Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El genocidio anticatolico en la España republicana


Nota

La estupidez española parece no tener límites y una de sus peores manifestaciones es el empeño de algunos por desenterrar la guerra civil y airear recuerdos tan dañinos para la convivencia, tristes y dolorosos para todos que están mejor enterrados y olvidados.
---



El genocidio anticatolico en la España republicana
Las izquierdas españolas son incapaces de renunciar a conseguir una condena formal del Franquismo y no cesan en su intento de borrar todo vestigio o memoria histórica del régimen que ganó la guerra civil de 1936. Pero los que se niegan a enterrar un pasado que divide y rememora dolores e injusticias, deben saber que si ellos cambian los nombres de las calles y destruyen monumentos y huellas también se exponen a que la otra parte y los historiadores independientes les saquen también a los republicanos sus trapos sucios, que no fueron pocos.

En este sentido, sale a la luz la tesis de que existió un auténtico genocidio anticatolico en la España republicana, que según muchos historiadores debe reconocerse y condenarse.

Es cierto que la implantación de la Segunda República vino acompañada de una dura persecución religiosa que se manifestó en la quema de conventos, expulsión de la Compañía de Jesús, prohibición a los religiosos de dedicarse a la enseñanza, etc. y que llegó tan lejos que se convirtió en causa importante para que se desencadenara la guerra.

Poco después de la victoria del Frente Popular en febrero de 1936, 142 iglesias fueron incendiadas, primer capítulo de una brutal persecución religiosa que se mantuvo en toda España hasta la sublevación militar y continuó después en la zona dominada por el gobierno del Frente Popular, arrojando cifras tan terribles como el asesinato de 13 obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 religiosos y 283 religiosas, muchas de ellas previamente violadas.

En los ambientes académicos, donde también ha tenido repercusión el deseo de las izquierdas de desenterrar los fantasmas del pasado, se discute si aquella matanza de representantes de la Iglesia, a los que hay que añadir el de muchos miles de laicos católicos, ejecutados en razón de su fe, fue o no un caso de genocidio en toda regla.

En cualquier caso, se trató de una matanza de tan considerables proporciones, en tan solo tres años, que no puede considerarse obra de incontrolados, como afirman algunos, sino una salvaje persecución religiosa perpetrada en el bando republicano con el claro fin de exterminar al grupo religioso católico.

El genocidio se define como el “Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad.” La Corte Penal Internacional considera como genocidio ciertos actos “perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal”.

Perseguidos en muchos países, sobre todo por los extremistas musulmanes, que los están exterminando en países del oriente y de África donde son minoría, los cristianos empiezan a defenderse del acoso y de las mentiras históricas con las que se les agrede.

Esa defensa incluye un análisis de la Historia que ponga de relieve los crímenes y la sangre derramada por sus adversarios, un camino peligroso porque, al igual que hacen ciertas izquierdas, desentierra fantasmas del pasado que a todos conviene tener bien enterrados porque generan dolor y deseos de revancha.

Parece evidente que si se analiza la situación con parsimonia y lucidez, eliminar todos los vestigios del Franquismo y acosar a los católicos puede traer consigo una reacción defensiva que traiga al recuerdo episodios y actuaciones del bando republicano que no son nada ejemplares, como la desaparición del tesoro nacional en oro, los asesinatos masivos en Paracuellos y otro lugares, los asesinatos de dirigentes republicanos por sus mismos compañeros de filas y verdaderos genocidios como el que se cometió contra los católicos.

Más que la insensata revancha de los vencidos y el resurgimiento de los odios entre derechas e izquierdas, tan querido por algunos partidos de la izquierda, el nacionalismo cargado de odio y el nuevo populismo, lo que la España del presente necesita con verdadera urgencia es una regeneración de su política, podrida por corrupción y abuso de poder, y una restauración de los cementos que unen y forjan una nación, como el amor a los símbolos comunes, el conocimiento y aprecio de la historia común y la reconstrucción de las ilusiones y metas colectivas, miserablemente destrozadas por la política en las últimas décadas.

Francisco Rubiales

- -
Jueves, 21 de Julio 2016
Artículo leído 2787 veces




Comentarios:

1.Publicado por SALVADOR el 21/07/2016 08:20
Históricamente, en España ni las derechas ni las izquierdas han sido nunca "democráticas", porque jamás ha existido un régimen político que fuera "democrático", como mucho ha existido un débil parlamentarismo completamente falseado en grados muy superiores a la media europea.
Por el lado de las izquierdas, ni el republicanismo, ni el anarcosindicalismo, ni el socialismo ni el comunismo españoles han sido expresión de "democracia" en ningún sentido y en ningún momento.

Por el lado aún más estratificado y variopinto de las derechas, ni el tradicionalismo, ni el carlismo, ni el conservadurismo canovista, ni el liberalismo reformista, ni el nacional-catolicismo, ni el falangismo ni la democracia cristiana se han vinculado nunca a un concepto de "democracia" que pueda estimarse seriamente como tal. Sencillamente, en España, toda la acción y el pensamiento políticos han estado en manos de oligarquías constituidas en grupos facciosos, revolucionarios o sediciosos, ajenos por entero a toda tradición reconocible como "democrática"-formal genuina.

Y ello en buena parte se debe a que, por lo menos desde las Cortes de Cádiz hasta el día de hoy, en España ha resultado imposible formar un verdadero Estado nacional, sin el cual no hay ni la más remota oportunidad de constituir un gobierno que pueda llamarse "democrático".

La cuestión de fondo es muy complicada. Lo que hoy se llama "izquierda" es también un conjunto residual de muchos elementos históricos, está también muy estratificada, pero si nos atenemos a la izquierda oficial, en el sentido de la izquierda sociológica que se identifica con los partidos estatales que existen en la escena pública con "representación" legal, entonces, y ahí está el verdadero drama de este régimen que no ha sabido ni querido romper con el franquismo, lo que unifica y define sus actitudes, su discurso y su estrategia, es el victimismo antifranquista, con lo que viene a cerrarse el círculo: una derecha que no puede renegar de ser la heredera del Estado del 18 de julio, aunque en realidad ella misma lo ha destruido desde dentro para salvar sus intereses materiales directos, convive con una izquierda en la que el antifranquismo se expresa como un residuo que no es analizable de rencor, resentimiento y odio por encarnar, supuestamente, a una parte humillada y derrotada.
Ahora bien, todo este juego de cosas implícitas e inconscientes habría que analizarlo más detalladamente . El rey Juan Carlos es el máximo símbolo de esta paradoja extraña.

La izquierda ha sido mucho más nociva que la derecha para este país. Afirmación que se podía sustentar, razonar, con diversos argumentos, pero que tienen un denominador común: la creencia en una superioridad moral sobre el adversario político, más bien enemigo, que ya deviene, como bien señala el articulista, de tiempo atrás y, sobre todo, de la malhadada 2ª República.

Léase algunas declaraciones de Azaña y se comprobará el carácter patrimonialista que el concedía a este Régimen, creado y conducido por las fuerzas de IZQUIERDA, donde a la Derecha se le negaba cualquier legitimidad para disputar el poder a la Izquierda Republicana por él representada y al PSOE.

Estoy refiriéndome al PSOE de Prieto, Largo Caballero o Julián Besteiro. Este último, el único que encarnaba una corriente moderada dentro del PSOE. Desgraciadamente, se impuso la tesis Caballerista y, por lo tanto, revolucionaria, con el resultado que todos conocemos.

En cuanto a la derecha actual, negar que es un subproducto de ínfima calidad intelectual y moral del franquismo es algo que no merece siquiera una discusión preliminar. Su procedencia no la incapacita, lo que la incapacita es la imposibilidad de superar ese horizonte mental tan estrecho dentro del cual se mueve una ideología que encarna a la perfección Rajoy: una representación del mundo provinciana y una forma de gobernar sedentaria, como de mesa camilla y braserillo, con su secuela de familiarismo (forma suprema del clientelismo).

2.Publicado por vanlop el 21/07/2016 11:59

Como siempre, cuando se escribe algo sobre la marcha, se olvidan cosas y ayer no fue la excepción. Se me olvidaron varias, pero la más importante fue señalar que toda la parafernalia de derechos humanos que nos presentan como surgidos por generación espontánea en la Revolución, no es más que la adaptación laica de lo que señala desde siempre el cristianismo y esta fue una curiosa paradoja, que en nombre de los derechos humanos, fruto del cristianismo, se masacrara a los cristianos, como ocurrió en algunas partes de Francia donde llegó al grado de genocidio.

La izquierda, los marxistas, desgraciadamente no existe una izquierda no marxista. En realidad si existe y hay varias corrientes, pero todas son testimoniales y aquellos que se definen de izquierdas sin mencionar el marxismo, al ahondar en sus ideas, allí aparece resplandeciente. Es algo parecido a los republicanos de derechas, que también son testimoniales.

Pues esta izquierda, que nos manda, es incapaz de plantear una actuación política sin recurrir a los fantasmas del pasado y al odio. Esta táctica, que se supone le da réditos electorales, ha envenenado unas relaciones entre españoles que en los setenta eran razonablemente buenas.

Es falso que la transición trajera la reconciliación, al contrario, se pasó de un país reconciliado a un país dividido. En esa época la gente se casaba sin preguntar los antecedentes familiares y el ejemplo más claro lo tenemos en los padres del anterior presidente, de familias fanquista y socialista y que yo sepa no se divorciaron después. No estoy muy seguro que la gente que pretenda formar una familia duradera hoy día no investigue antecedentes familiares.

La duda que tengo es si esta táctica del enfrentamiento es por falta de ideas, por la imposibilidad de aplicar una ideología incapaz de dar respuestas a la sociedad actual o es una táctica de crear tensión para que el lanar se distraiga y mientras avanzar hacia la tiranía global.

La persecución religiosa ya comenzó con la venida fraudulenta, de la república, pero sin duda la cosa se disparó con la revolución del 34 donde hubo bastantes asesinatos de religiosos. A partir del 36 ya se produjo el verdadero genocidio, que comenzó a partir de las elecciones de febrero cuya victoria se atribuyó la izquierda marxista por la cara.

Pero no sólo se produjo el genocidio, también se produjo un ataque a la cultura sin precedentes con el incendio de muchas bibliotecas, no sólo religiosas y con la destrucción de tantas obras de arte en los incendios de iglesias. Y si los marxistas actuales presumen de defensores de la cultura, también presumen de ser herederos de aquellos. Posturas difícilmente reconciliables.

También es cierto que la situación actual se caracteriza por la tendencia mundial a la tiranía, con votaciones, que las formas no se deben perder y tal vez para conseguirla, cada pueblo debe seguir su camino y aquí sea este el más eficaz. Pero es un camino estéril que profundiza en la miseria mora y como consecuencia en la económica.

Pero es que todos los "demócratas" siguen con verdadera fruición esa línea. Hoy no se queman iglesias, salvo algún descerebrado que se toma al pié de la letra la propaganda. Hoy se persigue de otra forma. No me refiero a las pintorescas actitudes podemitas, sino a la actuación sibilina de los que mandan.

No hace falta recordar las actuaciones del psoe, con leyes perseguidoras de los católicos. Me voy a referir a lay de Madrid sobre ideología de género, que obliga a explicar y fomentar en las escuelas el homosexualismo y los demás ismos, excepto el machismo, claro.

Con esta ley se pueden cerrar los colegios religiosos o bien aceptan ir contra su forma de pensar, en cuyo caso no es necesario cerrarlos. Pero es que los seminarios de la comunidad de Madrid pueden cerrar, pues bastará que un homosexual solicite el ingreso, que no puede ser, para que la multa haga inviable la continuidad del seminario. Y espero no estar dando ideas.

Y esta es una ley ppera, que se supone que son unos meapilas o al menos eso dicen los marxistas.

Estamos inmersos en un programa mundial de ingeniería social, tendente a la esclavitud del ser humano. Y nadie lo comprende ni reacciona, porque estamos acostumbrados a pensar a corto plazo, a lo sumo a veinte o treinta años y este es un plan que viene de lejos y se completará dentro de cien o más años.

Salvador

Un interesante comentario que bien podría ir como artículo de portada, aunque no tiene mucho que ver con el tema de hoy.

Si D. Francisco lo pone como portada, ya tendremos tiempo de comentar, pero sí quiero referirme a su fijación con el franquismo.

El franquismo, como todo, tuvo sus cosas buenas y sus cosas malas. Nuestra desgracia es que se abandonaron las buenas y no sólo se abandonaron, sino que se vilipendiaron y se tomaron las malas, ensalzándolas, de forma que parece que el franquismo era un régimen miserable. Y pensemos que un régimen miserable, con tantos enemigos exteriores no hubiera durado tanto.

Este régimen miserable que tenemos, heredero de esa parte miserable del franquismo, está durando porque hay una mafia internacional de apoyo para mantener estos regímenes corruptos. Sin las masas de dinero que nos dan, sería imposible el mantenimiento de esta ficción. Si estuviéramos solos y con los demás países poniendo zancadillas, estaríamos peor que Venezuela o esto habría explotado.

3.Publicado por SALVADOR el 21/07/2016 15:16
Cuando hablo de franquismo , no hablo de las cosas buenas o malas que se hicieran entonces. Sino como forma de gobierno . UNA DICTADURA FRENTE A UNA DEMOCRACIA.

Todo a lo que se refiere el articulode D. Francisco y mi comentario , es decir las causas son : "Y ello en buena parte se debe a que, por lo menos desde las Cortes de Cádiz hasta el día de hoy, en España ha resultado imposible formar un verdadero Estado nacional, sin el cual no hay ni la más remota oportunidad de constituir un gobierno que pueda llamarse "democrático".

4.Publicado por Manu el 21/07/2016 18:39
Yo también estoy de acuerdo con el comentario de Salvador. En lo único que somos homogéneos los españoles es en el cainismo. Lo hay por doquier, para dar y tomar en todas las direcciones.

La mejor muestra son nuestros " insignes " políticos que sólo negocian sus intereses particualres, pasando olímpicamnte de las necesidades del pueblo a los que dicen representar.

El trapicheo de los votos fantasma en la constitución de la mesa del Congreso no es sino una muestra más de que van ex profeso a coger poder por donde sea. Con pactos ocultos e inverosímiles. Esa es su religión.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros