Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

El 'Andalucismo' está herido de muerte


Nota



El 'Andalucismo' está herido de muerte
El Partido Andalucista, el nacionalismo "light" made in Andalucía, ha sido el gran derrotado en las elecciones municipales andaluzas del 27 de mayo. Ha desaparecido de Sevilla, su cuna histórica, y ha retrocedido en casi todos los frentes, penetrando en una nueva y dura travesía del desierto de la que, probablemente, no pueda salir vivo.

La clave de su derrota no es, como ellos dicen, la tendencia irresistible al bipartidismo, sino la falta de credibilidad de su propuesta. Aunque cientos de miles de andaluces demócratas y honrados, cansados del clientelismo y la partitocracia insaciable representada por el PP y, sobre todo, por el PSOE, están buscando una nueva opción en la que confiar, no se fian de un Partido Andalucista que ha cambiado demasiadas veces de bando, cuyos líderes se pelean con frecuencia callejera y cuyo verdadero poder la gente cree que sigue en manos del viejo político profesional Alejandro Rojas Marcos, al que el electorado andaluz ha rechazado de manera reiterada y con claridad meridiana.

Para renacer, el Partido Andalucista sólo tiene una receta: una refundación drástica que implica romper con su pasado de manera visible y hasta ostentosa, divociarse del fundador Rojas Marcos y cambiar de imagen visual, de estilo e incluso de dirigentes, hasta lograr conectar con los demócratas andaluces y con la gente joven que busca limpieza y regeneración política y democrática, así como un nuevo rumbo esperanzador para una Andalucía prisionera política del todopoderosos PSOE y de un PP abonado a la derrota.


   
Lunes, 4 de Junio 2007
Artículo leído 2081 veces




Comentarios:

1.Publicado por Juan A. Sánchez el 05/06/2007 19:11
Estoy de acuerdo. Es una lástima el deambilar que ha tenido el andalucismo político que en esta tierra podía haber jugado un papel clave de partido bisagra entre PP y PSOE y una alternativa a la partitocracia que padecemos los andaluces al igual que el resto de españoles, lo mismo que a nivel nacional pretenden Savater y Rosa Díez, además de haber podido jugar a nuestro favor (y en el de otras regiones, que para eso Andalucía is different) en Madrid, donde los voraces nacionalismos rapaces catalán y vasco, y donde hubiera podido ser un contrapunto interesante.

Pero siempre han estado demasiado ocupados luchando en sus frentes internos, tanto que se han olvidado de algo vital para sobrevivir, regenerarse a lo largo del tiempo. Muchos de sus líderes no han cambiado y quizá sea el partido que más represente la profesionalización de la política. Desgraciadamente, posiblemente ya sea muy tarde para este PA, que en Huelva, donde no está presente en el Ayuntamiento desde 1995 y en estas elecciones ha pasado a ser quinta fuerza política perdiendo casi tres cuartos de electores en favor de los verdes, que se han aupado en cuarta posición a pesar de haber perdido también una gran cantidas de votos, poco menos que la mitad, respecto a 2003.

Pero creo que a pesar de todo, quizá quede en este sentido un hilillo de esperanza con el nuevo PSA de Pacheco, que retirado de la política municipal jerezana, y si es inteligente y aprende de lo pasado en su antiguo partido, se retirará de toda política activa. Este partido está menos "contaminado" y aun no es totalmente identificado con determinados personajes, precisamente porque es todavía poco conocido. Además, al menos en Huelva, donde los ha seguido en campaña, y a pesar del escaso apoyo obtenido, han tenido una primera aparición pública bastante interesante, apelando a valores como el consenso político en los organismos públicos -en este caso municipales- para trabajar por la ciudadanía y la regeneración política para no alejarla de los ciudadanos. Al menos eso decía la "carta" que recibí de su candidato en campaña.

Si a esto unimos que en su declaración ideológica (la descargué de su web) que habla de un nacionalismo no excluyente, tan "light", como tu dices, que no parece casi nacionalismo y que podría representar también a los ciudadanos no andaluces que viven en estas ocho provincias, y aun fuera de ellas, creo que podría llegar a convertirse en una propuesta interesante. Esperemos acontecimientos, a ver cuales son sus movimientos en la época post-fundacional que se producirá cuando Pacheco deje la política activa, lo que si es inteligente y piensa en el bien de su "criatura", insisto, sería pronto, y como se moviliza en las próximas elecciones, que hoy he visto en prensa podrían adelantarse.

2.Publicado por Morena el 06/06/2007 22:02
os copio un articulo aparecido en el Pais Andalucia el pasado lunes de Manuel Ruiz que por su interes reproduzco. y os invito a un blog que suscribe lo que dice JuanAntonio de la nueva psibilidad con el PSA sin Pacheco pues en dos Hermanas tambien ha juntado gente de izquierdas andalucista y de lucha.
www.psadoshermanas.blogspot.com

¿Quo vadis nacionalismo andaluz?

TRIBUNA: Elecciones municipales 27M
MANUEL RUIZ ROMERO
EL PAIS ANDALUCIA 01/06/2007

Si la aparición de Alianza Socialista de Andalucía (ASA) durante el tardo franquismo representó un factor catalizador de una inédita conciencia autonómica, mayor importancia tuvo la imprevista presencia en Cortes de un Grupo Parlamentario para el Partido Socialista de Andalucía (PSA). El sentimiento colectivo que Infante quiso para su nacionalismo en el camino hacía una autonomía frentepopular frustrada por el golpe de 1936, se esbozaría al celebrar los andaluces un luctuoso Día de Andalucía durante 1977. Resucitaba con el ejercicio de autodeterminación que significó el 28F.

El procedimiento excepcional por la vía del 151 confirmó, entre la debilidad ideológica, comunicativa y orgánica, la fragilidad electoral de un ámbito político como es el nacionalismo andaluz, sufriendo un duro revés durante las primeras autonómicas. Aquel PSA no pudo, supo o tuvo medios para explicar el por qué de sus actuaciones y sólo el PSOE rentabilizó aquella singular batalla contra UCD apareciendo a ojos de la ciudadanía como "el gran partido de los andaluces". El protonacionalismo del sexenio autonomista fue desinflándose por errores internos, pero también a causa de la desactivación y orientación de ese Ideal por causa del éxito de una labor de cambio institucional realizadas desde las dos mayorías socialistas de 1982.

Desde aquel primer desierto, el nacionalismo andaluz -los andalucismos- han sobrevivido más como un psicogrupo que como un sociogrupo, en palabras del profesor Jerez Mir. Mantiene un fluctuante respaldo electoral y tiene su techo en los diez diputados autonómicos de 1990, un eurodiputado y en el regreso con dos escaños al Congreso de 1989. Hasta el día de hoy, las sucesivas rupturas y los enfrentamientos internos, la carencia de un movimiento socio cultural, el mesianismo, el uso fetichista de Blas Infante, una implantación territorial desequilibrada, la insuficiencia y falta de diferenciación doctrinal y programática, hacen que su paso por las dos únicas legislaturas con coalición que han existido en nuestra Comunidad (1996-2004), resulten un mero dato histórico sin mayor trascendencia para la ciudadanía o la propia formación.

La evolución electoral de Andalucía demuestra que el nacionalismo no se hace sólo desde los despachos. Continúa carente de una apuesta cultural, social y sindical capaz de formar una base social para futuros logros electorales. Zapatero y Rajoy, el bipartidismo, avanza a pasos de gigante por esta tierra y han ocupado en muchos casos el sitio de los alcaldables. Sin embargo, no es menos cierto que, con demasiada facilidad la imagen del partido ha estado en manos de individuos de dudosa trayectoria moral o ideológica, que más han perjudicado que beneficiado a la causa. Las fracturas internas y los debates cainistas han eclipsado unas refundaciones inacabables que, más que actualizaciones estratégicas e ideológicas, han sido meros cambios de nombre y apellidos en las distintas direcciones.

Así las cosas, no es nada singular que el panorama de este espacio ideológico tras las municipales sea incierto. Más bien, es una de sus características. Posiblemente, y entre otros muchos, ni Pedro Pacheco ni Agustín Villar merecían esos resultados, pero ahí están.
En contra de lo que afirmó fanfarronamente hace años uno de sus fundadores: el pueblo nunca se equivoca. Claro que no. Por eso, va siendo hora de que el abanico PA, PSA, Asamblea de Andalucía, CUT-BAI, Jaleo, Nación Andaluza, Convergencia Andaluza, UPAN... aprendan con generosidad, sana autocrítica y altura de miras, de experiencias -nada novedosas por otra parte-, como la de Nafarroa Bai. Se hace necesaria una unidad de acción desde planteamientos de izquierda. Y entre otras personas, Pimentel, Clavero, Távora, Acosta, Isidoro Moreno o Rejón,...dicho sea con todo los respetos, tendrían mucho que decir si así lo quieren. Al igual que muchos independientes y ese inmenso capital humano que, aburrido o desencantado, ha sido dilapidado durante lustros. Es tiempo de catarsis para la ilusión. Se ha tocado fondo porque, de lo contrario, con más de lo mismo no existe futuro. Seamos realistas y pidamos imposibles. Para que las torpezas y miopías sobre los propios intereses no hagan virtud del quehacer ajeno.

Los peligros están ahí. A nada que el PP de Arenas se barnizase de un táctico regionalismo funcional podríamos estar ante la repetición del efecto Zoido en Sevilla, en un escenario electoral que se nos antoja no muy lejano. La necesidad de un partido andaluz fuerte sin llegar a ser radical, pero también serio, coherente y de futuro, continúa siendo algo anhelado por muchos andaluces que, sin embargo, vuelven elección tras elección a supeditar ese interés al voto útil según el caso.

Posiblemente, si el nacionalismo en Andalucía no existe en su expresión política habría que inventarlo. Quizás, como ya dijera Infante sobre nuestra conciencia como pueblo: la dificultad para lograrlo no le resta necesidad y pleno derecho al desafío. Y eso que la esperanza es lo último que se pierde. Eso dicen.

Manuel Ruiz Romero es doctor en Historia Contemporánea y especialista en la Transición.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros