digiriendo ideas y propuestas desconocidas. El mundo mira con interés y preocupación porque lo que le ocurra a la primera potencia del mundo terminará afectando a todos los países y ciudadanos del planeta.
---



Donald Trump y Bernie Sanders son dos fenómenos tan atípicos y novedosos que reflejan la existencia de cambios profundos en la sociedad norteamericana y en la política de la primera potencia mundial.

Bernard "Bernie" Sanders (Brooklyn, 8 de septiembre de 1941), senador junior de los Estados Unidos por el estado de Vermont y precandidato del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2016, un hombre que se declara abiertamente "Socialista" en un país donde ese concepto estaba demonizado y privado de todo prestigio, está obteniendo un inesperado éxito que, si bien no amenaza la candidatura de Hillary Clinton, si la está debilitando y demostrando que en las filas del partido Demócrata hay divisiones profundas y deseos de cambios que el propio partido no ha detectado.

En el otro lado, la arrolladora victoria de Donald Trump, un populista con poco respeto por las líneas básicas de la política de su partido, el Repúblicano, capaz de ofrecer al electorado opciones tan rompedoras como la construcción de barreras, físicas y legales, que impidan que la sociedad norteamericana sea contaminada con inmigrantes y con culturas foráneas, refleja todavía con más intensidad que los Estados Unidos del presente tienen poco que ver con el de hace apenas una década.

Las propuestas izquierdistas de Sanders han sido bien recibidas en sectores juveniles, graduados universitarios con dificultad para encontrar empleo, estudiantes enfrentados al alto costo de las matrículas universitarias, mujeres de cierta cultura y, sobre todo, por las clases medias debilitadas, las víctimas de la recesión y el creciente número de desencantados por la política cansina y poco imaginativa de los grandes partidos.

El caso Trump es mucho más serio y peligroso porque el millonario podría convertirse en presidente de los Estados Unidos si consigue despertar ilusión y entusiasmo frente a la escasamente atractiva candidata Hillary Clinton. El desafio de Trump es profundo y menos superficial de lo que algunos analistas afirman porque su mensaje, elemental y al mismo tiempo revolucionario, apela a la grandeza americana y a fenómenos como el aislamiento, el cierre y el rearme de ese país, muchos de cuyos habitantes se consideran elegidos por Dios para gobernar el planeta.

Trump puede ganar las elecciones si su discurso rompe las barreras que los partidos le están colocando y consigue desbordarse. Los Estados Unidos que el millonario dibuja es mítico y casi un país sagrado, valiente, muy cercano al que conquistó el Oeste y dispuesto a afrontar desafíos con otros países y potencias, no solo económicos, sino también bélicos. Su recurso al mesianismo y al destino americano tiene una fuerza prodigiosa después del cansancio y la decepción que ha generado el charlatán Obama. Trump promete a los norteamericanos lo que en su interior desean escuchar: el rearme moral y la recuperación de una identidad genuinamente americana que lleva décadas diluyéndose.

Mientras que Hillary representa la continuidad y la concordancia con el poder establecido (stablishment), Sanders y, sobre todo, Trump representan la ruptura con la linea plana del presente, con la decadencia que avanza, con la pobreza que se abre camino y una ilusionante apuesta por la recuperación de la vieja pujanza americana.

Francisco Rubiales

- -
Jueves, 19 de Mayo 2016
Artículo leído 630 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 19/05/2016 11:59

Sin duda el mundo ha cambiado, lo vemos en todas partes, la gente busca algo distinto a la basura que nos promete la casta, lo hemos visto aquí con el ascenso del populismo. La cuestión es que mientras aquí las ofertas son más de lo mismo, disfrazado con bonitos discursos, en los USA han aparecido dos ofertas con ciertas garantías de éxito. De todas formas, ellos marcan las tendencias. También ellos llevan más tiempo comiendo basura política.

La diferencia con los discursos populistas de otros países, está en que la oferta de estos dos precandidatos, es creíble y factible de llevarse a cabo con la consiguiente rebaja cuando se encuentren con la realidad. Porque una cosa es las promesas electorales y otra el gobierno de cada día, sometido especialmente al sistema, que no quiere dejarse apartar.

Porque el sistema no se resigna. Están tratando de desprestigiar a estos dos candidatos, a Sanders menos, pues de momento no supone un peligro demasiado serio, ya que, a pesar de los últimos triunfos, aún la otra candidata tiene mucha ventaja. Pero en el caso de Trump fue un ataque constante y desde le primer momento, lo que le ha beneficiado pues la campaña se la han hecho sus enemigos.

Hemos visto como las posiciones de Trump han cambiado conforme intentaba sumar más tendencias, su discurso actual es bastante distinto del original, lo que augura que si llega a la presidencia, cosa bastante probable, la práctica política será bastante parecida a la de sus antecesores. sin embargo, su impronta se deberá sentir y las cosas cambiarán.

Nos dicen que Trump es un aislacionista. Eso debemos entenderlo desde la mentalidad americana, no desde la nuestra. Para ellos un aislacionista no es más que alguien que prefiere que cada país viva como le parezca manteniendo buenas relaciones con todos y por supuesto, comerciando con todos. Que era la política que seguían en 1890, por ejemplo.

Claro, un país acostumbrado a imponer la política mundial y a intervenir en cualquier parte, cambiar a limitarse a vivir su vida, comerciando con todos y llevándose bien con todos, es aislacionismo puro y duro.

Pero ese aislacionismo es el que nos puede salvar del desastre, continuar la demencial política de Obama, nos conduce de forma inexorable al holocausto.

Se está provocando a Rusia, con el asunto de Ucrania, con el escudo antimisiles, con la tontería de interceptar aviones rusos sobre le Báltico y ahora quieren desplegar tropas en los países bálticos. Salvo lo de Ucrania, son tonterías y ganas de fastidiar, pues desplegar unos miles de soldados en esos países, no supone nada para Rusia pues hacen falta varios millones para invadirla con ciertas posibilidades, dejando aparte, que estos momentos la tecnología militar rusa es mejor que la occidental. Pero la paciencia suele tener un límite.

Y no contentos con eso, están provocando a China, de diversas formas, sólo que muy suaves pues si China vende la deuda americana que tiene, el colapso económico de los USA es inevitable. De todas formas, alguna deuda están vendiendo.

Esto es lo que debe evitar un presidente aislacionista. Aparte de reducir la deuda, que es inmensa e impagable. Y la mejor forma, es reducir los gastos militares a base de replegar tropas del extranjero, que es lo que más gasta.

El aislamiento no supone que la economía deje de funcionar por falta de exportaciones, al contrario, al no suponer una amenaza, muchos países comprarán productos americanos si mayor problema. Los únicos que perderán son los fabricantes de armas, pero no demasiado pues si fabrican calidad, les comprarán.

Pero gane quién gane, puede que gane Clinton, que se puede arreglar para que gane, la sociedad useña ha cambiado, la gente se ha dado cuenta que otra forma de gobernar es posible y en 2020 los candidatos no podrán ya utilizar el viejo discurso. Ganará quién presente un plan más novedoso.

Lo que hace falta es que esa tendencia siga en todo el mundo y el sistema cambie y dado lo mal que estamos, seguro que es a mejor.

2.Publicado por SALVADOR el 19/05/2016 15:23
Cuatro grandes revoluciones pretendieron cambiar el “antiguo régimen” por nuevas concepciones racionales. La americana ha conseguido su propósito inicial. La primera en el tiempo, la inglesa, lo ha logrado en gran parte. Pero las dos últimas se han saldado con un fracaso de sus ilusorias pretensiones. La Revolución francesa permutó al Rey absoluto por la Nación o Pueblo, es decir, por la oligarquía de la clase política que asumió la soberanía absoluta de su representación. La Revolución rusa trocó al Zar autócrata por el Partido Único, que asumió la soberanía autocrática del Estado totalitario.

Norteamérica y Gran Bretaña, en contraste con los países influidos por la Revolución francesa, han resistido durante dos siglos formidables embates de guerras civiles y mundiales, depresiones económicas, bárbaros nacionalismos, y hasta de sus propios imperialismos, sin merma de las libertades individuales ni de la independencia de la sociedad civil.

La profunda diferencia entre la autenticidad formal de la democracia norteamericana y la ficción representativa de los regímenes europeos deriva del diverso modo en que una y otros han resuelto el problema de la legitimación de la Autoridad.
El sistema norteamericano legitima el ejercicio del poder. Los regímenes europeos, su constitución. Cuanto más dividido, controlado, personalizado y responsabilizado esté el poder del Estado americano, mayor será la probabilidad de que consiga una general aquiescencia. Cuanto más unido, sacralizado y despersonalizado sea el poder del Estado europeo, más fácilmente obtendrá la obediencia ciudadana.
Los individuos son voluntariamente ciudadanos en Norteamérica. En Europa, forzosamente. El voto electoral allí es un derecho. Aquí un deber.


El proceso constituyente de los Estados Unidos conoció tres momentos de inspiración legitimadora de la autoridad que ningún otro pueblo, en ninguna época, ha sabido igualar. La legitimación moral de la ruptura con la Corona británica mediante la Declaración de Independencia .La legitimación republicana de la constitución de poder, personalizado y electivo, mediante la segunda Constitución de 1789. Y la legitimación democrática del ejercicio del poder mediante las Enmiendas constitucionales de 1791.

El factor decisivo, y diferenciador de las otras tres revoluciones, fue la circunstancia de que el enemigo a batir era un poder parlamentario.

Con el tiempo y el éxito, aquel primitivo patriotismo moral ha degenerado en nacionalismo imperialista. Pero todavía conserva su vigorosa lozanía la separación entre sociedad civil y sociedad política, y sobre todo, la garantía constitucional contra el abuso de poder de las autoridades representativas.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros