Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El Estatuto catalán, un texto antiguo, superado y pasado de moda


Nota

He leido es Estatuto de Cataluña y estoy decepcionado porque he visto en él un documento del pasado, una especie de huevo de dinosaurio que, lamentablemente, ni innova, ni avanza por la ruta de la democracia, ni apuesta por el ciudadano, ni contine un sólo gramo de altruísmo. Es sólo un producto político, escrito al gusto del político y para su propio beneficio, del que emana una sociedad estatalista, autoritaria e intervencionista que, por fortuna, ya ha quedado superada y ridiculizada en los países más avanzados del planeta.



El Estatuto catalán, un texto antiguo, superado y pasado de moda

Lo peor del Estatuto recién aprobado por el Parlamento de Cataluña no es que sea soberanista, independentista, intervensionista y contrario a la Constitución Española, sino que es antiguo y pasado de moda, un documento político del pasado, ampliamente superado por las actuales sociedades democráticas avanzadas, conservador, sin un gramo de osadía innovadora, que parece mentira que haya surgido de una sociedad como la catalana, que hace gala de modernidad, apertura y dinamismo.

Parece más un documento de mediados del pasado siglo, cuando el mundo estaba fascinado por el aparente éxito del estatalismo soviético, que un texto del presente. Parece más inspirado por la pluma de dirigentes como Josef Broz Tito, de Yugoslavia, o el Pandhit Nerhu, de aquella India que copiaba con fascinación la fuerza del Estado moscovita.

El intervensionismo que emana del Estatuto catalán está superado y ha sido abandonado ya por todas las sociedades avanzadas del mundo. Tiene los mismos defectos que el proyecto de Constitución Europea rechazado no hace mucho por los “noes” de Francia y Holanda: redactado por un equipo de viejos dinosaurios comandados por Valery Giscard, ajeno a las nuevas corrientes de participación ciudadana y de protagonismo de la sociedad que atraviesan Europa, diseñado por el poder político, escrito por expertos a sueldo de la política y sin reflejo alguno de la opinión de los ciudadanos y de la sociedad civil.

Es un documento que apuesta por el poder del Estado y de los partidos políticos, cuando todo el mundo marcha en sentido contrario, intentando equilibrar una política que huele a fracaso mediante la reincorporación del ciudadano a la gestión del mundo. El Estatuto catalán abre al Estado, de par en par, las puertas de la sociedad para que penetre y domine, mientras que el mundo civilizado y democrático las cierra prudentemente, tras haber comprobado que el exceso de intervensionismo público suele llevar a la ruina o al desastre.

La sociedad española, sin demasiadas luces, ha concentrado su crítica en aspectos relumbrantes pero no decisivos, como el de llamar a Cataluña "Nación", sin advertir, por ejemplo, que la Generalitat que surge del Estatuto es demasiado poderosa, dominante, habilitada para intervenir con guante de hierro no sólo en una vida política que monopoliza, sino también en las instituciones de la vida civil, en la economía, incluso en aquellos espacios que, por prudencia y profilaxis, deberían estarle vedados, como las cajas de ahorros, las universidades, las asociaciones y una vida empresarial que, en contacto con los políticos, está más que demostrado que tiende a la ineficiencia y la ruina.

Se nota a leguas que es un estatuto político, hecho por políticos y para beneficio de los políticos, que ha emanado de una clase política aislada de las corrientes mundiales de progreso y desarrollo democrático, quizás porque lleva demasiados años concentrada y obsesionada en aspectos nacionalistas, siempre pequeños en un mundo que camina hacia lo global y lo universal.

Por ningún lado se ve la fe del Estatuto en el ciudadano, ni en la participación del ciudadano en la política, ni pretende fortalecer la sociedad civil catalana, que es precisamente a la que ese pueblo debe su grandeza. No refleja innovación, ni da entrada al altruismo, ni estimula los grandes valores, ni expresa sensibilidad alguna hacia el fortalecimiento y regeneración de la democracia, que será, probablemente, la gran aventura de este siglo.

Su antigüedad y decadencia es insultante, sobre todo si se tiene en cuenta que emana del pueblo que se enorgullece de ser la avanzadilla de España.

Basta analizar cómo se ha gestado para descubrir que el Estatuto nace, ya cocido, del horno de una política desconectada de la sociedad, sin que los ciudadanos hayan sido consultados, sin que la opinión de los emprendedores y profesionales, verdadera vanguardia de la sociedad catalana, haya sido tenida en cuenta.

La sociedad catalana que dibuja el Estatuto no es una sociedad moderna, ni dinámica, ni democráticamente garantizada, sino una sociedad del pasado, hecha a imagen y semejanza de los políticos catalanes, los auténticos “nuevos amos”, herederos de los viejos privilegios y fueros de las antiguas nobleza y clero, que no han tenido el más mínimo pudor de presentar ese texto atrasado ante un Parlament que, probablemente, también es rehén de los partidos políticos y del pasado.

Los catalanes podían haber sorprendido a España con un Estatuto innovador, democrático, avanzado y cercano al ciudadano y a la sociedad civil, un documento capaz de atraer y de fascinar a una sociedad estancada como la española, cada día más decepcionada ante la degradación de la democracia y la política. Pero no lo han hecho, o no han sabido hacerlo. Nos han ofrecido un texto viejo, del pasado y con el énfasis puesto en teorías y líneas estatalistas, intervensionistas y partidistas, por furtuna ya superadas por la parte más lúcida de la sociedad mundial.

Los catalanes han tenido la oportunidad de remover la sociedad española con un texto innovador y atrayente que regenerara la democracia y devolviera al ciudadano la ilusión y la confianza perdidas en el liderazgo político, pero no han sabido o querido hacerlo.

Cataluña ha apostado por la estrella equivocada y nos ha colocado a todos los españoles, no sólo a los catalanes, frente a una política manida que huele a naftalina, que no ilusiona y que sólo entusiasma a los políticos que obtienen de ella poder y brillo.

El Estatuto, una vez más, cierra al ciudadano su derecho a ser protagonista del futuro y vuelve a concentrar el poder y el protagonismo en los Maragall, los Carod Rovira, los Mas y otros miembros de una estirpe del pasado, la de aquellos que han convertido la política y la democracia en un espacio privado del que han expulsado al ciudadano, olvidando que es dueño del poder soberano en democracia y el único que otorga y quita legitimidad al sistema.


Franky  
Martes, 18 de Octubre 2005
Artículo leído 2881 veces



Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros