Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

España: la regeneración es imposible bajo los partidos políticos


Nota

La noche del lunes 7 de diciembre, al ver y analizar el debate entre la vicepresidenta Soraya y los dirigentes del PSOE, Ciudadanos y Podemos, me reafirmé en mi criterio de que los partidos políticos son el peor enemigo de la democracia y el mayor obstáculo para que exista una sociedad justa, ética y promotora de valores y méritos. Sus peleas, sus mediocridad, su frivolidad a la hora de analizar, sus superficiales recetas, su tendencia a mentir y, sobre todo, su silencio ante los verdadero problemas de España me obligan a afirmar que nunca existirá la democracia mientras la pieza clave del sistema sigan siendo los partidos políticos y no los ciudadanos y la sociedad civil.
---



Un amigo me ha propuesto ingresar en su partido político regeneracionista que ni siquiera sé como se llama y le he dicho que no y que solo entraría si tuvieran menos de cien militantes. Me ha respondido que solo tienen 23 y le he pedido que me deje pensarlo. Es probable que le diga que me apunte, pero que me avise, para borrarme, cuando lleguen a ser más de cien militantes.

No creo en los partidos políticos porque, como su nombre indica, parten y dividen la sociedad. Pero hay muchas otras razones, entre ellas que terminan siempre corrompiéndose, contaminando la vida pública y la sociedad, degradando a los ciudadanos y siendo un obstáculo para la justicia, el verdadero progreso y el avance del bien.

Su obsesión por obtener el poder y la falta de democracia interna les convierten, generalmente, en fábricas de mediocres, corruptos y déspotas. En los hornos de los partidos, en especial en aquellos alejados de la democracia, como los que existen en España, sin controles ciudadanos y con demasiado poder, es imposible que se formen dirigentes democráticos. La ausencia de debate, el servilismo, la sumisión al líder, la omertá y el falso mesianismo les invalidan como escuelas de liderazgo democrático y les impiden cumplir sus misiones de representar a los ciudadanos ante el Estado y posibilitar la participación ciudadana en la política.

Solo se representan a ellos mismos y a sus partidos, nunca al pueblo y, de manera casi irremediable, terminan corrompiéndose.

Aristóteles decía que los cargos públicos deberían durar poco tiempo, precisamente para evitar la corrupción, pero los políticos del presente sueñan con ser eternos, justo lo contrario.

Algunos creen que los partidos políticos nacieron con la democracia y son parte esencial del sistema. Se equivocan porque la historia refleja precisamente lo contrario, que los partidos, durante muchos siglos, fueron considerados como el principal obstáculo para la vigencia de la libertad y el funcionamiento del sistema democrático.

Reproduzco unos párrafos de mi libro Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007), que analizan con claridad el conflicto entre partidos políticos y democracia:

“Los orígenes de los actuales partidos políticos se remontan a la Roma republicana. Entonces se denominaban “factio” y los autores lo describían como un grupo político perturbador y nocivo destinado a “facere” (hacer) “actos siniestros”. La palabra “partido” proviene también del término latino “partire”, que significa “dividir”, pero este término no adquiere significación en la política hasta el siglo XVII, aunque entonces su significado se acercaba más al concepto de “secta”. Refiriéndose a los partidos, Maquiavelo decía que esas “partes” llevan a la ciudad hasta su “ruina”. Montesquieu, en “El espíritu de las leyes”, condena lo que representan las “facciones”, por entonces todavía escasamente diferenciadas de los “partidos”. Bolinbroke afirma que “los partidos son un mal político y las facciones son los peores de todos los partidos” y “los partidos dividen a un pueblo por principios”. David Hume es todavía más duro en su juicio: “las facciones subvierten el gobierno, dejan impotentes a las leyes y engendran las mas feroces animadversidades entre los hombres de la misma nación”. Pero Hume ya utiliza el término “partido” cuando dice que “los partidos raras veces se encuentran puros, sin adulterar” y “los partidos basados en principios, especialmente en principios abstractos y especulativos, sólo se conocen en los tiempos modernos y quizá sean el fenómeno más extraordinario e inexplicable que se haya dado hasta ahora en los asuntos humanos”. Sin embargo, es Edmund Burke el primero en aventurar una definición de partido: “Un partido es un cuerpo de hombres unidos para promover, mediante su labor conjunta, el interés nacional sobre la base de algún principio particular acerca del cual todos están de acuerdo”. Burke comparte el desprecio filosófico por las facciones políticas, pero sitúa a los partidos en una dimensión superior cuando sostiene que “Esta generosa ambición de poder (la del partido) se distinguirá fácilmente de la lucha mezquina e interesada por obtener puestos y emolumentos (de las facciones)".

La imagen de los partidos ni siquiera mejora durante la Revolución Francesa, cuyos líderes, siempre enfrentados y en lucha fratricida, fueron unánimes al condenar a los partidos políticos, hasta el punto de que la principal acusación que se “escupían” unos a otros era de la “chef de partí” (jefe de partido), un “delito” que, en aquellos tiempos, algunos pagaron con la cabeza guillotinada. Dantón advertía: “Si nos exasperamos los unos contra los otros acabaremos formando partidos, cuando no necesitamos más que uno, el de la razón”. El juicio de Saint Just es durísimo: “Todo partido es criminal” y “Al dividir a un pueblo, las facciones sustituyen a la libertad por la furia del partidismo”. En general, para los patriotas franceses, los partidos y facciones eran considerados como una conspiración contra la nación.

Los padres fundadores de la nación americana, la primera creada bajo los más exigentes cánones de la libertad y los derechos de la época, no tienen mejor concepto del partido político. Madison consideraba a las facciones “contraria a los derechos de otros ciudadanos o de los intereses permanentes y agregados de la comunidad”, mientras que George Washington, en su “Discurso de Adios” de 1796, afirma: “La libertad... es de hecho poco más que un nombre cuando el gobierno es demasiado débil para soportar los embates de las facciones... Permitidme... advertiros del modo más solemne en contra de los efectos nocivos del espíritu del partido”. El criterio de Thomas Jefferson se parece al de Bolingbroke y considera al partido como una “amenaza” para los “principios republicanos”.

En honor a la verdad, esa cautela y prevención frente a los partidos jamás ha dejado de existir en la cultura política occidental, aunque también hay que admitir que, desde mediados del siglo XIX hasta hoy, los partidos se han desarrollado mucho más en el terreno práctico, convirtiéndose en las piezas esenciales del sistema, que en el terreno teórico, donde siguen faltando análisis que expliquen su inesperado e invencible asalto del poder democrático. Ostrogorski, en 1902, para evitar los males de los partidos, proponía sustituirlos por ligas flotantes que se disolvieran después de cada elección, dejando libres y sin ataduras a los electos. Michels también se declara desalentado ante el carácter “antidemocrático” y “oligárquico” de los partidos. Casi con unanimidad, los autores siguen advirtiendo del peligro. Sartori, por ejemplo, dice que “Los impulsos de búsqueda del poder por parte de los partidos son constantes” y también que “el político de partido está motivado por el egoísmo más primario”. Sartori pretende cubrir algunos de los evidentes huecos teóricos al afirmar que los partidos son distintos de las facciones, que son parte de un todo político y que, como conductos de expresión, su misión fundamental en democracia es transmitir a las autoridades, con solvencia, los deseos del pueblo. Sin embargo, el autor admite que “más que expresar y reflejar la opinión pública, configuran, y de hecho manipulan, la opinión” y, en otro momento, que “la representación es perfectamente concebible y posible sin partidos”, criterios autorizados que dejan muy mal paradas a estas formaciones que se han convertido, gracias a su ambición y capacidad de maniobra, en la columna vertebral de las democracias.

Los partidos políticos, tal como los conocemos ahora, ni siquiera tienen un siglo y medio de vida. Son un producto tardío de la revolución industrial que no llega a encontrar condiciones favorables hasta que se consagra el derecho al voto. Pero en ese corto espacio de tiempo han conquistado la democracia y el Estado, convirtiéndose, de facto, en las instituciones más poderosas de nuestro tiempo.”



Francisco Rubiales

- -
Martes, 8 de Diciembre 2015
Artículo leído 1024 veces




Comentarios:

1.Publicado por Ernesto Oyonarte el 08/12/2015 10:24
Si, si....pero hay alguien más? (cómo el chiste)

Descendamos a la realidad.
¿Quién gobierna?. ¿Cómo se gobierna?
¿Los sustituimos por Consejos de Administración pública?
Ya sabemos que los partidos políticos se corrompen.
Pero, usted ¿que solución propone sin partidos políticos?
Que sea viable....por supuesto.

2.Publicado por arckanum el 08/12/2015 10:44
La foto desde luego da miedo, nuevamente os la van a meter doblada, cuatro tipos diciendo, nada, absolutamente nada...en fin.
Más de lo mismo y lo que es curioso del tema es que a pesar de la brutal corrupción del gobierno Español a todos los niveles, estos como si no fuera con ellos y la gente acatando y tragando lo intragable.
Por cierto donde se a visto que el candidato del PP no este presente????
Desde luego y disculpenme esto solo pasa en España, tal cual.

Nadie dice o propone suprimir el auténtico cancer Español ( las autonomías) entre otras muchísimas cosas?????

Pues no.

3.Publicado por Blogger el 08/12/2015 11:23
Sr. Oyonarte:

Mi libro Democracia Severa, recién publicado por Tecnos, aborda ese tema y describe las reformas necesarias para que la Democracia vuelva a funcionar. Los partidos políticos no son imprescindibles y a la democracia le faltan piezas decisivas, como la sociedad civil organizada y representada, como si fuera el partido de los ciudadanos, mas importante y con mas peso que los partidos políticos actuales. Léalo y descubrirá que hay grandes prederas llenas de cesped esperando a los búfalos atolondrados.

F. Rubiales

4.Publicado por Figuración el 08/12/2015 11:36
#3508-12-2015 / 11:12FIGURACIÓN
Puntuación 0
Fútbol politizado.

El presidente flotante de Norteamérica (U otros. Odiados nacionalmente, machacados políticamente y arrojados al retrete históricamente) ha pedido una tregua en esta Guerra de guerras por todo el planeta, lo que se interpreta popularmente como petición de piedad en grado de lamento junto al quejido de la estocada. Y no es para menos, porque el famoso Nuevo Desorden nació muerto y todo el planeta disfruta de su presente entierro, se ríe de su fracaso y acelera su despedida. (Ordenarlo es labor de personal “estándar”, nada de veletas subdesarrolladas).

Otro tanto puede disfrutase en el territorio de los galos, donde el impulso cósmico de patria, pan y paz, avanza también lo suyo. En la realidad viviente, esa pulsión apasionada y ese vector innombrable, no cesan de arrollar a su paso ni para de moler a los fantoches, pero lo hace tan lentamente, que es necesario secuenciarlo en el tiempo para percibir tan notable combate y su resultado constante e inevitable. (Esa fuerza por sí sola, embute todo intento de seguir destruyendo la vida social y particular del público.)

Asimismo, el enemigo de la especie humana ha coleccionado otro gol por la escuadra en la América del Sur, poniendo de manifiesto que el recule, el espanto y la paliza, van cobrando niveles de record. (Como debe ser, según carta de navegación de la homo sapiens.)

De todas formas, en el tiempo real y corriente, el esquema del proceso se rompe continuamente, da saltos atrás y adelante, de arriba abajo, de lado a lado, síntomas todos del volcán subyacente, preludios de graves convulsiones, anuncios de determinantes brechas, férrea impotencia de las marionetas oficiales; en otras palabras, jalones de más goles a lo Panenka y, finalmente, la ArchiAnunciada Goleada de escándalo.

(Este espectáculo es ostensiblemente Homérico; para creyentes, Bíblico; para impresionables, Mágico)

Pero el miedo tiene que llegar todavía a la Champions. Luego ya se verá.

5.Publicado por vanlop el 08/12/2015 12:57


Lamentablemente la sociedad se ha acomodado a la indolencia y a que otros hagan el esfuerzo y no parece probable que quiera prescindir de los partidos.

La mayoría o al menos una parte importante vivimos en una comunidad de vecinos. Los que tenemos cierta edad, recordamos cuando se popularizaron los administradores de fincas, que supongo será una profesión de siempre pero que en los últimos años ha adquirido un desarrollo espectacular.

Se ha pasado de una administración de la comunidad por parte de los vecinos, con todos sus problemas y defectos a una administración profesionalizada que también tiene sus defectos y además de los emolumentos del administrador supone que cualquier obra sale más cara y sin embargo todo el mundo lo prefiere y cada vez que se habla de administrar la comunidad por los vecinos, se levantan voces airadas en contra.

Pienso que es producto de la riqueza de la gente. Nos quejamos de no llegar a fin de mes, pero no nos privamos de determinados lujos que ya se han incorporado a nuestra vida de forma que los consideramos necesidades. Por ejemplo, ¿quién no considera una necesidad tener un teléfono de 500 € con un gasto mensual de 30 o 40 € como mínimo? Pues hace diez años, eso aparte de no existir, se hubiera considerado un lujo y hace 20 años, era un lujo tener un móvil.

De la misma forma, pagamos a "criados" para que nos solucionen los problemas públicos. Todos saben que no sólo nos roban sino que el despilfarro es un gasto mayor que el robo pero nadie protesta en serio, porque la alternativa es meterse en la cosa pública y eso es muy molesto y desagradable. Es mejor que lo hagan otros aunque sean unos sinvergüenzas.

Es cierto que nos vendieron una burra coja y ciega, pero tras cuarenta años, la gente ya tiene muy claro como es la burra, pero si sumamos el desconcierto a la pereza, el sistema se perpetua. Porque la gente podría hacer algo, aunque sea en el bar, discusiones de barra, pero que indican que hay preocupación. Pero la gente no se mete en política, la gente discute de fútbol.

Y a pesar que cada español es un experto en la cosa del balón, la corrupción , el despilfarro y la tomadura de pelo al aficionado son las constantes en ese llamado deporte. Y con todo lo que todos saben, los del sistema futbolero hacen lo que les da la gana y de no ser por la voracidad recaudatoria de Hacienda, que no el sentido de justicia, no nos enteraríamos de los chanchullos económicos que hay y ante los que nadie reacciona. Se da por sentado que los directivos utilizan los clubes o la federación para sus negocios particulares y para llevarse un dinero cada año. Y eso se acepta sin problema.

Y si en algo que afecta directamente al bolsillo de la gente que paga su cuota al club de forma voluntaria, nadie protesta, en la cosa pública, que no es voluntaria, mucho menos van a protestar.

La conclusión a la que se llega es desoladora, la gente por pereza y por otras cosas acepta gustosa que le roben y los manejen a su antojo y lo que es peor, se acepta pagar un tributo en sangre, en forma de terrorismo o de guerras lejanas o no tanto. Y lo peor es que la gente sabe que esto no está bien, que se puede hacer de otra forma.

Aquí la cosa está tan mal que podemos decir aquello que aparece en la puerta del infierno: lasciati ogni speranza. Que en italiano queda más fino.


6.Publicado por vanlop el 08/12/2015 13:10


Ayer me increpaba un amigo cuando le dije que no vería el debate, que ya me enteraría hoy por los comentarios de gentes que saben de esto. Y parece que acerté. Ya me imaginaba que sería, como decían en La Codorniz, la nada con sifón.

Pero debió ser mucho peor ya que D. Francisco ni se digna comentar algo, así que me ahorré un rato de tiempo perdido.

Ayer se organizó una pequeña polémica en el blog sobre las distintas posibilidades de voto. Todas tienen ventajas e inconvenientes y se han dicho hasta la saciedad, por tanto que cada cual en conciencia haga lo que considere oportuno, siempre que se haga de forma meditada y sabiendo plenamente que no sirve para nada.

Además y en tanto no me demuestren con hechos irrefutables lo contrario, pienso que los resultados se manipulan. Por ejemplo, los votos en blanco más los obtenidos por escaños en blanco y similares, serán algo más de 200 000, sin llegar a los 300. Y la abstención será de entre el 30 y el 40 %, tal vez más próxima al 30 e incluso inferior, que hay mucha tensión en la gente.

Sin embargo, con los que hablo, me dicen que ni se van a molestar en ir.

El 20 saldremos de dudas o se nos aumentarán.


7.Publicado por SALVADOR el 08/12/2015 21:26
UN PUEBLO SIN DIGNIDAD
Siendo los males que nos aquejan , la crisis economica, la nefasta clase politica o la corrupción que nos han metido , lo peor de la gravedad de nuestra enfermedad esta sin duda en la pwerdida de dignidad . Dignidad que esta sociedad ha perdido en la voragine del cambio que nos ha conducido a pensar que todo vale siempre que sea politicamente correcto . Lo politicamente correcto viene ser una especie de mediocridad . No meterse en problemas significa mirar para otro lado , renunciar a la busqueda de la verdad, de la justicia....LA CASTA POLITICA , SE NOS ANTOJA DESPRECIABLE ; PERO OLVIDAMOS QUE EL CALDO DE CULTIVO , LA ATMOSFERA QUE LES PERMITE HACERLO LA HEMOS GENERADO TODOS NOSOTROS , UN PUEBLO SIN DIGNIDAD, VOTANDO ELECCION TRAS ELECCION.

Es una cuestión de PRINCIPIOS Y DIGNIDAD!!
Como puede alguien quedarse con la conciencia tranquila, sabiendo que acude a votar y LEGITIMAR un régimen de CORRUPCION TOTAL!!!!, para votar a "lideres" que suspenden con creces en las encuestas y en los debates y a los que únicamente les preocupa el poder para seguir beneficiándose(CORRUPCION) del sistema que ellos mismos se dieron y sabiendo además que en el momento de depositar su papeleta en las urnas no habrá ningún diputado que les esté representando en el congreso que ejerza de CONTROL sobre el ejecutivo, al que poder revocar en caso de incumpliento de lo prometido, ya que con el actual sistema proporcional los diputados solo rinden cuentas por mandato imperativo ante el lider que les puso a dedo en las listas.
Todo aquel que acuda a votar el 20D se convierte en cómplice de la CORRUPCION del actual régimen partidocrático y del nefasto porvenir que nos espera a los españoles de continuar legitimando el actual sistema.
La ingeniería social y el adoctrinamiento en institutos y universidades ya se encarga de convencer a los jóvenes de que acudan a votar en "la fiesta de la democracia", no hace falta que contribuya usted con la excusa de PODEMOS.
El problema de haber aupado a partidos como PODEMOS y no a otros que pudieran dejar en evidencia las carencias del actual sistema, ha sido gracias a la difusión mediática de los medios del régimen, por pura estrategia electoral dándole cabida en todas las tertulias políticas, no de los españoles.
ABSTENCION GENERALIZADA EL 20D

8.Publicado por vanlop el 08/12/2015 22:31

Encuentro estos semititulares sobre el debate de ayer, con el titular:

20-D. El debate de los cuatro mediocres: votad en blanco.

Con decirles que en lo único que estaban de acuerdo era en la gran mentira de la “ideología de género”.

Soraya, Sánchez, Rivera e Iglesias: discursos adolescentes para un país donde reina el hastío.

Soraya ejemplifica la tibieza del PP: manipula las cifras para manipular las ideas y para no mojarse.

Sánchez es el viejo socialismo burocrático: los problemas se arreglan con consenso… y demostró que la ignorancia es muy atrevida.

Albert Rivera es el neojacobinismo: la deificación de la nación. Buenas ideas, pero eso lleva al fascismo.

Y el neocomunista Iglesias, en su línea neo-soviet: agresividad, demagogia y pedantería.

Y lo poco aprovechable (salario mínimo o contrato único) de la noche se lo cargó la egolatría de la presentadora prota, Ana Pastor.

El enlace al artículo completo:

http://www.hispanidad.com/20-d-el-debate-de-los-cuatro-mediocres-votad-en-blanco.html

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros