Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

España 2000-06: años terribles


Nota



España 2000-06: años terribles
Los cuatro últimos años del gobierno de Aznar y los dos primeros del de Zapatero han sido terribles para la política española. En los últimos seis años, los irresponsables que han gobernado España han demolido buena parte de la confianza de los españoles en los políticos y hasta en el sistema democrático, llenando de sombras y amenazas el futuro del país.

Hace apenas dos décadas, los españoles eran los europeos con más fe en la democracia, pero hoy figuran ya entre los más decepcionados. Nuestros políticos son los culpables de ese enorme deterioro, consumado en tiempo record.

Cada día son menos los españoles que creen que el sistema que nos rige sea una auténtica democracia. Para comprobarlo, basta con preguntar a nuestros amigos y conocidos si creen que España es una democracia. Formular esa pregunta hace tan sólo diez años era ridículo porque la respuestas masivas serían "Si", pero ahora las cosas han cambiado y las respuestas son desoladoras. Mi sondeo personal arroja un triste 90 por ciento de gente que no cree que España sea una democracia y más de la mitad que empieza a no sentirse representada por los políticos.

Claro que esos resultados se dan en los sectores más cultos y sensibles de la sociedad, en gente informada que es capaz de analizar y extraer conclusiones con bastante independencia. La gran masa sigue todavía dentro del sistema, aunque cada día con menos confianza y más distante de los desprestigiados políticos y de sus partidos. Sin embargo, aunque los decepcionados sean todavía una clara minoría, esas elites intelectuales y sociales poseen una enorme capacidad de influencia y la experiencia demuestra que siempre terminan contagiando al resto de la sociedad.

¿Cómo es posible creer que España es una democracia cuando cada día son más evidentes las violaciones que los partidos políticos están perpetrando a las reglas del juego? ¿Existe algún freno al poder de los partidos? ¿Acaso existe independencia de los poderes básicos del Estado? ¿No es evidente que los partidos han invadido esos poderes y pugnan hoy por controlar el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial? ¿No es también evidente que muchas instituciones están siendo utilizadas como "cementerios de elefantes", donde políticos amortizados y amigos del poder cobran altos sueldos sin que aporten nada al bien común? ¿No es obvio que la sociedad civil está acosada por los partios políticos, que lo han invadido todo y que controlan hoy reductos y centros de la sociedad civil en los que nunca, por profilaxis, deberían haber entrado, como cajas de ahorros, universidades, sindicatos, asociaciones, fundaciones, clubes, cofradías, medios de comunicación y un largo etcétera?.

¿No faltan garantías procesales? ¿No es evidente que los partidos no se ruborizan cuando nombran magistrados y controlan a la Fiscalía? ¿No está contemplando la sociedad, avergonzada, cómo las leyes se tornan flexibles y se aplican con benevolencia a los terroristas, siguiendo instrucciones del gobierno? ¿No produce nauseas el espectáculo nacional de la corrupción política? ¿Por qué no van a la cárcel los políticos que se hacen multimillonarios en cuatro años con un sueldo de tres o cuatro mil euros? ¿Quién cree ya en la igualdad? ¿Donde están la fraternidad y los otros valores básicos? ¿No está la libertad, reina de los valores democráticos, cada día más mediatizada por el poder?

El espectáculo de la política se ha vuelto tan frustrante que los españoles empiezan a perder confianza en el sistema y, sin confianza, no puede haber democracia. Los partidos buscan con obsesión maligna el poder por el poder. La burocracia crece como el cáncer, mientras los españoles están convencidos de que las administraciones públicas pueden disminuirse diez veces sin que el país pierda capacidad de gestión.

Los cuatro últimos años de Aznar fueron nefastos y sirvieron para demostrar al ciudadano que el poder político, presuntamente democrático, funcionaba al margen del pueblo y sólo respondía a sus propios intereses. Aznar nos implicó en una guerra, la de Irak, en contra la la obvia mayoría de los españoles y se hizo arrogante, no sólo porque casara a su hija en el Escorial con un estilo de marajá, sinoi porque adquirió la fea costumbre de demonizar al adversario, de convertir en piltrafa a todo el que le criticase, olvidando que la critica al gobierno es el acto más saludable y terapeutico para una democracia auténtica.

Pero los dos años largos de Zapatero han servido para demostrar a los españoles que el problema no es de un partido o de otro, sino de nuestro sistema, que ha dejado de ser democrático y no funciona. La arrogancia de Zapatero no ha sido inferior a la de su predecesor. Ha ocultado información, ha tergiversado y manipulado la opinión pública y ha imitado a Aznar en su marginación del ciudadano cuando, en contra de la mayoría, ha roto el pacto antiterrorista y ha aprobado un Estatuto catalán antidemocrático, insolidario e inconstitucional, que, además, otorga privilegios a una región y dinamita la igualdad de los pueblos de España. No ha sido inferior al bigotudo de derechas en la forma como ha desarrollado la negociación con ETA, donde lo más grave ni siquiera ha sido la postración débil del Estado ante los asesinos, sino la escandalosa ausencia de claridad, de luz y de esos taquígrafos que la democracia necesita para existir y que Zapatero suprime o compra.

La reacción ante ese deterioro, lógica, es que las filas de los que creian en la democracia española se están diezmando, mientras las filas de los decepcionados y frustrados que no se sienten ya ni representados ni parte del proyecto se hacen más densas.


Franky  
Martes, 30 de Enero 2007
Artículo leído 2187 veces




Comentarios:

1.Publicado por Gundisalvo el 30/01/2007 09:34
Creo que ha llegado la hora de que aquellos que somos conscientes de la situación comencemos a despertar a la "masa" pero nos hace falta una, al menos una, prensa independiente que sirva de "aglomerante", un "Cuadernos para el diálogo" aunque con contenidos de un nivel intelectual mas asequible al gran público, y con una frecuencia mayor podría comenzar a formar la piedra que a la larga rodase por el tobogán. El editor que quiera arriesgar en una apuesta de futuro ocupando la web y la prensa escrita tiene un camino...

2.Publicado por Manuel Lissén el 30/01/2007 10:03
Coincido con tu análisis, Franky.

Creo que cada vez son más los que se están despertando del engaño de esta monarquía parlamentaria, pero quería hacerte una pregunta: en tu artículo no indicas, ni siquiera implícitamente, hacia dónde siguen los pasos de los desengañados una vez que se han ido de esta "fiesta hipócrita de la democracia". ¿Consideras, por tanto, que es más significativo el hecho de que la gente rechace el "stablishment" que el hecho de que la gente pase a la acción?

Mi opinión es que, del mismo modo que Aznar y Zapatero son dos personas radicalmente distintas y, sin embargo, dentro de sus contenciones morales cada una ha abusado de los poderes que la soberanía les ha concedido, de algún modo, creo que ocurre lo mismo a escala nacional con cada españolito: nuestra libertad se ha convertido en un demonio sediento al que no pueden contener ya ninguna clase de convención ni razonamiento. Si esto es así, mayoritariamente, aunque superemos esta pantomina oligárquica, seguiríamos de camino a la barbarie a pesar de los reflejos de aparente sensatez.

¿Por qué? Decía Sócrates en La República, hablando sobre los mecanismos que llevan de la democracia a la dictadura: "¿No es este amor a la libertad, llevado hasta el exceso y acompañado de una indiferencia extremada hacia todo lo demás, lo que pierde al fin este gobierno y hace la tiranía necesaria? [...] Cuando un estado democrático, devorado por una sed ardiente de libertad, está gobernado por malos escanciadores, que la derraman pura y la hacen beber hasta la embriaguez, entonces, si los gobernantes no son complacientes, dándole toda la libertad que quiere, son acusados y castigados, so pretexto de que son traidores que aspiran a la oligarquía. [...] Con el mismo desprecio trata el pueblo a los que muestran algún respeto y sumisión a los magistrados, echándoles en cara que para nada sirven y que son esclavos voluntarios. [...]

Que los padres se acostumbrarán a tratar a sus hijos como a sus iguales y si cabe a temerlos; éstos a igualarse con sus padres, a no tenerles ni temor ni respeto, porque en otro caso padecería su libertad; y que los ciudadanos y hasta los extranjeros aspiran a los mismos derechos. [...] Y si bajamos más la mano, encontraremos que los maestros, en semejante estado, temen y contemplan a sus discípulos, éstos se burlan de sus maestros y de sus ayos. En general los jóvenes quieren igualarse con los viejos, y pelearse con ellos ya de palabra ya de hecho. Los viejos, a su vez, quieren remedar a los jóvenes, y hacen estudio en imitar sus maneras, temiendo pasar por personas de carácter altanero y despótico."

Aunque no coincido con Platón en algunas de sus opiniones (lo cual es lógico, porque han pasado dos mil años), he de reconocer que este análisis me parece mucho más lúcido de todo lo que yo pueda decir. A la vista de esto, creo que los últimos 6 años han sido quizás la cuesta abajo de una montaña rusa que llevaríamos escalando mucho más. El desencanto con la democracia oficial podría deberse, como bien dices, Franky, al abuso por parte de los poderosos, pero, ¿y si en realidad este abuso no fuera más que el reflejo de lo que está ocurriendo en cada casa de este país? ¿Y si los ciudadanos, al habernos desentendido del mundo y haberlo dejado en manos de esos "escanciadores", somos en realidad los culpables de esta situación? Quizás si asumiéramos la parte de culpa que nos corresponde y asiéramos las responsabilidades que como ciudadanos tenemos, si tomáramos posesión del mundo que, de hecho, nos pertenece, entonces a lo mejor podríamos pensar en un futuro más acogedor.

Pero mucho me temo que aquí va a suceder como en la cocina de una escuela de hostelería donde el maestro está enseñando a sus alumnos a preparar un bizcocho. La cuadrilla de aprendices se va alejando del "chef" porque de dentro del horno sale un humo negro y un tufo a quemado preocupante. Sólo hay un horno, todos advierten el problema y cada uno tiene su propia receta del bizcocho perfecto. Cuando la distancia no es suficiente para sofocar el olor a quemado, los ánimos se crispan y algunos empiezan a increparle al profesor. Éste, viendo su autoridad cuestionada, pone de su parte a los más brutos de la escuela para que disuadan a los sedicentes. A uno de ellos le entrega la llave del gas y, a otro, la bolsa de azúcar. Con esta situación, si algún alumno decidiera advertir al profesor de que el pastel se está pudriendo, tendría que enfrentarse primero a la cuadrilla de brutos, pero, aún antes, tendría que enfrentarse al resto de los compañeros insurrectos que, recelosos del poder concedido a los brutos, y enemistados con el profesor por sus malas artes, no podrían tolerar que fuera uno de los de su "grupo de apestados" el que diera el paso por ellos, que, como no se atreven, ocupan su tiempo en evadirse del ambiente asfixiante y en alimentar la venganza. Imaginan en su soledad que cae la noche y desaparece el maestro; imaginan que todos los alumnos vuelven a la cocina, dispuestos a ocupar el horno o a defenderlo. Inventan que, de entre los marginados, algunos se alían con ellos y, una vez convertidos en liga, se disputan el horno y, finalmente, se lo arrebatan a los protegidos del maestro; a estas alturas de su ensoñación, los argumentos culinarios han cedido su sitio al rodillo y al mortero. Y llegados a este extremo, para su frustración, en sus propios sueños ven cómo el aprendiz más mezquino se une al que blande la maza más gorda y se erigen en los nuevos maestros, libres para llevar a cabo sus más retorcidos juegos quiméricos. Y yo pregunto, ¿por qué no se le ocurre a nadie abrir la ventana?

3.Publicado por Bagañete el 30/01/2007 11:00
Pués coincidiendo con el discurso del artículo de Franky, no se debe olvidar los siguiente:
La gran mayoría de las personas no se plantean si la culpa es del régimen electoral que tenemos, sino que TODOS LOS PARTIDOS SON IGUALES. No saben (o no les importa, Roma dio la clave "annona y circus") que el problema radica en que el sistema permite a los partidos políticos comportarse como dueños del país, las instituciones y nuestros derechos.
No debemos olvidarnos que este sistema propicia el clientelismo, los estómagos agradecidos de tantos que le deben el "pan de sus hijos" a determinados políticos (los nuevos amos) y los pasotas.
Y por otro lado el argumento que utiliza cada partido cuando tiene que atacar al otro "y tu mas", el discurso de un partido en el poder es diametralmente opuesto al discurso que utiliza cuando está en la oposición.

4.Publicado por Gundisalvo el 30/01/2007 13:10
Yo veo la situación más o menos así:
Tenemos una mayoría más o menos "idiotizada" por las causas que podeís leer en el artículo de hoy en mi blog y de la "annona y circus" que menciona Bagañete; unas cuantas minorías que tienen puesta la boína, o la barretina o el sombrero de donde sea y que no quieren que les hables más que de su pueblo, y luego estamos "nosotros" y ese "nosotros" es tan amplio y tan minoritario como lo era la oposición interna a Franco que desde el punto de vista del Régimen éramos todos "comunistas".
Por lo tanto, lo primero que hay que hacer es sumar al "nosotros" si hay alguien convencido de que esto no es democracia, hay que añadirle a la causa, y depués buscar o intentar "ampliar nuestra voz" y sumar "voceros" que vayan ampliando los ecos. De momento creo que el sistema está tan consolidado que las cuestiones como las de Lissén son un poco retóricas, necesarias, pero sin repuesta por el momento.

5.Publicado por Clandestino el 30/01/2007 20:05
Ni seis años, ni veinte, ni treinta y cinco. La democracia nunca fue, ni nunca hubo ningún gobierno que la quisiera, ni que respetara derechos ni libertades. Nunca.

Tras la muerte de Franco nos vendieron ese ansiado producto y como no lo conocíamos pagamos el precio sin regateo y aceptamos un remedo como sucedáneo con aspecto de verdadero. Aceptamos el engaño en la ingenuidad de creer que la democracia sería cuando menos tan clara y visible como la dictadura. Nada más lejos de la realidad.

Los últimos seis años han sido exactamente iguales que los anteriores, y que los anteriores a los anteriores: Una estafa de la casta política al ignorante, sumiso o conformista, ciudadano. Lo único que puede diferenciarlos de los veinte años anteriores es que ya estamos seguros de ser víctimas del engaño. Ya estamos seguros de que este sucedáneo de democracia es muchas veces peor que los últimos años del régimen franquista en la mayoría de sus aspectos sociales, nacionales y económicos, y no demasiado mejor en ningún aspecto político, donde las libertades son algo teóricas y enterradas bajo una montaña de leyes políticas que las impiden junto a la convivencia y el derecho.

La dictadura de Franco fue rehecha y maquillada lo justo como para que las mafias que ocuparon el Estado, nada más expulsar al Sr. Suárez, aparentaran ser políticos y demócratas. Destruyeron todo lo bueno y consolidaron todo lo peor, reinstaurando la misma dictadura bajo tules de seda, notas de violines y bajo la bandera de la libertad. Vivimos veinte años observando día a día la gran trampa en la que estamos atrapados. Huimos de un régimen dictatorial mucho más social, estable y habitable, para dejarnos caer en manos de rufianes, déspotas, manipuladores, vividores, explotadores, renegados y negreros. Veinte años en la esperanza de que en las siguientes elecciones tal vez cambiaría la situación. Pero estas pasaban y volvían otras. Misma gente con diferentes collares. Si unos eran ruines, los siguientes además mezquinos, y los siguientes además ramplones que sumaban desprecio al pagano y así suma y sigue hasta este insufrible sistema de anarquía de poderes sobre poderes y donde cada uno va a su bola pasando de legalidad y de justicia, pero teniendo todos en común el mismo afán por exprimir, silenciar e inmovilizar al ciudadano.

Lo que recogen los últimos seis años es la frustración y la desazón de una dramática realidad que se confirma como irreversible. Simplemente despejan todas las dudas y confirman la dramática realidad de nuestra condena, de forma irrevocable, a vivir como miserables o a tomar por la fuerza todo lo que nos pertenece. Esa es la única realidad objetiva y evidente de lo que queda de nuestra mona con traje de seda, o dictadura cortijera con traje de "democracia", donde la indefensión ciudadana es tal que solo se siente seguro bajo la mugre de los harapos de un partido u otro.

Todo lo demás es demagogia barata, dando vueltas al "melón", para disimular la falta de redaños en ejercer el derecho a consumirlo como acto de legítima propiedad a los derechos naturales y fundamentales, como herencia irrenunciable desde el momento de nacer.

El debate ya no sirve. Las palabras ya no sirven para el razonamiento al destruirlos esos ejércitos de voceros "bien pagaos" y encumbrados en las vertiginosas alturas de sus antenas. Ya no dicen nada al ser adulterado su significado según necesidades del grupo de poder al que sirvan. Solo queda ejercer el derecho a legítima defensa. De momento ya se producen motines y desobediencia civil en pueblos y barrios, entre colectivos civiles y policiales. También en el Estado, organizaciones criminales y partidos afines, desafían a la legalidad y a la justicia, a la grupa de la confraternización paternalista del gobierno. Cuando el Estado cae en manos ilegítimas que cede el poder a franquicias contrarias al mismo y empuja al ciudadano al borde de la desesperación, en la inexistencia de nadie con lucidez y autoridad para detenerlo y recuperarlo, el desastre está servido. Las consecuencias serán imprevisibles, pudiendo llegar a ser dramáticas.

"Cedieron la dignidad para evitar la guerra y ahora no tienen dignidad y padecen la guerra".

Hay actos que, aunque duros y arriesgados, son inevitables cuando la sinrazón se enquista en los poderes y no deja otra alternativa. Acometerlo cuanto antes, puede permitir andar erguidos dejando una herencia honorable, como referente a futuras generaciones. La claudicación ante los que lo quieren todo a cambio de nada, solo permite una pequeña tregua antes de que suspendan del todo el derecho al aliento. Tras eso, habrá que acometer el deber de defenderse desesperadamente o acabar como un miserable fardo inerme.

Solo un cobarde miserable entrega su dignidad y patrimonio, sin resistencia ni lucha por conservarlo, en cumplimiento de la más legítima, rancia y añeja ley natural.

"Sin lucha no hay victorias"

6.Publicado por Miguel Garau Jaume el 30/01/2007 22:18
"" LAS PRUEBAS LAS TENEMOS EN LAS URNAS, LA ULTIMA EN CATALUÑA "".
Para que vas a votar si al final se unen unos radicales e incomprensibles, llamados políticos y hacen y deshacen lo que les viene en gana.
En detrimento de todo el sentido común y de una convivencia democrática y pacifica, de aquí sale la irremediable corrupcion, negocios turbios, comisiones % XX millonarias, condonaciones de 1000 mill. De “ La Caixa “ y un largo etc. que todos sabemos y pagamos que en muchos casos callamos, y que si se denuncia les puede pasar algo parecido a lo mío por denunciarlo.
Como puede subsistir un estado de derecho si todo esta torcido, empezando por la Justicia, sale en la prensa diariamente de los estragos y desatinos de la Justicia.
No es creíble que estemos unidos a una EUROPA UNIDA, si estamos desunidos dentro de nuestro propio País.
Que clase de socios del CLUB EUROPEO nos pertenece ?? . . . ¿Nos aceptan como somos en esta Unión de Comunidades?? . . Merece una larga reflexión. http://mgarau.blogspot.com

Saludos cordiales,
e.mail: mgarau@hotmail.com






 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros