Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

España y el Dia Internacional contra la Corrupción


Nota



España y el Dia Internacional contra la Corrupción
Hoy es el Día Internacional contra la Corrupción, una lacra que contamina nuestro mundo y que hace que la vida de millones de seres sea más desgraciada, más injusta, más desigual, menos digna y menos libre. Las encuestas e informes de Naciones Unidas reflejan que, a pesar de las condenas internacionales y campañas, la corrupción no sólo no retrocede sino que, en muchos casos, está avanzando.

Es el caso de España, un país que se está ganando una fama internacional como nido de corruptos por una acumulación de factores negativos como son la especulación urbanística, la lluvia de alcaldes y concejales encarcelados, la penetración de la corrupción dentro de la política y las fuerzas de seguridad, la invación de mafias extranjeras y la existencia de una justicia, quizás demasiado permisiva, que ha convertido a España en un paraiso para delincuentes.

Los datos emanados del Barómetro Global de la Corrupción 2006, publicado por Transparency Internacional, son demoledores: en España, sólo el 23 por ciento de los encuestados aprecia que el Gobierno es eficaz en la lucha contra la corrupción. Un 36% cree que es ineficaz, un 13% que es muy ineficaz y un 10% cree que incluso la fomenta. Los españoles opinan que el sector más corrupto es el de los partidos políticos, seguido por las empresas privadas y por los medios de comunicación.

Ante este panorama, cabe preguntarse: ¿Cómo pueden ser los gestores de la democracia unos partidos políticos a los que el ciudadano considera como las instituciones más corruptas del planeta?

La verdadera causa de que España esté avanzando por esa nefasta ruta de la corrupción es que la democracia, que es el mejor antídoto existente contra el delito y el abuso de poder, está se está degradando y no funciona.

La democracia sólo funciona como antídoto frente a la corrupción y el delito cuando los ciudadanos creen en ella, cuando sus poderes y fuerzas están equilibrados, cuando existe una prensa libre con capacidad crítica, cuando la sociedad civil opera como contrapeso del gobierno y cuando los poderes básicos del Estado funcionan con independencia y se vigilan unos a otros.

Pero en España esos equilibrios no existen porque el ciudadano ya no confia en el gobierno, porque los partidos políticos han acaparado un poder desmesurado y han invadido, sin escrúpulos ni prudencia, la sociedad civil, los poderes básicos y la prensa libre, ocupando también instituciones y espacios de la sociedad civil que les están vedados, como sindicatos, universidades, religiones, fundaciones, medios de comunicación y hasta empresas, al mismo tiempo que relegaba al ciudadano, que es el soberano indiscutible en democracia, a un vergonzoso segundo plano.

Luchar contra la corrupción en España significa regenerar la democracia. Es el único camino.

Franky  
Viernes, 8 de Diciembre 2006
Artículo leído 1027 veces




Comentarios:

1.Publicado por Clandestino el 10/12/2006 00:34
La corrupción en España, aún siendo un mal generalizado e implantado en el Estado, ante la indiferencia ciudadana y en el conocimiento general de esta, incluidos los poderes del Estado, algunos como beneficiarios, no sería, ni remotamente, el peor mal que aqueja la vida pública o que más afecte al ciudadano, a pesar de ser tan oneroso que le reduce su poder adquisitivo en un porcentaje insoportable, sino fuera porque es el útil mas eficaz contra su posible articulación en reivindicación de sus derechos. La corrupción ha hipotecado no solo el futuro económico de la Nación, sino que garantiza la renuncia a sus derechos fundamentales.

Pero el verdadero mal es el sistema ocupa, como coladero unidireccional de rufianes en el Estado, hasta llegar a la dramática situación actual. Un sistema que solo admite la posibilidad de medrar, "políticamente", a los sinvergüenzas y maleantes. Que cuando llegan a la cumbre no hay medio de apearlos ni de impedir la conclusión de sus fechorías, por la absoluta ausencia de controles, institucionales y ciudadanos, que lo impidan. Es la podredumbre del sistema el gran mal que soporta la Nación, al ser arrojada de él. Al haber erradicado la política, implantando, en su lugar, prácticas de corte mafioso que harían sonrojar hasta al propio Al Capone. Un sistema gestionado por una casta que lejos de ser política, ha ocupado el Estado, simulando dos bandos en una alternancia de poder cada vez más sólido y de unos servicios cada vez más precarios y omitidos, siendo absorbidos todos los recursos del Estado y los derivados del abuso y explotación sobre el pueblo indefenso, por los ocupas y sus espónsors que les promocionan y facilitan su ascenso a liderar el gran chollo nacional.

La situación a día de hoy es la de todo un Estado, con la anexión de los distintos responsables de las distintas instituciones, a disposición de nacionalistas radicales, terroristas, fascistas, corruptos, iluminados, grupos de presión, poderes fácticos, separatistas, renegados, mierdecillas con coche oficial, traidores, benefactores de extrañas leyes recaudatorias o de discriminación antidemocrática e ilegítima, y una larga lista de acreedores y comerciantes de votos y otros oscuros servicios -sumado a la morralla de la peor calaña que pulula líbremente por nuestras calles y por nuestras casas robando y agrediendo impunemente- conformando las huestes del cabecilla zp, que de esta guisa reorganiza los restos del ejército perdedor en el treinta y nueve, con la misión de cumplir su vendetta "ganando" la Guerra Civil.

La corrupción es sencillamente el medio, heredado, del que se sirve el nuevo caudillo en jefe -a veces dictador y a veces tirano rencoroso, a veces pardillo y a veces monclovita, a veces rojo pero jamás con sonrojo, y siempre mentidor impasible- para comprar y convencer a los que serán sus socios aliados en la legalización de sus barbaridades y crueles ensañamientos con la población, maniatada, silenciada y desestabilizada bajo esa misma corrupción y que representa los valores que se impuso así mismo como refugio de supervivencia dentro de la dictadura y que tanto aborrecen los delincuentes del poder. Un pueblo que soporta sobre sus cansadas espaldas y vejada dignidad, el sobrepeso de pagar la corrupción, las leyes inútiles y altamente gravosas, sus despilfarros y errores, a ese ejército de enemigos y el equipamiento que utilizará para su propia represión, la compra de votos mediante subvención y favores, el costo con el que silencian a los diferentes garantes de la legalidad democrática, garantes del derecho laboral, de la justicia, del amparo del Estado frente a gente como ellos, a la seguridad ciudadana o a los que deben impedir el acceso al Estado a gente como ellos, y a los terroristas, y a los fascistas radicales o a los traidores y desertores del deber con la Nación.

Un pueblo despojado, de forma miserable y cobardemente legal, de su condición de soberano y de ciudadano, quedando reducido a condición de súbditos vasallos de los forajidos del poder, visibles y ocultos, cuya supervivencia se permite -si le queda algo tras cumplir con los abusivos deberes fiscales y de las diversas formas de robos y esquilmos legales- solo porque son necesarios para reconvertir su esfuerzo y su sangre, en el oro que además han de portear, en calidad de esclavos, a sus arcas. Esclavos que han de satisfacer las ansias de poder, la avaricia y lo que se le antoje al amo, además de procurar su propio sustento y pervivencia, eludiendo la acción impune de la criminalidad marginal con la que es obligado a convivir.

Recuperar la soberanía, la dignidad y acceder a la democracia, le supone al pueblo español renunciar al lastre de su mísero patrimonio, como fruto de la doble estafa de pagar democracia sin obtener ni la muestra y pagar dos viviendas por una, condicionado a renunciar a la reclamación de sus derechos. Podrán tomar el Estado que les pertenece, arrojando a la mazmorra a toda la canalla que lo ocupa. Un pueblo que trabaja y cumple sus deberes con el Estado, tiene derecho a que este le garantice el poder adquisitivo para vivir con dignidad y todos sus derechos.

"Sin lucha no hay victorias".

"No genera violencia quien defiende sus derechos, sino quien los hurta".

Saludos.

2.Publicado por MI GA JA el 10/12/2006 22:48
" " CREO QUE SOY EL MENOS INDICADO PARA COMENTARLO " "

Pediría a nuestros gobernantes que tanto hablan de reformar la Constitución para modernizarla, que aplicaran un poco de sentido común con la que tenemos y que se apliquen las leyes que emanan de ella. . .Que las Instituciones en general funcionaran satisfactoriamente bien, en especial la JUSTICIA y ya nos podríamos conformar. . . LA CORRUPCION desaparecería en un mínimo plazo de tiempo. . .Saludos MI GA JA





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros