Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Destacados

El peor enemigo de la especie humana


Nota

El mal adopta diferentes formas en cada momento de la Historia. En un momento, la maldad suprema se encarnó en las tribus bárbaras que avanzaban destruyendo y asesinando; en otros momentos, la maldad estuvo representada por las religiones fanáticas que asesinaban y destruían la vida y la cultura en nombre de un Dios furioso y vengador; casi siempre el mal anidó en los usureros, los mercenarios, los déspotas, los maestros de la mentira y otras especies despreciables.

En la actualidad, la más dañina representación del mal y el peor enemigo de la especie humana y del planeta que habitamos es el político.

La gran novedad de nuestra época es que en lugar de combatir al enemigo, los elegimos en las urnas y les entregamos el poder. Los políticos son como el cáncer: destructivos, pero sin que sean reconocidos por el sistema defensivo como adversario. Ese camuflaje eficaz hace del político el peor de todos los enemigos que el planeta y la raza humana han padecido en la Historia porque provoca guerras, hambre, injusticias, dolor y exterminio y, en lugar de ser castigado, se le premia, mientras él se exhibe como triunfador y exige cada vez más poder y dominio.
---



¿Por que son los políticos la encarnación suprema del mal en los tiempos presentes? Porque su deber es mejorar el mundo y luchar para propagar la virtud, el bien, la justicia y la felicidad, pero ellos han elegido el camino opuesto y, victimas de los vicios de la codicia, la soberbia y el egoísmo más despiadado, han optado por destruir y arrasar, tanto al planeta que nos acoge como a la raza humana, creada para dominarlo.

La mayoría de la gente cree que lo peor de los políticos es la corrupción, pero no es así porque la corrupción es solo una consecuencia de algo mucho peor: el mal gobierno, un liderazgo que, tras apoderarse del Estado y sus recursos, utiliza el "divide e impera" y emplea el poder para promover el mal. Los telediarios son una película de terror, no tanto por la podredumbre de la clase política, sino porque reflejan los peores vicios y carencias de una sociedad sin valores y orientada a despedazarse.

A muchos seres humanos les resulta difícil ver en algunos políticos con poder a miembros de su misma especie. Parecen distintos y resultan incomprensibles su ausencia de misericordia, su insensibilidad ante el dolor ajeno, su afán por enriquecerse, por acumular privilegios, por degradar a los demás, por hacer sufrir al prójimo, en definitiva. Ni los chacales se comportan de ese modo con sus congéneres.

La naturaleza es sabia y siempre consigue derrotar a sus enemigos. El político, por su corrupción, egoísmo, torpeza, codicia y por los inmensos daños que produce, se ha convertido en el gran enemigo del planeta y de la especie humana. El político crea guerras, saquea la economía, deteriora la naturaleza, daña al planeta, extermina especies, esclaviza a los humanos, los degrada, los empobrece y les empuja hacia la esclavitud y la infelicidad. Los políticos pudieron haber elegido una ruta distinta para gobernar, el camino del bien, promoviendo desde los gobiernos el amor, la ayuda mutua, el respeto, la honradez y otros muchos valores, pero han elegido una vía miserable, por puro egoísmo, promoviendo la envidia, el embrutecimiento y la degradación de la raza humana, sin otro fin que el egoísmo y el afán de poder, conscientes de que es mas fácil dominar a esclavos asustados y aborregados que a ciudadanos libres y pensantes.

En todos los momentos de la Historia en los que el mal avanzaba, había grupos de resistentes que promovían una visión distinta del mundo, una esperanza y la firme lucha por mejorar el mundo. Esa lucha entre el bien y el mal, la luz y las sombras, la libertad y la opresión, el bien y el mal en definitiva, es la espina dorsal de la Historia y el núcleo de la vida humana.

Todo lo que hoy resta de decencia en el mundo está en rebelión contra los enemigos de la especie y del planeta. Cualquier persona reflexiva y con capacidad de análisis sabe que los políticos corrompieron a una sociedad razonablemente sana. Por todas partes y en todas las naciones surgen grupos de resistencia que quieren cambiar el mundo y mejorarlo. En Brasil, cientos de miles de ciudadanos gritan "que se marchen todos los políticos", un grito similar al que se escucha en Francia, Alemania, Italia, Grecia, España y decenas de países de los cinco continentes. El denominador común de todos ellos es el rechazo a los que gobiernan promoviendo la pobreza, la desigualdad, la opresión y la destrucción del planeta.

El mundo está en guerra, aunque no todos los humanos sean conscientes de esa lucha. En un bando están los que quieren un mundo mejor; en el otro los que quieren seguir disfrutando de privilegios y utilizan para ello el mal en todas sus versiones, desde la tiranía al asesinato de la libertad, de la decencia y de los valores.

En apariencia, el bando de los ciudadanos deseosos de libertad y de valores es más débil, pero no es así porque los rebeldes tenemos de nuestra parte al mas poderosos de los aliados: la naturaleza. El mundo tiene sus leyes y su armonía y repudia la labor y la línea que han impuesto los depredadores. Al final de la batalla, los miserables van a ser derrotados.

Para ganar la batalla hay que conocer bien al enemigo. Parecen poderosos, pero no son nada. Están muertos, pero ellos todavía no lo saben. Son espectros sin carne ni huesos, incapaces de tener ideología y principios. Se pavonean, sonríen, parecen henchidos de orgullo y se exhiben en las televisiones, pero ellos saben que no pintan nada porque otros les mandan y les hacen sentir miedo. Sólo son fantasmas esclavos de la arrogancia y la codicia. Lo único importante que poseen es su capacidad de hacer daño y de generar rechazo. Son lo peor de la especie y la peor pesadilla del bien. Algunos los consideran poseídos por Belcebú, pero ni siquiera son malignos. Sólo son momias que desprenden mal olor, en un limbo inútil.

Se pelean entre ellos como hienas, pero siempre se ponen de acuerdo para defender sus privilegios y cuando enfrente aparece su enemigo, que es el hombre libre y pensante.

Ambas bandos saben que el arma decisiva para alcanzar la victoria es la opinión pública, la gran palestra donde los medios tienen un peso especial y donde el mal compra personas, conciencias e ideas, corrompe, miente y confunde, mientras que los luchadores por un mundo mejor utilizan el recurso que siempre ha vencido, tarde o temprano, cualquier batalla en la Historia: la verdad.

Francisco Rubiales

- -
Domingo, 17 de Abril 2016
Artículo leído 2023 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 26/04/2016 11:36

El gran problema, como dice, es identificar al enemigo. Una vez que todo el mundo tenga claro quién es el enemigo, la solución viene sola. No es una solución fácil y conlleva muchos sacrificios, pero al menos es una solución.

Esto mismo ha ocurrido en la Humanidad varias veces, muchas, si tenemos en cuenta los casos en que o se ha llegado al extremo, como ahora y que se han solucionado con mejor o peor fortuna. También se ha dado en todas partes, no sólo en Europa. Pero tal vez el mejor ejemplo sea el de Roma.

Cuando los romanos comenzaron su andadura eran un grupo de gentes sencillas que vivían en unas cuantas aldeas y que se conocían todos. Y eran honrados y solidarios. Comenzaron la expansión y llegaron al dominio del mundo. Pero conforme se expandían, fueron apareciendo las envidias y las malas formas y cuanto más grandes se hacían, más corruptos. El final lo conocemos pero normalmente no se explican las causas de ese final o se explican mal.

La causa fue la corrupción de la sociedad. Esta corrupción supuso que todos miraran por sí mismos de forma egoísta y se abandonaran las virtudes que les habían llevado a la grandeza. Nadie se sacrificaba por nada y como consecuencia, nadie quería morir en la frontera, pudiendo vivir muy bien en Roma. Y como había dinero, se contrataron mercenarios y se contrataron agricultores, pues nadie quería trabajar. Un buen día toda esta gente descubrió que eran ellos los que sostenían el imperio y reclamaron el poder político.

Nos está pasando igual. La corrupción de la sociedad, corrupción moral que hace confundir el bien y el mal y que hace que cada uno mire por sí y no por los demás, es la que nos está llevando al desastre. Es la época de los audaces, de personas capaces de pasar por encima de los demás. Y en estos tiempos sin frenos morales, lo hacen.

Vengo sosteniendo que es el momento de los sicópatas, que por su propia forma de ser son audaces y sin ningún freno moral. Las personas que prosperan en esta sociedad sin frenos morales, frenos que hemos ido quitando entre todos, pero que ellos se aprovechan especialmente. Afortunadamente no suelen ser demasiado inteligentes. Al final, debido a su audacia, temeridad irreflexiva, más bien, acaban mandando en la sociedad y terminando de corromperla, pues la supeditan a sus ambiciones.

Todo eso se acaba cuando aparece un grupo que no está dispuesto a aceptar esas normas de juego. Aveces se trata de la propia reacción de la sociedad y es un grupo de esa sociedad la los echa y hace la regeneración. Otras veces, es un grupo extraño el se hace con el poder e impone sus normas. En cualquier caso supone un trauma y la sociedad comienza de nuevo.

Y esto es lo que le va a ocurrir a Occidente, un nuevo comienzo. La duda está en si será la propia sociedad la que se organice, echando a toda la gentuza que nos manda o serán gentes de fuera las que se apoderen de la sociedad y nos obliguen a un cambio radical.

En cualquier caso los miserables desaparecen del protagonismo y la sociedad sufre un gran trauma. Por un elemental sentido de la justicia, es de esperar que los malvados reciban un castigo y el trauma social sea, aunque duro, incruento. Porque o la sociedad sufre ese trauma fuerte o no aprenderá nada y al poco tiempo volverá a poner a los sicópatas en el poder.

Naturalmente no van a ceder el poder por las buenas, lucharán con todas las argucias que puedan, pero afortunadamente son mediocres y cuando la sociedad se pone en marcha, no son capaces de frenarla.

Pero la sociedad tiene que asumir que ha colaborado con el mal y que tiene que pagar por eso. Es muy lamentable porque siempre pagan muchos inocentes, pero así son las cosas y tampoco estamos seguros del todo que existan inocentes.

2.Publicado por vanlop el 26/04/2016 11:44

Francisco López Roma

Las personas nos equivocamos y las sociedades no van a ser menos. La sociedad se equivocó el 20D y la prueba es que ni se castigó de forma contundente a nadie, ni se premió a nadie, ya que no han sido capaces de formar gobierno, salvo sorpresa de última hora y además sería un gobierno absurdo.

No soy tan fanático de la democracia como para considerar que los pueblos nunca se equivocan, los pueblos se equivocan eligiendo a impresentables y eso se da con mucha frecuencia en muchos sitios.

La ventaja de la democracia es que se puede rectificar y muchas veces se rectifica, otras no. El 26J tendremos ocasión (salvo acuerdo de última hora) de rectificar, lo que tampoco garantiza una buena elección. Y si elegimos mal, habrá que rectificar la próxima vez.

3.Publicado por francisco.lopez.roma@gmail.com el 26/04/2016 11:51
NO. Vanlop, si hay elecciones, como dije transparentes y sin violencia, tienen que ser aceptadas de todas todas. NO intentemos manipular la llamada "sociedad", que considero que no existe. La "sociedad" es el conjunto de individuos que son únicos cada uno de ellos, no intentemos meter a la gente a cada una en un tipo de gallinero, como hacen los políticos. Un respeto a cada una de las personas que han votado y ha decidido votar lo que haya decidido, aunque a usted quisiera que rectificaran.
La democracia es la única forma de que el poder esté en cierta manera acorde con la voluntad "mayoritaria" de todos y cada una de las personas que conviven en un mismo territorio, a la que les gusta llamar "sociedad" a los manipuladores.

4.Publicado por Jose el 26/04/2016 12:00
Cada vez que un ser alcanza sus libertad pone cerco a los opresor. Eduquemos a los niños a ser libres.

5.Publicado por Manu el 26/04/2016 18:35
La democracia española es un fraude. La voluntad del pueblo seria válida si los representantes elegidos en las urnas trabajaran para el ciudadano. Pero como no lo hacen y tiran esa voluntad a la papelera, pués no sirve de nada.

En España las instituciones, el Estado, son los mismos partidos que se limitan a obedecer a las siglas y las actuaciones de los parlamentarios, consejeros y ediles son las directrices que les marca su grupo.

Al dia siguiente de las elecciones el votante ya no pinta nada. De lo prometido en campaña a lo que luego se legisla media un abismo. Se dirá que las circunstancias han obligado a ello, que no habia más remedio, se incumplira la cifra del deficit y se gastará lo que no hay en los escritos.

Los políticos son unos MENTIROSOS que engañan al pueblo una y otra vez.
En España ya no hay soberania porque dependemos de lo que diga Europa y ésta a su vez de lo que acuerde el poder mundial. Al que los titeres de la casta obedecen ciegamente. Estan al servicio del mal. y no se libra ninguno.

Así que todo es una estafa y la voluntad que ponemos en nuestro voto se la lleva la corriente.

6.Publicado por Javier Flor el 05/05/2016 21:05
Puede que el mal tenga sus trucos para eliminar a los buenos, que use armas electromagnéticas para atacar el cerebro de los que se opongan a sus males:
* Pueden provocar un cáncer en el cerebro u otras partes.
* Pueden destruirlo parcialmente o afectar tu memoria y convertirte en un sicópata igual que ellos.
También puede que no sean ellos los que manden y que estos no sean ni de este planeta".
Como bien dice el artículo, "cuando conozcas a tu enemigo" se podrá solucionar el problema, ¿sabemos quién es el enemigo?, puede que ese sea el problema, sabemos quienes son los enemigos visibles, pero no realmente quienes los dirigen a ellos y a los que dirigen a los que dirigen a estos*.

7.Publicado por Democracia Templaria + DT68 el 05/05/2016 21:07
Democracia Templaria + DT618
ESTO SI ES DEMOCRACIA Y ELIMINARÍA A LA CLASE POLÍTICA DE UN PLUMAZO, TODOS A FREIR HABAS.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros