Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

En España no funciona lo público


Nota



 En España no funciona lo público
¿Es el INEM el paradigma del fracaso de lo público en España? La empresa tiene más de 20.000 funcionarios y un presupuesto de más de 1.000 millones de euros, pero, a pesar de que las empresas están demandando más de 100.000 trabajadores, el INEM no logra suministrarlos y apenas interviene en el 7% de las colocaciones. Cada colocación pública puede salir hasta trece veces más cara que en una empresa privada de trabajo temporal.

El INEM es un desastre, pero no es lo peor en el terreno público, donde otros sectores y actuaciones le disputan el record de ineficacia, ineficiencia y derroche.

La sanidad pública pasa por ser el escaparate del éxito de la gestión pública en España, pero se trata de un espejismo, no sólo porque las listas de espera sigan incrementándose o porque los políticos y los enchufados dispongan de una sanidad de élite, dentro de la pública. sino porque es más cara e ineficiente que la privada. La principal cualidad de la sanidad pública es que tiene dinero suficiente para invertir en equipòs altamente costosos, pero su eficiencia está por los suelos. La sanidad pública es tres veces más costosa que la privada y cinco veces más ineficiente, a juzgar por lo que cuesta una cama o una operación, por el tiempo de espera y otros muchos índices y datos.

En educación ocurre lo mismo. La escuela privada es más barata y mejor que la pública, que está perdiendo su antigua eficacia a medida que se desmoralizan y envejecen los viejos maestros, entregados y generosos con su esfuerzo, y sos sustituidos por personal menos preparado, aunque más fanático y sometido al poder político.

Las empresas públicas son un recurso que los gobiernos utilizan para burlar los controles al gasto y para incrementar su clientelismo, pero cada empresa pública constituye un fracaso, si se analizan sus números. Casi todas son innecesarias, pero crecen como la espuma. Antes sólo se creaban cuando la iniciativa privada no cubría una necesidad o un servicio, pero ahora ya existen en todos los ámbitos y ramas, respondiendo sólo al capricho de los gobiernos y de los políticos.

Cargadas de funcionarios, con presupuestos públicos en constante aumento y beneficiadas por mercados cautivos, esas empresas cuestan un riñón al contribuyente, cada año más dinero, y bajan constantemente sus ratios de competitividad y eficiencia. Después de una década de funcionamiento, cualquier empresa pública es ya una ruina sin otra salida que la privatización, pero los políticos prefieren seguir pagando sus alocados presupuestos antes que prescindir del poder que esas empresas representan en la batalla del clientelismo y del control de la sociedad.

Según los expertos, las empresas públicas en España son una plaga costosa e ineficiente que refleja hasta que punto las administraciones y gobiernos son inoperantes, manirotos y ruinosos para la ciudadanía. Esas empresas crecen no sólo en los ayuntamientos y regiones dominadas por la izquierda, sino también en los feudos nacionalistas y en algunos de la derecha. Según algunos estudios, hay más de 1.200 empresas públicas en España que mejorarían su rendimiento y costes si fueran privatizadas.

Lo público es como el Rey Midas, pero al revés. Basta que el gobierno toque un sector para que lo arruine. Ocurre con el cine, con los libros, con las empresas municipales de aguas, con los sindicatos, con las universidades, con las cajas de ahorros y con todos los sectores donde el poder político se "cuela". Jamás obtiene un relanzamiento, sino un despilfarro vinculado a una vertiginosa caida en la productividad y la eficiencia.

Pero, como en muchos otros ámbitos, el pésimo funcionamiento de lo público es un tema maldito, prohibido y políticamente incorrecto, del que jamás hablan los intelectuales y periodistas comprados y sometidos al poder.


   
Sábado, 14 de Junio 2008
Artículo leído 1914 veces




Comentarios:

1.Publicado por Paco Jonudo el 13/06/2008 11:31
(Última noticia: Tras 3 meses de brillante gestión ministerial la miembra de Zapatero ha alumbrado...un membrillo).


2.Publicado por Traslado el 14/06/2008 09:08
Anónimo dijo...
Copiado de los debates en los blogs.


La sociedad española en la que nos ha tocado vivir, se ha manifestado como una inmensa estafa pública, un robo permanente a los ciudadanos que pagan peaje por el mero hecho de existir, por vivir, y cada día más y más caro.

Todo conflicto que se manifieste en los sucesivo se dará de bruces con el problema del poder político, lugar desde donde se puede arreglar el laberinto nacional español y solamente desde ahí. Y la cúspide de ese poder es el Rey, sostén último del régimen no ya corrupto y peligroso, también completamente inútil desde el punto de vista del funcionamiento “normal” de la sociedad, del desarrollo “sostenible” de España.

El conflicto está llegando al paroxismo: sin Ley, sin normas, sin racionalidad, sin justicia, sin capacidad adquisitiva, sin futuro económico…el colapso y el caos se ciernen sobre la Nación española.

Las contradicciones de toda índole que se vislumbran y también las que vendrán, hunden sus raíces en la grave crisis del capitalismo mundial, que por circunstancias nacionales enseñan en nuestro país su cara más tenebrosa, irritante, irresoluble, caótica.

La subida del petróleo obedece a unos intereses concretos sean cuales sean, pero esos intereses tratan por igual a un país con una fuerte estructura de transportes, que a otra como el español donde sus configuración, con motivo de esa subida de precios, ha dejado unas 250.000 personas sin utilidad pública y en la calle, sea cual sea el resultado de esta huelga de transportistas. Este tema se ha combinado también con la falta de materias para transportar debido a la crisis general y particularmente a la baja de la construcción: sobran camiones o faltan mercancías, tanto da.

Ese rasero de la irracionalidad capitalista en el diseño social basado en intereses particulares y no generales, está aplastando toda resistencia a su codicia acaparadora, y acabará antes con aquellos que son más vulnerables a sus embates. España “es el eslabón más débil de la cadena” y se romperá antes que en ninguna otra parte, aunque inevitablemente otras naciones seguirán este desastroso curso.

Ante el siniestro cuadro no valen parches como se puede comprender, pero las soluciones políticas no están a la vuelta de la esquina porque no existe ninguna organización oficial que las proporcione; muy al contrario, esas organizaciones, devenidas en una sola casta, no solamente han participado activamente en el advenimiento de la situación, también está interesada en mantenerla pues es en ella donde piensan que pueden seguir robando y disfrutando de su bienestar.

Aquí vemos otra vez que el conflicto se establece entre la ciudadanía española interesada en mantener la Nación y sus ventajas materiales, libertarias, civilizadas, y esa costra parásita y salvaje adherida a sus espaldas que forman todos los políticos y que impide su vitalidad y desarrollo. Pero su muerte está anunciada porque es imposible continuar el parasitismo habiendo matado al huésped.

Historia

Cuando se califica de histórico un acontecimiento o proceso político, está referido más que a la cronología al “punto de inflexión”, al hito, al salto cualitativo. Este momento histórico está caracterizado por una “novedad” mundial que trata de llevar más allá que nunca en la historia, el sometimiento de los seres humanos a los caprichos, pulsiones, labores del capital.

Podría considerarse como un nuevo intento a escala planetaria de lo ocurrido en la primera y segunda guerra mundial. Ambas guerras solucionaron a bombazos incluso atómicos el reparto de intereses, materias, primas, mercados… entre las grandes potencias mundiales. En el primer caso salió “mal” porque apareció una revolución en Rusia que erigió una nación y un Estado con sus propios intereses, diferentes aunque coexistentes, con la “democracia” o el “mundo libre” término que se acuñó para aglutinar toda nación que no estuviera contaminada por el “comunismo”.

Este singular hecho revolucionario y el enfrentamiento entre ambos “sistemas” tuvo entre otras consecuencias la aparición del “Estado del Bienestar” a gran escala después de acabada la segunda guerra mundial y sus benignas consecuencias para los países occidentales con el consiguiente “aparcamiento” de regímenes menos “democráticos” en el mundo “libre”; el capital se conformó con el status quo, sin duda resultado también de la presión popular en sus respectivas naciones.

En la segunda guerra mundial, causada también por ambiciones imperialistas particularmente de Alemania, nos dejó una muestra de la capacidad del capital para el sometimiento de la “mano de obra”, generando una ideología delirante basada en la pureza de raza con cuya excusa por espada se cometieron atroces matanzas. Esa ideología no era nueva, lo que resultó novedad fue tanto su concreción asesina a escala industrial, como la aceptación por gran parte de la sociedad alemana, hecho sin duda inédito en la historia moderna. Tampoco fue exclusivo de los nazis disponer de la “aceptación social”, el “Estado degenerado soviético” realizó también enormes matanzas aunque no fue “abiertamente”, sino amparado en la ocultación y en nombre de bellos ideales heredados de su revolución.

Lo que en la actualidad se muestra en el mundo y más claramente en la Península Ibérica, es una prosecución de la vieja batalla interimperialista, aunque con visos novedosos. El capital ha mantenido, potenciado y reforzado a las naciones que lo engendró como sistema dominante. Pero el capital no tiene Patria, de manera que en su desarrollo y en las condiciones generadas bajo su dominación, la forma Nacional que históricamente ha revestido y su Estado como garante general de sus intereses, basado en Leyes, Ejércitos, control social, garantía de estabilidad para sus negocios…, sólo se está reservando para los países capaces de resistir la penetración de la más extrema y profunda colonización social de las mercancías penetrando como “evangelizadoras” en una sociedad dada, aboliendo paulatinamente sus valores tradicionales o elementos y símbolos aglutinadores en las sociedades nacionales, cuyo ejemplo más acabado vive en la España actual, donde el interés gubernamental no consiste tanto en erigir nuevos valores sino en utilizar otros cualesquiera para destruir los existentes, como puede verse en los ataques a la religión Católica mediante protección o promoción de otras.

De esta forma las naciones cuya potencia general siguen siendo garantía para negocios y salvaguarda de sus multinacionales, se afanan en proteger a su nación, casos de Alemania, Francia, Inglaterra, USA…y también las emergentes como Rusia, China, India…cuyos dirigentes contemplan como inevitable y necesario la “cohesión” nacional; por el contrario, aquellos otros que no han logrado en el curso de su desarrollo una configuración adecuada para mantenerse de pie frente a la invasión de la mercancía, sucumben a la penetración de multinacionales extranjeras ¡o propias!, que entienden mucho más favorable a sus intereses la desintegración de una Nación dada.

Es el caso de España, Bolivia, Italia… y algunos países del este europeo, meras nominaciones nacionales para una colonia de explotadores, sea de sus materias primas, de su mano de obra, de sus mercados…o de todo a la vez.



Política.

En la actualidad no hay alternativa política montada en España, nadie tiene ningún interés en resolver la situación cuando no buscada sobrevenida; los únicos interesados son sus habitantes, sus ciudadanos. Se puede hablar de una clase política española única, repartida por territorios, partidos o nombres, pero desinteresados absolutamente por las cuestiones públicas dado que se dedican a lo suyo exclusivamente y aprovechando que “el mundo se hunde”.

En la legislatura anterior todavía pudo apreciarse una cierta resistencia a los nazis por parte del PP, que directa o indirectamente convocó o se adhirió a manifestaciones de carácter político, o de la AVT u otros colectivos. Esa fase parece agotada tanto por la voluntad o desistimiento de sus convocantes, como por el aturdimiento político de la sociedad que no acaba de entender lo que ocurre desde el punto de vista de la política ni ve salidas conocidas, aunque su consecuencia paralela se tramita con la creciente convicción de que los políticos son sus enemigos nacionales.

La Iglesia tampoco parece dispuesta a batirse abiertamente en pos de sus intereses, prefiere esperar y ver por dónde se desarrollan los acontecimientos, pues bastante tiene con defenderse de los continuos ataques de sus competidores en la conquista de “almas” con destino incierto.

En estas condiciones el interés por la política oficial cede paso a cuestiones más prosaicas y sociales como la preocupación por el empleo y el mantenimiento de una calidad de vida de la mayoría popular degradándose a marchas forzadas.

Parece inevitable una etapa de continuas explosiones sociales, donde el caos, la incertidumbre, el desconcierto o la parálisis de todo tipo cuando menos, se apoderará de la Nación en su conjunto. Pero eso lleva asociado la aparición de disturbios, manifestaciones, luchas, enfrentamientos, como acabamos de presenciar con el tema de los transportes y otros.

Esta es la tónica previsible, hasta ver la aparición de otras perspectivas tanto sociales como políticas que necesariamente aparecerán bien pronto. En este punto hay que tirar a la basura definitivamente la canción de las nacionalidades, las autonomías y otras mandangas reaccionarias por inexistentes como el cuento mandarín del “centro-izquierda” o el liberalismo-progresista, así como el laicismo de verdaderos curas sudorosos de chiste.

A tal respecto, y con la perspectiva del tiempo, el intento de aglutinar una fuerza ciudadana en el partido C’s fue también el último, no habrá más porque no se reúnen ya condiciones favorables ni la experiencia ha dejado de enseñar que los enemigos de los ciudadanos impedirán por todos sus medios la formación de nuevos partidos con esas características de “votantes impacientes”; eso ya no es posible.

Si algo dejó claro aquel ejercicio partidario, fueron dos cosas: a) Los neonazis son mucho más expertos y con más medios que los ciudadanos en las cuestiones organizativas. b) La media de capacidad ciudadana, tanto en conciencia como en eficacia, no alcanzó ni una “masa crítica” ni la posibilidad de quedarse con ese partido que había montado esa ciudadanía. Pero si con el entusiasmo no fue suficiente, si que incapacitó a los traidores de salirse con la suya: esta es la explicación política del abandono masivo de sus afiliados. En ese sentido se puede decir que todo lo englobado bajo el término zanahorio, fue implícitamente la vanguardia triunfante del fracaso neonazi con sus interpuestos amigos en C’s.

La insistencia de algunos en “democratizar UPD” es una tarea entre ingenua y envolvente; mayor provecho sacarían si lograran montar un grupo autónomo si se ven capaces, que andar implorando democracia a unos pájaros que saben perfectamente lo que quieren y cómo conseguirlo. Las súplicas de que “cambien” están basadas en la ilusión que a fuer de pertinaz cobra sospecha de perversamente interesada; eso que los dirigentes están en un “error” tiene su correspondencia en considerar una equivocación la política neonazi que se aplica en nuestro país: ya lo dijo Rajoy y ya vemos dónde se encuentra hoy.

Aquí no hay errores que valgan, hay cálculos y planes para esclavizarnos y la cuestión a resolver es cómo lo resolvemos por nuestros propios medios, y no con ayuda de ninguna Virgen ni santa ni laica, y menos aún laicista quita-crucifijos aliada con IU y ERC.

C. Brú
12 de junio de 2008 0:21:00 CEST

3.Publicado por Traslado el 14/06/2008 10:07




Registrado: 14 May 2008



MensajePublicado: Vie Jun 13, 2008 9:52 pm Título del mensaje: Responder citando Editar/Borrar este mensaje Borrar este mensaje

Los "partidarios" de la Nación Española, pongamos el PP, y los partidarios de su destrucción con sal como los romanos a Cartago, digamos el PSOE y amigotes, están obligados a ponerse en el mismo lado de la trinchera, son ambos enemigos de los ciudadanos españoles a los que los quieren esquilmar si bien con diferentes modelos de tijeras.

La situación actual muestra:

a) Cualquier protesta, huelga, paro...repercute inmediatamente en toda la Nación y con todas sus consecuencias, tal es el grado máximo de "Nacionalidad" y su demostración palpable que existe en España, negado durante años por los "no-nacionalistas."

b) Cualquier protesta está "máximamente" politizada, pone en cuestión al Gobierno, al poder del Estado y por tanto a la Monarquía, secuencia que seguirán en ascenso las voces de la rebelión nacional.

c) Si no es ahora cuando todo el país se levante en una huelga cuasi "obligatoria", será el mes que viene o el otro, el ascensor está engrasado y con energía suficiente.
_________________
FUERA LA MONARQUIA
República de Ciudadanos Españoles.

4.Publicado por crespo el 15/06/2008 21:07
Publicado: Dom Jun 15, 2008 8:34 pm Título del mensaje: Se acabó lo que se daba. Responder citando


Señoras y señores, aparten los chistes de su vista y pósenla sobre la vida, sobre las estanterías de los supers, sobre el robo continuado de nuestros esfuerzos nacionales y nuestras facultades personales por parte de ladrones gubernamentales que además nos quieren llevar al mundo de los esclavos. Y gastan nuestro dinero en atacarnos.

Esto no tiene otra salida, deberán sacar los tanques a la calle y haremos una guerra defensiva contra esos neonazis, hay que prepararse para ella, pongamos de nuestra parte a las Fuerzas Armadas del Estado.

ESPAÑA NO TIENE OTRA SALIDA Y EUROPA TAMPOCO.

Celebremos la victoria de la selección en Europa con la República de los Ciudadanos Españoles.

QUE SE VAYA EL REY.

5.Publicado por One el 07/07/2008 22:46
Primero.- las competencias de empleo, o sea las ofertas de trabajo, están transferidas a las Comunidades Autónomas prácticamente en la totalidad del Estado.

No es el INEM quien coloca o no coloca, por tanto.

Segundo.-El Inem no está "cargado de funcionarios". Es enormemente deficitario en personal y, de dicho personal, la mayoría, después de muchas y largas reivindicaciones, han llegado a mileuristas este año.

Seriedad, señores. Si no saben, no inventen.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros