Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El inalienable derecho de los militares a la libertad de expresión


Nota



El inalienable derecho de los militares a la libertad de expresión
No existe ni siquiera una razón de peso que permita prohibir a los militares ejercer en democracia su inalienable y constitucional derecho a opinar y a ejercer la libertad de expresión.

Ni siquiera el argumento de que las opiniones de los militares son especialmente sensibles para la sociedad puede justificar que se les someta a un silencio forzado que únicamente puede explicarse desde el totalitarismo o desde el insaciable afán de poder y miedo a perderlo que exhiben los partios políticos que controlan las democracias en la actualidad.

También las opiniones de los obispos son sensibles, pero ellos pueden hablar porque los dirigentes religiosos siguen siendo libres, porque el poder político (todavía) no ha conseguido someterlos.

El diario británico “The Guardian” ha abierto el debate con un editorial publicado sobre el caso del general Mena en España y plantea la razonable teoría de que a los militares, tradicionalmente silenciados por disciplina, debería permitírsele expresar sus opiniones en las democracias avanzadas.

Un militar es un ciudadano y como tal tiene derecho a expresar su opinión. El diario reta a que alguien ponga sobre la mesa un argumento sólido que justifique el silencio forzado de los militares cuando una sociedad está dividida en torno a un asunto importante, como ocurre hoy en España con el Estatuto de Cataluña.

La disciplina militar puede seguir garantizada aunque se permita a los soldados expresar libremente su opinión porque una cosa es lo que se piensa y otra lo que se debe hacer. Para demostrarlo, podría ponerse sobre la mesa el ejemplo de miles de ciudadanos que creen que no deberían pagar impuestos porque están siendo mal gestionados por el poder y, sin embargo, los pagan “religiosamente” cada año, porque están obligados a hacerlo.

La opinión de Voto en Blanco es que los militares deben gozar de la misma libertad de expresión que cualquier ciudadano y que cuando se impide a alguien opinar, sea quien sea, es porque el poder tiene miedo a perder el control que ejerce sobre la opinión pública. Los filósofos y politólogos son prácticamente unánimes al considerar toda prohibición y represión como producto del miedo.

El arresto y destitución del general Mena ha captado la atención de los medios de comunicación británicos, como lo demuestran los espacios en radio y televisión y que también el “Financial Times” haya dedicado un espacio editorial al tema, titulado, precisamente, “Rehén de Cataluña”, con el que quiere expresar que el gobierno español, y con él la sociedad española, han quedado atrapados en la trampa catalana del Estatuto.

Franky  
Miércoles, 18 de Enero 2006
Artículo leído 1761 veces




Comentarios:

1.Publicado por Guadian el 18/01/2006 10:24
Franky yo veo que en el momento que una opinión o expresión se asocia al control sobre la fuerza, en el momento que esos ciudadanos son los que tienen las armas es cuando entramos en un terreno peligroso.

Los militares, es cierto, son ciudadanos como todos los demás pero, considero que por su directa relación con un poder que puede ser "represivo" por un uso indebido de lo que tienen bajo su cargo no tienen que poder decantarse públicamente en un sentido en otro para no provocar coacción en nadie.

Por otro lado nadie les prohibe que expresen su opinión en sus círculos de relación y evidentemente que ejerzan su derecho de participación política. Pero de cara a todos los ciudadanos considero que tienen que mostrar un estricto sentido de la neutralidad ejerciendo la misión que tienen encomendada.

Saludos,

2.Publicado por franky el 18/01/2006 10:45
Carlos. acepto tus puntualizaciones. También yo creo que deben ser "moderados" por las ordenanzas, aunque creo que la tendencia es a ampliarles las libertades, ya que una democracia madura puede sertirse lo bastante segura para permitirselo. Sin embargo, es cierto que al poseer las armas, aunque no la decisión de usarlas, deben ser prudentes. Gracias por tu opinión. Un cordial saludo.

Franky

3.Publicado por Clandestino el 18/01/2006 21:59

Es harto conocida la muy antigua y cruel solución de los mas ruines, criminales, ineptos y radicales gobernantes, desde el principio de los tiempos hasta día de hoy, de asesinar al mensajero cuando las noticias no sean favorables a sus abusos de sometimiento por represión, expolios y masacres. Es de suponer que cuando a un mensajero se le hacía portador de alguna verdad, era como condenarle a muerte irremisiblemente.

El general Mena ha dicho la verdad. Solo la verdad. De forma legal, clara, educada y legítima. Su empleo le obligaba a decirla ya que colisiona con sus responsabilidades impidiendo u obstruyendo el debido cumplimiento del deber que la sociedad y su gobierno exige a cualquier funcionario.

El estatuto catalán es la punta del complot. Luego se extenderá como una mancha de aceite. Quieran o no, el resto de autonomías se verán obligados a imitarlo. De no hacerlo se quedarán a merced del resto ya que no existirá la mediación del Estado para evitar el esquilmo de unas autonomías sobre otras. Ya que casi no existirá el Estado. Ya que no existirá España, mas que lo justo para permitir el mercado único con lo que vascos y catalanes consolidan definitivamente el expolio generosamente cedido y protegido por Franco y negociado a trozos por los "demócratas". Ya solo el repudio ciudadano a sus productos podrá evitar la ruina total en "las otras naciones".

El linchamiento vergonzoso, por los que debieron mostrar orgullo, respeto y admiración, deja claro quienes estan dentro y quienes fuera de la ley.

Nadie puede vetar la verdad a nadie. Armado o maniatado, todos tienen derecho a ella. Todos tienen el deber de pregonarla, exigirla e imponerla. El general Mena como ciudadano, como funcionario y como militar ha cumplido con su triple deber de informar a la ciudadanía, y a sus subordinados, de la alta traición, del gobierno, contra la Nación al poner su integridad, seguridad y estabilidad en manos de antiespañoles delincuentes del terror y asociados, ellos mismos incluidos.

España no tiene gobierno. Los ocupas del Estado la están destruyendo premeditada y alevosamente. Cualquiera que renuncie a gobernar España aliándose a sus enemigos, utilizando el Estado para agredirla, debe ser desalojado del mismo por cualquier medio. Todo lo demás es marear la perdiz y justificar lo injustificable.

Como muy bien dijo el General Mena, La Constitución expresa muy claro cuando, por quienes y como se ha de hacer. Se impone la necesidad de descartar el control político por deslegitimado, ya que son estos la causa que motivan la aplicación de la ley. El estado de putrefacción y hedor de la complaciente actitud del gobierno con terroristas y delincuentes, o su alianza con los socios de éstos, no da mucho tiempo para cercenar la cangrena que lo produce.

Las FF AA y resto de FSE tienen como deber prioritario el cumplimiento de la ley, sean quienes sean los infractores, y la integridad del territorio nacional. El gobierno infringe la ley. Los nacionalistas infringen la ley. Ambos trazan lindes que cambian el mapa de España.

¿A que esperan para intervenir y erradicar tanta ilegalidad?

Sería una tremenda irresponsabilidad, por parte del jefe del estado, prolongar por más tiempo una situación que se hace mas insostenible por momentos y que está a pocos días de consumarse.

Solo se pide el cumplimiento de la ley frente a los que la queman, la infringen o la ignoran. Frente a los que usan al Estado para erradicarla convirtiendo a España en un antro de facinerosos y expoliadores criminales.

¿Es mucho pedir? ¿Ya no queda nadie suficientemente responsable que lo haga? ¿Seguiremos permitiendo que sean los infractores los que castiguen a los que representan y defienden la legalidad? ¿Veremos impotentes, millones de ciudadanos, como unos pocos miles de canallas nos convierten en esclavos apátridas?

4.Publicado por VALVERDE MUDARRA, CAMILO el 20/01/2006 20:00
En efecto, es un miedo imberbe y temor de impericia; responde a formas y gestos dictatoriles conscientes o subconscientes.
Es absurdo en democracia, destituir por hablar y pensar. El General dijo lo que debía ante la nocividad y peiligrosidad del Estatuto, para la estabilidad de la Constitución; y lo que piensan muchos miltares, muchísimos españoles y extrangeros y gran parte de gentes de bien del PSOE. Y lo grave es que el tal Otegui sigue danzando y moviéndose con el terror y su amigo, ese Carod. Y a la figura esa de Algeciras que ríe y alaba a trroristas, ¿la destituyen y mandan a la misma prisión?
Un buen artículo, Franky; es digno de tu pluma. Está muy bien traído el argumento de los impuestos.
Un saludo, Camilo

5.Publicado por Alehop! el 21/01/2006 12:55
Mi padre es militar, y además una persona culta e inteligente que me ha enseñado a descubrir la necesidad de conocer, entender y pensar. Dicen los científicos que los hijos pierden la admiración por sus padres en la adolescencia, mi padre ha conseguido que no deje nunca de admirarle, a pesar de nuestras diferencias.

Creo Franky que los militares son ciudadanos, a los que se les debe otorgar todos sus derechos fundamentales reconocidos en la Constitución para cualquier ciudadano, así como todos los deberes. No sólo están atados en cuanto al derecho de libertad de expresión, están atados en cuanto al derecho de libertad de asociación, y algunos más. El estamento militar español está en plena decadencia, nuestro Ejército es tercer mundista y no defendería a España de ninguna agresión, ni si quiera de un país teóricamente menos preparado como Marruecos. Nuestro único soporte es la OTAN. Los diferentes gobiernos democráticos han ido debilitando y destruendo nuestro Ejército poco a poco, y los militares han respondido como no lo han hecho nunca los políticos, han sido honestos y fieles, siempre han cumplido con sus obligaciones, a pesar de que les pisaban derechos fundamentales, y han utilizado siempre los cauces jurídicos para defenderse de las continuas agresiones recibidas.

Los militares no son terroristas, como algunos desalmados pretenden hacernos creer, ni tampoco son franquistas que añoran el viejo sistema. Los militares son ciudadanos comprometidos con su patria, que la aman y la juran defender, como no han defendido los salmantinos su archivo. Los militares son personas nobles que defienden la Constitución y la democracia. Y a pesar de todo, los políticos, por puro miedo, siguen destruyendo poco a poco nuestro Ejército, garante de la Soberanía Nacional.

Defiendo tus tesis Franky, y le doy la razón también a Guadian. Los militares deben tener sus derechos fundamentales reconocidos y otorgados, pero deben estar sujetos a una fuerte disciplina que garantice el correcto funcionamiento del Ejército. Sin embargo lo que está sucediendo es un ejemplo más del mundo al revés. Los militares, insatisfechos por la gestión del Gobierbo de Zapatero en relación al Estatuto Catalán (y también a las negociaciones con ETA, grupo terrorista que ha asesinado a muchos militares, padres de familia, y que sigue amenazando a sus mandos) han alzado su voz, como derecho fundamental que deberían tener, para defender la Constitución, sin faltar a su juramento de neutralidad. Los militares sólo están defendiendo con las palabras lo que juraron defender con las armas. Y por ello son castigados.

Mientras tanto, cientos de intelectuales, políticos y periodistas defienden el derecho a las juventudes de ERC a quemar nuestra Constitución en actos públicos y el de los terroristas a reunirse en convenciones políticas de un partido ilegal. Los primeros estarían encantados de dar un Golpe de Estado y romper la unidad de España, los segundos tienen las armas para seguir sembrando el terror y extorsianar a los ciudadanos y a sus representantes.

Y estos intelectuales, políticos y periodistas "progres" olvidan que la verdadera democracia consiste en respetar la legalidad y el sistema democrático y político. No pretendo obligar a nadie a pensar como yo y a defender lo que considero mi patria y nación, España, y la ley que ha permitido los 25 años de mayor progreso de toda nuestra historia contemporánea (la Constitución), pero quien no esté de acuerdo con esto debe utilizar los cauces legales para cambiarlo respetando el sistema democrático de mayorías, votando a los partidos que defiendan sus ideas, votando en el parlamento una reforma de la Constitución, que deberá ser aprobada conforme al Título X de la misma, que debe acabar siendo refendada por los españoles en referendum nacional.

Todo lo demás es un atentado contra nuestro sistema democrático que debería ser sancionado. Mi aplauso al General Mena y a todos los demás militares que defienden la Constitución públicamente.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros