Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

España y el desconocimiento masivo de las reglas de la democracia


Nota



Ver o escuchar una tertulia en televisión o radio es un suplicio para todo demócrata español que conozca las reglas del sistema, al igual que leer algunos editoriales y artículos de la prensa española. Lo primero que se descubre es que los periodistas son profundos analfabetos en democracia, además de haber sido captados o comprados por un partido político concreto, al que defienden por encima de la lógica, de manera a veces patética y vergonzante.

En esas tertulias se dice casi a diario que es potestad exclusiva del presidente del gobierno convocar o no elecciones anticipadas o que los políticos elegidos tienen todo el derecho del mundo a tomar decisiones en contra de la voluntad popular o de permanecer en sus cargos hasta que concluya la leguslatura, aunque el pueblo desee o exija su dimisión. Afirman, por último, que el derecho de los políticos a legislar, incluso en contra de la voluntad del pueblo, es sagrado.

Todas esas afirmaciones son aberraciones políticas antidemocráticas que demuestran una supina ignorancia de lo que es la democracia y de las leyes que la rigen. Los periodistas españoles son los más incultos de Europa en educación democrática y su sometimiento a los partidos políticos y a los grandes poderes, salvo algunas excepciones honrosas, son vergonzosos y dañinos para el ciudadano.

La verdad es justo la opuesta de la que ellos defienden. La voluntad de los ciudadanos debe prevalecer sobre la voluntad de los políticos en democracia y la representatividad nunca es un cheque en blanco, como afirman los energúmenos periodistas incultos, sino un mandato delegado que sólo tiene vigencia mientras satisfaga al ciudafano soberano, que tiene derecho a cambiar de representante o administrador, del mismo modo que un empresario puede cambiar al director de su empresa o un ciudadano a su abogado.

Los periodistas españoles conviven con la corrupción y la indecencia con la misma facilidad que lo hacen sus jefes, los políticos. Escándalos tan sangrantes de la democracia española, como el control de los grandes poderes del Estado por parte de los partidos políticos son considerados normales por esa manada de periodistas sometidos, que han abandonado al ciudadano y que actúan como verdaderos perros del poder. Hacen la vista gorda con la corrupción y ni siquiera han tenido agallas para denunciar el endeudamiento criminal de los políticos o la arbitrariedad en el manejo del dinero público, el nepotismo, el amiguismo, el enriquecimiento ilícito y otras canalladas de los políticos profesionales españoles.

>si en España existiera un periodismo decente, las noticias de apertura de prensa, radio y televisión tendrían que referirse, diariamente, a la corrupción política y al asesinato de la democracia perpetrado por los partidos políticos, que la han sustituido por una dictadura de partidos.

Los periodistas sirven de altavoz a la ignominia y secundan vergonzosamente las consignas de los aparatos de propaganda, repitiendo mentiras como que la crisis es un fenómeno mundial, que afecta a todos los países por igual, o que la culpa del drama la tienen los banqueros y los capitalistas, cuando es evidente que la culpa es de los políticos, que tenían la obligación y el mandato de controlar a los banqueros y no lo hicieron, del mismo modo que se endeudaron hasta la locura, convenciendo a los inversores y a los mercados de que muchos de los países prósperos nunca podrán pagar sus deudas.

Basta mirar al pasado y compararlo con el presente para descubrir el inmenso deterioro de las dos profesiones más desprestigiadas, rastreras y culpables de la España actual. Políticos y periodistas eran considerados, en los años posteriores a la muerte de Franco, como héroes de la soceidad y eran profesionales valorados, respetados y admirados, mientras que hoy ocupan el trasero del dsprecio y del rechazo de los ciudadanos, que se sienten traicionados, tanto por los políticos como por sus perros del periodismo sometido.

Los editores y muchos periodistas han defendido a su partido preferido por encima de toda lógica y verdad y han renunciado a la independencia y a la crítica a cambio de fraguar un contubernio con los políticos que les proporcionaba publicidad, concesiones y otros muchos favores. El gran traicionado por esos pactos antidemocráticos ha sido el ciudadano y la democracia, el primero porque ha quedado abandonado, sin defensa y sin acceso a la verdad, y la democracia porque el periodismo ha permanecido en silencio mientras era asesinada y sustituida en España por una oligocracia de partidos, comandada por políticos impunes, muchos de ellos corruptos, arbitrarios e indecentes.

Tras la culpabilidad de los políticos y de sus grandes cómplices, los periodistas, viene el delito de los jueces y magistrados, que han sido incapaces de defender la independencia de la Justicia y han permanecido quietos mientras los políticos invadían su territorio, sagrado en democracia, y se autoadjicaban el sucio derecho a nombrar jueces y magistrados.

Detrás viene ñla culpabilidad de los otros sevidores del Estado, principalmente de los militares, fuerzas de seguridad, funcionarios y educadores, todos ellos testigos mudos que han permitido que la milicia pierda su honor, que las fuerzas de seguridad sirvan más al político que al ciudadano, que los funcionarios admitan la ignominia, el robo y todo tipo de indecencias en su entorno y que los educadores se sometan a unos planes educativos destinados a fabricar esclavos y fanáticos, en lugar de hombres y mujeres libres y responsables.

Solo detrás de todos esos estamentos y profesionales vienen los ciudaanos comunes, culpables también de haber parnecido pasivos mientras que los canallas les arrebataban la democracia y convertian la nación en una pocilga. Han sido humillados, despojados de sus derechos fundamentales, acribillados a impuestos y sometidos hasta la vergüenza, sin que se hayan rebelado, como era su deber, y enviado a las cárcreles a los delincuentes y a sus casas a los polítivos inútiles y fracasados que han destrozado el proyecto de España.


- -
Miércoles, 7 de Septiembre 2011
Artículo leído 1086 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 07/09/2011 11:54
Tiene razón en lo que dice, pero a la gran incultura que presentan los periodistas y políticos, que parece que les han dado sus títulos académicos en una tómbola, hay que sumar la corrupción generalizada y los periodistas no iban a ser inmunes a ella y por tanto caben grandes sospechas de que estén en nómina de alguien.

El asunto viene de lejos. Viene como mínimo de la transición durante la cual, si recordamos comportamientos y actitudes, comprendemos que nadie decía la verdad. De hecho, a base de mentiras y no hay más que tirar de hemeroteca, para darse cuenta de las tergiversaciones y mentiras que nos suministraron, cuando todos eramos inocentes y nos creíamos a unos sesudos señores que salían en TV.

Luego con el paso de los años, aquellos sesudos señores han resultado unos pesebreros declarados y las mentiras se han puesto de manifiesto. Pero estas mentiras, cuidadosamente aumentadas persisten en una gran cantidad de población.

El régimen que nos dimos a nosotros mismos es un régimen que nació en la mentira y para poder vivir necesita de la mentira, cada vez más grande. Por eso los periodistas, que son la primera linea, mienten descaradamente, además de ser incultos de solemnidad. Aunque esto es anecdótico dado que cobran por mentir.

2.Publicado por Yanka el 07/09/2011 18:31
Hay 2 clases de tontos: los que no dudan de nada y los que dudan de todo (Zapatero es de la 2ª premisa y los partidistas de la 1ª)

3.Publicado por Turrón del duro el 07/09/2011 23:44

Y hay más clases de tontos o zopencos: por ejemplo, los aceptan obedientemente y consienten si rebelarse el naciionalismo catalán de Jordi, Artur y los minimois de la catalanidad, sin percatarse que en realidad están engordando un NAZIONALISMO.


4.Publicado por Libertché el 08/09/2011 06:06
Tengo la plena convicción, que el tercer gran problema que tiene España es el “Periodismo” detrás del Paro y la Casta Política, dado que el terrorismo parece ser se difumina en nuestro país de momento. En cuarto lugar la Justicia, es el otro gran problema. El periodismo uno de los sectores que más contribuyeron en la Transición, es sin embargo hoy, otro poder en contra de los ciudadanos. Y aunque las excepciones no confirma la regla, es uno de los sectores que más les fascina el glamour de la corrupción.

Hoy anhelar el periodismo “Independiente” es como buscar la aguja en un pajar. El nivel de corrupción y perversidad del periodismo español, ha socavado los cimientos, más sensible de la sociedad, debilitando la objetividad informativa, contraviniendo la verdad y lo que es más grave, vienen practicando la genuflexión y sometimiento a los poderes políticos, como bandera de su propio sectarismo, e incapacidad para ser libre e independiente.

La deslealtad del periodismo en contra de los ciudadanos, es el mayor atentado, y la más grande felonía que se puede infringir en cualquier Estado de Derecho. Porque una cosa es tener principios y convicciones ideológicas personales y otra muy distinta, es anteponer, esos principios al servicio de la corrupción política, la mentira, la calumnia, la infamia y la ignominia.

Los canallescos medios afines a los distintos signos de color político, no solo han vendido su propia dignidad y decencia, sino que vienen pervirtiendo lo más esencial del sentido, critico, objetivo e imparcial, confundiendo a la ciudadanía con sutiles tergiversaciones, manipulación, papanatismos panegírico y falsas expectativas, con la única finalidad, de contar propagar y comunicar, lo que sus amos los poderes políticos les ordenan y mandan.

Lamentablemente uno de los ejes básicos, de la libertad y la democracia de los ciudadanos, han claudicado para caer en la más aberrante “prostitución” y en el fango escatológico de sus propias miserias, traicionando y “fusilando”, los nobles sentimientos de las mayorías de ciudadanos libre pensantes, y convencidos demócratas exentos de sectarismos partidistas.












Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros